AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE EQUIPO MILITAR, ARMAS BLANCAS Y ARMAS DE FUEGO, VIDEOS DOCUMENTALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

17 de mayo de 2017

GENDARMERÍA VATICANA. ARCÁNGEL SAN MIGUEL EL GRAN GUERRERO PATRONO DE LA GENDARMERÍA VATICANA.

Los gendarmes del Vaticano saludan a un guardia suizo tras el fin del pontificado de Benedicto XVI
El Cuerpo de Gendarmería de la Ciudad del Vaticano (en italiano: Corpo della Gendarmería dello Stato della Città del Vaticano) es la gendarmería, policía y fuerza de seguridad de la Ciudad del Vaticano y las propiedades extraterritoriales de la Santa Sede.
El cuerpo es el responsable de la seguridad, el orden público, el control de fronteras, el control de tráfico, la investigación penal, y otras tareas generales de policía en la Ciudad del Vaticano, incluyendo la provisión de seguridad para el Papa fuera del Vaticano. El cuerpo cuenta con 130 miembros y es una parte del Departamento de Servicios de Seguridad y Defensa Civil, que incluye también el Cuerpo de Bomberos del Vaticano, un órgano de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano.
EL PAPA FRANCISCO, A LA GENDARMERÍA VATICANA: «EL DEMONIO VENDE BIEN PERO LUEGO PAGA MAL».
El Cuerpo de la Gendarmería del Estado de la Ciudad del Vaticano, celebró este sábado a su patrón, san Miguel Arcángel, con una misa presidida por el papa Francisco en la capilla de la Gobernación.
Cuerpo de Gendarmería de la Ciudad del Vaticano
Corpo della Gendarmeria dello Stato della Città del Vaticano

Fundado
1816 - actualidad
País

Flag of the Vatican City.svg Ciudad del Vaticano
Rama

Gendarmería
Función

Tareas policialesseguridad,orden público, control de fronteras,policía judicialcontrol de tráfico,investigación penal.
Parte de

Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano.
Oficina central

Palazzo del Tribunale
(plaza de Santa Marta)
Comandantes

Cultura e historia

Patrón
San Miguel Arcángel

Lema
Fides et Virtus

Colores
Azul y negro
Aniversarios

29 de septiembre
Durante su homilía, el santo padre recordó que en la primera lectura, del libro del apocalipsis se habla de una guerra,
. “Es la guerra final, la última guerra, la guerra del final”.
Los gendarmes del Vaticano custodian el palacio de Castelgandolfo
Es la guerra entre los ángeles de Dios guiados por san Miguel contra satanás. Y esta es la última y allí termina todo. 
. “Pero durante toda la historia esta guerra se hace cada día, cada día: se hace en el corazón de los hombres y de las mujeres, se hace en los corazones de los cristianos y de los no cristianos”, observó Francisco.
Coche de la gendarmería vaticana
Asimismo, aseguró que está la guerra entre el bien y el mal donde 
. “Nosotros debemos elegir qué queremos, el bien o el mal”.
Por otro lado, el Pontífice indicó que el diablo es un “sembrador de insidias, nunca cae de sus manos una semilla de vida, una semilla de unidad, siempre insidias, insidias: es su método, sembrar insidias”. Por eso, invitó a rezar al Señor “para que nos proteja de esto”.
El jefe de la Gendarmería Vaticana, Domenico Giani (2015)
Del mismo modo, advirtió que el demonio “es un seductor, es uno que sembra insidias y un seductor, y seduce con el encanto, con el encanto demoníaco, te lleva a creer todo”. Y aseguró a los presentes: “¡él sabe vender con este encanto, vende bien, pero al final paga mal!”
Coche de la gendarmería vaticana
A propósito, invitó a recordar el episodio de las tentaciones del diablo a Jesús tras cuarenta días ayunando en el desierto. “El diablo trata de seducirlo y, al final, como no consigue seducirlo, la última: ‘hablemos claro: te doy todo el poder del mundo, pero tú me adoras a mí. Hagamos un negocio’”, explicó el Papa en su homilía.
Miembros de la Gendarmería Vaticana
Recapitulando, recordó cuáles son los tres escalones del demonio. En primer lugar tener cosas: “en este caso el pan, las riquezas, las riquezas que te llevan lentamente a la corrupción, ¡y esta de la corrupción no es una fábula!”, subrayó. El Santo Padre afirmó que la corrupción está por todas partes. El segundo escalón es la vanidad y el tercero el poder, el orgullo, la soberbia.
La gendarmería SCV (del Estado de la Ciudad del Vaticano) es la verdadera policía que protege al Papa
De este modo, el Obispo de Roma observó que esto nos sucede también a nosotros, siempre, en las pequeñas cosas: 
“Apegarse demasiado a las riquezas, nos gustan cuando nos alaban, como el pavo. Y mucha gente se convierte en ridícula, mucha gente. La vanidad te hace convertirte en ridículo. O, al final, cuando tienes poder, te sientes Dios, y esto es el gran pecado”.
Un miembro del Cuerpo de Gendarmería de la Ciudad del Vaticano.
El Papa invitó a pedir al Señor 
. “Que por la intercesión del arcángel Miguel nos defienda de las insidias, del encanto, de las seducciones de esta antigua serpiente que se llama satanás”. Y a los presentes les pidió que recen mucho para que el Señor, por intercesión también del arcángel, 
Coche de la gendarmería vaticana
. “Os defienda de toda tentación, de toda tentación de corrupción por el dinero, por las riquezas, de vanidad y de soberbia”. 
Mientras aseguró que:
“Cuánto más humilde es vuestro servicio, más fecundo y más útil será para todos nosotros”.
El jefe de la Gendarmería Vaticana, Domenico Giani (2015)
EL PAPA FELICITA A SUS GENDARMES Y LES INVITA A SER "TESTIGOS VALIENTES DE LA FE". Redacción, 12 de enero de 2013 a las 11:21
Les pide que acojan "con cortesía y con gentileza a los peregrinos y los visitantes del Vaticano"
"Mi profundo reconocimiento por el generoso trabajo que desenvuelven con discreción, competencia y eficiencia y no sin sacrificio"

Gorra de la Gendarmería vaticana
Benedicto XVI recibió ayer al cuerpo de la Gendarmería Vaticana, encargado de la seguridad en el Estado de la Ciudad del Vaticano, para manifestarle su "gratitud tras un periodo en el que ha tenido que responder a desafíos particularmente comprometidos", informó el Vaticano.
El pasado año la Gendarmería Vaticana fue la encargada de investigar el llamado escándalo "Vatileaks", el robo y posterior filtración a la prensa de documentos reservados de Benedicto XVI y de la Santa Sede, que sacudió al Vaticano y por el que fue condenado a 18 meses de cárcel el mayordomo del papa, Paolo Gabriele.

Gabriele, de 46 años, que fue perdonado por el Pontífice dos días antes de la pasada Navidad, fue detenido por la Gendarmería Vaticana el pasado mes de mayo tras hallar los agentes en su domicilio miles de documentos fotocopiados y muchos originales enviados al papa.
Algunos de esos documentos aparecieron publicados en el libro escándalo "Sua Santitá", de Gianluigi Nuzzi, que recoge más de un centenar de documentos reservados enviados al papa y a su secretario y actual Prefecto de la Casa Pontificia, Georg Ganswein, y de la Santa Sede que desvelan tramas e intrigas en el Vaticano.

Además de a Gabriele, los agentes también detuvieron al informático que trabaja en la Secretaría de Estado Claudio Sciarpelletti, de 48 años, en cuya mesa de trabajo encontraron un sobre con documentos que supuestamente le dio el mayordomo.
Varios gendarmes que participaron en las investigaciones y detención del mayordomo fueron llamados a testificar en los juicios que se celebraron contra Gabriele y Sciarpelletti.

