AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE EQUIPO MILITAR, ARMAS BLANCAS Y ARMAS DE FUEGO, VIDEOS DOCUMENTALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES, BATALLAS, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, DERECHOS HUMANOS, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS, DE TODAS LAS ÉPOCAS Y BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO, SEGURIDAD INDUSTRIAL.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba"

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

From the Trench of the Good Fight in Argentina. An Enbrance in God and the Homeland.

22 de agosto de 2016

POR QUÉ LOS CATÓLICOS DEBEMOS AMAR A NUESTRA PATRIA?

Fotos cerca de Guanacos, Neuquen Argentina - Monumento a la Madre Patria , Autor: Payun Matru
EL AMOR A LA PATRIA
Viene exigido y está embebido en el cuarto mandamiento, que nos obliga honrar al padre y a la madre; y Jesús, llorando sobre Jerusalén, revela cuán profundamente amó a la suya de la tierra el que era a un tiempo la Verdad y Maestro de la Verdad, Hijo de Dios e Hijo del hombre.
Si bien el concepto de amor a la Patria es algo que en la mayoría de los países es compartido por la casi totalidad de los ciudadanos, es un tema que en España sigue suscitando dudas, complejos, e incluso miedos infundados entre muchos católicos.
DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA DOCTRINA DE LA IGLESIA
El amor y el servicio a nuestro país, no es solo un deber, sino una obligación.
Pío XI
Papa de la Iglesia católica
6 de febrero de 1922-10 de febrero de 1939
Papst Pius XI. 1JS.jpg
Pío XI en 1930.
Ordenación20 de diciembre de 1879
Consagración episcopal28 de octubre de 1919
por Aleksander Kakowski
Proclamación cardenalicia13 de junio de 1921
por Benedicto XV
PredecesorBenedicto XV
SucesorPío XII
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularAchille Damiano Ambrogio Ratti
Nacimiento31 de mayo de 1857
DesioFlag of Kingdom of Lombardy-Venetia.gif Reino de Lombardía-Venecia
Fallecimiento10 de febrero de 1939
Ciudad del VaticanoFlag of the Vatican City.svg(81 años)

FirmaFirma de Pío XI
C o a Pius XI.svg
Pax Christi in regno Christi
Así por ejemplo el Papa Pio XI nos dice:
  • “El buen católico, precisamente en virtud de la doctrina católica, es por lo mismo el mejor ciudadano, amante de su patria” Papa Pio XI (Encíclica Divini illius magistri)
LA PATRIA
Patria hace referencia, subjetivamente, al pasado, es decir, a la tierra de los padres y de las generaciones que nos han precedido, y, objetivamente, al patrimonio, es decir, al caudal o herencia material, cultural y religiosa que de ellos recibimos.
Gracias a ese patrimonio que nos entregaron los padres, cada niño que aparece en el mundo se halla en condiciones muy distintas a aquellas en que se encontraba el recién nacido en la época del Hombre de Neardenthal.
La Revelación nos enseña que nuestra Patria definitiva es el Cielo. Y para llegar a tal meta, debemos arraigar en un marco geográfico determinado, donde resulte posible vivir según una tradición, un patrimonio de valores, recuerdos, costumbres, para cumplir un destino propio. Lo telúrico y la misión o empresa que tiene frente a sí una comunidad responden a las exigencias de nuestra naturaleza, sensible y espiritual. Ésta es la razón por la cual el hombre necesita una Patria, que es objeto de amor espontáneo.
El Papa León XIII, fue incluso más allá. 
León XIII
Papa de la Iglesia católica
20 de febrero de 1878-20 de julio de 1903
Papst Leo XIII.jpg
Ordenación31 de diciembre de 1837
por Carlo Odescalchi S.I.
Consagración episcopal19 de febrero de 1843
por Luigi Emmanuele Lambruschini
Proclamación cardenalicia19 de diciembre de 1853
por Pío IX
PredecesorPío IX
SucesorPío X
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularVincenzo Gioacchino Raffaele Luigi Pecci
Nacimiento2 de marzo de 1810
Carpineto Romano,
Flag of the Papal States (pre 1808).svg Estados Pontificios
Fallecimiento20 de julio de 1903
(93 años)
RomaFlag of Italy (1861-1946) crowned.svg Reino de Italia

FirmaFirma de León XIII
LeoXIII.svg
Lumen in coelo
A la hora de definir el compromiso que un católico debe tener hacia su patria, nos recuerda que este compromiso implica incluso dar la vida por la misma.
  • “Por ley natural estamos obligados a amar especialmente y defender la sociedad en que nacimos, de tal manera que todo buen ciudadano esté pronto a arrostrar aun la misma muerte por su patria” Papa León XIII (Encíclica Sapientiae Christianae).
Fórmula de Jura de la Bandera de los militares Argentinos
¿SE OPONE EL PATRIOTISMO CON LA CONCEPCIÓN UNIVERSAL DEL CATOLICISMO?
Muchos católicos, por un sentido mal entendido de la fraternidad universal, han adoptado una postura de indiferencia hacia la patria, o incluso de rechazo de la misma. No son pocos los católicos que se han adherido a posturas ideológicas internacionalistas –muchos incluso desde la buena fe- o apátridas, incurriendo en una falta de caridad hacia la sociedad que les ha visto nacer, y que les ha dotado de derechos. 
Sin duda, la obligación que tenemos los católicos del amor universal a todos los seres humanos por ser semejanza de Dios, y estar dotados de igual dignidad, no se contrapone con la obligación que tenemos de amar a los que nos están más cercanos y con los que estamos unidos con mayores vínculos.
Venerable Pío XII
Papa de la Iglesia católica
2 de marzo de 1939-9 de octubre de 1958
Pio XII Pacelli.jpg
Ordenación2 de abril de 1899
por Francesco di Paola Cassetta
Consagración episcopal13 de mayo de 1917
por Benedicto XV
Proclamación cardenalicia16 de diciembre de 1929
por Pío XI
PredecesorPío XI
SucesorJuan XXIII
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularEugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli
TítulosVenerable
NacimientoBandera de Italia RomaItalia
2 de marzo de 1876
FallecimientoBandera de Italia Castel GandolfoItalia
9 de octubre de 1958 (82 años)

FirmaFirma de Venerable Pío XII
Pius 12 coa.svg
Opus iustitiae pax
Ficha en catholic-hierarchy.org
Así, el Papa Pio XII nos recuerda que también la caridad requiere un orden en su práctica:
  • “No hay que temer que la conciencia de la fraternidad universal, fomentada por la doctrina cristiana, y el sentimiento que ella inspira, se opongan al amor, a la tradición y a las glorias de la propia patria, e impidan promover la prosperidad y los intereses legítimos; pues la misma doctrina enseña que en el ejercicio de la caridad existe un orden establecido por Dios, según el cual se debe amar más intensamente y ayudar preferentemente a los que nos están unidos con especiales vínculos. Aun el Divino Maestro dio ejemplo de esta preferencia a su tierra y a su patria, llorando sobre las inminentes ruinas de la Ciudad santa”. Papa Pío XII. (Summi Pontificatus).
EL PATRIOTISMO
"Es virtud cuando ese apego natural a lo propio entra en los ámbitos de la razón; y es una virtud moral perteneciente al cuarto mandamiento, cuando se ama a la Patria por ser "patria" o "paterna"; y una virtud teológica que ingresa en el primer mandamiento cuando además se ama a la Patria por ser una cosa de Dios; y así tenemos el :

