AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE LAS FUERZAS ARMADAS MUNDIALES, EQUIPO MILITAR, ARMAS DE FUEGO, ARMAS BLANCAS, LAS GUERRAS MUNDIALES Y OTRAS GUERRAS, VIDEOS DOCUMENTALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS Y COMBATES, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

20 de septiembre de 2019

Coronel ÁNGEL MONASTERIO (1777-1817). FUNDICIÓN DE LA PRIMER PIEZA DE ARTILLERIA DEL EJERCITO ARGENTINO El 22 de Julio de 1812.

Coronel Ángel Augusto de Monasterio e Ibáñez - Fundición de Cañones
El coronel, en la fundición: el cuadro de Fortuny muestra al militar entre cañones y morteros de lo que fue la primera fábrica patria de armas para la guerra de la Independencia.
Ángel Augusto de Monasterio e Ibáñez (Santo Domingo de la Calzada de Castilla la Vieja, España, 28 de febrero de 1777 - costa rioplatense de Santa Rosa de Canelones de la Provincia Cisplatina, Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve, 18 de septiembre de 1817) era un hidalgo, escultor, ingeniero, militar y político argentino de origen español que participó en la organización militar de las Provincias Unidas del Río de la Plata, actuando como brigadier1​ del Estado Mayor del gobierno revolucionario de Buenos Aires en 1811, y fue el responsable de la construcción de baterías, de los primeros cañones y morteros fabricados en la cuenca rioplatense.
INICIOS EN EL EJÉRCITO PATRIOTA
Cuando el gobernador Francisco Javier de Elío se disponía a remitir al ingeniero Monasterio y a los militares citados a Cádiz (España), el tratado de pacificación de octubre de 1811 entre aquel y la Junta Grande, le permitió trasladarse a Buenos Aires a mediados de noviembre del citado año, recibiéndolo con las mayores consideraciones. (Balmaceda, Daniel (op. cit, p. s/d)).
ARTICULO DE OFICIO.
El 19 de noviembre de 1811 el Primer Triunvirato creó un Estado Mayor y Ángel Monasterio fue parte del mismo, como responsable del cuerpo de artillería:
Buenos Ayres noviembre 16 de 1811.
En el día de hoy ha realizado este gobierno la formación del estado mayor militar tan importante por sús objetos á las causas de estas provincías en su consequencia, y para que le constituya, ha elegido los sugetos cuyos cargos son de la denominación siguiente. Para xefe del expresado estado mayor al coronel D. Francisco Xavier de Viana, para secretarios ayudantes de infanteria y caballería de él, en primer lugar al coronel D. Marcos Balcarce, y para segundo el teniente coronel D. Ignacio Alvarez Tomás; para secretarios ayudantes de ingenieros, al sargento mayor de este cuerpo D. Mauricio Verlanga, quedando reservado el nombramiento del otro individuo de su clase; para secretarios ayudantes del cuerpo de artillería á D. Ángel Monasterio de primero , y á D. Juan Ramon Roxas de segundo; y para auxiliar de real hacienda á D. José Gómez Fonseca, oficial primero de la comisaría de guerra, cuyos cargos deben exercerlos sin otro sueldo que el que les corresponde por su empleo á cada uno.
El 27 de noviembre del mismo año, se incorporó al Ejército Argentino con el grado de capitán. El 19 de diciembre, fue promovido a teniente coronel, y nombrado inspector de las Escuelas Militares.
Ángel Augusto de Monasterio
Monasterio.png
Coronel Ángel Monasterio
Coronel de ingeniería
Años de servicio  1810 - 1817
Apodo"El Arquímedes de la Revolución de Mayo"
LealtadFlag of Argentina (alternative).svg Provincias Unidas del Río de la Plata
MandosMiembro del estado mayor y del Consejo de Estado, Jefe de Artillería, inspector de Escuelas Militares, Cuartel Maestre General del Ejército Auxiliar del Perú.
Información
Nacimiento28 de febrero de 1777
Santo Domingo de la Calzada (de la Intendencia de BurgosCastilla la Vieja)
Flag of Cross of Burgundy.svg Corona de España
Fallecimiento18 de septiembre de 1817
Playa rioplatense de Santa Rosa de Canelones (de laProvincia Cisplatina)
Flag of the United Kingdom of Portugal, Brazil, and Algarves.svg Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve
Angel Monasterio (1777-1817). Nació en Santo Domingo de la Calzada, provincia de Logroño, España, el 28 de febrero de 1777, siendo sus padres Pedro Vicente Monasterio, natural de Huemes, Obispado de Santander, y Casilda Ibáñez, de la precitada ciudad de Santo Domingo. Bajo la dirección de su padre comenzó sus estudios de escultura y buscando más amplios horizontes para sus inclinaciones artísticas, se trasladó a Madrid, incorporándose a la Real Academia de San Fernando, distinguiéndose bien pronto en los concursos generales de 1796 en que obtuvo el premio de segunda clase, en 1799 el segundo de la primera, y en 1802 el primero de la primera. 
En 1803 fue designado Académico de Mérito y en 1808 se trasladó a Cádiz, haciéndose cargo de la cátedra de dibujo en la Academia de Guardias Marinas; viniendo al Río de la Plata en 1810, destinado por la Junta Central de Sevilla para la administración de correos de la villa de Potosí.
Iniciado en el espíritu y causas de la Revolución de Mayo, Monasterio se puso decididamente a su servicio, fiel a sus principios liberales; pero sorprendido en Montevideo por la ruptura de las relaciones entre las autoridades de ambas márgenes del Río de la Plata, intentó trasladarse furtivamente a Buenos Aires con el norteamericano Samuel William Taber, siendo sorprendido en la intentona y apresado; y cuando se disponía el gobernador Elío remitirlo a España, el Tratado de pacificación ajustado en octubre de 1811, le permitió trasladarse a Buenos Aires, donde se le recibió con merecidas consideraciones. Había permanecido cuatro meses en Montevideo cargado con grillos en un inmundo calabozo hasta el ajuste de la paz mencionado.
➞El 6 de noviembre de 1811, el primer Triunvirato dictaba un decreto creando el Estado Mayor, para cuya jefatura fue designado el coronel Francisco Xavier de Viana, y como secretario ayudante del cuerpo de artillería Angel Monasterio.
El 19 de diciembre del mismo año se le reconocía la jerarquía de teniente coronel de artillería y se le designó Inspector de las Escuelas Militares. En febrero de 1812 se le encomendó levantar la fortificación de las barrancas del Río Paraná en Rosario, así como también la construcción de baterías en las islas adyacentes para asegurar el dominio de aquella arteria fluvial, constantemente amenazada por las fuerzas navales españolas. Monasterio reveló actividad y celo a favor del servicio público, quedando listas aquellas baterías en el término de 15 días, y en una de ellas, el general Belgrano enarboló por primera vez la bandera argentina, a los pocos días de haber sido construida por Monasterio, quien efectuó, además, un notable estudio hidrográfico sobre el río Paraná.
Batallón de Arsenales 602 - El B Ars 602 "Cnl ANGEL MONASTERIO" realiza el abastecimiento y elmantenimiento de la totalidad de los vehículos blindados de dotación en las Unidades del Ejército, con centro de gravedad en la familia TAM y M113, tareas que realiza a través de la Ca Mant VVC, del Escalón de Mantenimiento Móvil y del CRMC M113.
22 de Julio de 1812 en Buenos Aires.
En mayo de 1812 el Triunvirato le encomendó a Monasterio que instalara en Buenos Aires una fábrica de cañones, en dos naves desmanteladas de la iglesia de la Residencia (1). El sólo había visto fundir cañones una vez en Sevilla pero aceptó el encargo y fue capaz de llevarlo a buen puerto. Contó como ayudante en esta tarea, con el vecino del barrio y poeta, Esteban de Luca y Patrón.
Donde nacieron los primeros cañones de la libertad 
Parroquia San Pedro González Telmo
El 22 de julio de 1812 se fundió un mortero de bronce, de 12 pulgadas cónico “a lo Gomer” (por el apellido del general que los había introducido en el ejército francés en 1765) y el 24 se sacó del molde. Se trataba de una pieza muy corta, de tiro curvo, que lanzaban bombas huecas rellenas de pólvora.
El teniente coronel Ángel Monasterio fue ayudado por Simón Araoz: el primero aportó sus conocimientos teóricos y el segundo los prácticos. El segundo mortero fue fundido el 15 de agosto de ese año. Se usaron como moldes unos morteros que habían sido fundidos en Sevilla en 1724 y 1727. Las armas se bautizaron “Tupac Amarú” y “Mangoré”. 
Un relato de la época dice: 