Hoy, Benedicto XVI, en el discurso que dirigió a la Gendarmería Vaticana, a cuyos integrantes recibió en la monumental Sala Clementina, les expresó su "estima y profundo reconocimiento por el generoso trabajo" que realizan "con discreción, preparación, eficacia y sacrificio".
La Gendarmería Vaticana es un cuerpo militar formado por 150 hombres que efectúa labores de policía y de seguridad en el Estado de la Ciudad del Vaticano.

También se encarga de la seguridad del Papa dentro del pequeño Estado y cuando viaja por el mundo.
Sus miembros están fuertemente adiestrados en todos los campos, entre ellos el antiterrorista, y controlan todo el territorio vaticano (Palacio Apostólico, Jardines y Museos Vaticanos, interior de la Basílica de San Pedro, etc), así como todos los edificios extraterritoriales de la Santa Sede y la residencia de verano de Castelgandolfo.

Los agentes, que visten de azul, controlan todas las puertas de acceso a la Ciudad del Vaticano.
Como establece el Concordato con Italia, de la seguridad de la plaza de San Pedro se encarga la Gendarmería vaticana y la policía italiana.
La Gendarmería Vaticana forma parte de la Interpol desde octubre de 2008 y es uno de los dos cuerpos armados con que cuenta el Vaticano, junto con la Guardia Suiza, creada hace cinco siglos por el papa Julio II. (RD/Agencias)

 
Palabras del Santo Padre:
¡Señor Comandante,
queridos Dirigentes, Comisarios e Inspectores,
queridos Gendarmes y Bomberos!
Estoy muy contento de recibirlos hoy en el Palacio Apostólico y de dedicar este momento a todos ustedes, que diariamente están al servicio del Sucesor de Pedro, ofreciendo con encomiable disponibilidad su preciosa obra diurna y nocturna en el Estado de la Ciudad del Vaticano. Les saludo con viva cordialidad, iniciando por el Comandante Dr. Domenico Giani, al que agradezco las palabras con las que ha interpretado sus sentimientos, delineando las pautas que orientan su compromiso. Dirijo mi reconocido pensamiento al Cardenal Giuseppe Bertello y al Obispo Mons. Giuseppe Sciacca, respectivamente Presidente y Secretario General de la Gobernación, que no hacen faltar el apoyo necesario al Cuerpo de la Gendarmería y a aquel de los Bomberos. Saludo cordialmente al Cardenal Tarcisio Bertone, mi Secretario de Estado, agradeciéndole por su presencia en este encuentro. También dirijo una palabra de aprecio al padre Gioele Schiavella y a don Sergio Pellini, por su ministerio a favor del crecimiento espiritual de todo el Cuerpo de la Gendarmería.

¡Un saludo especialmente afectuoso a cada uno de ustedes, queridos Gendarmes! Esta circunstancia me ofrece la oportunidad de expresarles con intensidad de sentimientos mi estima, mi vivo estímulo y sobretodo mi profundo reconocimiento por el generoso trabajo que desenvuelven con discreción, competencia y eficiencia y no sin sacrificio. Casi todos los días tengo la oportunidad de encontrar a alguno de ustedes en los varios puestos de servicio y de constatar personalmente su profesionalidad en el colaborar y garantizar la vigilancia al Papa, como también el necesario orden y la seguridad de cuantos residen en el Estado o de aquellos que participan en las celebraciones y los encuentros que se desarrollan en el Vaticano.

El Cuerpo de la Gendarmería está llamado a desenvolver, entre sus diversas tareas, aquella de acoger con cortesía y con gentileza a los peregrinos y los visitantes del Vaticano, que llegan desde Roma, de Italia y de todas partes del mundo. Esta obra de vigilancia y de control, que ustedes llevan a cabo con diligencia y solicitud, es ciertamente considerable y delicada: ella requiere a veces no poca paciencia, perseverancia y disponibilidad a la escucha. Se trata de un servicio más que nunca útil al tranquilo y seguro desenvolvimiento de la vida cotidiana y de las manifestaciones religiosas de la Ciudad del Vaticano.

En cada peregrino o visitante, sepan ver el rostro de un hermano que Dios pone en su camino; por tanto acójanlo con gentileza y ayúdenlo, sintiéndolo parte de la gran familia humana. Como he escrito en el Mensaje para la reciente celebración de la Jornada Mundial de la Paz: «La realización de la paz depende sobre todo del reconocimiento de ser, en Dios, una única familia humana. Ella se estructura, como ha enseñado la Enciclica Pacem in terris, mediante relaciones interpersonales e instituciones sostenidas y animadas por un "nosotros" comunitario ... La paz es orden vivificado e integrado por el amor, de tal manera de hacer sentir como propias las necesidades y las exigencias de los demás » (n.3).

Su actividad será por tanto más eficaz para la Santa Sede y enriquecedora para ustedes, cuanto más se pueda desarrollar en un contexto de serenidad y de armonía. Con tal propósito, es necesario que los Gendarmes que garantizan desde hace largo tiempo su servicio al interno del Cuerpo así como los responsables del Comando, favorezcan cada vez más las relaciones de confianza de forma de sostener y de estimular a todos los miembros de la Gendarmería Vaticana, también en los momentos difíciles.

Queridos amigos Gendarmes y Bomberos, que su peculiar presencia en el corazón de la cristiandad, a donde masas de fieles llegan sin parar para encontrar al Sucesor de Pedro y para visitar las tumbas de los Apóstoles, suscite cada vez más en cada uno de ustedes el propósito de intensificar la dimensión espiritual de la vida, así como también el compromiso a profundizar su fe cristiana, testimoniándola valientemente en cada ambiente con una coherente conducta de vida. Con tal fin, les es de ayuda el Año de la fe que estamos celebrando: él constituye una ocasión privilegiada para re descubrir cuánto gozo hay en el creer y en el comunicar a los demás que el encuentro salvífico y liberador con Dios realiza las aspiraciones más profundas de hombre, sus anhelos de paz, de fraternidad, de amor.

En los días pasados la liturgia nos ha invitado a contemplar a Jesús que se ha hecho hombre y ha venido entre nosotros. Él es la luz que ilumina y da sentido a nuestra existencia; es el Redentor que trae la paz al mundo. Contemplemos a la Virgen Santísima mientras lo tiene entre brazos, como madre premurosa, para donarlo a todos los hombres, y acojámoslo ¡con confianza y gozo! Como María, también nosotros miremos con atención y custodiemos en el corazón las grandes cosas que Dios cumple cada día en la historia. Aprenderemos así a reconocer, en la trama de la vida cotidiana, la intervención constante de la divina Providencia, que todo guía con sabiduría y amor.

Queridos amigos, renuevo a todos ustedes el agradecimiento más sincero y afectuoso por su colaboración; que este su generoso y apreciado servicio pueda ser recompensado por el Señor. A El dirijo mi oración, para que les ayude a desarrollar su profesión, siempre fieles a aquellos ideales que ella requiere. Mientras más sólidos son los principios morales que les inspiran, más autorizadas serán sus intervenciones. Continúen actuando siempre con tal espíritu. Que en las justas aspiraciones que nutren les protejan y sostengan sus patronos celestiales, el Arcángel San Miguel y Santa Bárbara; les sea de consuelo y de estímulo mi constante benevolencia; y les acompañe la especial Bendición Apostólica, que de corazón imparto a ustedes y a sus familias.


ARCÁNGEL SAN MIGUEL EL GRAN GUERRERO - PATRONO DE LA GENDARMERÍA VATICANA.










  

ARCÁNGEL SAN MIGUEL EL GRAN GUERRERO

Fuente:
http://www.religionenlibertad.com/el-papa-francisco-a-la-gendarmeria-vaticana-el-demonio-vende-bien-45258.htm
http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2013/01/12/el-papa-felicita-a-sus-gendarmes-y-le-sinvita-a-ser-testigos-valientes-de-la-fe-iglesia-religion-benedicto-vaticano-gendarmeria.shtml

No hay comentarios.:

Publicar un comentario