AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE EQUIPO MILITAR, ARMAS BLANCAS Y ARMAS DE FUEGO, VIDEOS DOCUMENTALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

2 de junio de 2017

COMPAÑÍA DE VIGILANTES BOMBEROS - SUPERINTENDENCIA FEDERAL DE BOMBEROS DE LA POLICÍA FEDERAL ARGENTINA (PFA). Creación el 02 de Enero de 1870.

🔺DÍA DEL BOMBERO VOLUNTARIO ARGENTINO, 02 de JUNIO.
Difícilmente alguno de los treinta integrantes del primer contingente de la entonces Policía de Buenos Aires que conformaron la Compañía de Vigilantes Bomberos, precursores de la actual SUPERINTENDENCIA FEDERAL DE BOMBEROS de la POLICÍA FEDERAL ARGENTINA, hubiera podido imaginar el nivel de desarrollo que alcanzaría aquella Compañía creada el 2 de enero de 1870. Esos hombres, verdaderos pioneros, con equipamiento rudimentario y prácticamente sin vestimenta apropiada que los protegiera en la lucha contra el fuego, realizaron esfuerzos titánicos que permitieron a las posteriores generaciones de Bomberos Federales ser reconocidos por toda la ciudadanía por su encomiable labor y dedicación. 
Enrique O´Gorman
Enrique O´Gorman.jpg
Información personal
Nombre nativoEnrique O'Gorman Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento11 de noviembre de 1823
Ciudad de Buenos Aires
Fallecimiento22 de noviembre de 1904
Ciudad de Buenos Aires
NacionalidadArgentina
Familia
PadresAdolfo O'Gorman Perichon Vandeuil y Joaquina Ximénez Pinto
CónyugeJosefa Petrona Capdevila Pinto.
HijosJoaquina, Adolfo, María, Antonino, Rosario y Pedro.
Información profesional
OcupaciónFuncionario
En 1868 creó una compañía de Vigilantes Bomberos pero aumentó sus efectivos hasta crear en enero de 1870 el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la Provincia de Buenos Aires.
En nuestros días, la SUPERINTENDENCIA FEDERAL DE BOMBEROS ha trascendido las fronteras del servicio de extinción de incendios para proyectar y expandirse en todo el amplio y disímil espectro que abarca el ámbito de la protección contra incendios. Desde aquella primigenia Compañía de Vigilantes Bomberos hasta el presente transcurrieron 147 años (1870 - 2017), que nos han permitido atesorar valiosos e indelebles recuerdos y fructificar en un crecimiento estructural armonioso y paralelo a la evolución de una metrópolis moderna y vertiginosa.

RESUMEN ACTIVIDAD D/L SUPERINTENDENCIA FEDERAL DE BOMBEROS DE LA POLICÍA FEDERAL ARGENTINA (PFA). COMISARIO CARLOS SALINAS

Durante el Siglo XIX pese a que la Ley de Digesto Municipal de 1850 había establecido que la Municipalidad debía organizar un Cuerpo de Bomberos, nunca se hizo.
Coche de la marca Maxwell, portaescala, 1937 aprox. 
Bomberos Gerona, España.
Por ello, el Jefe de Policía Don Enrique O´Gorman (pariente de la famosa Camila), teniendo en cuenta que tal trabajo era llevado adelante por la policía, decidió crear un Cuerpo específico que atacara y extinguiera los incendios y otros siniestros.
Año 1927. Vehículo perteneciente a la brigada de cubos, de los Bomberos de Bandera, Texas, Estados Unidos.
Este vehículo es particular ya que como se ve solo posee un tanque, cubos para arrojar el agua sobre el fuego, pero no bomba que la impulse.
Así, el 2 de enero de 1870, se creó la Compañía de Vigilantes Bomberos (hoy en día, Superintendencia FEDERAL DE BOMBEROS), en el seno de la Policía de la Capital, (hoy en día, POLICIA FEDERAL ARGENTINA). Recordemos que en ese entonces, la Ciudad de Buenos Aires era la Capital de la Nación, pero no era territorio federal, sino de la Provincia de Buenos Aires.
Primer vehículo de los Bomberos de Gerona. Año 1906, estrenado 1908.
Esta es la razón por la cual, aún hoy, los Bomberos de la Ciudad de Buenos Aires, somos policías. Después de más de 140 años de actividad ininterrumpida, la Superintendencia FEDERAL DE BOMBEROS, es el Cuerpo de Bomberos más antiguo de la República Argentina (los Bomberos Voluntarios de la Boca, se crearon el 2 de junio de 1884, y por ese motivo ese día se celebra el día del Bombero Voluntario).
Edificio Banco Boston en Construcción Diagonal Norte, año1924.
Memoria Urbanas. Patrimonio e Instituto Histórico de la Ciudad de Bs As.
El nuestro es el Cuerpo de Bomberos con mayor cantidad de efectivos del país, desplegado en Aeropuertos Internacionales del interior de la Nación, bajo normas O.A.C.I. (Organización de Aviación Civil Internacional).
También prestamos servicios de prevención y extinción de incendios en centros de la CoNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica), bajo normalización de la O.I.E.A. (Organización Internacional de Energía Atómica), con personal propio graduado en la Facultad de Ingeniera de la U.B.A..
Contamos con la Sección Riesgo Forestal, con personal capacitado para actuar en el ámbito capitalino (generalmente la Reserva Ecológica, y los Bosques de Ezeiza), y en aquellos lugares del interior del país donde se los solicita como apoyo y refuerzo.
Bicicleta de Bombero 1905, Para los Bomberos de Birmingham Small Arms,
Inglaterra. Iluminación de carburo y sirena a dinamo. 
Museo de Burgherio Galbiati, Italia —
Los Bomberos de la S.F.B. tenemos otra particularidad: es uno de los pocos cuerpos de Bomberos en el mundo, cuyo personal se encarga de la neutralización, e investigación de artefactos explosivos, a través del Depto. de EXPLOSIVOS Y RIESGOS ESPECIALES. En general, esta actividad es llevada a cabo por personal de seguridad policial en otras partes.
En la Ciudad de Buenos Aires, contamos con diez Cuarteles, siete Destacamentos, dos grupos especiales de rescate, dos brigadas de Riesgo Químico, Nuclear y Bacteriológico y la Sección Riesgos Forestales, para atender las aproximadamente 12.000 intervenciones anuales que registra la Ciudad, todo esto sin contar el Cuartel Aeroparque.
Museo Mercedes-Benz. En Stuttgart, Alemania
Tenemos el servicio de investigación de incendios y otros siniestros más antiguo del país, con laboratorios y peritos profesionales propios, que funciona desde 1953, que son tareas del Departamento Técnico Investigativo.
Aparentemente: chasis 1911-1914 Cadillac.
Desde el siglo XIX brindamos servicios de Prevención de Incendios, y actualmente contamos con un Departamento de Seguridad contra Incendios, que como habrán adivinado, también es el más antiguo del país.
Durante los primeros tiempos, formamos parte del Ejército de Línea, como "fusileros", por lo que nuestros servicios en tal sentido, fueron requeridos en distintas revoluciones del Siglo XIX, incluyendo la Revolución del Parque de 1893. También se nos ha utilizado en aquellas épocas como fuerza de protección de costas contra desembarcos. Posteriormente, en el mismo carácter, fuimos afectados a la custodia de la antigua cárcel que se encontraba en Salguero y Las Heras, por lo que se puede considerar que en algún momento, fuimos funcionalmente parte o antecesores del Servicio Penitenciario Federal.
En 1950, durante la guerra de Corea, fuimos nombrados por Ley "Fuerza de Ocupación", con la particularidad de ser los únicos desarmados (a principios de la década de 1920 habíamos dejado de ser fusileros).
En la misma década, en nuestros Talleres (actual División Mantenimiento y Abastecimiento), se llegaron a fabricar bombas contra incendio.
Por aquellas épocas, el entonces Presidente de la Nación, Juan Perón, llegó a decir que si la Armada amenazaba a su gobierno con la fuerza, "los corro con los Bomberos". Nunca sabremos si fue espaldarazo a nuestra labor, o una forma de menospreciar a la Marina (depende a quién leamos, la versión es distinta).
Pese a haber sufrido varias bajas en distintos atentados terroristas desde 1962 hasta 1979, nunca un Bombero Federal fue siquiera acusado, ni mucho menos condenado, por ningún delito de lesa humanidad.
Bombers de Barcelona. Escala Italiana "Porta", de 22 metros, del 1883.
Desde mi ingreso, en 1982, hasta la fecha, he contabilizado 33 hombres de nuestra Superintendencia muertos en acto de servicio como consecuencia de su condición de policías, la mayoría de ellos, de arrojo. Dos más, murieron como consecuencia exclusiva de su labor de bomberos.
Gentileza de Jorge Algorta
Damos y tomamos cursos en el interior y el exterior del país, de distintas especialidades. Nuestras escuelas de formación de Suboficiales, Cadetes, Oficiales y Jefes, están auditadas por distintos organismos nacionales e internacionales, privadas y estatales (O.N.U., ISO, entre otras). Todos los integrantes de la S.F.B. somos Bomberos desde el primer día que somos Aspirantes a Bomberos o a Cadetes, siendo el único Cuerpo que tiene esta característica en el país.
Moto marca Mazda modelo Mazdago de la década de 1950.
Algunas fuentes indican que fue usada por los bomberos Hong Kong, pero la placa parece indicar otra cosa. Foto National Geographic 1950
Además de las Escuelas de formación, contamos con la Escuela de Especialidades, verdadera escuela de Bomberos, con cursos teórico-prácticos, y con nuestro propio sistema de publicación de material. También educamos y damos cursos a personas ajenas al quehacer bomberil, en la División Capacitación.
Camión de Bomberos del Servicio Forestal de USA. Año 1.924. Un bombero llena el tanque de un camión de bomberos con agua de un depósito de agua ubicado alado de la carretera en el Olympic de Washington National Forest. Se pueden ver los árboles despojados de sus hojas por los incendios. Fotógrafo: Tom Gill. 
Probablemente, tengamos la mayor cantidad de Profesionales en nuestras filas en relación de personal, ya sea por requerimiento de ingreso, o por motu propio del personal, de todas las fuerzas de seguridad, incluyendo la P.F.A.. Este dato, todavía lo tengo que corroborar.
Vehículo de Bomberos marca Girling Año 1910
La particularidad es que es de tres ruedas.
Lo cierto es que es requisito básico de ingreso somo Suboficial u Oficial, tener título secundario, y título universitario para ascender a Comisario (para los ingresantes posteriores a la década de 1990).
Por todo esto, somos el Cuerpo de Bomberos más antiguo del país, el que cuenta con mayor cobertura de riesgos, el primero (y uno de los pocos) que cuenta con las tres areas del servicio de Bomberos: Prevención, Operaciones e Investigación, el que cuenta con mayor cantidad de personal y medios, y el más profesionalizado de todos ellos.
Hoy, 2 de enero es nuestro día. No lo vas a ver en ningún lugar, porque nosotros festejamos como sabemos: prestando un servicio de excelencia, recordando a nuestros camaradas caídos en cumplimiento del deber, y aportando lo mejor de cada uno de nosotros para que cada día, seamos mejores. No hacemos marketing, no vendemos nada, no necesitamos publicidad ni reconocimiento. Nos alcanza con saber que lo que hacemos es lo mejor que podemos hacer.
ATENTAMENTE
Comisario Carlos Daniel SALINAS
Bomba de incendios acoplada sobre un sidecar Triump; 1929
Ayuntamiento de Madrid, España. Museo del Cuerpo de Bomberos.

CARROS AGUATEROS O PIPAS DE BUENOS AIRES 

En las primeros Incendios ocurridos en el Buenos Aires Colonial, y durante muchos años, este era uno de los Recursos Hídricos de que se valían los Bomberos y vecinos para combatir los siniestros de la época.

En el Primer Incendio que se utilizó la Bomba de incendio de los Sres. Bleumstein y La Roche que facilitaron a la Policía se utilizaron 64 Pipas ,según lo puntualizaban los Partes del Comisario de Sección, cuando todavía no existían en la Ciudad Cuerpos de Bomberos.
Se trato del incendio ocurrido en la Fabrica de Mueble Finos de Juan Strubu, ubicado en la calle Representantes 156 ( nombre actual Perú) el 28 de octubre de 1849 que se utilizo por primera vez, una Bomba de Incendio a Brazo, durante 3 horas se logro la extinción del mismo, era un adelanto impresionante para la época, donde no se contaba con elementos adecuados, como tampoco un Cuerpo especializado en atender estos siniestros.

Recordemos que en 1862 se constituye la Primera Organización de Bomberos, que fué creada por la Cia. de Seguros La Unión Americana y funcionó por 2 años colaborando con la Policía y Vecinos en la extinción de incendios y por falta de apoyo económico se disolvió en 1864.

En 1866 el Jefe de Policía Cayetano Cazón, destina 10 Vigilantes para ocuparse de los incendios.

En esta mismo año 1866 se crea el Primer Cuerpo de Bomberos Voluntarios, que se denominaron los Caballeros Voluntarios formado por jóvenes de la sociedad porteña, que también por falta de apoyo y otros temas se disolvió prontamente. 

Entre otras medidas tendientes a luchar contra el fuego, se había dispuesto que carros Aguateros quedaran de guardia en el Dpto. de Policía, o Casa de Policía como se la llamaba en la calle Bolivar junto al Cabildo, para ser utilizados si la emergencia lo requería.
También eran utilizados los carros Aguateros de la Capitanía de Puertos,( Actual Prefectura Naval) y de particulares que eran reunidos por personal de Tropa a Caballo de los distintos puntos de la Ciudad cuando la magnitud del incendio así lo requería, conducidos hasta el lugar del siniestro. 
Cada Carro tenía una capacidad de 440 litros de agua que recolectaban del Rio de la Plata.
Tirados por caballos fortachones, ya que su trabajo era duro, ingresar al Rio de La Plata para colectar el agua y remontar las barrancas con la pipa llena de agua y por calles de tierra. 
Ver con las dificultades y escases de elementos y de un Cuerpo de Bomberos organizado para combatir los incendios, en esa época la cantidad de personas que hacía falta para operar las Bombas a Brazo. Se turnaban grupos de 12 hombres que eran relevados cada 15 minutos, para bombear el agua con que se atacaban los incendios. Era un esfuerzo titánico.
Fuente: Las Milicias del Fuego de Francisco L Romay.
Comte. Gral ( R ) Edgardo Salvemini BVSTPM 
Ciudad Aut. de Buenos Aires Argentina.

UN BOMBERO CHILENO FUNDÓ EL CUERPO DE BOMBEROS DE BUENOS AIRES - ARGENTINA.

PUBLICADO POR: BOMBEROS SAN RAFAEL
Argentina, 11 de Octubre de 2015 - Nota: hermandadebomberos.ning.com
El siguiente relato histórico, extractado de “Las Milicias del Fuego”, del autor argentino Francisco L. Romay, constituye un verdadero rescate de la obra de un voluntario Chileno, fundador del Cuerpo de Bomberos de Buenos Aires.
“A pesar de las palabras del Coronel Calaza, si se examinan con atención, y se pesan las iniciativas del Oficial Mansilla, demuestran que no era tan incapaz, un antiguo Oficia de bomberos que sirvió a las Órdenes del referido Mansilla, en unas reminiscencias escritas hace unos veinte años, dice lo siguiente:
“Al evocar estos recuerdos policiales, sin desmerecer las plausibles iniciativas del distinguido jefe D. Enrique O’Gorman, rindamos el homenaje con la justicia póstuma que merece aquel otro ciudadano humilde y humanitario, que nos trabajó bajo la misma jefatura, la definitiva organización de la obra más fecunda y duradera en la prosperidad de los servicios públicos de nuestra patria: la creación de la Compañía de Vigilantes-Bomberos de la ciudad de Buenos Aires”.
“Sea esta reminiscencia con verdadero cariño para nuestros hermanos de allende la cordillera de los Andes, al traer hoy el recuerdo afectuoso y de reconocimiento para el hijo de aquella tierra que la sangre de los argentinos contribuyó a Libertar… Si! para Luis Albino Mansilla, chileno, nacido en Santiago de Chile y fallecido en Buenos Aires, donde descansan sus restos en el cementerio del Oeste, en la bóveda de Jacoba Nuñez de Mansilla”.
“En el retrato, ha reconocido usted al que conoció como primer jefe fundador del “Cuerpo de Bomberos” de la policía de la ciudad de Buenos Aires, que ha continuado brillantemente su evolución de progreso, y que hoy en la era de las reivindicaciones históricas, tiene derecho a que se le recuerde, y séame grato a mí, como último sobreviviente del primer plantel de oficiales, quien lo exhuma del olvido al pasar la revista después de 56 años de aquellos tiempos en que usted inició sus servicios en la Policía de la capital, y creo también que es usted, de los últimos oficiales sobrevivientes del Cuerpo de Vigilantes del que fue su primer jefe en 1872, el comandante D. Domingo Sagastizabal…”.
“Luis Alberto Mansilla había formado su hogar en nuestro país, casándose con la Srta. Jacoba Nuñez, hermana de aquellos entusiastas partidarios del Dr. Adolfo Alsina: Roque, Carlos Sebastián y Rufino Nuñez, de la parroquia de Balvanera. De este matrimonio nacieron dos hijos: Luis y Angela, que huérfana de padre contrajo enlace con Pedro A. Pini, único sobreviviente de esta familia que está emparentada con la de Achával, cuyo tronco fue D. Joaquín de Achával, primer jefe de policía de Buenos Aires al suprimirse los Cabildos de Provincias y con la de los Bonaerense”.
Luis Alberto Mansilla
“Perteneció Mansilla al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santiago de Chile, que lo constituían los principales miembros de las familias más destacadas de aquel país y llegó al nuestro traído por el Dr. Manuel Bilbao, esclarecido publicista con arraiga en la opinión pública argentina, y quien en 1871, durante la fiebre amarilla, en compañía del General don Emilio Mitre, lo habían presentado a D. Enrique O’Gorman como sucedió con los oficiales Maillard y Brillon, que lo fueron por el Cónsul de Francia y D. Eduardo Retienne, por haber pertenecido a los bomberos de la ciudad de Paris”.
“La recomendación del general D. Emilio Mitre, con el correr de los años, hizo nacer un dicho erróneo: “el general Mitre fue el fundador del Cuerpo de Bomberos” (y se referían copio si hubiera sido don Bartolomé) error disculpable para los que no conocen estos hechos; pues el verdadero fundador fue D. Luis Alberto Mansilla, lo que podernos afirmar los que hemos sido testigos y actores de aquella época; tanto usted, señor Mejías, como Ernesto Villanueva; usted del Cuerpo de Vigilantes, como yo y el sargento Langot del Cuerpo de Bomberos…”.
‘Los que hemos convivido la acción en el combate con el fuego y soportado las pericias que se desarrollaban al tratar de salvar las existencias de las casas atacadas por las llamas, y ustedes, los del Cuerpo de Vigilantes, que concurrían a guardar el orden y cuidar los objetos salvados, sabemos bien, la seguridad que tenía el jefe de Bomberos en al mando, la sangre fría con que tomaba sus disposiciones para que los disciplinados “vigilantes-bomberos” se posesionasen de su verdadera misión. Pero como “en todas partes se cuecen habas y en mi casa a calderadas”, sucedió que la acción destacada de Mansilla, trajo vientos malos para su tranquilidad, y le prepararon un lío.
El hombre, creyente en la amistad accedió a concurrir a una fiesta íntima de amigos en una casa de la calle 25 de Mayo, y allí a los postres, se produce un incidente ofensivo para el chileno, y el oficial de servicio de calles en la sección 1° D. Juan Williams, sin miramiento de ninguna clase, arreó con todos, quedando inocentemente dentro del parte “por desorden” el jefe de Bombero, que abandono la repartición policial, surgiendo un inesperado reemplazante”. (Cfr. Juan E. Jorge, Carta al comisario don Laurentino C. Mejías, Buenos Aires, julio 10 de 1929, en revista de policía, Buenos Aires, agosto 16 de 1929). El Sr. Jorge llegó a coronel en el Ejército de línea. Don Ernesto Villanueva, ingresó como Meritorio al cuerpo de Vigilantes en 1872, se jubiló como comisario en el año 1900. Más tarde fue gerente del Baco Policial creado en 1912”.
Artículo extraído de:
Año 6 Número 55 Octubre de 2000
La que tal vez sea la primera referencia histórica respecto a un incendio en nuestro país, nos remonta a los comienzos de nuestra historia, con más precisión a los tiempos de la primera fundación de Buenos Aires. 
Pero el fuego, asociado al crecimiento de la ciudad, acompañó toda la historia porteña, desde entonces, hasta nuestros días.
INDICE
  1. Un Incendio En La Buenos Aires De Don Pedro De Mendoza
  2. Los Papeles Del Cabildo
  3. Causas De Incendios En El Buenos Aires Colonial
  4. Incendio De Campos
  5. Esclavos Contra El Fuego
  6. Ayuda En Caso De Incendios
  7. Creación Del Departamento De Policía
  8. Una Bomba Para Barracas
  9. Los Bomberos De La "Unión Americana"
  10. La Compañía De Vigilantes Bomberos

1. Un incendio en la Buenos Aires de Don Pedro de Mendoza.

En febrero de 1536, una importante expedición al mando de Don Pedro de Mendoza llega al Río de la Plata y funda el Puerto de Santa María del Buen Ayre. Allí levanta un pequeño núcleo -fortificado por una empalizada de troncos espinillo y ñandubay- cuyas construcciones son de adobe y con techo de paja.
En el mes de junio una expedición de españoles mantiene un feroz enfrentamiento con los indios en la desembocadura del Río Luján, lo cual no hace más que enardecerlos. De inmediato cargan contra el incipiente núcleo urbano, incendiando las modestas construcciones y aún algunas embarcaciones. El cronista Ulrico Schmidl, testigo de aquellos momentos, nos brinda un relato del incendio:

"Mientras parte de los indios marchaban al asalto, otros tiraban sobre las casas con flechas encendidas, para que no tuviéramos el tiempo de atender a ambos y salvar nuestras casas, las, flechas que disparaban estaban hechas de cañas y ellos las encendían en la punta. También hacían flechas de otro palo que, si se los enciende, arde y no se apaga y donde cae, allí comienza a arder: (...) En este ataque quemaron también cuatro buques grandes, que se hallaban a una media legua de nuestra ciudad de Buenos Aires."
La situación fue superada y los indios se retiraron al interior de la llanura. Sin embargo las dificultades no desaparecieron y en 1541 Buenos Aires fue despoblada, trasladándose su sufrida población a la ciudad de Nuestra Señora de la Asunción. Pasarían muchos años y recién en el 1580 Juan de Garay fundará la Ciudad de la Trinidad, en el Puerto de Santa María de los Buenos Aires, que -en este caso- sí perduraría en el tiempo.