  • Patriotismo común
  • Patriotismo heroico
que poquísimos poseen hoy en día. Así siempre se puede amar a la Patria, por fea, sucia y enferma que ande; así amó Cristo a su nación. 
La Patria 
Es la tierra donde el hombre recibe una tradición, que da sentido a la vida y la orienta a la realización de una empresa común: le propone un ideal". Padre Leonardo Luis Castellani (Santa Fe 16/11/1899 - Buenos Aires 15/03/1981)
San Pío X
Papa de la Iglesia católica
4 de agosto de 1903-20 de agosto de 1914
PieX pape 1 7x10 300.jpg
Estampita de San Pío X para la devoción popular.
Ordenación18 de septiembre de 1858
por Giovanni Antonio Farina
Consagración episcopal10 de noviembre de 1884
por León XIII
Proclamación cardenalicia12 de junio de 1893
por León XIII
PredecesorLeón XIII
SucesorBenedicto XV
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularGiuseppe Melchiorre Sarto
Nacimiento2 de junio de 1835
TrevisoFlag of Kingdom of Lombardy-Venetia.gif Reino de Lombardía-Venecia
Fallecimiento20 de agosto de 1914
Roma Flag of Italy (1861-1946) crowned.svg Reino de Italia(79 años)
Santidad
Beatificación3 de junio de 1951
por Pío XII
Canonización3 de septiembre de 1954
por Pío XII
Festividad3 de septiembre Vetus Ordo
21 de agosto Novus Ordo

FirmaFirma de San Pío X
Pius X COA.svg
Instaurare omnia in Christo
El Papa San Pio X, también nos explica la comunión que existe entre el amor a la Iglesia y a la patria, y nos explica que esta no solo es digna de amor y servicio, sino que también lo es de predilección, por lo que preferentemente debemos rezar y trabajar por sus intereses respecto a otros intereses también legítimos, pero más alejados en el orden de la caridad.
También el Papa León XIII, nos explica más profundamente la comunión que existe entre el amor a Iglesia y a la patria, y que tiene en Dios a su denominador común.
  • “El amor sobrenatural de la Iglesia y el que naturalmente se debe a la patria, son dos amores que proceden de un mismo principio eterno, puesto que de entrambos es causa y autor el mismo Dios; de donde se sigue que no puede haber oposición entre los dos”. Papa León XIII (Encíclica Sapientiae Christianae).
DESHONRAR O ATACAR A LA PATRIA, UN PECADO CONTRA EL CUARTO MANDAMIENTO.
Como bien explica el recientemente canonizado San Juan Pablo II
San Juan Pablo II
Papa de la Iglesia católica
16 de octubre de 1978-2 de abril de 2005
John Paul II 1980 cropped.JPG
Juan Pablo II en Roma, en 1980
Ordenación1 de noviembre de 1946
por Adam Stefan Sapieha
Consagración episcopal28 de septiembre de 1958
por Eugeniusz Baziak
Proclamación cardenalicia26 de junio de 1967
por Pablo VI
SecretarioStanisław Dziwisz
PredecesorJuan Pablo I
SucesorBenedicto XVI
Cardenales creadosVéase categoría
Información personal
Nombre secularKarol Józef Wojtyła
NacimientoBandera de Polonia WadowicePolonia
18 de mayo de 1920
FallecimientoFlag of the Vatican City.svg Ciudad del Vaticano
2 de abril de 2005
(84 años)
PadresKarol Wojtyła
Emilia Kaczorowska
Santidad
Beatificación1 de mayo de 2011
por Benedicto XVI
Canonización27 de abril de 2014
por Francisco
Festividad22 de octubre
PatronazgoJornada Mundial de la Juventud,1 familias,2