“…También han quedado concluidos tres cañones, que se han fundido del calibre de a 24, en la fábrica que se estableció por cuenta del estado en este año; y dos morteros de alplaca (sic), todos de bronce, los cuales se han puesto a la vista del público en la Plaza Mayor, cuyos morteros el uno tiene por nombre El Tupac Amarú y el otro, el Mangoré”.
Los morteros fueron trasladados con grandes dificultades a Montevideo, sometida entonces al segundo sitio por las fuerzas del General Rondeau, y montados en batería con la intervención del coronel austríaco Eduardo Kaillitz, barón Holmberg. Fueron rebautizadas “Boca Negra” y “Manduré” y el 13 de septiembre de 1813, a las dos de la mañana iniciaron el bombardeo la plaza. Gaspar de Vigodet, gobernador de la plaza, ordenó el retiro de las familias a los barrios del oeste de la ciudad (hacia el Hospital y las Bóvedas) e hizo instalar un vigía en lo alto de la Iglesia Matriz para hacer repicar su campana como advertencia a los ciudadanos para que se protegiesen. El “Boca Negra” salió de servicio rápidamente pero el “Manduré” siguió efectuando bombardeos nocturnos (durante el día actuaban los cañones), si bien en ocasiones con largos intervalos, hasta el 10 de octubre a las 20 hs cuando después de haber efectuado 296 disparos estalló con lo que cesó el bombardeo.
Relata Beruti en sus Memorias Curiosas: 
“26 de octubre de 1813. Nos llegó la infausta noticia de haberse inutilizado el único mortero que nos había quedado con el que echábamos bombas a Montevideo, pues pocos días hacia que había llegado a esta capital el primer mortero que a fuerza de echar bombas había reventado por los muñones y este único que había quedado corrió haciendo fuego la misma desgracia, pero con el consuelo de haber entrado en la plaza rebelde de Montevideo mas de 300 bombas que, aunque no los ha rendido les ha originado muchos daños”.
Los españoles respondieron mediante los tiros de “Bombillo”, una lancha cañonera situada frente al Arroyo Seco, que disparaba sobre el reducto sitiador, el cual estaba entre los médanos de esa zona.
Mortero "Monasterio"
Un tercer mortero, con características parecidas a los dos anteriores, fue fundido a comienzos del año 1813, y fue denominado “Monasterio”, en homenaje al director de la fábrica. Esta pieza se encuentra en el Museo Histórico Nacional, en Parque Lezama, Buenos Aires.
Alentados por el éxito, y una vez que el personal había adquirido mayor experiencia, se intentó la fundición de cañones, requeridos con mayor urgencia por los ejércitos de campaña. Los primeros cañones livianos (de calibre 8 y 12 pulgadas) se fundieron a comienzos de 1814 y se construyeron un total de ocho, los primeros cuatro de calibre de 8. Los montajes fueron efectuados por la Maestranza de Artillería, anexa al Parque y fueron entregados al Regimiento de Artillería de la Patria. Fueron probados el 11 de Marzo de 1814. En el primer año de actividad la fábrica produjo 22 cañones de campaña de calibre 4 de bronce, y tres de montaña de calibre 6. Durante 1816 y 1817 la actividad se reduce, siendo producidos dos piezas de bronce de a 6 llamadas “El Vigilante” y “El Chacabuco”. Otra pieza fundida en este arsenal denominada “El Inexpugnable” fue llevada a Chile por San Martín, con el Ejército de Los Andes, y hoy se encuentra en el Museo Militar de Santiago de Chile.
Por decreto del 8 de setiembre de 1813, el teniente coronel Monasterio fue nombrado “mayor general de infantería” de Buenos Aires. El 6 de junio del mismo año se le había encomendado, como igualmente al coronel Holmberg, la preparación de sendos planes para la defensa de la ciudad y sus alrededores.
Destacado miembro de la Logia Lautaro, el 3 de febrero de 1814 Monasterio fue ascendido a coronel de artillería, nombrándosele jefe del Regimiento del arma, siendo reemplazado en la dirección de la Fábrica de cañones por el teniente de artillería José María Rojas. Dos días después el Supremo Director Posadas le honraba con la distinción especial de elegirlo Tercer Consejero de Estado. El 2 de setiembre del mismo año, “atendiendo a sus relevantes méritos y distinguidos servicios, expresa el nombramiento que ha contraído en obsequio de la justa causa de la libertad”, se le confirió al coronel Monasterio el empleo de Cuartel Maestre General del Ejército Auxiliar del Perú (2).
El coronel Monasterio cayó envuelto en la reacción política que desterró de la vida pública al general Alvear y a sus partidarios. Enjuiciado como reo de lesa patria, fue arrestado y condenado a la licencia y absoluta separación del servicio que se le acordó el 17 de mayo de 1815; pero la sentencia dictada por la Comisión Militar el 3 de julio del mismo año, expresa que tal retiro debía serle otorgado sin que “no le sirva de obstáculo su separación para ser empleado según sus conocimientos científicos y circunstancias recomendables que concurren en su persona”. ¡No podía haberse dictado una sentencia en tales momentos de efervescencia, más honrosa para el causante! Ya en el documento de su separación del servicio, el Director interino Alvarez Thomas, cuya firma fue refrendada por la de su secretario de Guerra, Tomás Guido, se había expresado que dicha disposición “no podía en ningún tiempo inferir el menor perjuicio ni desdoro a su buen nombre y reputación “justamente adquirida, ni a los distinguidos servicios que ha dispensado a la Patria”.
Hallándose aún arrestado, castigo que cumplía en su casa, Monasterio pidió licencia para ausentarse del país y dirigirse al Brasil, como lo verificó el 28 de junio de 1815, abandonando a su esposa encinta y dos hijos más que tenía. Aquélla debió enviarle recursos al Brasil hasta que consumió su patrimonio.
“Atormentado de la idea -dice su viuda en una exposición hecha al Superior Gobierno el 23 de mayo de 1822- que agitaba su espíritu por la inicua sentencia de la Comisión Militar, sin esperanzas de obtener condigna satisfacción, viendo su familia desgraciada y sin medios de subsistencia, su razón y luces cedieron al pesar, hasta el término de resentirse de una melancolía funesta. Mejorado al fin, y al favor de mi hermano Juan José, determinó trasladarse a Montevideo con el objeto de formar un establecimiento de comercio y llevar allá a su familia”. 
La suerte lo perseguía; se embarcó el 6 de setiembre de 1817 en la fragata inglesa Susana y pereció en el horrible temporal del 18 de setiembre en las playas de Santa Rosa, Departamento de Canelones, actual República Oriental del Uruguay, faltando tan sólo cuarenta millas para llegar a Montevideo. Su viuda vivió de la caridad de su hermano, sino hubiera debido mendigar el sustento para sus hijos.
El coronel Angel Monasterio había contraído enlace en Buenos Aires con Juana Sarratea, en el año 1813. Esta última era hermana de Manuel de Sarratea, e hija, por lo tanto, del acaudalado comerciante guipuzcoano Martín de Sarratea, y de Tomasa de Altolaguirre, de familia distinguida de la sociedad porteña. Fueron hijos de tal matrimonio: Angel Mariano, fallecido en Lima; Martina, que contrajo matrimonio con el teniente coronel Nicasio de Biedma; y Tomasa, que murió soltera. La viuda, Juana Sarratea de Monasterio, logró, luego e largo y paciente trámite, que la H. Junta de Representantes le acordara el 14 de diciembre de 1822 “el Montepío Militar que le correspondía por el grado que obtuvo en el ejército su finado esposo D. Angel Monasterio”, y “desde el fallecimiento de su marido”.
Una unidad del Ejército Argentino lleva su nombre, se trata del Batallón de Arsenales 602 “Coronel Angel Monasterio” que realiza el abastecimiento y el mantenimiento de la totalidad de los vehículos blindados de dotación, con centro de gravedad en la familia TAM. Se halla ubicado en Boulogne sur Mer, Pcia. de Buenos Aires.
En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) En el barrio de Parque Patricios hay una calle llamada Monasterio. Tiene apenas seis cuadras, desde la avenida Caseros hasta la zona de la estación Buenos Aires, del Ferrocarril Belgrano Sur.
Revista Armas Y Tiro Numero 48 Mortero Monasterio Año X
RESUMEN
️FUNDICIÓN DE LA PRIMER PIEZA DE ARTILLERIA DEL EJERCITO ARGENTINO. 
22 de Julio de 1812.
📌El 22 de julio de 1812 se funde en Buenos Aires la primera pieza de artillería del Ejército Argentino: un mortero cónico de 12 pulgadas bautizado "TÚPAC AMARU".

➖Desde el comienzo, la provisión de armas y pólvora fue una prioridad para la revolución. Como primera medida se confiscaron todas las armas existentes en el vecindario y se comisionó entre otros a Manuel Aniceto Padilla para adquirir armas en Inglaterra. 
➖A fines de 1810 se creó en Buenos Aires la PRIMERA FÁBRICA DE FUSILES A CARGO DE DOMINGO MATHEU y UNA DE PÓLVORA EN CÓRDOBA.
➖En 1812 Manuel Belgrano estableció una fábrica de cañones en Jujuy pero no prosperó. 
➖En mayo de ese mismo año el Triunvirato encargó al Teniente Coronel ÁNGEL MONASTERIO que instalara una fábrica de cañones en dos naves desmanteladas de la iglesia destechada de la Residencia, situada en las calles Liniers y Núñez (actuales Defensa y Humberto 1°), San Telmo, Buenos Aires.
➖El Teniente Coronel ÁNGEL MONASTERIO sólo había visto fundir cañones una vez en Sevilla pero aceptó el encargo y fue capaz de llevarlo a buen puerto. 
➖Contó como ayudante en esta tarea, con el vecino del barrio y poeta, ESTEBAN DE LUCA Y PATRÓN. 
➖El 22 de julio de 1812 se fundió un mortero de bronce, de 12 pulgadas cónico “A LO GOMER” (por el apellido del general que los había introducido en el ejército francés en 1765) y el 24 se sacó del molde. 
➖Se trataba de una pieza muy corta, de tiro curvo, que lanzaban bombas huecas rellenas de pólvora.
➖El por entonces Teniente Coronel ÁNGEL MONASTERIO fue ayudado por Simón Araoz: el primero aportó sus conocimientos teóricos y el segundo los prácticos. 
➖El segundo mortero fue realizado el 15 de agosto de ese año. Se usaron como moldes unos morteros fundidos en Sevilla en 1724 y 1727. 
➖Las armas se bautizaron "TÚPAC AMARU" y "MANGORÉ".

Un comentarista de la época relata:
"También han quedado concluidos tres cañones, que se han fundido del calibre de a 24, en la fábrica que se estableció por cuenta del estado en este año; y dos morteros de alplaca [sic], todos de bronce, los cuales se han puesto a la vista del público en la Plaza Mayor, cuyos morteros el uno tiene por nombre El Tupac Amaro y el otro, el Mangoré. Beruti, Juan Manuel, Memorias curiosas, página 223.
➡️Un tercer mortero, con características parecidas a los dos anteriores, fue fundido a comienzos del año 1813, y fue denominado “MONASTERIO”, en homenaje al director de la fábrica. Esta pieza se encuentra en el Museo Histórico Nacional, en Parque Lezama, Buenos Aires.
✔️Por decreto del 8 de setiembre de 1813, el Teniente Coronel ÁNGEL MONASTERIO fue nombrado “Mayor General de Infantería” de Buenos Aires.
✴️Una unidad del Ejército Argentino lleva su nombre, se trata del Batallón de Arsenales 602 “Coronel ÁNGEL MONASTERIO” que realiza el abastecimiento y el mantenimiento de la totalidad de los vehículos blindados de dotación, con centro de gravedad en la familia TAM. Se halla ubicado en Boulogne sur Mer, Pcia. de Buenos Aires.
Lleva su nombre una calle de Buenos Aires, que corre entre Pichincha y Alberti, desde Caseros hasta Mirave.

El general Bartolomé Mitre lo llamó el "Arquímedes de la Revolución de Mayo" y afirmó que:
"Aunque nacido en España se decidió con ardor por la causa americana, y fundió los cañones, las balas, las bombas y los morteros que sirvieron para poner sitio a Montevideo. Belgrano y Monasterio eran dos hombres nacidos para entenderse por el espíritu de orden matemático de que estaban poseídos y por la actividad y celo que desplegaban en el servicio público". (Mitre, Historia de Belgrano, Volumen I)
Emblema del Batallón de Arsenales 602 “Coronel ÁNGEL MONASTERIO”
Referencias
(1) Situada en las calles Liners y Núñez, actuales Defensa y Humberto 1º, Barrio de San Telmo, Buenos Aires
(2) Por decreto del 6 de setiembre de 1819 este cargo se consideró equivalente al de brigadier mientras fue ejercido por Monasterio.
Fuente
Beruti, Juan Manuel – Memorias Curiosas – Colección Memoria Argentina, Emece, Buenos Aires (2001).
Carranza, Angel Justiniano – Campañas Navales de la República Argentina, Buenos Aires (1962).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Martí Garro, Pedro E, Coronel de Artilleíra (R.E.) Historia de la Artillería Argentina (Comisión del Arma de Artillería “Santa Barbara”, Buenos Aires, Argentina, 1982)
Portal www.revisionistas.com.ar
Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939).
http://www.revisionistas.com.ar/?p=11779/
https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81ngel_Augusto_de_Monasterio

MARÍA REMEDIOS DEL VALLE (BUENOS AIRES, 1766 O 1767 - IBÍDEM, 08 de NOVIEMBRE de 1847) FUE UNA MILITAR AFROARGENTINA UNA DE LAS LLAMADAS «NIÑAS DE AYOHÚMA». AUXILIAR Y COMBATIENTE DEL EJÉRCITO DEL NORTE DURANTE TODA LA GUERRA DE INDEPENDENCIA DE LA ARGENTINA LO QUE LE VALIÓ EL TRATAMIENTO DE «CAPITANA» Y DE «MADRE DE LA PATRIA» Y AL FINALIZAR SUS DÍAS EL RANGO DE SARGENTO MAYOR DEL EJÉRCITO.

María Remedios del Valle
María Remedios del Valle (Buenos Aires, 1766 o 1767 - ibídem, 08 denoviembre de 1847) fue una militar afroargentina. Fue una de las llamadas «niñas de Ayohúma», aquellas que asistieron al derrotado ejército de Manuel Belgrano en la batalla de Ayohúma.Afrodescendiente argentina, actuó como auxiliar en las Invasiones Inglesas y tras la Revolución de Mayo acompañó como auxiliar y combatiente al Ejército del Norte durante toda la guerra de Independencia de la Argentina lo que le valió el tratamiento de «capitana» y de «Madre de la Patria» y, al finalizar sus días, el rango de sargento mayor del Ejército.
María Remedios del Valle
Información personal

Nombre de nacimiento
María Remedios del Valle Rosas

Nacimiento
entre 1766 y 17671 2
ciudad de Buenos Aires,
gobernación del Río de la Plata,
virreinato del Perú,
Imperio español Flag of Cross of Burgundy.svg

Fallecimiento
entre el 28 de octubre y el 8 de noviembre de 1847 (entre 79 y 81 años)3 1
ciudad de Buenos Aires,
provincia de Buenos Aires,
Provincias Unidas del Río de la Plata Bandera de Argentina

Nacionalidad
argentina
Información profesional

Ocupación
militar y enfermera

Partido político
patriota
Familia

Cónyuge
muerto en la guerra

Hijos
uno propio y uno adoptivo, ambos muertos en la guerra
María Remedios del Valle
EL MARTES 28 DE NOVIEMBRE DE 2017, EN LA BIBLIOTECA ESTEBAN ECHEVERRÍA DE LA LEGISLATURA SE REALIZÓ LA ENTREGA DE LA DISTINCIÓN OFICIAL QUE DECLARA DEL LIBRO "MARÍA REMEDIOS DEL VALLE - MADRE DE LA PATRIA", DEL AUTOR DANIEL BRIÓN, DE INTERÉS DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES.
28 de noviembre 2017 en la Biblioteca Esteban Echeverría, entrega de la distinción oficial que declara del libro "María Remedios del Valle - Madre de la Patria", del autor Daniel Brión, de interés de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
María Remedios del Valle
María Remedios del Valle (cropped).jpg
Información personal
Nombre de nacimientoMaría Remedios del Valle Rosas
Nacimientoentre 1766 y 1767
ciudad de Buenos Aires,
gobernación del Río de la Plata,
virreinato del Perú,
Imperio español Flag of Cross of Burgundy.svg
Fallecimientoentre el 28 de octubre y el 8 de noviembre de 1847 (entre 79 y 81 años)
ciudad de Buenos Aires,
provincia de Buenos Aires,
Confederación Argentina Bandera de Argentina
Nacionalidadargentina
Partido políticopatriota
Familia
Cónyugemuerto en la guerra
Hijosuno propio y uno adoptivo, ambos muertos en la guerra
Información profesional
Ocupaciónmilitar y enfermera
Empleador
Rama militarEjército del Norte (Provincias Unidas del Río de la Plata) Ver y modificar los datos en Wikidata
Rango

 28 de noviembre 2017 en la Biblioteca Esteban Echeverría, entrega de la distinción oficial que declara del libro "María Remedios del Valle - Madre de la Patria", del autor Daniel Brión, de interés de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 28 de noviembre 2017 en la Biblioteca Esteban Echeverría, entrega de la distinción oficial que declara del libro "María Remedios del Valle - Madre de la Patria", del autor Daniel Brión, de interés de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

28 de noviembre 2017 en la Biblioteca Esteban Echeverría, entrega de la distinción oficial que declara del libro "María Remedios del Valle - Madre de la Patria", del autor Daniel Brión, de interés de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
BIOGRAFÍA
Nacida en la ciudad de Buenos Aires, entre 1766 y 1767, entonces capital del Virreinato del Río de la Plata, era «parda» según el sistema colonial de castas. Durante la Segunda invasión inglesa al Río de la Plata, María Remedios del Valle auxilió al Tercio de Andaluces, uno de los cuerpos milicianos que defendieron con éxito la ciudad. Según el parte del comandante de ese cuerpo,
«Durante la campaña de Barracas, asistió y guardó las mochilas para aligerar su marcha a los Corrales de Miserere».
Regimiento de Artillería de la Unión
Al producirse la revolución del 25 de mayo de 1810 y organizarse la primera expedición auxiliadora al Alto Perú, conformando lo que luego se denominaría Ejército del Norte, el 6 de julio de 1810, María Remedios del Valle se incorporó a la marcha de la 6.ª Compañía de artillería volante del Regimiento de Artillería de la Patria al mando del capitán Bernardo Joaquín de Anzoátegui, acompañando a su marido y sus dos hijos (uno adoptivo), quienes no sobrevivirían a la campaña.4
Oficial de Regimiento de Artillería de la Unión (lámina de Justo Doldan, 1807).
María Remedios del Valle continuó sirviendo como auxiliar durante el exitoso avance sobre el Alto Perú, en la derrota de Huaqui y en la retirada que siguió. En vísperas de la batalla de Tucumán se presentó ante el general Manuel Belgrano para solicitarle que le permitiera atender a los heridos en las primeras líneas de combate.
Batalla de Tucumán
Guerra de Independencia de la Argentina
Batalla de Tucumán.jpg
La Batalla de Tucumán, pintura de Francisco Fortuny(1865-1942)


Fecha
24-25 de septiembre de 1812

Lugar
San Miguel de Tucumán
Resultado

Coordenadas26°50′15″S 65°13′01″O (mapa)

Decisiva victoria patriota
Beligerantes
Roundel of Argentina.svg Provincias Unidas del Río de la Plata Reino de España
Comandantes
Manuel BelgranoJuan Pío Tristán
Fuerzas en combate
1.600 -1.800 tropas
  • ~800 infantes
  • ~1.000 jinetes
4 piezas de artillería
3.000 tropas
  • ~2.000 infantes
  • ~1.000 jinetes
13 piezas de artillería
Bajas
65 muertos
187 heridos
453 muertos
354 -687 prisioneros
8 -13 piezas de artillería capturadas
Belgrano, reacio por razones de disciplina a la presencia de mujeres entre sus tropas, le negó el permiso, pero al iniciarse la lucha María de los Remedios del Valle llegó al frente alentando y asistiendo a los soldados quienes comenzaron a llamarla la «Madre de la Patria». Tras la decisiva victoria, Belgrano la nombró capitana de su ejército.
El abogado y general Manuel Belgrano (1770-1820).
Tras vencer en la batalla de Salta, Belgrano fue derrotado en Vilcapugio y debió replegarse. El 14 de noviembre de 1813 las tropas patriotas se enfrentaron nuevamente a las realistas en la batalla de Ayohúma y fueron nuevamente derrotadas. 
Batalla de Ayohúma
Guerra de Independencia de la Argentina
Guerra de la Independencia de Bolivia
Plano Ayohuma.jpg
Antiguo mapa de la batalla


Fecha
14 de noviembre de 1813

Lugar
llano de Ayohúma, departamento de PotosíBolivia

Coordenadas18°51′21″S 66°08′05″O (mapa)

Resultado
Victoria realista

Consecuencias
Retirada del Ejército del Norte hacia Jujuy
Beligerantes
Bandera Argentina.png Provincias Unidas del Río de la Plata Imperio español
Comandantes
Manuel BelgranoJoaquín de la Pezuela
Fuerzas en combate
3.400 hombres y 8 cañones3.500 hombres y 18 cañones
Bajas
400 muertos
700 heridos
240 muertos
400 heridos
María de los Remedios del Valle combatió, fue herida de bala y tomada prisionera. Desde el campo de prisioneros ayudó a huir a varios oficiales patriotas. Como medida ejemplificadora, fue sometida a nueve días de azotes públicos que le dejarían cicatrices de por vida. Pudo escapar y reintegrarse al ejército argentino donde continuó siguiendo a las fuerzas de Martín Miguel de Güemes
y Juan Antonio Álvarez de Arenales, empuñando las armas y ayudando a los heridos en los hospitales de campaña.
Juan Antonio Álvarez de Arenales
Juan Antonio Alvarez.jpg

Escudo de la Provincia de Salta.svg
Gobernador de Salta
1 de enero de 1824-10 de febrero de 1827


Datos personales

Nacimiento
13 de junio de 1770
Bandera de España 1760-1785.svg SaltaVirreinato del Perú

Fallecimiento
4 de diciembre de 1831(61 años)
Bandera de Bolivia MorayaBolivia

Partido
Partido Unitario

Profesión
Militar

Ocupación
Militar


Religión
Católica
Finalizada la guerra y ya anciana, del Valle regresó a la ciudad de Buenos Aires, donde se encontró reducida a la mendicidad. Relata el escritor, historiador y jurisconsulto salteño Carlos Ibarguren (1877-1956), quien la rescató del olvido.
Que vivía en un rancho en la zona de quintas, en las afueras de la ciudad, y frecuentaba los atrios de las iglesias de San Francisco, Santo Domingo y San Ignacio, así como la Plaza de la Victoria (actual Plaza de Mayo) ofreciendo pasteles y tortas fritas, o mendigando, lo que junto a las sobras que recibía de los conventos le permitía sobrevivir. 
María Remedios del Valle
Se hacía llamar «la Capitana» y solía mostrar las cicatrices de los brazos y relatar que las había recibido en la Guerra de la Independencia, consiguiendo solo que quienes la oían pensaran que estaba loca o senil. No conforme con su suerte, el 23 de octubre de 1826 inició una gestión solicitando se le abonasen 6000 pesos «para acabar su vida cansada» en compensación de sus servicios a la patria y por la pérdida de su esposo y sus hijos. (El sueldo máximo en el país era el del gobernador, de 7992 pesos al año).1 
El expediente, firmado en su nombre por un tal Manuel Rico y al que agrega en apoyo una certificación de servicios del 17 de enero de 1827 firmada por el coronel Hipólito Videla, se inicia con la siguiente exposición:
Doña María Remedios del Valle, capitana del Ejército, a V. S. debidamente expone:
  • Que desde el primer grito de la Revolución tiene el honor de haber sostenido la justa causa de la Independencia, de una de aquellas maneras que suelen servir de admiración a la Historia de los Pueblos. Si Señor Inspector, aunque aparezca envanecida presuntuosamente la que representa, ella no exagera a la Patria sus servicios, sino a que se refiere con su acostumbrado natural carácter lo que ha padecido por contribuir al logro de la independencia de su patrio suelo que felizmente disfruta. Si los primeros opresores del suelo americano aún miran con un terror respetuoso los nombres de Caupolicán y Galvarino, los disputadores de nuestros derechos por someternos al estrecho círculo de esclavitud en que nos sumergieron sus padres, quizá recordarán el nombre de la Capitana patriota María de los Remedios para admirar su firmeza de alma, su amor patrio y su obstinación en la salvación y libertad americana; aquellos al hacerlo aún se irritarán de mi constancia y me aplicarían nuevos suplicios, pero no inventarían el del olvido para hacerme expirar de hambre como lo ha hecho conmigo el Pueblo por quien tanto he padecido. Y ¿con quién lo hace?; con quien por alimentar a los jefes, oficiales y tropa que se hallaban prisioneros por los realistas, por conservarlos, aliviarlos y aún proporcionarles la fuga a muchos, fue sentenciada por los caudillos enemigos Pezuela, Ramírez y Tacón, a ser azotada públicamente por nueve días; con quien, por conducir correspondencia e influir a tomar las armas contra los opresores americanos, y batídose con ellos, ha estado siete veces en capilla; con quien por su arrojo, denuedo y resolución con las armas en la mano, y sin ellas, ha recibido seis heridas de bala, todas graves; con quien ha perdido en campaña, disputando la salvación de su Patria, su hijo propio, otro adoptivo y su esposo!!!; con quien mientras fue útil logró verse enrolada en el Estado Mayor del Ejército Auxiliar del Perú como capitana, con sueldo, según se daba a los demás asistentes y demás consideraciones debida a su empleo. Ya no es útil y ha quedado abandonada sin subsistencia, sin salud, sin amparo y mendigando. La que representa ha hecho toda la campaña del Alto Perú; ella tiene un derecho a la gratitud argentina, y es ahora que lo reclama por su infelicidad. María Remedios del Valle
Niñas de Ayohúma
El 24 de marzo de 1827 el ministro de Guerra de la Nación, general Francisco Fernández de la Cruz, rechazó el pedido recomendando dirigirse a la legislatura provincial ya que no estaba «en las facultades del Gobierno el conceder gracia alguna que importe erogación al Erario».
En agosto de 1827, mientras María Remedios del Valle ―de 60 años―1 mendigaba en la plaza de la Recova, el general Juan José Viamonte ―entonces diputado en la Junta de Representantes de la Provincia de Buenos Aires en representación de los pagos de Ensenada, Quilmes y Magdalena― la reconoció. 
Juan José Viamonte
Viamonte.jpg

Coat of arms of the Buenos Aires Province.png
12.º gobernador de Buenos Aires
26 de junio-8 de diciembre de 1829

15.º gobernador de Buenos Aires
4 de noviembre de 1833-27 de junio de 1834

Datos personales

Nacimiento
9 de febrero de 1774
villa de Buenos Aires,
gobernación del Río de la Plata,
virreinato del Perú,
Imperio Español Flag of Cross of Burgundy.svg

Fallecimiento
31 de marzo de 1843 (69 años)
villa de Montevideo,
Banda Oriental

Partido
Federal

Padres
Jaime José Viamonte y Bárbara Xaviera González Cabezas

Cónyuge
Bernardina Chavarría

Hijos
Martiniana Bernardina
Juan José
Bernabela
Isabel
Albana Inocencia Juana Josefa
Avelino
Carmen.


Ocupación
Militar

Tras preguntarle el nombre, exclamó: 
«¡Usted es la Capitana, la que nos acompañó al Alto Perú, es una heroína!». 
Del Valle le contó entonces cuántas veces había golpeado a la puerta de su casa en busca de ayuda, pero que su personal siempre la había espantado como pordiosera.
Viamonte tomó debida nota y el 11 de octubre de ese mismo año presentó ante la Junta un proyecto para otorgarle una pensión que reconociera los servicios prestados a la patria. 
María Remedios del Valle
El 11 de octubre la Comisión de Peticiones de la Junta de Representantes dijo haber
«examinado la solicitud de doña María Remedios del Valle por los importantes servicios rendidos a la Patria, pues no tiene absolutamente de que subsistir» y recomendó adoptar la decisión de que «Por ahora y desde esta fecha la suplicante gozará del sueldo de capitán de Infantería, y devuélvase el expediente para que ocurriendo al Poder Ejecutivo, tenga esta resolución su debido cumplimiento». 
Pero la presidencia de la Junta decidió que tenían temas más importantes que atender, por lo que el expediente quedó en comisión. Se luchaba aún en la guerra del Brasil y Buenos Aires permanecía bloqueada por segundo año consecutivo por las fuerzas navales del Imperio del Brasil.
Negra, mujer y pobre, combatió como un soldado más durante la Guerra de la Independencia. Manuel Belgrano le otorgó el grado de Capitana del Ejército
El 9 de junio de 1828, Viamonte fue elegido vicepresidente primero de la renovada legislatura y decidió insistir con su propuesta. El proyecto recién se trataría en la sesión del 18 de julio de 1828. Según el Diario de sesiones n.º 115 de la Junta de Representantes de la Provincia de Buenos Aires, al abrirse el tratamiento, Marcelo Gamboa (diputado por la ciudad) solicitó documentos que acreditaran el merecimiento de la pensión, a lo que Viamonte respondió:
. Yo no hubiera tomado la palabra porque me cuesta mucho trabajo hablar, si no hubiese visto que se echan de menos documentos y datos. Yo conocí a esta mujer en el Alto Perú y la reconozco ahora aquí, cuando vive pidiendo limosna. Esta mujer es realmente una benemérita. Ella ha seguido al Ejército de la Patria desde el año 1810. Es conocida desde el primer general hasta el último oficial en todo el Ejército. Es bien digna de ser atendida: presenta su cuerpo lleno de heridas de balas y lleno, además, de cicatrices de azotes recibidos de los españoles. No se la debe dejar pedir limosna [...] Después de haber dicho esto, creo que no habrá necesidad de más documentos.
General Juan José Viamonte
Las mujeres más nombradas y menos conocidas fueron las que la historia denominó genéricamente “las niñas de Ayohúma”
. Yo no conozco a esta infeliz mujer que está en un estado de mendiguez y esto es una vergüenza para nosotros. Ella es una heroína, y si no fuera por su condición, se habría hecho célebre en todo el mundo. Sirvió a la Nación pero también a la provincia de Buenos Aires, empuñando el fusil, y atendiendo y asistiendo a los soldados enfermos.
Francisco Silveyra, diputado por Quilmes, Ensenada y Magdalena
No tiene biografía, ni monumento, ni retrato oficial. Tuvo que rescatarla el marketing… Chocolate Águila (y no por negra…) la puso en la edición especial “Mujeres de Mayo”, compartiendo “tablas” con otras olvidadas como Juana Azurduy.
Pero el diputado por la ciudad Manuel Hermenegildo Aguirre objetó entonces que aunque MARÍA REMEDIOS DEL VALLE hubiera rendido efectivamente esos servicios a la Nación, la Junta representaba a la provincia de Buenos Aires, no a la Nación, por lo que no correspondía acceder a lo solicitado. 
María Remedios del Valle representa “la pasión patriótica, el altruismo y el valor de las mujeres que contribuyeron a darnos patria”.
El diputado por la ciudad Diego Alcorta insistió entonces en que hacía falta presentar documentación respaldatoria con lo que el debate se tornó áspero. Ambos argumentos inhabilitaban pensiones que recibían otros soldados de su categoría.
El representante por Pilar y Exaltación de la Cruz Justo García Valdez refutó la objeción sobre las atribuciones, afirmando que el gobierno de la Provincia solo conseguiría parecer cruel e insensible si dejaba a la Nación la tarea de premiar tales servicios a la libertad.
Tomás de Anchorena
Finalmente, en defensa del proyecto tomó entonces la palabra Tomás de Anchorena quien afirmó:
. Efectivamente, esta es una mujer singular. Yo me hallaba de secretario del general Belgrano cuando esta mujer estaba en el ejército, y no había acción en la que ella pudiera tomar parte que no la tomase, y en unos términos que podía ponerse en competencia con el soldado más valiente; era la admiración del general, de los oficiales y de todos cuantos acompañaban al ejército. Ella en medio de ese valor tenía una virtud a toda prueba y presentaré un hecho que la manifiesta: el general Belgrano, creo que ha sido el general más riguroso, no permitió que siguiese ninguna mujer al ejército; y esta María Remedios del Valle era la única que tenía facultad para seguirlo. [...] Ella era el paño de lágrimas, sin el menor interés de jefes y oficiales. Yo los he oído a todos a voz pública, hacer elogios de esta mujer por esa oficiosidad y caridad con que cuidaba a los hombres en la desgracia y miseria en que quedaban después de una acción de guerra: sin piernas unos, y otros sin brazos, sin tener auxilios ni recursos para remediar sus dolencias. De esta clase era esta mujer. Si no me engaño el general Belgrano le dio el título de capitán del ejército. No tengo presente si fue en el Tucumán o en Salta, que después de esa sangrienta acción en que entre muertos y heridos quedaron 700 hombres sobre el campo, oí al mismo Belgrano ponderar la oficiosidad y el esmero de esta mujer en asistir a todos los heridos que ella podía socorrer. [...] Una mujer tan singular como ésta entre nosotros debe ser el objeto de la admiración de cada ciudadano, y adonde quiera que vaya debía ser recibida en brazos y auxiliada con preferencia a una general; porque véase cuánto se realza el mérito de esta mujer en su misma clase respecto a otra superior, porque precisamente esta misma calidad es la que más la recomienda.Tomás de Anchorena
María Gabriela junto a su cuadro de María Remedios del Valle
Luego de un arduo debate se decidió otorgarle «el sueldo correspondiente al grado de capitán de infantería, que se le abonará desde el 15 de marzo de 1827 en que inició su solicitud ante el Gobierno». A pedido del diputado por la ciudad Ceferino Lagos se votó crear una comisión que «componga una biografía de esta mujer y se mande a imprimir y publicar en los periódicos, que se haga un monumento y que la comisión presente el diseño de él y el presupuesto».
Retrato de María Remedios del Valle realizado por la artista afroargentina María Gabriela Perez -foto TELAM
Los diputados votaron el otorgamiento de una pensión de 30 pesos, desde el mismo día que María Remedios del Valle la había pedido (sin pagarle retroactivos por todos los meses en que no había cobrado nada). Para tener una idea de la escasa generosidad para con una heroína revolucionaria, vale precisar que una lavandera ganaba 20 pesos al mes, mientras que el gobernador cobraba 666 pesos. 
María Remedios del Valle, “La Madre de la Patria”
La libra de aceite rondaba 1,45 pesos, la libra de carne 2 pesos y la libra de yerba 0,70 pesos. A María Remedios le otorgaron 1 peso al día.1
El 28 de julio de 1828 el expediente fue pasado a la Contaduría General y el 21 de noviembre de 1829, Del Valle fue ascendida a sargenta mayor de caballería. El 29 de enero de 1830 fue incluida en la Plana Mayor del Cuerpo de Inválidos con el sueldo íntegro de su clase. Entre enero y abril de 1832 y entre el 16 de abril de 1833 y el 16 de abril de1835, figuró en listas con sueldo doble.
Juan Manuel de Rosas
Rosas 2 retouch.jpg
Juan Manuel de Rosas hacia 1845, retratado por Fernando García del Molino

13º Gobernador de Buenos Aires
8 de diciembre de 1829-17 de diciembre de1832


17º Gobernador de la Provincia de Buenos Aires
7 de marzo de 1835-3 de febrero de 1852


Datos personales

Nacimiento
30 de marzo de 1793
Buenos AiresBandera de España Virreinato del Río de la Plata

Fallecimiento
14 de marzo de 1877 (83 años)
SouthamptonFlag of the United Kingdom.svg Reino Unido

Partido
Partido Federal

Cónyuge
Encarnación Ezcurra

Hijos
Manuela Rosas

Profesión
Estancieromilitar y político

Ocupación
Político y soldado
Firma del Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas.jpg
Firma de Juan Manuel de Rosas
El 16 de abril de 1835 fue destinada por decreto de Juan Manuel de Rosas (que el 7 de marzo de 1835 había asumido su segundo mandato como gobernador de Buenos Aires) a la plana mayor activa con su jerarquía de sargento mayor. Le aumentó su pensión de 30 pesos en más del 600 %. 
María Remedios del Valle, “La Madre de la Patria”
En la lista de pensiones de noviembre de 1836 María Remedios del Valle figura con el nombre de Remedios Rosas (quizá por gratitud hacia el gobernador que la sacó de la miseria). En la lista del 28 de octubre de 1847 aparece su último recibo, de una pensión de 216 pesos.
En la lista del 8 de noviembre de 1847, una nota indica que «el mayor de caballería Dña. Remedios Rosas falleció».5 6
María Remedios del Valle . Fue una de "las niñas de Ayohúma", y junto con su madre, tía María, y su hermana,todas negras y esclavas, luchó heroicamente, fusil en mano, en Ayohúma, fue herida y cayó prisionera.
HOMENAJES
Por iniciativa de Octavio Sergio Pico ―presidente del Consejo Nacional de Educación durante el gobierno de Agustín Pedro Justo―, una calle de la ciudad de Buenos Aires lleva su nombre. También una escuela de Buenos Aires lleva el nombre «Capitana María Remedios del Valle» en su honor.
La artista plástica afrodescendiente María Gabriela Pérez Cándido 
con su pintura de María Remedios del Valle.
El 26 de mayo de 2010, en la sesión de la Cámara de Diputados de homenaje al Bicentenario de Argentina, la diputada Cecilia Merchán presentó un proyecto de ley para construir un monumento en honor a María Remedios del Valle.
María Remedios del Valle
REFERENCIAS
  1. Saltar a:a b c d e Ottaviano, Cynthia (2011): «María Remedios del Valle, la Madre de la Patria», artículo del 30 de agosto de 2011 en el sitio web 200 Argentinos. Basado en datos del Archivo Histórico de la Provincia de Buenos Aires «Doctor Ricardo Levene», dependiente del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires. Para tener una idea de la escasa generosidad [de los diputados] para con una heroína revolucionaria, vale precisar que una lavandera ganaba 20 pesos al mes, mientras que el gobernador cobraba 666 pesos. La libra de aceite rondaba 1,45 pesos, la libra de carne 2 pesos y la libra de yerba 0,70 pesos. A María Remedios le otorgaron 1 peso al día. 
  2. Volver arriba↑ Según Cynthia Ottaviano, en agosto de 1827, cuando fue descubierta por Juan José Viamonte, María Remedios del Valle tenía 60 años. 
  3. Volver arriba↑ El 28 de octubre de 1847 cobró su último recibo de pensión, y once días después (el 8 de noviembre de 1847) se dio noticia de su fallecimiento, sin indicar cuándo había sucedido. 
  4. Volver arriba↑ Según Pacho O´Donnell combatió junto con su madre ―conocida como Tía María― y su hermana. 
  5. Volver arriba↑ «María Remedios del Valle Rosas», artículo en el sitio web Revisionistas (Buenos Aires). 
  6. Volver arriba↑ «Las mujeres y sus luchas en la Historia argentina», artículo publicado en el sitio web del Ministerio de Defensa de la República Argentina (Buenos Aires).


MARÍA REMEDIOS DEL VALLE (BUENOS AIRES, 1766 O 1767 - IBÍDEM, 08 de NOVIEMBRE de 1847) FUE UNA MILITAR AFROARGENTINA UNA DE LAS LLAMADAS «NIÑAS DE AYOHÚMA». AUXILIAR Y COMBATIENTE DEL EJÉRCITO DEL NORTE DURANTE TODA LA GUERRA DE INDEPENDENCIA DE LA ARGENTINA LO QUE LE VALIÓ EL TRATAMIENTO DE «CAPITANA» Y DE «MADRE DE LA PATRIA» Y, AL FINALIZAR SUS DÍAS, EL RANGO DE SARGENTO MAYOR DEL EJÉRCITO.
Autor: Felipe Pigna
La historia recuerda el papel de las mujeres al cuidado de heridos en los frentes de batalla de nuestra independencia, por ejemplo el de las “niñas de Ayohuma” y más precisamente el de una liberta. Lamadrid no duda en llamar a esta argentina de origen africano como “la madre de la Patria”. Lo que se menciona menos es que, en muchos casos, estas mujeres acompañaban a los ejércitos y que su participación a veces excedía el de “auxiliares”, vivanderas, enfermeras, esposas y concubinas de soldados y oficiales.
Justamente, el caso de Ayohuma, terrible derrota para las fuerzas patriotas conducidas por Belgrano en 1813, muestra la presencia entre esas mujeres de una morena porteña que estaba “enlistada” en el Ejército del Norte desde tres años antes. Se llamaba María Remedios del Valle y desde el 6 de julio de 1810, cuando partió la primera expedición destinada al Alto Perú al mando de Ortiz de Ocampo, acompañó a su marido, a un hijo de la sangre y a otro adoptivo, del corazón, los tres muertos en esas acciones. La “parda” María, como se la menciona en algunos partes militares, combatió en Huaqui (julio de 1811), vivió las peripecias de esa trágica retirada del Alto Perú y luego el éxodo jujeño. Volvió a combatir en las gloriosas victorias de Tucumán y Salta y en las trágicas derrotas de Vilcapugio y Ayohuma, siempre junto a su general Belgrano que la había nombrado capitana, siempre con un grito de aliento, curando heridos, sacando fuerzas de donde ya no había. Allí se fue desgarrando con la pérdida de su marido y sus hijos. En esta última batalla fue tomada prisionera por los realistas de Pezuela, Ramírez y Tacón, que la condenaron a ser azotada públicamente a lo largo de nueve días. Pero María pudo fugarse de sus verdugos y reintegrarse a la lucha contra el enemigo operando como correo en el peligroso territorio ocupado por los invasores. Su expediente señala, entre otras cosas, que estuvo siete veces en capilla, o sea a punto de ser fusilada, y que a lo largo de su carrera militar recibió seis heridas graves de bala. No fue fácil que las autoridades de Buenos Aires le reconocieran el grado de capitana, con el sueldo correspondiente, pero lo logró aunque luego de la independencia, como ocurrió con tantas otras y tantos otros patriotas, el Estado dejó de pagárselo.
El diputado Lagos pidió formar una comisión para que “componga una biografía de esta mujer y se mande a imprimir y publicar en los periódicos, que se haga un monumento y que la comisión presente el diseño de él y el presupuesto”. 1Habían pasado muchos años de la muerte del bien intencionado Lagos cuando Perón, gran lector de la historia, llegó a la conclusión de que si se quería que un proyecto no funcionara, lo mejor que se podía hacer era crear una comisión.
Tomás de Anchorena expresó en la Sala de Representantes:
Efectivamente, esta es una mujer singular. Yo me hallaba de Secretario del General Belgrano cuando esta mujer estaba en el Ejército, y no había acción, en que ella pudiera tomar parte, que no la tomase, y en unos términos que podía ponerse en competencia con el soldado más valiente: admiraba al general, a los Oficiales y a todos cuantos acompañaban al Ejército; y en medio de este valor tenía una virtud a prueba [...]. Yo los he oído a todos a voz pública hacer elogios de esta mujer por esa oficiosidad y caridad con que cuidaba a los hombres en la desgracia y miseria en que quedan los hombres después de una acción de guerra, sin piernas unos y otros sin brazos, sin tener auxilios ni recursos para remediar sus dolencias. De esta clase era esta mujer [...] y que una mujer tan singular como ésta en nosotros debe ser el objeto de la admiración de cada ciudadano de todas estas provincias; y adonde quiera que vaya de ellas debiera ser recibida en brazos y auxiliada con preferencia a un General... 2
Finalmente la Sala se expidió en una escueta resolución: “Julio 18 de 1828. Acordado: Se concede a la suplicante el sueldo de capitán de infantería, que se le abonará desde el 15 de marzo de 1827”. 3
Tantos papeles, tantas palabras laudatorias se tradujeron en 30 míseros pesos mensuales. La “Madre de la Patria” se las tenía que arreglar con un peso por día en una ciudad bastante cara donde la carne costaba dos pesos la libra y la yerba 70 centavos. 4
Dos años después, Rosas la integró a la plana mayor inactiva (es decir, como retirada), con el grado de sargento mayor, por lo que decidió adoptar un nuevo nombre: Mercedes Rosas. Así figuró en la revista de grados militares hasta su muerte, en 1847.
No hubo monumento ni biografía para María. Pasaron casi doscientos años hasta que en octubre de 2010 las diputadas Paula Merchan y Victoria Donda presentaron un proyecto en el Congreso Nacional para levantarle el adeudado monumento a la “parda María”. Mientras se concreta esta excelente iniciativa, no estaría mal que a las aulas de nuestras escuelas haga su ingreso la “Madre de la Patria”.
Sargento Mayor María Remedios del Valle 
Foto: Augusto Starita / Ministerio de Cultura de la Nación.
Buenos aires, 17 de febrero de 2014.- El Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur celebró los carnavales al ritmo de las comparsas.
Las comparsas La Rosa Negra y Escalandombe dieron inicio a una jornada en la cual se propuso redescubrir y celebrar la cultura afro.
Se descubrió la imagen de María Remedios del Valle, argentina afrodescendiente que participó como auxiliar en la batalla de Ayohúma en el ejército de Manuel Belgrano durante las Invasiones Inglesas, y luego fue capitana del Ejército del Norte durante la guerra de la Independencia argentina. Como homenaje, formará parte del espacio dedicado a Las Mujeres de la Patria del Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur.
Para finalizar, un show musical de Sommorena y acompañado por artistas de distintas disciplinas tuvo lugar en el Parque de la Soberanía.
Referencias: 
1 Diego Rojas, “La Madre de la Patria”, Revista 23, 16 de octubre de 2008.
2 Citado en los fundamentos del proyecto presentado el 1 de octubre de 2010 en la Cámara de Diputados por las legisladoras Paula Merchan y Victoria Donda pidiendo la construcción de un monumentos a María Remedios de Valle, la Madre de la Patria, aquí.
3 Citado por Luzuriaga y Benencia, pág. 123-124.
4 Cynthia Ottaviano, “María Remedios del Valle”, El Argentino, 30 de agosto de 2011.
María Remedios del Valle


 María Remedios del Valle


 María Remedios del Valle


María Remedios del Valle

Fuente: 
https://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Remedios_del_Valle
http://www.elhistoriador.com.ar/biografias/d/del_valle.php
https://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Remedios_del_Valle