2. Los papeles del Cabildo

En los primeros años, las construcciones de Buenos Aires eran, la mayor parte, ranchos de paredes de adobe y techo de paja, que ardían fácilmente por negligencia de sus moradores.
La primera referencia a un incendio en la Buenos Aires colonial data del año 1643 y figura en el libro de Acuerdos del extinguido Cabildo de Buenos Aires. El tratamiento del tema se debió a que el incendio estuvo a punto de destruir importante documentación de este cuerpo.

El fuego tuvo lugar en la casa particular del Escribano del Cabildo Pablo Núñez. El funcionario llevaba varios años en el Perú, por lo cual se encontraba de licencia en su cargo, no obstante lo cual había en su casa documentación perteneciente al cabildo porteño, que al producirse el incendio a poco estuvo de ser destruida por el fuego. Por eso el Cabildo extremó los recaudos para que toda documentación que le perteneciera fuera puesta al reguardo en su sede.

3. Causas de incendios en el Buenos Aires Colonial.

Las causas de incendios eran variadas. Una de las más repetidas era el uso de fuegos artificiales, habituales en los festejos. Si bien había disposiciones que los prohibían, en general se hacía caso omiso a ellas y cualquier festividad era aprovechada para encender los dichos fuegos. También constituía un foco de peligro la venta de pólvora al menudeo que hacían libremente muchos comercios, que tenían depósitos de ese material. Así, en 1779, durante una tormenta, un rayo cayó sobre un depósito de pólvora ubicado en San Telmo. Se produjo una fuerte explosión y por suerte no hubo que lamentar víctimas. El hecho conmocionó a la gran aldea. Por último otro peligro derivaba de los panaderos, que acopiaban gran cantidad de leña seca, indispensable para sus hornos. También hubo incendios que se originaron en estos comercios.

4. Incendio de campos

Una de las mayores preocupaciones eran los incendios producidos en los campos que se encontraban en las inmediaciones de la ciudad. Eran campos donde pastaban animales y se practicaban cultivos.

En muchas ocasiones los agricultores prendían fuego en sus terrenos, con el fin de acondicionarlos para su cultivo. La falta de previsión en este sentido hacía que se originaran grandes incendios en los campos, que producían la pérdida de cultivos y de animales, los cuales, asustados por el fuego, huían hacia el desierto, donde nadie se aventuraba a rescatarlos.
De este modo las autoridades prohibieron la quemazón de campos, imponiendo fuertes multas a los que lo hiciesen. Si el causante era un esclavo, recibiría azotes y sus dueños eran obligados a pagar los daños. Sólo en algunos casos se permitía la quemazón de campos, únicamente con la expresa aceptación de las autoridades y tomando las máximas precauciones.

5. Esclavos contra el fuego

El temor a los incendios de campos obedecía también al peligro de que el fuego llegara a propagarse hacia los ranchos de la ciudad. Eso hacía que las autoridades, dictaran disposiciones tendientes a prevenir los incendios. Prueba de ello es una orden dada por la Real Audiencia en 1665, por la cual se disponía que los domingos, luego de recibir instrucción religiosa, los negros esclavos debían ir a los alrededores de la ciudad -acompañados de sus propietarios- a carpir la tierra, para sacar de raíz los abundantes cardos y malezas que allí había y que en verano eran el combustible ideal para alimentar cualquier incendio.

6. Ayuda en caso de incendios

Pasaban los años en la Buenos Aires colonial, la población crecía y por ende aumentaban las viviendas, la mayoría con techo de paja, a pesar de un bando -prácticamente por nadie cumplido- que prohibía su uso. El riesgo de los incendíos siempre estaba latente y los medios para enfrentarlo eran los baldazos de agua que se acercaba de los pozos vecinos al lugar de los hechos. También se contaba con el agua que los carros aguateros traían del río.

Una disposición del año 1774 imponía el modo de actuar ante casos de incendio. En primer lugar debía acudir la justicia ordinaria y el comisionado de distrito, para evitar el desorden y la confusión. Era obligación la concurrencia de albañiles y carpinteros, con sus herramientas, y fundamentalmente de los aguateros con sus carros. Bien podría decirse -salvando las distancias- que estos primitivos carros fueron los antecedentes más remotos de las hoy modernas autobombas. Por su parte los vecinos, debían poner a disposición sus pozos para proveer de agua y sus esclavos, si los tuvieran, para transportarla.

7. Creación del Departamento de Policía

En el año 1821 se crea el Departamento de Policía, entre cuyas funciones estaba la de actuar en caso de incendios. Para ello el departamento no contaba con bombas de agua ni con medio mecánico alguno, que recién se introducirán en nuestro país hacia 1945.
En 1834 se crea, dentro de la policía un cuerpo de serenos que durante sus patrullajes nocturnos debían estar atentos a dar aviso en caso de incendio.
Por entonces un elemento de gran ayuda para la policía en la defensa contra los incendios eran las iglesias diseminadas en los distintos barrios porteños, cuyas cúpulas permitían el llamado toque de Fuego que alertaba a las autoridades.

8. Una bomba para Barracas

La zona de la ciudad de Buenos Aires donde se encuentra el barrio de Barracas se caracterizó, desde las épocas de la colonia, por la existencia de depósitos construidos en madera, donde se almacenaban diversas mercaderías. En el año 1860, ante la gran cantidad de depósitos y el peligro que éstos representaban de producirse incendios, el gobierno determinó dotar a ese juzgado de paz de una bomba de agua. La medida debía ser complementada con la organización de una compañía de bomberos elegidos entre los vecinos más idóneos en la lucha contra el fuego.

9. Los bomberos de la "Unión Americana"

Hacia 1862, un grupo de comerciantes encabezados por Juan Brughera funda una compañía mutual aseguradora, especializada en los seguros contra incendios. La llaman "La Unión Americana".
Con el objeto de cuidar los intereses de la aseguradora, se crea una compañía de bomberos, que es dirigida por Emilio Landois. Estos bomberos colaboraron en innumerables ocasiones con el Departamento de Policía.
En el año 1904, por problemas financieros, la aseguradora fue liquidada. Con ella desapareció también la compañía de bomberos.

10. La Compañía de Vigilantes Bomberos

Buenos Aires crecía y la preocupación por los incendios seguía, máxime que los medios con los que se contaba eran por demás insuficientes. El 2 de enero del año 1870 el Departamento de Policía, cuyo jefe era por entonces Enrique O'Gormann, decide crear la Compañía de Vigilantes Bomberos, que fue puesta a cargo del Oficial Encargado Luis A. Mansilla. El cuartel se instaló en una cuadra de la antigua sede de la policía, en la calle Bolívar, entre Victoria y Rivadavia, cuando aún no existía la Avenida de Mayo.
En sus comienzos la compañía contaba con cerca de treinta hombres y muy escasos recursos. Les tocó su bautismo de fuego en un hecho en el que no hubo precisamente fuego, sino un tremendo temporal que causó grandes destrozos.
El uniforme de franco constaba de gorra de cuartel, pantalón a la francesa, casaca corta y machete; el de servicio cambiaba la gorra por un casco metálico y agregaba una faja.
Al año de creada la compañía el personal es duplicado y ya contaba con tres bombas impelentes, dos aspirantes e impelentes a la vez, dieciséis mangueras y varios baldes. Al tiempo el Ferrocarril del Oeste les donó la primera bomba a vapor del cuerpo.
La compañía cumplía tareas preventivas en varios teatros de Buenos Aires y tuvo una meritoria tarea cuando la ciudad fue asolada por la epidemia de fiebre amarilla. En 1873 pasa a denominarse Cuerpo de Bomberos, con doscientos sesenta hombres.
En 1875 el cuerpo sufrió la primera pérdida de uno de sus componentes, el bombero José Pérez, quien en una salida en el denominado "tren del socorro", tuvo la desgracia de caer y ser atropellado por el carro, que le golpeó el cráneo.
Foto: Miembro de La Hermandad de Bomberos

BREVES HISTORIAS DE BOMBEROS EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES. Articulo del Comandante Mayor (R) Edgardo Ignacio SALVEMINI - Ex Jefe de Bomberos Voluntarios VUELTA DE ROCHA 


INTRODUCCIÓN

El conocimiento del origen de nuestras Instituciones, las circunstancias que lo rodearon y los esfuerzos de los pioneros, conforman nuestro Acervo Histórico; ello nos da una identidad y consecuentemente un Espíritu Institucional, de ahí la importancia de saber de donde venimos y por que nos mantuvimos en el tiempo, fundamentando nuestro presente y así poder planificar el futuro; algunos problemas, tienen antiguo origen, si no conocemos las causas, será difícil plantear las soluciones, esto nos servirá para fundamentar posturas y así afianzar con nuestros hechos los cambios para una mejor organización institucional.
Cada uno de nosotros, hereda la Identidad de sus padres, hasta adquirir con el tiempo la propia, muchas veces un apellido tiene importancia en el contexto social, decimos fulano el hijo de tal, y la conducta de nuestros antecesores puede abrir o cerrar puertas, a veces en forma justificada y otras no.
La breve reseña histórica, abarca a las distintas organizaciones públicas y privadas, que actúan y actuaron en el ejido de nuestra Ciudad, algunas han desaparecido, de las cuales se pudo encontrar información, hasta nuestros días; haciendo mención, además, de algunas entidades del interior.
Se verá sintéticamente, la gestión de los principales Jefes y los distintos proyectos que se presentaron para formar Cuerpos de Bomberos, aportando datos biográficos de algunos de los Fundadores, a su vez, se analizará etapas transcurridas y finalmente se sacará las conclusiones sobre lo leído y poder analizar las ventajas y desventajas del sistema. 
4ª Compañia de Bomberos San Bernardo

BREVE CONCEPTO DE HISTORIA

A fin de poder abordar el tema enunciado, primeramente diremos que la historia es: …la narración verídica y cronológica de los hechos del pasado, conformada a su vez por distintas subdivisiones, como ser, a modo de ejemplo, la Leyenda, que es la transmisión de los hechos por parte de los involucrados, a otros, a través de generaciones y por ende se va deformando y tiene que ver más con lo popular que con lo científico.
La historia, se nutre de documentos, escrituras, objetos, fotografías, dibujos, filmaciones y acude a las ciencias auxiliares como la arqueología, la antropología, laboratorios de distintos tipos, etc., para afianzar su estudio y lograr la mayor credibilidad sobre los hechos que le toque investigar y plasmar en libros u otros métodos de almacenamiento, los sucesos ocurridos en distintos tiempos por la humanidad.
La historia, también puede subdividirse en Historia Universal, Historia Nacional, Historia Política, Historia Económica, Historia Militar, clasificándose a su vez por la actividad del investigado, su profesión, familia, país, ciudad, etc.
Cotidianamente en cada actividad la historia nos da ejemplos y muchas veces no percatamos que la estamos haciendo, por ejemplo, Historia Clínica, toda persona afiliada a una obra social o sistema de salud, sea pública o privada posee una carpeta con sus antecedentes, de salud, vacunas, enfermedades contraídas, etc., Historia Laboral, es requisito indispensable, para acceder a un trabajo, detallando experiencia anterior, lo que llamamos “Currículo Vitae”.
La Historia Institucional, se genera en las instituciones desde su fundación, con sus trabajos, partes, estadísticas y demás; para nosotros en el tema específico de Bomberos, nos interesa principalmente las intervenciones profesionales, las actas de Comisión Directiva y los Libros de Guardia, agregando como Historia Personal en el plano mencionado, los datos que se asientan en el legajo personal de cada Bombero, actualizándolo cada vez que fuera necesario, 
Todo es historia, cualquier hecho o suceso desde el preciso momento que ocurre pasa a formar parte de ella, cuya consecuencia trascenderá en forma inmediata, o no determinando si será motivo de investigación histórica y su inclusión volcando esta, como habíamos dicho, en contenedores, para luego consultarlos, o pasará a ser una simple anécdota para sus protagonistas. 
4ª Compañia de Bomberos San Bernardo

HISTORIA DE LOS PRIMEROS “VIGILI DEL FUOCO “.

En la antigua Roma de Julio Cesar, Marco Licino Craso era una de las personas mas ricas de la ciudad, su riqueza provenía de los bienes raíces y el alquiler inmobiliario, pero la curiosa historia le atribuye aun mas merito de haber sido el organizador del primer servicio contra incendios de Roma, para asegurar que sus bomberos tuvieran siempre trabajo, también organizo las primeras brigadas de “incendiarios” de las que se tiene referencias en la historia.
Pero estos curiosos bomberos eran controlados por Craso, que ambicioso y cruel, no daba orden de apagar el incendio si el dueño del territorio o construcción, no lo vendería a precio de rente en ese instante. Así la gente prefería ganar el dinero de la venta injustamente, que obtener una casa o parcela destrozada. Esto fue una de las muchas obras avaras hechas por Licino Craso.
Sin embargo el primer cuerpo de bomberos, cuya organización le acredita para llamarse como tal funciono en Roma durante el primer siglo antes de Cristo. Este fue organizado en el año 22 por el emperador Augusto Cesar y se componía de seiscientos esclavos a los que llamaban “VIGILES”. Este sistema de esclavos bomberos, funciono hasta seis años después de Cristo cuando Augusto reorganizo el cuerpo de Bomberos, creando un departamento mejor entrenado y organizado, mas a tono con las necesidades de Roma. Este departamento de Vigiles dio esplendidos resultados hasta la caída del imperio romano.

ESTRUCTURA JERARQUICA DE LOS VIGILES ROMANOS.

Los incendios en Roma eran frecuentes. Una ciudad densamente poblada, con mucho material inflamable (paja, madera, telas, etc.) callejuelas estrechas pobladas de quioscos y para hacerle frente, unos cuantos esclavos situados en puntos estratégicos de la ciudad con baldes de agua. Las consecuencias eran terribles, así era el Cuerpo de Vigilis que hoy podemos llamar el primer cuerpo de bomberos profesionales de la historia.
  • Los AQUARI ( aguadores ) transportaban el agua en cadenas humanas
  • Los SIFFONARII (sipohs ) arrojaban el agua con bombas de mano 
  • Los UNCINARII con unas lanzas provistas de ganchos se sujetaban a los techos y paredes en llamas. 
Este Cuerpo de Bomberos, es el Primero que se conoce históricamente en el mundo, seguidamente pasamos al desarrollo de la Historia de los Bomberos en la Ciudad de Buenos Aires.
Incendio de la Empresa Carrozi donde operaron alrededor de unos 400 voluntarios, de por lo menos unas 30 compañías de la región metropolitana, con apoyo de carros aljibes municipales

RESEÑA HISTORICA DE LOS BOMBEROS DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES.

Buenos Aires, iba creciendo edilicia y demográficamente, pero se hallaba muy retrasada en materia de prevención y lucha contra incendios, con respecto a Europa y otras ciudades de América, donde, regían antiguas normas coloniales para evitar la propagación o las causas de los incendios, y muy frecuentemente se utilizaba pirotecnia para festejar diversos eventos, los siniestros eran combatidos por la tropa de los distintos cuarteles, personal de la policía y vecinos.
Con la carencia de elementos y la falta de un cuerpo especializado para luchar contra el fuego, era muy difícil tener éxito en dominar el siniestro, que muchas veces terminaba consumiendo todo a su paso, se fueron sucediendo muchos de ellos hasta que queda plasmada la necesidad de crear un Cuerpo de Bomberos.

PRIMER INCENDIO REGISTRADO EN LA CIUDAD

La primera referencia que hemos hallado con respecto a incendios, se encuentra registrada en los libros de acuerdos del extinguido Cabildo de Buenos Aires. El día 22 de Febrero de 1643, estuvo en peligro de quemarse gran cantidad de libros, documentos y demás papeles de propiedad del Ayuntamiento, que se hallaban en poder del Escribano del Cuerpo Don Pablo Núñez .
Este se encontraba de licencia en el Perú, desde hacia algunos años y los tenía depositados en su casa particular, como se acostumbraba en aquella época, la casualidad evito que se perdiera la documentación, pero dio lugar a que los miembros del Cabildo adoptaran medidas para restituirlos a las casas capitulares. Al mismo tiempo dispusieron la adopción de precauciones para cuando los referidos papeles se encontraban en su poder.

PRIMERA BOMBA DE INCENDIO LLEGADA AL PAIS.

Los Sres. Juan Bleumstein y La Roche, propietarios de un molino a vapor en la calle Balcarce, entre Santa Clara (Alsina) y Restaurador (Moreno), regresan de su viaje a Europa y presentan una nota al Gobierno, solicitando permiso para instalar una fabrica de agua destilada , propuesta que no fue tratada por el gobierno de Rosas.
El Sr. Bleumstein, el 12 de agosto de 1849, procedente de Francia trae una bomba de incendio,con destino a su establecimiento y ofrece al Jefe de Policía, Don Juan Moreno, los servicios de la misma para cuando sea menester, aporte que el Jefe no habría de desperdiciar, en innumerables siniestros que asolaron la Ciudad por esa época . 
El 28 de octubre de 1849, a las 04:30, de la mañana se declara un incendio en la fabrica de muebles de Juan Strubu , en la calle Representantes 156, ante la magnitud del siniestro y la precariedad de medios contra incendios que se contaba, se solicita la bomba de los Sres. Bleumsteim y La Roche, que de inmediato concurre al lugar para colaborar con la Policía y vecinos en la extinción del fuego, como tantas veces veremos en los partes de incendio, que ocurrían en nuestra Ciudad, todavía indefensa, sin Cuerpos de Bomberos ni elementos de otras reparticiones que auxiliaran a los vecinos, razón por la cual la Policía y soldados, militares de todas las jerarquías, gobernantes y vecinos que actuaban como improvisados Bomberos, hacían lo que podían para luchar contra el voraz elemento.

PROYECTOS DE CREACIÓN DE CUERPOS DE BOMBEROS.

El primero de ellos fue presentado por el Sr. Pittaluga, se presento a la Municipalidad ofreciendo crear una Compañía de 40 Bomberos, pero no fue tomado en cuenta.
En 1862 el Sr. Pablo Montravel, presenta al Jefe de Policía un proyecto, donde ofrece crear y dirigir una Compañía de 30 Bomberos, 12 permanentes y18 auxiliares, para servir 3 bombas en varios puntos de la Ciudad, a lo que se sumaran 2 propuestas mas, la ultima ofrecía formar una Compañía de 40 Bomberos, 16 fijos o Activos y 24 Auxiliares, dándole la Policía las bombas que poseía que al finalizar el contrato devolvería, ninguno de estos proyectos fueron tomados en cuenta por la Municipalidad, a quién corresponde por Ley Orgánica, la formación de los Cuerpos de Bomberos.
La Compañía de Seguros La Unión Americana, también presento propuestas para la creación de Cuerpos de Bomberos para los 18 barrios de la Ciudad incluidos La Boca y Barracas, tampoco fue considerado.
La Policía elevo a la Municipalidad los proyectos que le fueron presentados, por entender está, que era de competencia municipal, debido a la Ley ya nombrada, que era de ocuparse de los servicios contra incendios.
El 27 de diciembre de 1862, el Gobierno declaro, “ Correspondiendo este asunto por su naturaleza a la Municipalidad de la Capital, pase a ella este expediente, pase a ella para su resolución definitiva.” Fdo. Gdor. Mitre, Mtro. Rawson.
En 1863 el Sr. Timoteo Sanyer presenta a la Municipalidad, un proyecto para crear un Cuerpo de Bomberos el que encara el problema en forma completa.
El citado proyecto pretendía formar 20 Compañías, con una bomba en cada Cuartel de la Ciudad, para lograr que en 20 minutos hubiere 8 bombas atacando cualquier incendio que se declare, en cualquier barrio de Buenos Aires.
El proyecto estaba muy bien elaborado y acertado para la época, como era de imaginar la Municipalidad no lo atendió.
El 13 de septiembre de 1865, un incendio en Belgrano y Chacabuco donde muere un Sereno y resultan heridas varias personas, el Jefe de Policía se dirige al Ministro, informando el hecho y entre otras consideraciones dice, 
“Estas desgracias, son muy frecuentes y hacen notable la inercia y el olvido de la Corporación Municipal que a varias insinuaciones del infrascripto, no tiene nada dispuesto para tales casos.”, y agrega “La Municipalidad tiene 1 Ingeniero, carros aguadores, cuadrillas y elementos que jamás aparecen con su concurso.”
“Mas que todo la Municipalidad debiera, haber ya formado el Cuerpo de Bomberos que es una necesidad urgentísima en nuestro país y es bastante deshonroso que no se haya organizado, siendo quizá una triste excepción en las Repúblicas Americanas”.

En febrero de 1868, otra vez el Sr. Montravel, se dirige a la Municipalidad para que financie un Cuerpo de Bomberos con 150 hombres, 1Comandante, 1 Teniente, 1 Subteniente, 6 Sargentos, 12 Cabos, 1 Cabo Furriel, 1 Médico y 127 Bomberos, dividida en 6 Cuarteles, 4 en la Ciudad, 1 en La Boca y 1 en Barracas, contiene además detalles del accionar operativo y reglamento respectivo. Pese a lo bueno del proyecto que preveía un contrato por 20 años, no se dio curso al mismo.
Montravel poseía una bomba a brazo y utilizaba algunos hombres de la para entonces desaparecida Compañía La Unión Americana; acudía a los incendios y los propietarios según las circunstancias les pagaban algunos pesos por su trabajo.
El Gobernador Alsina, en su mensaje del 1º de mayo de ese año decía “…la preocupación del gobierno y enumera los problemas con los que se combaten los incendios y agrega, 
“….dándole a la Municipalidad su Ley Orgánica, la atribución de establecer el servicio de Bomberos, y no pensando aquella Corporación hacer uso de aquella para llenar una necesidad cada vez más apremiante, el Poder Ejecutivo os pedirá autorización oportunamente para organizar una Compañía de Bomberos, bajo la inspección inmediata del Gefe de Policía.”

La Municipalidad, en su Memoria de ese año dice que debido a la falta de recursos no permite la creación de Cuerpos de Bomberos, pero autorizo a constituir un Directorio del Cuerpo de Bomberos, que se trata de organizar entre
los vecinos, presentado a la Legislatura por el Sr. Montravel. Como vemos fueron en vano los intentos de este señor y otros que hacia mas de 4 años intentaba sin suerte, se forme un Cuerpo de Bomberos.
Mientras tanto la Policía y las primeras Compañías de Bomberos seguían trabajando con innumerables dificultades como se describe a continuación.

PRIMERA COMPANIA DE BOMBEROS “LA UNION AMERICANA”.

En el año l862, una cantidad de comerciantes, bajo la dirección de Juan Brughera, fundaron una sociedad de carácter mutual, dedicada al rubro de seguros contra incendios y a los fines de defender los intereses de sus asociados, formaron una Compañía de Bomberos, que fue puesta bajo el mando de Emilio Landois, y secundaba Eduardo Real, integraban el núcleo de oficiales y bomberos de los cuales pudimos saber se llamaban Chamouset, Fontana, Bernardi, J. Calabresi, Jn. Calabresi, V. Rossi, Bugni, Russo, Berni y Borela. 
Esta compañía presto importantes servicios, siempre en colaboración con los elementos que aporta la Policía y los vecinos, pero debido a problemas de ín-dole económico se disolvió al no conseguir apoyo de las autoridades, al igual que otros particulares presentó proyectos interesantes y muy acertados para creación de Cuerpos de Bomberos en los distintos puntos de la Ciudad, pero la Municipalidad, que debido a su Ley Orgánica, debía organizarlos, poco hacía, para cumplir con esta rama tan necesaria del servicio público. Los proyectos presentados, las desgracias cada vez más frecuentes producidas por el fuego, dejaron plasmada en el ánimo de todos la impostergable creación de un Cuerpo de Bomberos, que seguramente los hombres de La Unión Americana constituyeran la base de un buen plantel, para el futuro Cuerpo. 
Estos hombres demostraban en cada siniestro sangre fría y capacidad suficiente hasta que en noviembre de 1864, dejo de funcionar. 
Foto: Simulador de Flashover - Buenos Aires en argentina 2015

CAYETANO CAZON DISPONE 10 VIGILANTES PARA BOMBEROS.

Buenos Aires, seguía por entonces indefensa y sin contar con un cuerpo de Bomberos del estado municipal, que debía por ley crearlos, es por ello que el Jefe de Policía Cayetano Cazón en 1866, destina 10 Vigilantes para con el material escaso que cuenta la repartición se ocupen de extinguir incendios. 
Estos hombres con la precariedad de elementos con que contaban, escasa preparación, eran ayudados de muchas formas por comerciantes y vecinos facilitando ropa y herramientas que veían con simpatía el nuevo Cuerpo, que sin duda era una necesidad impostergable por el crecimiento que la urbe había tomando como la sucesión de incendios que ocurrían con frecuencia. 
En estas condiciones era materialmente imposible que tuvieran éxito en la lucha contra el fuego, los pobres hombres tenían que transportar el pesado material a mano sin saber la dirección exacta del siniestro, llegando muchas veces cuando el voraz elemento lo había consumido todo.
Foto: Simulador de Flashover - Buenos Aires en argentina 2010

ENRIQUE O´ GORMAN CREA LA COMPAÑIA DE VIGILANTES BOMBEROS.

Vista la indefensión de la ciudad ante el flagelo del fuego, el nombrado Jefe de Policía a pesar del convencimiento de la facultad de la Municipalidad de ser el organismo facultado por la Ley Orgánica, para crearlo solicita autorización al Gobierno y el 2 de enero de 1870 crea la Compañía de Vigilantes Bomberos, valiéndose para ello de 30 hombres que en su mayoría habían pertenecido a los Cuerpos de Bomberos de Europa o América.
Esta incipiente formación estuvo a cargo del Sargento Roveaud, secundado por los Cabos Agüero y Roberto, estando estos hombres por número y experiencia muchas veces en mejor condiciones de prestar servicios que los dispuestos por Cayetano Cazón en su primer intento.

JEFATURA DE LUIS ALBINO MANSILLA 1º JEFE FUNDADOR.

Con el fin de organizar la Compañía el Jefe O´Gorman designa como Oficial Encargado a Luis Albino Mansilla, teniendo uno de sus primeros siniestros de magnitud el 9 de marzo de 1870, a raíz de un violento temporal que azoto a Buenos Aires que arranco árboles y arrojo barcos sobre la ribera, en La Boca resultaron afectadas lanchas y casas de Badaracco y Cichero, el Cuerpo debutaba en un siniestro de proporciones.
El Jefe de Bomberos comienza a desplegar una intensa labor, a pesar de los pocos recursos que cuenta, impartiendo instrucción técnica, militar como medio de mantener la disciplina y facilitar los movimientos de conjunto.
Dispone servicios de prevención en los teatros de la Ciudad, solicita mejoras de prevención en los mismos, dispone personal para cubrir las salas, inspecciona frecuentemente los teatros destina para ello 1 Sargento 2º; 3 Cabos y 20 Bomberos. 
Solicita elementos y logra facilidades para mejorar el servicio, consigue que el gobierno destine $ 17.500 para compra de materiales. Logra $ 9.000 para la reparación de las bombas que estaban muy deterioradas por el uso.
En 1871 la fiebre amarilla causa desolación y muerte en la Ciudad, la Policía y los Bomberos se destacan en los servicios prestados durante la epidemia. 
El material sigue siendo escaso y anticuado, pero el trabajo de los Bomberos es apreciado por la población y apoyado, además de su lucha contra las llamas cumplen otras funciones que no son las propias recargando permanentemente su trabajo, lo que será una constante en la vida del Cuerpo.
Solicita nombramiento de Oficiales, ya que la diversidad de servicios y funciones que debían realizar requería de la supervisión de más de un Oficial.
Crea el primer Reglamento Operativo, para determinar la tarea de cada funcionario o Cuerpo debía hacer en casos de incendio, a saber los policías, carros aguateros, la prohibición del Comisario de Sección, de interferir en la tarea del Cuerpo de Bomberos, que solo acatará las ordenes de sus Jefes, palabras mas o menos lo que conocemos en la actualidad como forma organizada del accionar operativo conjunto.
Diseña un secadero para mangas, pide permanentemente materiales y aumento de plazas para el Cuerpo, acorde a la complejidad del servicio a prestar.
Comienza la descentralizacíon , con la instalación del Destacamento en Plaza Lorea (actual calle Luis Saenz Peña ), detrás de la Plaza Congreso.
En 1872, se compone de 1 Jefe, 16 Oficiales y 243 Bomberos y Clases, reclama insistentemente por la instalación de las aguas corrientes en los distintos puntos de la Ciudad.
Como la Compañía de Bomberos, formaba parte del Cuerpo de Vigilantes lo que provocaba burocracia y perdida de tiempo para la administración de personal y para los elevos de informe a la Jefatura de Policía, para pedir elementos u otros menesteres para el servicio, Mansilla convencido de la independencia que debía tener por la especial y diferente función a cumplir, solicita poder dirigirse directamente al Jefe de Policía, petición denegada por una cuestión formal, que el único Oficial Superior estaba a cargo del Cuerpo de Vigilantes, del cual dependía la Compañía de Vigilantes Bomberos, situación que persiste hasta la actualidad donde los Bomberos son una Superintendencia de la Policía, si bien en el plano operacional se logro cierta independencia, pero sigue sujeto en lo referente a presupuesto, ascensos, prestación de servicios ajenos a la función y a la política institucional que la Jefatura de Policía, le asigne como un escalafón de apoyo de la misma, razón por lo cual ninguno de sus Jefes puede llegar a ser Jefe de la repartición. 
En marzo de 1874, adquiere jerarquía de Cuerpo y lo componen 1 Jefe, 1 Ayudante, 4 Comandantes de Compañía, 10 Oficiales Auxiliares, 2 Oficiales. Maquinistas, 5 Sargentos 1º, 18 Sargentos 2º, 12 Cabos 1º, 20 Cabos 2º y 185 Bomberos.
Solicita 10 manuales de infantería de Perea, para la instrucción militar, manda a imprimir 200 ejemplares de Instrucciones para el Cuerpo de Bomberos, que fueron entregados luego de su destitución, constituyendo una de las primeras obras para dar capacitación técnica, demostrando aun mas su capacidad y pericia, como sus condiciones para ver con claridad y visión de futuro las necesidades del Cuerpo que comanda.
Por decreto del 5 de septiembre de 1874, el Oficial Principal Luis Albino Mansilla, es dejado cesante por verse involucrado en un parte por desorden, junto a 2 Oficiales del Cuerpo, en un hecho ocurrido en jurisdicción de la Sección 1º de Policía, incidente poco claro, según lo expresan distintos artículos publicados en las páginas del libro que utilizamos como material para esta reseña, y donde algunos de los protagonistas de la época dan a entender que se trato de algo armado y rescatan del olvido al personaje que nos referimos.
Sin perjuicio de las razones reales o no, que hayan determinado la destitución de Luis Albino Mansilla, podemos afirmar que fue el 1º JEFE FUNDADOR, de la actual Superintendencia Federal de Bomberos, de la Policía Federal Argentina, quien junto a la visionaria figura de Enrique O´Gorman y el Sargento Roveaud, constituyen sin duda el acervo histórico de los Bomberos de la Ciudad de Buenos Aires.
LUIS ALBINO MANSILLA, BOMBERO VOLUNTARIO DE SANTIAGO DE CHILE, SEMBRÓ LA SEMILLA DE LO QUE SERIAN EN LOS AÑOS VENIDEROS, LAS ORGANIZACIONES DE BOMBEROS RENTADAS O VOLUNTARIAS QUE POBLARAN TODA LA GEOGRAFÍA DE NUESTRA PATRIA.

JEFATURA DEL CORONEL JOSÉ MARÍA CALAZA

Luego de la destitución de Mansilla , asume como Jefe Julio Mendeville Ayudante del Cuerpo quién continua solicitando más elementos, aumento del número de plazas y mejoras para el funcionamiento del Cuerpo . Sucediéndolo el Capitán Luis Maillard, siendo los sucesivos Jefes en su mayoría militares, a las dificultades propias del servicio, la falta de material adecuado se sumaban las funciones militares y policiales que cumplían, como las distintas crisis institucionales que vivía el país , donde los Bomberos actuaron y sufrieron bajas entre muertos y heridos, como veremos mas adelante.
Federalizada la Ciudad de Buenos Aires, pasan a depender de las autoridades de la Nación, Ministerio del Interior siendo designado Jefe el Sargento Mayor José María Calaza, con fecha 15 de marzo de 1881 quién conducirá el Cuerpo en forma férrea y vigorosa, hasta su fallecimiento ocurrido el 28 de julio de 1913.
La gestión de Calaza significo para el organismo el impulso tenaz y sostenido que necesitaba para afianzarse en toda la Ciudad con la instalación de destacamentos, aumento permanente de su dotación, de los medios técnicos que para el crecimiento demográfico y edilicio de la época requería. Haciendo realidad la ansiada descentralización comenzada por Mansilla, con el destacamento Lorea, prestigiando con su accionar al Cuerpo en el país y en el exterior donde visita distintos países de Europa, Estados Unidos, estudiando la organización de los cuerpos de bomberos y representando al nuestro en la reunión de Jefes de Bomberos realizada en Francia. 
En 1888 no prospera un proyecto para que el Cuerpo de Bomberos de la Capital, pase a revistar como Infantería de Línea, sujeto a reglamentos particulares y disciplina militar, dependiendo en tiempo de paz del Ministerio del Interior y de Guerra y Marina en caso de conflicto bélico, de todas formas se implanta la militarización, para mantener la disciplina interna, como forma mas adecuada para la misión específica.
La descentralización comenzó con pequeños destacamentos en las Comisarías equipadas con elementos menores para que acudan de primer auxilio hasta que llegaran los refuerzos del Cuartel Central. Luego seguirán la compra de los terrenos y la edificación de los Cuarteles en todos los puntos de la Ciudad, el arribo en 1888 de la bomba flotante con destino a la Estación Fluvial en el Barrio de la Boca del Riachuelo. 
Llegan distintos materiales de importancia comprados en el exterior, haciendo cada vez más eficaz la labor de los Bomberos, cosa que es motivo de elogio de la población.
La vigorosa labor del Coronel Calaza no se da respiros, escribe distintos libros sobre prevención de incendios en teatros, requiere de las autoridades la instalación de las aguas corrientes en toda la urbe, mejoras que faciliten la lucha contra el fuego, reformas de los reglamentos internos, etc.
Durante su carrera brillante el Coronel Calaza, que ingreso como soldado al Cuerpo, escalando de grado en grado hasta llegar a comandarlo, sufrió lesiones de distinta gravedad por actos de servicio y el pueblo de Buenos Aires lo vio infinidad de veces dirigiendo las maniobras, ingresando en los incendios primero por donde luego pasaran sus Bomberos, haciendo derroche de coraje hasta el agotamiento de sus fuerzas, estando al frente del Cuerpo hasta su muerte.
El Coronel Calaza, fue ascendido a Coronel de Infantería de Línea, por sus servicios destacados prestados a la Ciudad y a la Nación por una ley votada por el Congreso Nacional, acto de reconocimiento y justicia merecida.
Calaza, de una fuerte personalidad y carácter como todo ser humano con virtudes y defectos, debió afrontar varios juicios, tuvo una actitud de rechazo a los Bomberos Voluntarios a tal punto que por informes presentados, ante las autoridades, motivo la prohibición de funcionar a los Bomberos Voluntarios de La Boca, con argumentos retorcidos y alejados de la verdad, como veremos cuando tratemos específicamente el conflicto planteado en esa ocasión, y su solución en beneficio de la verdad y del bien común. 
Sin perjuicio de lo dicho, analizando su obra, su figura, el prestigio y recia personalidad al frente del Cuerpo, no es exagerado que en su época decir Calaza era decir Bomberos, y que sin duda con su muerte se iba un pedazo del Cuerpo de Bomberos de La Capital.
Este material me fue enviado a mi correo por el Autor el Comandante Mayor (R) Edgardo Ignacio SALVEMINI – Ex Jefe de Bomberos Voluntarios VUELTA DE ROCHA / Es su propiedad intelectual y el Sitio La Hermandad de Bomberos solo cree interesante compartir este material con sus Miembros a fin de que cada uno luego valore a su manera esta recopilación historica que muestra un enorme trabajo de investigación. Esta es la primera parte de la entrega del material recibido.

BOMBEROS DE ARGENTINA

Los bomberos voluntarios de Argentina es una agrupación de bomberos ad honorem que brinda servicio a la República Argentina.
Su inicio se remonta cuando un inmigrante italiano Tomas Liberti, del barrio porteño de La Boca creó el 2 de junio de 1884 el primer cuerpo de bomberos voluntarios del país, la sede fue constituida en calle Brandsen al 567, bajo el lema "querer es poder". La fecha citada es tomada como el Día del Bombero voluntario.
Bomberos de Argentina
Emblema de los Bomberos Voluntarios Argentina.png


Activa
1884 - Presente
País

Flag of Argentina.svg Argentina

Rama
Civil

Función
Salvaguardar vidas y bienes.

Especialización
Rescate en altura, acuático, materiales peligrosos, rescate vehícular, búsqueda y rescate en estructuras colapsadas, K-9.

Tamaño
720 cuerpos de bomberos

JParte de
erárquica
Comandantes

Cultura e historia
LemaQuerer es poder

Sitio web:http://www.consejodebomberos.com.ar/
Fuente:
https://www.sistemaspfa.gob.ar/moodle_dep754/
https://bomberossanrafael.blogspot.com.ar/2015/10/un-bombero-chileno-fundo-el-cuerpo-de.html
http://hermandadebomberos.ning.com/profiles/blogs/un-bombero-chileno-fund-el-cuerpo-de-bomberos-de-buenos-aires
http://www.paralelo35.com/revista/medios/cdlh/bomberos/bomberos.html
http://hermandadebomberos.ning.com/profiles/blogs/breves-historias-de-bomberos-en-la-ciudad-de-buenos-aires
http://hermandadebomberos.ning.com/profiles/blogs/el-nuevo-cuartel-de-bomberos-voluntarios-de-la-boca-a-la-altura-d

No hay comentarios.:

Publicar un comentario