FirmaFirma de San Juan Pablo II
John paul 2 coa.svg
Totus tuus, Maria, ego sum
Ficha en catholic-hierarchy.org
deshonrar a la patria, o atacar los intereses legítimos de la misma, es un pecado contra el cuarto mandamiento.
  • “Si se pregunta por el lugar del patriotismo en el decálogo, la respuesta es inequívoca: es parte del cuarto mandamiento, que nos exige honrar al padre y a la madre. Es uno de esos sentimientos que el latín incluye en el término pietas, resaltando la dimensión religiosa subyacente en el respeto y veneración que se debe a los padres, porque representan para nosotros a Dios Creador. Al darnos la vida, participan en el misterio de la creación y merecen por tanto una devoción que evoca la que rendimos a Dios Creador. El patriotismo conlleva precisamente este tipo de actitud interior, desde el momento que también la patria es verdaderamente una madre para cada uno. 
PATRIOTISMO significa:
  • amar todo lo que es patrio
  • su historia, sus tradiciones
  • la lengua
  • y su misma configuración geográfica. 
Cristo de la Buena Muerte
  • LA PATRIA es un bien común de todos los ciudadanos y, como tal, también un gran deber. Como sucede con la familia, también la nación y la patria siguen siendo realidades insustituibles”. Papa San Juan Pablo II (Memoria e identidad)
Alegoría del Patriotismo (F. Pérez) en el Monumento a los Héroes del Dos de Mayo de Madrid (España).
Por desgracia, hay quien confunde lo que es el 
  • PATRIOTISMO CRISTIANO  –que se basa en el amor y tiene un carácter unificador-
con el 
  • NACIONALISMO PAGANO –basado en el odio y promotor de la división-, y que tan certeramente condenó el Papa Juan Pablo II. 
Así pues, quien promueve la división, el odio, o la discordia entre los ciudadanos de un mismo país, debe saber que no solo comete un error político, sino que atenta contra un bien moral, y se pone en situación de pecado mortal.
LAS PATRIAS
En cuanto suponen un patrimonio natural y moral, de especialísimo valor en aquellas que han sido conformadas por el cristianismo, deben ser defendidas a toda costa.
San Miguel Arcángel alentó a Santa Juana de Arco en su lucha por la piedad del reino de Francia, y la Iglesia calificó de Cruzada la guerra de Liberación Nacional de 1936 a 1939, en la que se libró " a toda costa" un duro combate por Dios y por España.
LOS DOCTORES DE LA IGLESIA SOBRE EL AMOR A LA PATRIA.
Cuando Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia, analiza en su obra “Suma Teológica” la virtud y la piedad con que el hombre debe actuar respecto a Dios y a sus semejantes, Santo Tomás pone el amor a los padres y a la Patria en un orden inmediatamente posterior al del amor que se le debe tener a Dios, es por tanto de suma importancia el valor que en la teología Tomista se le ha dado a la virtud del patriotismo, y que la Iglesia ha recogido en su magisterio a lo largo de los Siglos mediante múltiples formulaciones de carácter.
Santo Tomás de Aquino
St-thomas-aquinas.jpg
Proclamado Doctor de la Iglesia el 11 de abril de 1567 por el papa san Pío V
NombreTommaso d'Aquino
ApodoDoctor Angélico
Nacimiento1224 ó 1225
RoccaseccaNápolesReino de Sicilia
Fallecimiento7 de marzo de 1274
Abadía de FossanuovaLacio,Italia
Venerado enIglesia católica
Canonización18 de julio de 1323 por el papaJuan XXII en Aviñón
Festividad28 de enero Novus Ordo
7 de marzo Vetus Ordo
AtributosHábito dominico, libro, sol en el pecho, iglesia bajo el brazo
PatronazgoTodos los establecimientos educativos católicos
Santo Tomás
La religión como virtud se dirige a Dios
"La piedad se dirige a la Patria, porque ésta es, respecto de nosotros, un cierto principio de nuestro ser"
  • “El hombre se hace deudor de los demás según la excelencia y según los beneficios que de ellos ha recibido. Por ambos títulos Dios ocupa el primer lugar, por ser sumamente excelente y por ser principio primero de nuestro existir y de nuestro gobierno. Después de Dios, los padres y la patria son también principios de nuestro ser y gobierno, pues de ellos y en ella hemos nacido y nos hemos criado. Por lo tanto, después de Dios, a los padres y la patria es a quienes más debemos. Y como a la religión toca dar culto a Dios, así en un grado inferior, a la piedad pertenece rendir un culto a los padres y a la patria. En este culto de los padres se incluye el de todos los consanguíneos, pues que son consanguíneos precisamente por proceder todos de unos mismos padres. Y en el culto de la patria se incluye el de los conciudadanos y de los amigos de la patria. Por lo tanto, a éstos principalmente se refiere la virtud de la piedad”. Santo Tomás de Aquino (Suma Teológica).
San Agustín
De mano maestra, nos describe la línea, ascendente, jerárquica y ortodoxa -en evitación de desvíos panteístas, idolátricos o maquiavélicos- del amor a la Patria: 
"Ama siempre a tus prójimos; y más que a tus prójimos, a tus padres; y más que a tus padres, a tu Patria, y más que a tu Patria, a Dios".
San Agustín va incluso más lejos que Santo Tomás, y coloca la virtud del amor por la Patria claramente por delante del amor que se debe tener por la familia, y solo por detrás del amor que se le profesa a Dios.
  • “Ama a tu prójimo; más que a tu prójimo, a tus padres; más que a tus padres, a tu Patria; y solamente más que a tu Patria, ama a Dios”. San Agustín (Confesiones).
San Agustín
Saint Augustine by Philippe de Champaigne.jpg
Retrato de Philippe de Champaigne
Obispo y Padre Latino
Proclamado Doctor de la Iglesia el 20 de septiembre de 1295 por el papa Bonifacio VIII
NombreAurelius Augustinus Hipponensis
Nacimiento13 de noviembre de 354
Vexilloid of the Roman Empire.svg TagasteImperio Romano
Fallecimiento28 de agosto de 430
Labarum.svg HiponaImperio Romano de Occidente
Venerado enIglesia católicaIglesia ortodoxa,Iglesias orientales
Festividad
  • 28 de agosto Occidente
  • 15 de junio Oriente
  • 5 de mayo Conversión de San Agustín vetus ordo
  • 24 de abril idem. novus ordo
AtributosVestiduras episcopales, libro y corazón flameante
PatronazgoTeología
EL CATECISMO SOBRE EL AMOR A LA PATRIA
Y es que la virtud del patriotismo no es algo ajeno al católico de nuestro tiempo, sino que el amor a la Patria sigue siendo un mandato expresado específicamente en el Catecismo, por tanto una virtud que el buen católico tiene que vivir con plena actualidad.
  • El amor y el servicio de la patria forman parte del deber de gratitud y del orden de la caridad”. (2239)
LA PATRIA EN LAS REVELACIONES MARIANAS
También la Virgen ha hablado en algunas revelaciones sobre el amor a la patria, así por ejemplo, en las apariciones de La Sallete, advirtió que entre las señales que precederían al final de los tiempos, se viviría entre otros males el desamor por la Patria.
La Virgen de La Salette con los niños. Festividad 19 de septiembre
  • “La Santa Fe de Dios será olvidada, cada individuo querrá guiarse por sí mismo y ser superior a sus semejantes. Los poderes civiles y eclesiásticos serán abolidos, todo orden y toda justicia serán pisoteados; no se verán más que homicidios, odio, envidia, mentira y discordia, sin amor por la patria ni por la familia”. (Revelaciones de La Sallete).
La Santísima Virgen en sus mensajes, trazaría el mapa de la verdadera historia del Ecuador naciente y el del futuro - Mapa político del Ecuador en sus inicios
También en las revelaciones del Buen Suceso que tuvieron lugar en Ecuador durante finales del Siglo XVI, la Virgen advertía de que los sufrimientos que tendrían que afrontar los católicos fieles en los últimos tiempos les llevarían a ser contados entre el número de los mártires sacrificados por la Iglesia y por la Patria.
  • “El corto número de almas en las cuales se conservará el culto de la fe y de las buenas costumbres sufrirá un cruel e indecible al par que prolongado martirio; muchas de ellas descenderán al sepulcro por la violencia del sufrimiento y serán contadas como mártires que se sacrificaron por la Iglesia y por la Patria”. (Revelaciones de María del Buen Suceso).
Nuestra Señora de El Buen Suceso
CANCIÓN DE AMOR PATRIA DEL PADRE LEONARDO CASTELLANI
“Amar la patria es el amor primero
y es el postrero amor después de Dios;
y si es crucificado y verdadero,
ya son un solo amor, ya no son dos.

Amar la patria hasta jugarse entero,
del puro patrio Bien Común en pos,
y afrontar marejada y viento fiero:
eso se inscribe al crédito de Dios.

Dios el que no se ve, Dios insondable;
de todo lo que es Bien, oscuro abismo,
sólo visible por oscura Fe.

No puede amar, por mucho que d’Él hable
del fondo de su, gélido egoísmo,
quien no es capaz de amar ni lo que ve”.
(Padre Leonardo Castellani).
Leonardo Castellani
PadreCastellani.jpg
Información personal
Nombre secularLeonardo Luis Castellani
Nacimiento16 de noviembre de 1899
Bandera de Argentina Reconquistaprovincia de Santa FeArgentina
Fallecimiento15 de marzo de 1981
Bandera de Argentina Buenos AiresArgentina
Congregaciónjesuita, hasta 1949 que fue expulso.
EstudiosSacerdote y escritor
"Hemos de dar lo que recibimos, enseñar lo que aprendemos; hacer partícipes a los demás –sin engreimiento, con sencillez– de ese conocimiento del amor de Cristo.
Al realizar cada uno vuestro trabajo, al ejercer vuestra profesión en la sociedad, podéis y debéis convertir vuestra ocupación en una tarea de servicio". (San Josemaría Escrivá de Balaguer)
San Josemaría Escrivá de Balaguer


MEMORIA E IDENTIDAD - Juan Pablo II (Capítulo 11)
11/ CONCEPTO DE PATRIA 
Después de la erupción del mal y las dos grandes guerras del siglo xx, el mundo se está convirtiendo cada vez más en un conjunto de continentes, estados y sociedades interdependientes, y Europa —al menos una buena parte de ella— tiende a ser una unidad, no sólo económica sino también política. Más aún, el ámbito de las cuestiones en las cuales intervienen los respectivos organismos de la Comunidad Europea es mucho más amplio que el de la simple economía y la política ordinaria. La caída de los sistemas totalitarios confinantes ha permitido a Polonia recuperar la independencia y abrirse al Occidente. Actualmente estamos ante la necesidad de definir la relación de Polonia con Europa y con el mundo. Hasta hace poco se discutía sobre las consecuencias —beneficios y costes— de su ingreso en la Unión Europea. Se discutía en particular sobre el riesgo de que la nación perdiera su propia cultura y el Estado la soberanía. La entrada de Polonia en una comunidad más grande obliga a recapacitar sobre las consecuencias que esto podría tener en una actitud interior tan apreciada en la historia polaca como es el patriotismo. Guiados por este sentimiento, muchos polacos a lo largo de los siglos estuvieron dispuestos a entregar sus vidas luchando por la libertad de la patria y muchos la sacrificaron de hecho. Según Usted, Santo Padre, ¿qué significado tienen los conceptos de «patria», «nación», «cultura»? ¿Cómo se relacionan entre sí tales conceptos? La expresión «patria» se relaciona con el concepto y la realidad de «padre» (pater). La patria es en cierto modo lo mismo que el patrimonio, es decir, el conjunto de bienes que hemos recibido como herencia de nuestros antepasados. Es significativo que, en este contexto, se use con frecuencia la expresión «madre patria». En efecto, todos sabemos por experiencia propia hasta qué punto la herencia espiritual se transmite a través de las madres. La patria, pues, es la herencia y a la vez el acervo patrimonial que se deriva; esto se refiere ciertamente a la tierra, al territorio. Pero el concepto de patria incluye también valores y elementos espirituales que integran la cultura de una nación. He hablado precisamente de esto en la UNESCO, el 2 de junio de 1980, subrayando que, incluso cuando los polacos fueron despojados de su territorio y la nación fue desmembrada, no decayó en ellos el sentido de su patrimonio espiritual y de la cultura heredada de sus antepasados. Más aún, éstos se desarrollaron con extraordinario dinamismo. Es notorio que el siglo xix representa en cierta medida la cima de la cultura polaca. En ninguna otra época la nación ha producido escritores tan geniales como Adam Mickiewicz, Juliusz Sl-owacki, Zygmunt Krasin´ski o Cyprian Norwid. La música polaca no había alcanzado antes el nivel de las obras de Frédérik Chopin, Stanisl-aw Moniuszko y otros muchos compositores, que enriquecieron el patrimonio artístico del siglo xix para la posteridad. Otro tanto puede decirse de las artes plásticas, la pintura y la escultura. Es el siglo de Jan Matejko, de Artur Grottger y, entre el xix y el xx, aparecen Stanisl-aw Wyspian´ski, extraordinario genio en diversos campos, y después Jacek Malczewski y otros más. Y, ¿qué decir, en fin, del teatro polaco? El siglo xix ha sido el siglo de los pioneros en este campo. Al comienzo encontramos al gran Wojciech Bogusl-awski, cuyo magisterio artístico lo han seguido y desarrollado otros muchos, sobre todo en el sur de Polonia, en Cracovia y en Lvov, ciudad en aquel tiempo en territorio polaco. Los teatros vivieron entonces su edad de oro; se desarrolló tanto el teatro burgués como el popular. No se puede dejar de constatar que este período extraordinario de madurez cultural durante el siglo xix preparó a los polacos para el gran esfuerzo que les llevó a recuperar la independencia de su nación. Polonia, desaparecida de los mapas de Europa y del mundo, volvió a reaparecer a partir del año 1918 y, desde entonces, continúa en ellos. No logró borrarla ni siquiera la frenética borrasca de odio desencadenada de oeste a este entre 1939 y 1945. Como se puede ver, en el concepto mismo de patria hay un engarce profundo entre el aspecto espiritual y el material, entre la cultura y la tierra. La tierra arrebatada por la fuerza a una nación se convierte en cierto sentido en una invocación, más aún, en un clamor al «espíritu» de la nación. Entonces, el espíritu de la nación se despierta, se reaviva y lucha para que se restituyan a la tierra sus derechos. Norwid lo ha expresado de una forma concisa, hablando del trabajo: «[...] La belleza existe para fascinar el trabajo, el trabajo existe para renacer.»1 Una vez adentrados en el análisis del concepto mismo de patria, conviene hacer referencia ahora al Evangelio. En efecto, en el Evangelio aparece el término «Padre» en labios de Cristo como palabra fundamental. De hecho, es el apelativo que usa con más frecuencia. «Todo me lo ha entregado mi Padre» (Mt 11, 27; cf. Lc 10, 22); «El Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que él hace, y le mostrará obras mayores que ésta» (Jn 5, 20; cf. 5, 21 etc.). Las enseñanzas de Cristo contienen en sí los elementos más profundos de una visión teológica, tanto de la patria como de la cultura. Cristo, como el Hijo que viene a nosotros enviado por el Padre, entra en la humanidad con un patrimonio especial. San Pablo habla de esto en la Carta a los Gálatas: «Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer [...], para que recibiéramos el ser hijos por adopción [...]. Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, eres también heredero por voluntad de Dios» (Ga 4, 4-7). Cristo dice: «Salí del Padre y he venido al mundo» (Jn 16, 28). Esta venida tuvo lugar por medio de una Mujer, la Madre. La herencia del eterno Padre ha pasado en un sentido muy real a través del corazón de María, y se ha enriquecido así con todo lo que el extraordinario genio femenino de la Madre podía aportar al patrimonio de Cristo. Este patrimonio es el cristianismo en su dimensión universal y, en él, la contribución de la Madre es muy significativa. Por eso se llama madre a la Iglesia: mater Ecclesia. Cuando hablamos así, nos referimos implícitamente al patrimonio divino, del cual participamos gracias a la venida de Cristo. El Evangelio, pues, ha dado un significado nuevo al concepto de patria. En su acepción original, la patria significa lo que hemos heredado de nuestros padres y madres en la tierra. Lo que nos viene de Cristo orienta todo lo que forma parte del patrimonio de las patrias y culturas humanas hacia la patria eterna. Cristo dice: «Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre» (Jn 16, 28). Este retorno al Padre inaugura una nueva Patria en la historia de todas las patrias y de todos los hombres. A veces se habla de «Patria celestial», la «Patria eterna». Son expresiones que indican precisamente lo ocurrido en la historia del hombre y de las naciones tras la venida de Cristo al mundo y su retorno de este mundo al Padre. La partida de Cristo ha abierto el concepto de patria a la dimensión de la escatología y la eternidad, pero nada ha quitado a su contenido temporal. Sabemos por experiencia, basándonos en la historia polaca, cuánto ha favorecido la idea de la patria eterna a la disponibilidad para servir a la patria temporal, preparando a los ciudadanos para afrontar todo tipo de sacrificios por ella, y sacrificios muchas veces heroicos. Lo demuestran elocuentemente los Santos que la Iglesia, a lo largo de la historia, y especialmente en los últimos siglos, ha elevado al honor de los altares. La patria, como herencia del padre, proviene de Dios, pero en cierta medida procede también del mundo. Cristo vino al mundo para confirmar las leyes eternas de Dios, del Creador. Pero ha iniciado al mismo tiempo una cultura totalmente nueva. Cultura significa cultivo. Cristo, con sus enseñanzas, con su vida, muerte y resurrección, ha vuelto a «cultivar» en cierto sentido este mundo creado por el Padre. Los hombres mismos se han convertido en el «campo de Dios», como escribe san Pablo (1 Co 3, 9). De este modo, el «patrimonio» divino ha tomado la forma de la «cultura cristiana». Ésta no existe solamente en las sociedades y naciones cristianas, sino que se ha hecho presente de alguna manera en toda cultura de la humanidad. En cierta medida, ha transformado toda la cultura. Lo dicho hasta ahora sobre la patria explica algo más profundamente el significado de las llamadas raíces cristianas de la cultura polaca y, en general, de la europea. Cuando se usa esta expresión se piensa normalmente en las raíces históricas de la cultura, y esto tiene ciertamente un sentido, puesto que la cultura tiene carácter histórico. La búsqueda de dichas raíces, por tanto, va acompañada por el estudio de nuestra historia, incluida la política. El esfuerzo de los primeros Piast2, orientado a reforzar el espíritu polaco mediante la constitución de un Estado emplazado en un territorio concreto de Europa, estaba alentado por una inspiración espiritual bien precisa. Su manifestación fue el bautizo de Mieszko I y de su pueblo (966), gracias a la influencia de su esposa, la princesa bohemia Dobrava. Es notoria la gran incidencia que esto tuvo en la trayectoria de la cultura de esta nación eslava establecida a orillas del Vístula. Diverso rumbo tomó la cultura de otros pueblos eslavos, a los cuales el mensaje cristiano llegó a través de la Rus’3, que recibió el bautismo de las manos de los misioneros de Constantinopla. Hasta hoy permanece en la familia de las naciones eslavas esta diferenciación, marcando las fronteras espirituales de las patrias y de las culturas.
Juan Pablo II
Fuente:
Antonio Moreno Robles
http://www.adelantelafe.com/por-que-los-catolicos-debemos-amar-a-nuestra-patria/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario