AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE EQUIPO MILITAR, ARMAS BLANCAS Y ARMAS DE FUEGO, VIDEOS DOCUMENTALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

12 de mayo de 2017

SILENCIO HOSPITALARIO -EL ROSTRO QUE HABLA- SU GESTO ES MÁS QUE ELOCUENTE: UN DEDO ÍNDICE SOBRE LOS LABIOS. SHHHH. SILENCIO.

La modelo argentina Muriel Mercedes Wabney
CRÓNICAS EN CLAVE DE NAFTALINA. Por carlos.guardiola
Aún en “Google” (verdadera enciclopedia virtual) el dato brilla por su ausencia. Al punto que, parece, no quedó ningún registro. Y la referencia es a la legendaria imagen de la enfermera pidiendo silencio. ¿Fue la idea promocional de un laboratorio de los Estados Unidos, como muchos suponen? ¿Quién es la modelo? ¿Quién el fotógrafo? Aquí la historia…
EL ROSTRO QUE HABLA
Edición Nro. 321 de "Paralelo 38"
A fines del año 1970 y, por primera vez, revelé la verdadera historia de esta foto que se encuentra en cualquier hospital, sanatorio o maternidad del mundo. Apareció publicada en la edición de “Paralelo 38” del 5 de septiembre de ese año.
Y así el misterio quedó develado. La modelo argentina era Muriel Mercedes Wabney y, el ideólogo del proyecto que concluyo en la legendaria imagen, se llamó Juan Craichik. 
Juan Craichik tituló a esa foto “Silencio hospitalario” y, sin proponérselo, tanto él como Muriel Mercedes Wabneyaccedieron a una fama imperecedera.
Porque ni el tiempo, ni las convulsiones del mundo, quitaron vigencia a ese legendario retrato.
Y, aunque parezca mentira, la imagen no tiene registrado derechos de autor. 
Lo cierto es que, el retrato que muestra a una enfermera con el típico gesto de llevarse un dedo a la boca pidiendo silencio, rápidamente tuvo expansión mundial. 
Juan Craichik  lo entrevisté en nuestra ciudad. Y, a lo largo de media hora antes de su retorno a la Capital Federal, me contó la historia de su obra cumbre.
Original con el logo de "Taranto"
Juan Craichik  era el jefe de visitadores médicos de una empresa denominada “Taranto” que fabricaba instrumental médico y que, además, era un laboratorio de productos medicinales. La ocupación lo hacía viajar por todo el país y, cuando llegaba a nuestra ciudad, se hospedaba en el hotel “Central Muñiz”. 
Lo que sigue, es un extracto de aquel reportaje:
--¿Cómo nació la idea?
--Visitando un hospital de Rosario, en 1953. La sala de espera se encontraba atestada de gente y una enfermera, de tanto en tanto, se veía obligada a pedir silencio. Creo que en ese momento se me ocurrió la idea de mostrar, en una fotografía, la imagen de una enfermera con ese gesto tan típico y universal del silencio. Elevé la idea a los directivos de la empresa y, poco después, ya estábamos trabajando en el proyecto…
--¿Y quién es la mujer de la imagen?
--Era una modelo de nuestro país llamada Muriel Mercedes Wabney…
--¿Por qué ella?
--Se convocó a un montón de modelos profesionales y terminé eligiéndola…
--¿Las razones?
--Tenía un rostro distinto, suave, armonioso y de mirada dulce. Yo diría autoritariamente dulce que se acoplaba a la idea…
--¿Cuántos días insumió la toma definitiva?
--Fue toda una tarde. Después revelamos los negativos y elegimos la que todo el mundo conoce.
--¿Cuánto ganó la empresa “Taranto” por la distribución mundial de esa imagen?
--Nada. Fue un obsequio para hospitales, maternidades o salas de espera…
Y queda claro que este hallazgo nacional, a pesar de jamás haberse registrado, se parangona con el bolígrafo de José Biró o las huellas digitales de Juan Vucetich.
Juan Craichik
EL ENCUENTRO CON MURIEL
Unos días después de entrevistar a Juan Craichik viajé a la Capital Federal para hacerlo con la modelo Muriel Mercedes Wabney. Lo primero que se me ocurrió preguntarle es cuánto había ganado por esa foto. Declinó contestarme. 
Sí me contó que, su carrera como modelo, la había iniciado en 1947 y que tenía un contrato de exclusividad para presentar las colecciones de la muy conocida por entonces “Tiendas Harrod’s”.
Muriel (primera a la izquierda) junto a otras modelos
Aunque también me comentó que fue modelo exclusiva de la empresa “Ducilo” y, años más tarde, también trabajó para el modisto Jean Cartier… 
El diálogo siguió así:
--¿Un sueño que se le haya hecho realidad?
--Haber lucido los auténticos vestidos que, Linda Darnell, vistió en la película“ Por siempre Ámbar” para la Twenty Century Fox…
--¿Casada?
--Sí pero sin hijos.
--La gente, ¿la reconoce como la enfermera del silencio?
--Sí… algunos, sí.
--¿Y qué siente cuando va a un hospital y se ve en la imagen del retrato?
--Que el tiempo pasa. De todas maneras, una gran satisfacción…
EL MUNDO CAMBIÓ DESDE QUE SE TOMÓ AQUELLA IMAGEN. LAS COSTUMBRES, TAMBIÉN. PERO NI EL MODERNISMO NI LA CIENCIA PODRÁN ENFRIAR LA ESENCIA DE AQUELLA IMAGEN. SENCILLAMENTE PORQUE FUE UNA IDEA GENIAL…
Fuente:
http://eltoqueguardiola.blogspot.com.ar/2014/06/cronicas-en-clave-de-naftalina.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario