AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE EQUIPO MILITAR, ARMAS BLANCAS Y ARMAS DE FUEGO, VIDEOS DOCUMENTALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

29 de mayo de 2017

DÍA INTERNACIONAL DEL PERSONAL DE PAZ DE LAS NACIONES UNIDAS - PEACEKEEPER - 29 de Mayo

Tema de 2017: 
El tema elegido para el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas de 2017 es 
  • «Invirtiendo en la paz del mundo».
«Con motivo del Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas, rendimos homenaje a los más de 113.000 cascos azules, personal civil y de policía de las Naciones Unidas desplegados en 16 misiones. [...] Sus esfuerzos en nombre de la comunidad internacional son una de las expresiones más concretas de la determinación plasmada en la Carta de las Naciones Unidas de «preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra».António Guterres, Secretario General
Teniente Coronel de Artillería Ejército Argentino 
CARLOS ALBERTO SANTOSTEFANO
Isla de Chipre - Año 1994
INVIRTIENDO EN LA PAZ DEL MUNDO
El tema elegido para el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas de 2017 es «Invirtiendo en la paz del mundo». La conmemoración de este Día brinda la oportunidad de reconocer la valiosa contribución del personal uniformado y civil para la labor de las Naciones Unidas y de rendir homenaje a los más de 3.500 miembros del personal de mantenimiento de la paz que han perdido la vida defendiendo los valores de la Organización desde 1948, incluidos los 117 que fallecieron el año pasado.

El mantenimiento de la paz es una inversión a favor de la paz, la seguridad y la prosperidad mundiales. Es una de las funciones insignia de las Naciones Unidas. En la actualidad, la Organización cuenta con más de 113.000 miembros de su personal militar, policial y civil desplegados en 16 operaciones de mantenimiento de la paz llevadas a cabo en cuatro continentes. Se trata de un mecanismo flexible y en evolución que reúne instrumentos políticos, técnicos y de seguridad para ayudar a los países a llevar a cabo la difícil transición del conflicto a la paz.

Con el paso del tiempo, el mantenimiento de la paz ha pasado de la simple vigilancia de los alto el fuego a la protección de los civiles, el desarme de excombatientes, la protección de los derechos humanos, la promoción del estado de derecho, el apoyo de unas elecciones libres y justas, la reducción al mínimo del riesgo de minas terrestres y muchas otras medidas más. Asimismo, también se ha trabajado con miras a garantizar la representación de las mujeres en los procesos de paz, en la vida política y en las divisiones gubernamentales, incluidos los servicios uniformados. Todos estos esfuerzos son inversiones fundamentales para la consecución de una paz duradera.

A pesar del alcance de sus operaciones, el presupuesto destinado al mantenimiento de la paz es inferior al 0,5% del gasto militar total.

Los objetivos de todas las misiones son salvar vidas, evitar atrocidades en masa, crear el contexto necesario para la paz y, finalmente, clausurarse. En Côte d’Ivoire, las Naciones Unidas concluirán la fase de mantenimiento de la paz de su colaboración con dicho Estado a finales de junio, después de haber ayudado con éxito al país a recuperar la paz y la estabilidad después de la crisis surgida tras las elecciones de 2010. En Haití, el mandato de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) finalizará en octubre, cuando será sustituida por una misión de mantenimiento de la paz más pequeña centrada en el estado de derecho. La Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL), que ha logrado progresos en la recuperación de la paz, la seguridad y la estabilidad del país, finalizará en marzo.

A continuación se indican otros despliegues realizados en el marco de las misiones. En Sudán del Sur, más de 200.000 civiles siguen recibiendo refugio en las bases de las Naciones Unidas. En Malí, el personal de mantenimiento de la paz respalda la ejecución del acuerdo de paz y la ampliación gradual de la autoridad del Estado, a menudo en condiciones sumamente peligrosas. En numerosos países, el personal de mantenimiento de la paz ha abordado los problemas que generan las minas terrestres y los restos explosivos de guerra.

En la actualidad, las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas reciben contribuciones del personal militar y policial de 124 Estados Miembros. Esta sorprendente cifra refleja la firme confianza general en la importancia de las actividades de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

Si bien el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas es el 29 de mayo, la Sede de las Naciones Unidas de Nueva York lo celebrará el 24 de mayo. El Secretario General presidirá una ceremonia de colocación de una ofrenda floral en honor de todos los miembros del personal de mantenimiento de la paz que han perdido la vida sirviendo a las Naciones Unidas. Además, se otorgará la Medalla Dag Hammarskjöld a título póstumo al personal de mantenimiento de la paz que perdió la vida en 2016 trabajando en defensa de la paz.
Tema de 2016
El tema del Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas de 2016 es

  • «Honrando a nuestros héroes».
La Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) celebra en la ciudad de Gao con un desfile la medalla otorgada al contingente chino. Foto ONU/Harandane Dicko
El Día ofrece la oportunidad de rendir homenaje a la inestimable contribución de los cascos azules a la labor de la Organización y honrar la memoria de más de 3.400 efectivos de mantenimiento de la paz que han perdido la vida prestando servicios bajo la bandera de las Naciones Unidas desde 1948, incluidos los 128 que la perdieron el pasado año.
Al día de hoy hay más de 124.000 funcionarios militares, civiles y de policía destacados en 16 operaciones de mantenimiento de la paz en cuatro continentes.
Teniente Coronel de Artillería Ejército Argentino 
CARLOS ALBERTO SANTOSTEFANO
Isla de Chipre - Año 1994
En un mensaje transmitido para conmemorar el Día, el Secretario General Ban Ki-moon ha dicho que 
  • «Ponen de manifiesto los mejores atributos de la solidaridad mundial prestando servicios con valentía en entornos peligrosos para llevar seguridad a la población más vulnerable del mundo».
Desde que echaron a andar en 1948, las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz han pasado a ser uno de los principales instrumentos de que se sirve la comunidad internacional para gestionar las crisis complejas que ponen en peligro la seguridad y la paz internacionales. En este período se ha establecido un total de 71 operaciones de mantenimiento de la paz. Más de un millón de funcionarios militares, civiles y de policía han prestado servicios en actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
El último año las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz han encontrado muchas dificultades. Su enfoque ha resultado dinámico y flexible, a raíz de lo cual se ha conseguido proteger a las poblaciones que corrían peligro e impulsar procesos de paz.
En Sudán del Sur más de 200.000 civiles que temían por su vida buscaron refugio en bases de las Naciones Unidas. En la República Centroafricana efectivos de mantenimiento de la paz prestaron apoyo con éxito a la celebración de unas elecciones presidenciales y legislativas históricas que han encarrilado al país, antes muy perturbado, por la vía de la paz y la estabilidad. 
En Malí nuestros cascos azules han sufrido grandes pérdidas que, sin embargo, no les han impedido ejercer su mandato. En muchos países los efectivos de mantenimiento de la paz han hecho frente a los problemas de las minas terrestres y los restos explosivos de guerra.
Actualmente las operaciones de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz reciben de 123 Estados Miembros contribuciones de personal militar y de policía. Esta impresionante cifra es producto de la firme confianza mundial en el valor de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
30 de mayo de 2010. El Fasher: Los miembros de unidades de policía constituidas de la Indonesia (FPU) durante las celebraciones por el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas en El Fasher UNAMID Arco Compuesto. Foto por Albert González Farran / UNAM
Aunque el Día Internacional del Personal de Paz de las Naciones Unidas es oficialmente el 29 de mayo, en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York se celebrará el 19 de mayo.
El Secretario General presidirá una ceremonia de colocación de una ofrenda floral en memoria de todos los efectivos de mantenimiento de la paz que perdieron la vida prestando servicios bajo la bandera de las Naciones Unidas. 
Además, se impondrá póstumamente la Medalla Dag Hammarskjöld a los efectivos de mantenimiento de la paz caídos en servicio en 2015 por la causa de la paz. El Secretario General presidirá la ceremonia inaugural de la imposición de la Medalla Capitán Mbaye Diagne al Valor Excepcional.
EL DÍA SE ESTABLECIÓ PARA
  • honrar la memoria del personal de paz de las Naciones Unidas que ha perdido su vida en aras de la paz; y
  • rendir homenaje a todos los hombres y mujeres que han prestado y continúan prestando servicios en las operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas por su alto grado de profesionalidad, dedicación y valor.
¿QUÉ ES EL MANTENIMIENTO DE LA PAZ?
Las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas ayudan a los países desgarrados por conflictos a crear las condiciones para una paz duradera.
El mantenimiento de la paz ha demostrado ser una de las herramientas más eficaces a disposición de las Naciones Unidas para ayudar a los países a recorrer la vía difícil que va del conflicto a la paz. 
Cascos azules en Liberia. Foto: UNMIL/Staton Winter
El mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se basa en ventajas singulares, como la legitimidad, la distribución de la carga y la capacidad de desplegar y mantener efectivos militares y de policía en cualquier lugar del mundo, integrándolos con el personal de paz civil, para promover el cumplimiento de mandatos multidimensionales.
El personal de paz de las Naciones Unidas inspira seguridad y aporta el apoyo político y de consolidación de la paz necesario para ayudar a los países a realizar la difícil transición inicial desde una situación de conflicto a otra de paz.
Las actividades de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se rigen por tres principios básicos:
  • Consentimiento de las partes;
  • Imparcialidad;
  • No uso de la fuerza, excepto en legítima defensa y en defensa del mandato.
El mantenimiento de la paz es un mecanismo flexible, y en las últimas dos décadas se ha desplegado siguiendo diferentes configuraciones. Actualmente hay 16 misiones de mantenimiento de la paz de la ONU desplegadas en cuatro continentes.
Los objetivos de las actuales operaciones multidimensionales de mantenimiento de la paz son, no solo mantener la paz y la seguridad, sino también facilitar procesos políticos, proteger a civiles, ayudar en el desarme, la desmovilización y la reintegración de ex combatientes; apoyar la organización de procesos electorales, proteger y promover los derechos humanos y ayudar a restablecer el estado de derecho.
Foto: ONU.
El éxito de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas nunca está garantizado, ya que los entornos en que se mueve son, casi por definición, los más difíciles desde el punto de vista físico y político.
Sin embargo, durante nuestros 60 años de existencia hemos edificado una trayectoria de éxitos comprobados, entre ellos, la obtención del Premio Nobel de la Paz.
En 2012 un grupo de cascos azules de Argentina recibe una medalla de la ONU en reconocimiento a su servicio para la MINUSTAH en Haití. Foto de archivo: Logan Abassi ONU/MINUSTAH
El mantenimiento de la paz se ha caracterizado siempre por su gran dinamismo y se ha ido adaptando a los nuevos retos. Hace poco, el Secretario General, Sr. Ban Ki-moon, estableció un Grupo Independiente de Alto Nivel sobre las Operaciones de Paz de las Naciones Unidas, integrado por 17 miembros, para realizar una evaluación completa del estado de las operaciones de paz en la actualidad y de las necesidades emergentes del futuro.
PRINCIPIOS DE LAS OPERACIONES DE MANTENIMIENTO DE LA PAZ DE LAS NACIONES UNIDAS
Hay tres principios básicos que siguen caracterizando a las operaciones de paz de las Naciones Unidas como una herramienta singular para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.
Estos tres principios están interrelacionados y se refuerzan mutuamente:
CONSENTIMIENTO DE LAS PARTES
Las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se despliegan con el consentimiento de las partes principales en conflicto. Esto requiere que las partes asuman un compromiso para avanzar hacia un proceso político.
El consentimiento garantiza a las Naciones Unidas la libertad de acción política y física necesaria para llevar a cabo las tareas de su mandato.
Sin el consentimiento, la misión para el mantenimiento de la paz corre el riesgo de convertirse en parte en el conflicto, y de verse arrastrada a aplicar medidas de imposición de la paz, apartándose de su función original.
UN Photo / Eskinder Debebe
El hecho de que las partes principales den su consentimiento al despliegue de una operación de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas no necesariamente implica ni garantiza que haya un compromiso total en el interior de cada una de las partes, sobre todo si esas partes están divididas en el plano interno, o su control y dirección son débiles.
La universalidad del consentimiento es aún menos probable cuando las condiciones son inestables, caracterizadas por la presencia de grupos armados que escapan al control de las partes, o por la presencia de otros elementos que amenazan el proceso.
LA IMPARCIALIDAD
Es fundamental para mantener el consentimiento y la cooperación de las partes principales, pero no debe confundirse con la neutralidad o la pasividad.
El personal de paz de las Naciones Unidas debe ser imparcial en su trato con las partes en el conflicto, pero no neutral en la ejecución de su mandato.
Una operación de mantenimiento de la paz es similar a un buen árbitro que se mantiene imparcial, pero que sanciona las infracciones. 
La operación no debe tolerar las acciones de las partes que infrinjan los compromisos asumidos en el marco del proceso de paz o las normas y los principios internacionales que sostiene la operación.
A pesar de la necesidad de establecer y mantener buenas relaciones con las partes, una operación de mantenimiento de la paz debe evitar escrupulosamente las actividades que puedan comprometer su imagen de imparcialidad. 
Una misión no debe apartarse de la aplicación rigurosa del principio de imparcialidad por temor a una mala interpretación o a una represalia.
Hacerlo supondría poner en peligro la credibilidad y legitimidad de la operación, y podría llevar a que una o varias partes retiren su consentimiento.
No uso de la fuerza, excepto en legítima defensa y en defensa del mandato
NO USO DE LA FUERZA, EXCEPTO EN LEGÍTIMA DEFENSA Y EN DEFENSA DEL MANDATO
Las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas no son un instrumento para imponer la paz. Sin embargo, pueden usar la fuerza a nivel táctico, con la autorización del Consejo de Seguridad y si se actúa en legítima defensa o en defensa del mandato.
Mujeres soldados de China serán incorporadas por primera vez a un batallón de infantería de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU en Sudán del Sur
En ciertas situaciones inestables, el Consejo de Seguridad ha dado a las misiones de mantenimiento de la paz un mandato «robusto» que las ha autorizado a «emplear todos los medios necesarios» para disuadir los intentos de interrumpir el proceso político por la fuerza, proteger a los civiles de la amenaza inminente de un ataque físico y/o asistir a las autoridades nacionales para mantener el orden público.
Aunque en la base a veces pueden parecer similares, el mantenimiento de la paz robusto no debe confundirse con la imposición de la paz, tal como contempla el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas.
El mantenimiento de la paz robusto implica el uso de la fuerza a nivel táctico, con la autorización del Consejo de Seguridad y el consentimiento del país anfitrión y/o las partes principales del conflicto.
Por el contrario, la imposición de la paz no requiere el consentimiento de las partes principales y puede implicar el uso de la fuerza militar a nivel estratégico o internacional, lo cual está normalmente prohibido a los Estados Miembros en virtud del Artículo 2, párrafo 4, de la Carta, excepto con la autorización expresa del Consejo de Seguridad.
Una operación de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas sólo debe usar la fuerza como medida de última instancia. Se debe calibrar siempre de manera precisa, proporcionada y adecuada, aplicando el principio de la mínima fuerza necesaria para lograr el efecto deseado, y manteniendo al mismo tiempo el consentimiento para la misión y su mandato. 
El uso de la fuerza por parte de una operación de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas siempre tiene consecuencias políticas y a menudo puede dar lugar a circunstancias imprevistas.
Las decisiones relativas a su uso deben tomarse en el nivel apropiado dentro de una misión, basándose en una combinación de factores que incluyen la capacidad de la misión, la percepción pública, el impacto humanitario, la protección de las fuerzas, la protección y la seguridad del personal y, lo más importante, el efecto que la acción tendrá sobre el consentimiento nacional y local de la misión.
HISTORIA DE LAS OPERACIONES DE MANTENIMIENTO DE LA PAZ
La primera misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se aprobó en 1948, cuando el Consejo de Seguridad autorizó el despliegue de observadores militares de las Naciones Unidas en el Oriente Medio.
Esa misión tenía como objeto vigilar la observancia del Acuerdo de Armisticio entre Israel y sus vecinos árabes, operación que se conoció como Organismo de las Naciones Unidas para la Vigilancia de la Tregua (ONUVT).
Foto: Naciones Unidas
Fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en una de sus primeras misiones: Chipre, 1967 (UNFICYP).
Desde entonces las Naciones Unidas han desplegado en distintas partes del mundo 69 operaciones de mantenimiento de la paz, 56 de ellas desde 1988. 
A lo largo de los años, han participado en estas operaciones cientos de miles de efectivos militares, así como decenas de miles de policías de las Naciones Unidas y civiles de más de 120 países.
Más de 3.326 miembros de las fuerzas de mantenimiento de la paz, procedentes de unos 120 países, han muerto en acto de servicio bajo la bandera de las Naciones Unidas.
Hemos dividido la historia del mantenimiento de la paz en tres etapas:
Tres SK-105 del ECA patrullando la línea en Eslovenia durante el invierno de 1995.
El concepto de mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas nació en un momento en que las rivalidades de la Guerra Fría paralizaban constantemente al Consejo de Seguridad.
Las metas del mantenimiento de la paz estaban limitadas inicialmente a mantener el alto el fuego y estabilizar situaciones sobre el terreno, dando un apoyo crucial a los esfuerzos políticos para resolver el conflicto por medios pacíficos.
Foto: Naciones Unidas - FENU: Tropas yugoslavas en patrulla en 1957.
Esas misiones estaban compuestas por observadores militares desarmados y tropas ligeramente armadas, que desempeñaban principalmente funciones de vigilancia, información y fomento de la confianza.
Ambas misiones, que continúan en funcionamiento, sirvieron para ilustrar el tipo de misión de observación y vigilancia, y constaban de una fuerza autorizada de unos cuantos cientos de personas. Los observadores militares de las Naciones Unidas no iban armados.
La primera operación de mantenimiento de paz armada fue la Primera Fuerza de Emergencia de las Naciones Unidas (FENU I), desplegada con éxito en 1956 para responder a la crisis del Canal de Suez.
La Misión de las Naciones Unidas en el Congo (ONUC), iniciada en 1960, fue la primera misión a gran escala que dispuso de un contingente de casi 20.000 soldados durante su momento más activo. 
Esta misión también puso de manifiesto los riesgos que comporta intentar estabilizar una región devastada por la guerra. Mientras prestaban servicio en esa misión perdieron la vida 250 efectivos de las Naciones Unidas, entre ellos el Secretario General, Dag Hammarskjold.
En 1988, el personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas fue distinguido con el Premio Nobel de la Paz. En ese momento, el Comité del Premio Nobel reconoció «los esfuerzos realizados por las fuerzas de mantenimiento de la paz, que han contribuido de manera relevante a la realización de uno de los principios fundamentales de las Naciones Unidas. 
Gracias a esto, la organización mundial ha logrado desempeñar un papel cada vez más central en los asuntos mundiales y goza de una confianza cada vez mayor».
Aumento de actividad después de la Guerra Fría
El contexto estratégico de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas cambió fundamentalmente con el final de la Guerra Fría.
Foto: Naciones Unidas/Ky Chung - Fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONUCI patrullan en Côte d'Ivoire en 2005.
Las Naciones Unidas modificaron y ampliaron sus operaciones sobre el terreno, pasando de las misiones «tradicionales», basadas en tareas generales de observación a cargo del personal militar, a actividades «multidimensionales». 
Estas nuevas misiones tenían como objeto velar por la aplicación de acuerdos de paz amplios y ayudar a establecer las bases de una paz duradera.
Sección de marinos desfila frente a las autoridades en CAECOPAZ antes de su despliegue a Chipre
La naturaleza de los conflictos también ha cambiado con los años. Las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, que se establecieron inicialmente para actuar en conflictos entre Estados, han debido ocuparse cada vez más de conflictos intraestatales y guerras civiles.
En la actualidad, el personal de las operaciones de mantenimiento de la paz realiza una gran variedad de tareas complejas, desde contribuir a establecer instituciones de gobierno sostenibles hasta vigilar la situación de los derechos humanos, colaborar en la reforma del sector de la seguridad o ayudar en el proceso de desarme, desmovilización y reintegración de ex combatientes.
Si bien el personal militar sigue siendo el elemento fundamental de la mayor parte las operaciones, éstas incluyen ahora a:
  • administradores
  • economistas
  • agentes de policía
  • expertos jurídicos
  • personal de remoción de minas
  • observadores electorales
  • observadores de derechos humanos
  • especialistas en asuntos civiles y de gobernanza
  • trabajadores de asistencia humanitaria
  • expertos en comunicaciones e información pública
1989-1994: aumento rápido del número de misiones
Al terminar la Guerra Fría, hubo un rápido incremento en el número de misiones de mantenimiento de la paz. 
Con un nuevo consenso y un propósito común, el Consejo de Seguridad autorizó un total de 20 nuevas operaciones entre 1989 y 1994, con lo que el personal de mantenimiento de la paz se incrementó de 11.000 a 75.000 efectivos.
  • Ayudar a implementar acuerdos de paz complejos
  • Estabilizar la situación de la seguridad
  • Reorganizar el personal militar y la policía
  • Elegir nuevos gobiernos y construir instituciones democráticas
Mediados de la década de 1990: un período de revalorización
El éxito general de las misiones anteriores aumentó las expectativas hacia las actividades de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas más allá de su capacidad de respuesta. 
Esto se puso de manifiesto especialmente a mediados del decenio de 1990, cuando el Consejo de Seguridad no pudo autorizar mandatos lo suficientemente robustos o proporcionar los recursos adecuados.
Se establecieron misiones en situaciones donde todavía restallaban las armas y no había paz que mantener, en zonas como la ex Yugoslavia - Fuerza de Protección de las Naciones Unidas (UNPROFOR), Rwanda - Misión de Asistencia de las Naciones Unidas a Rwanda (UNAMIR) y Somalia - Operación de las Naciones Unidas en Somalia II (ONUSOM II).
Estas tres operaciones de alta visibilidad fueron objeto de críticas cuando el personal de mantenimiento de la paz debió abordar situaciones en que las partes beligerantes no se ajustaron a los acuerdos de paz, o en que el personal de paz no estaba provisto de los recursos o el apoyo político adecuados. 
Conforme aumentaron las bajas civiles y continuaron las hostilidades, la reputación de las actividades de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se resintió.
Los reveses de principios y mediados del decenio de 1990 llevaron al Consejo de Seguridad a limitar el número de nuevas misiones de paz y a iniciar un proceso de reflexión para evitar que estos fallos se repitieran.
El Secretario General encargó una investigación independiente [S/1999/1257] de las acciones de las Naciones Unidas durante el genocidio de Rwanda en 1994 y, a petición de la Asamblea General, presentó unaevaluación completa [A/54/549] sobre lo sucedido entre 1993 y 1995 en Srebrenica, en la ex Yugoslavia. También se examinaron cuidadosamente las circunstancias que llevaron a la retirada de las Naciones Unidas de Somalia [S/1995/231].
Mientras tanto, las fuerzas de paz de las Naciones Unidas seguían con sus operaciones de largo plazo en el Oriente Medio, Asia y Chipre.
Con la aparición de nuevas crisis en varios países y regiones, la función esencial de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas pronto adquirió un nuevo protagonismo. En la segunda mitad del decenio de 1990, el Consejo autorizó nuevas operaciones en:
Hacia el siglo XXI: nuevas operaciones, nuevos retos
En el alba de un nuevo siglo, las Naciones Unidas llevaron a cabo un importante ejercicio para examinar los retos que se planteaban al mantenimiento de la paz en el decenio de 1990 e introducir reformas. El objetivo era fortalecer nuestra capacidad para gestionar y mantener eficazmente las operaciones sobre el terreno.
Con una mayor comprensión de los límites - y las posibilidades – del mantenimiento de la paz, se pidió a las Naciones Unidas que llevara a cabo tareas aún más complejas. 
Esto empezó en 1999, cuando la Organización prestó servicios como administradora de los territorios de Kosovo, en la ex Yugoslavia - Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK) , y en Timor Oriental (ahora Timor-Leste) - Administración de Transición de las Naciones Unidas para Timor Oriental (UNTAET), que estaba en el proceso de obtener su independencia de Indonesia.
A lo largo del decenio siguiente, el Consejo de Seguridad también estableció operaciones de mantenimiento de la paz amplias y complejas en algunos países africanos:
El personal de mantenimiento de la paz también debió reanudar operaciones vitales de mantenimiento y consolidación de la paz en lugares donde las frágiles condiciones de paz se habían deteriorado, como Haití -Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) y la recién independizada Timor-Leste -Misión Integrada de las Naciones Unidas en Timor-Leste (UNMIT).
También hubo una operación de mantenimiento de la paz de poca duración en Siria, la Misión de Supervisión de las Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), que tuvo que ser retirada cuatro meses después de su creación en abril de 2012.
En el primer decenio del siglo, las operaciones de mantenimiento de la paz han estado sujetas a una presión sin precedentes, y cada vez se les pide con mayor frecuencia que se desplieguen en entornos operacionales remotos e inseguros y en contextos políticos inestables.
Las fuerzas de mantenimiento de la paz debieron hacer frente a diversos desafíos para cumplir sus misiones de mayores proporciones, más onerosas y cada vez más complejas, dificultades relativas a planear y aplicar estrategias de transición viables para las misiones en que se haya alcanzado un cierto grado de estabilidad, y el reto de prepararse para encarar un futuro y un conjunto de exigencias inciertas.
Situación actual
En mayo de 2010, las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas contaban con más de 124.000 efectivos entre personal militar, policial y civil.
Desde entonces, el personal de paz ha entrado en una fase de consolidación . Por primera vez en una década, las cifras han empezado a declinar un poco, con la reducción de tropas en la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO) y la retirada de la Misión de las Naciones Unidas en la República Centroafricana y el Chad (MINURCAT) a finales de 2010.
Foto: Naciones Unidas/Logan Abassi - Un miembro de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la misión MINUSTAH reparte comida durante la campaña contra las armas de juguete.
Sin embargo, esto no indica en absoluto que los desafíos que enfrentan las Naciones Unidas estén disminuyendo. Aunque se reduzca el número de efectivos del personal militar de paz, se prevé que la demanda de misiones sobre el terreno se mantenga alta, y que el mantenimiento de la paz siga siendo una de las más complejas tareas operativas de las Naciones Unidas.
Por otra parte, la complejidad política que enfrentan las operaciones de mantenimiento de la paz y el alcance de sus mandatos, que incluye el ámbito civil, siguen siendo muy amplios. 
Hay indicios concluyentes de que algunas capacidades especializadas - incluyendo la policía – sean objeto de una demanda particularmente elevada en los próximos años.
Las actuales operaciones multidimensionales de mantenimiento de la paz seguirán facilitando procesos políticos, protegiendo a civiles, ayudando en el desarme, la desmovilización y la reintegración de ex combatientes; apoyando la organización de procesos electorales, protegiendo y promoviendo los derechos humanos y ayudando a restablecer el estado de derecho.
Visite el siguiente enlace para obtener la declaración de fecha 24 de febrero de 2014 del Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas, Hervé Ladsous, que ofrece un panorama general de nuestras operaciones en curso, con observaciones relativas al actual contexto estratégico de mantenimiento de la paz y resaltando las necesidades críticas y la constante evolución de los problemas que enfrenta el mantenimiento de la paz hoy y en los próximos meses.
El mantenimiento de la paz se ha caracterizado siempre por su gran dinamismo y se ha ido adaptando a los nuevos retos. Hace poco, el Secretario General, Sr. Ban Ki-moon,estableció un Grupo Independiente de Alto Nivel sobre las Operaciones de Paz de las Naciones Unidas, integrado por 17 miembros, para realizar una evaluación completa del estado de las operaciones de paz en la actualidad y de las necesidades emergentes del futuro.
En las declaraciones de fecha 28 de octubre de 2014 delSecretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, Sr. Hervé Ladsous , y de laSecretaria General Adjunta de Operaciones sobre el Terreno, Sra. Ameerah Haq , a la Cuarta Comisión de la Asamblea General se recoge más información sobre las operaciones que están en marcha, el contexto estratégico y las prioridades actuales, y los problemas cambiantes que afectan hoy al mantenimiento de la paz.
EVENTOS EN TODO EL MUNDO
En la Sede de Nueva York, el Vicesecretario General preside una ceremonia de colocación de una ofrenda floral en honor de todo el personal de paz que perdió la vida mientras servía bajo la bandera de las Naciones Unidas.
Además, se otorga a título póstumo la Medalla Dag Hammarskjöld al personal que perdió la vida al servicio de la causa de la paz durante el año anterior.
Las Operaciones de mantenimiento de la paz celebran el Día mediante el fortalecimiento de los vínculos con las poblaciones locales en las que han sido desplegados para servir. 
Por ejemplo, mediante la celebración de eventos deportivos, visitas a escuelas y orfanatos, concursos de arte y ensayos, exposiciones fotográficas, limpiezas de los barrios, plantaciones de árboles, conciertos y conferencias y talleres sobre temas de paz. Los eventos de todo el mundo serán compartidos a través de la etiqueta #Together4Peace.
CELEBRACIONES ANTERIORES DEL DÍA INTERNACIONAL DEL PERSONAL DE PAZ
Fuente: 
http://www.un.org/es/peacekeeping/
http://www.un.org/es/events/peacekeepersday/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario