AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE LAS FUERZAS ARMADAS MUNDIALES, EQUIPO MILITAR, ARMAS DE FUEGO, ARMAS BLANCAS, LAS GUERRAS MUNDIALES Y OTRAS GUERRAS, VIDEOS DOCUMENTALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS Y COMBATES, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

22 de mayo de 2017

DÍA DEL SOLDADO AERONÁUTICO. 23 de Mayo.

Conscripto aeronáutico Pablo Teodoro Fels
Pablo Teodoro Fels (Conchillas, Colonia, Uruguay, 8 de mayo de 1891 - Ciudad de Buenos Aires, Argentina,22 de julio de 1969) fue un piloto argentino de nacionalidad uruguaya.
BIOGRAFÍA
Ha pasado a la historia de la aviación por dos hechos destacables. El primero fue el convertirse en el piloto más joven del mundo al obtener su licencia de aviador civil mientras era soldado el 23 de mayo de 1912.
El segundo fue batir el récord mundial de vuelo sobre agua, al cruzar el Río de La Plata, en un vuelo desde Buenos Aires a Montevideo en 2h. 20min., en la madrugada del 1 de diciembre de 1912 a bordo de unBleriot.2 Esta proeza la llevó a cabo a espaldas de sus superiores, sin autorización, lo que le supuso una sanción, aunque inmediatamente felicitado por dicha hazaña y ascendido a Cabo.2
Conscripto aeronáutico Pablo Teodoro Fels
La fecha se remonta al 1º de diciembre de 1912, marcando una hazaña estupenda en los anales de la historia aérea cuando el conscripto aeronáutico Pablo Teodoro Fels, que cumplía sus deberes militares en el cuerpo Aéreo, une en vuelo las dos capitales del Plata.
Sigilosamente y ante la sola presencia de sus tres amigos íntimos (Alfredo Calisto, Juan Zuanich y Carlos Borcosque ) sale del Palomar en un monoplano Bleriot XI, rumbo a Montevideo, y después de dos horas y veintidós minutos de vuelo aterriza en un lugar próximo a la capital uruguaya, conquistando con ello el récord mundial de vuelo sobre agua.
Pablo Teodoro Fels
Teodoro Fels.jpg
Fels al arribar a Montevideo en su histórico vuelo desde Buenos Aires el 1 de diciembre de 1912.
Fuerza Aerea Argentina - Cabo.svg Cabo
Años de servicio1912
LealtadFlag of Argentina.svg Argentina
Servicio/ramaRoundel of Argentina.svg Fuerza Aérea Argentina
UnidadAviación
CondecoracionesPrecursor y Benemérito de la Aeronáutica Argentina.1

Nacimiento8 de mayo de 1891
ConchillasColoniaFlag of Uruguay.svgUruguay
Fallecimiento22 de julio de 1969
Ciudad de Buenos AiresFlag of Argentina.svg Argentina

LogoFAA.jpg

Fuerza Aérea Argentina
Al día siguiente regresa a El Palomar, donde es objeto de los mas calurosos aplausos y homenajes, y es ascendido a cabo por el presidente de aquel entonces Roque Sáenz Peña. De esta manera, el 23 de Mayo de 1913, Fels recibe el Brevet de Piloto Aviador, el cual fuera motivo para que en la misma fecha del año 1960 por resolución Nº 833 del Boletín Aeronáutico Publico Nº 1627 se instituyera como “Día del Soldado Aeronáutico” en su homenaje.
Un avión Blériot-vliegmachine, van 50 HP similar al modelo 1909 que cruzo el Canal de la Mancha y al de Pablo Teodoro Fels, con el que unió por primera vez Buenos Aires y Montevideo.
Tras su vuelo de regreso ¡lo metieron preso!… pero simultáneamente lo honraron. En Buenos Aires le dedicaron dos tangos, en Uruguay al parecer, no le dieron mucha bola.
El uruguayo, Pablo Teodoro Fels nacido en Conchillas (Colonia del Sacramento), habia aterrizado en Carrasco el 1 de diciembre de 1912, es decir un año y seis meses antes que el vuelo realizado por Cesario Berisso, quien fue uno de los primeros alumnos de la Escuela de Aviación Militar de Los Cerrillos Canelones y del cual surge el nombre del Aeropuerto Carrasco.
En el Museo - Un avión Blériot-vliegmachine, van 50 HP
EL PRIMER VUELO EN URUGUAY
Corresponde a un francés el honor de ser el primer aviador que hizo demostraciones de vuelo en un monotipo Blériot en el territorio nacional los días 7 y 8 de diciembre de 1910 en el viejo Hipódromo de Paysandú (Uruguay)
El 16 de diciembre de 1910 mismo año, Bartolomé Cattaneo (Italiano) que le había ne enseñado a volar al Zar de Rusia, une en vuelo, las ciudades de Buenos Aires y Colonia en el Uruguay, estableciendo un record de vuelo sobre agua.
Jorge Alejandro Newbery
Jorge Newbery - en su avión.jpg
Fotografía de Jorge Newbery en su avión, c.1912-1914.
Información personal
Nacimiento29 de mayo de 1875
Bandera de Argentina Buenos AiresArgentina
Fallecimiento1 de marzo de 1914 (38 años)
Bandera de Argentina MendozaArgentina
Causa de muerteAccidente
NacionalidadArgentina
Información profesional
OcupaciónAviador, ingeniero, deportista, funcionario público y hombre de ciencia.
JORGE NEWBERY DICIEMBRE DE 1912
Jorge Newbery habia cruzado a Colonia en su Blériot XI llamado “Centenario”, para visitar a su amigo Aarón de Anchorena (Estancia Presidencial) El vuelo de Newbery recorrió serenamente una distancia de 70 kilómetros (52 km. de ellos realizados sobre el agua), a una velocidad promedio de 114 km. por hora, hasta divisar el casco de la estancia de Anchorena en la costa uruguaya. Luego de un largo planeo y dos pasadas a baja altura para reconocer el terreno, efectuó el aterrizaje ante el júbilo y admiración de los presentes.
En el Museo - Un avión Blériot-vliegmachine, van 50 HP - Perfil y frente
HISTORIA
Al cumplir 20 años de edad, el joven Teodoro Fels se presentó a cumplir con el Servicio Militar Obligatorio. Dada su gran vocación aeronáutica y por ser poseedor del título de Piloto Aviador, fue destinado a la flamante Escuela de Aviación Militar de El Palomar.
Allí, una secreta obsesión se apoderó del espíritu de este extraordinario hombre: unir en vuelo Buenos Aires con Montevideo. Nadie lo había hecho aún y era un reto al cual no se podía rehusar.
Comentó entonces sus inquietudes con sus amigos Alfredo y Alberto Calisto y Juan F. Zuanich, cronistas del diario “La Nación” y Carlos Borconsque, corresponsal del diario “La Argentina”. 
Teodoro Fels, el primer piloto en cruzar el Río de la Plata. Foto: Ilustración: Diego Parés
Estos dieron su más ferviente apoyo al soldado aeronáutico. Con la colaboración moral de los periodistas antes nombrados, Fels preparó su valiente odisea hacia Montevideo.
Pero un pequeño escollo lo esperaba, pues no poseía suficiente combustible para realizar el vuelo. Ante aquel inconveniente, el 1º de diciembre de 1912 a la una de la madrugada, Fels y sus amigos se dirigieron a Morón en un taxímetro y adquirieron aceite castor para el motor del avión en una farmacia y dos latas de nafta en Morón, tras lo cual regresaron hacia El Palomar y allí como sombras en la quietud de la noche, Fels con la ayuda de su mecánico Eduardo Bordone, saco del hangar el avión “Bleriot XI-Gnome 50 hp” que era de su propiedad.
Teodoro Fels, el primer piloto en cruzar el Río de la Plata.
Finalizados los preparativos previos al vuelo, a las 04:30 horas, Fels se elevaba hacia su ansiada meta sin ningún conocimiento geográfico del lugar de destino y sin ninguna ayuda cartográfica que lo pudiese guiar en su valiente emprendimiento, solamente tenía la idea de aterrizar en un terreno llano, siendo posiblemente algún hipódromo su objetivo preestablecido. Al no encontrar ninguno y tras 2 horas y 22 minutos de navegación logró aterrizar en el campo militar de artillería del Uruguay, que luego se transformó en el actual Aeropuerto Internacional de Carrasco.
Teodoro Fels, el primer piloto en cruzar el Río de la Plata. El piloto más joven del mundo
El personal de guardia de dicha unidad, no salía de su asombro, pues este aterrizaje era un hecho insólito e impensado para la época. La noticia corrió con la rapidez de un relámpago y arribaron a aquel sitio una gran cantidad de autoridades y periodistas. Ante la requisitoria de ellos, Fels respondió que había partido de Buenos Aires sin que nadie supiese de su viaje y en razón que tenía la certidumbre de no poder lograr autorización para ello porque se consideraba una empresa extremadamente peligrosa. Esa fue la razón por la cual esa mañana había salido en secreto desde El Palomar resuelto a llevar a cabo la travesía.
Pablo Teodoro Fels falleció el 22 de julio de 1969.
Tras innumerables felicitaciones, esa misma noche el Aeroclub del Uruguay le otorgó una medalla de oro por la proeza cumplida. A las 16:50 horas del día siguiente, Fels partió con su avión rumbo a Buenos Aires, siendo despedido por una gran cantidad de público. Casi finalizando su vuelo, tuvo que aterrizar a 4 km. de Berisso por un problema en el motor. Ya en La Plata, concurrió al diario “El Día” a fin de que informaran su regreso, tras lo cual decidió volver en tren a Buenos Aires. La noticia se difundió rápidamente y fue recibido en Constitución por una verdadera multitud.
El día 3 Fels volvió a La Plata en busca de su Bleriot, decolando a las 17:35 horas hacia El Palomar. Su descenso sobre la entonces sede de la Escuela de Aviación Militar se produjo a las 19:15 horas.
Argentina 1976 Gj 1739** Me 1069 Mint Pablo Teodoro Fels
 Allí fue informado que la superioridad le había impuesto un castigo de 30 días de arresto por haberse retirado de la unidad militar hacia el exterior sin la autorización pertinente. Sin embargo, fue agasajado por jefes y camaradas de la guarnición.
La pena impuesta a Fels no se cumplió. El entonces Presidente de la Nación, Dr. Roque Saénz Peña, le llamo a su despacho y luego de una fraternal reprimenda, en mérito a su proeza (vuelo a Montevideo y récord mundial de vuelo sobre el agua), le conmutó el castigo. Fels recibió en honor a esta travesía un sinnúmero de diplomas, premios y condecoraciones otorgadas por las más prestigiosas instituciones del momento y fue ascendido al grado de Cabo.
Pablo Teodoro Fels
MÁS HISTORIA DE NUESTRO AVIADOR Y SU AEROPLANO
Aeroplano, vocablo que se generalizó en los primeros años del siglo define algo impensado poco tiempo antes: maquinas voladoras más pesadas que el aire; que haciendo honor a su cualidad de ágil desplazamiento, fueron evolucionando rápidamente hasta convertirse en un punto más de atención de la maravillada sociedad de la época.
Pablo Teodoro Fels
Lo que había preocupado y ocupado desde tiempos inmemoriales a la humanidad “volar” se veía realizado. Y luego del primer y corto salto de unos pocos metros las hazañas más inauditas se fueron sucediendo. Los “raids aéreos”, como gustaba denominarlos crecían en número y en dificultades. Los récords de altura, de distancia, y de tiempo se batían continuamente. 
Pablo Teodoro Fels - Imágenes del agasajo a Teodoro Fels en su visita a Lobos.
La marca lograda por unos, era superada por otros en corto tiempo; y así, se iban sepul­tando con velocidad -característica del siglo- en él recuerda las emociones producidas por la noticia de cada nuevo logro.
Por cierto, alguno como el cruce del Atlántico quedó imborrable en la memoria colectiva; otros por regionalismos también perduraron en algunos pueblos, tal, el Cruce de los Andes, o el que nos ocupa del Río de la Plata.
Pablo Teodoro Fels - Imágenes del agasajo a Teodoro Fels en su visita a Lobos.
Los lobenses, primero por los globos el de Silimbani y luego el “Pampero”, resultaron conmocionados; más tarde, ya con los aeroplanos de Cattáneo, Albarracín, Locatellí, Bo, etc., francamente entusiasmados.
Debemos precisar fechas para entender la importancia que tuvo para nuestros convecinos el “robo” y posterior “cruce” de Fels. Quaglia nos cuenta que: 
  • “El primer aeroplano que cruzo los aires de nuestro pueblo fue conducido por el aviador, teniente Atilio Cattáneo, en el año 1912. Y a fines de ese año, en el mes de diciembre el Conscripto Teodoro Fels cruza el Río de la Plata y regresa Buenos Aires, concretando una hazaña extraordinaria para la época, volar de Argentina a Uruguay sobre el agua del “río más ancho del mundo”. 
Los diarios, las revistas y el persona a persona propagaron la noticia; y dada la contemporaneidad de lo visto y vivido en Lobos con lo hecho por Fels, esto último cobró una magnitud impensada. Tanta que se pensase inmediatamente en realizar un homenaje al aviador.
Pablo Teodoro Fels
La demostración de más realce auspiciada en ese período por el Club, fue la tributada al cabo Teodoro Fels, homenaje que tuvo prioridad entre los infinitos que se ofrecieron en todo el país a raíz de magna hazaña. Junto con el malogrado Luis Mastropiedras fuimos destacados a la Capital Federal para tratar se conseguir que Fels pudiera hacer el viaje a Lobos en aeroplano, pero las instancias que realizamos con tal fin fracasaron después de una noche de intensas gestiones ante el General Mosconi; el Coronel Arenales Uriburu jefe de la aviación y por último ante el Teniente General Gregorio Vélez, a la sazón Ministro de la Guerra. Con este prestigioso militar recordábamos en 1940 en Sa1ta, la entrevista que tuvimos al respecto en Campo de Mayo a las seis de la mañana. Fels, magüer la negativa superior insistía en acceder al ansia popular, yendo en vuelo, disuadiéndolo de ello, el Teniente Coronel Baldomero Biedma, que, corno amigo íntimo y camarada del aire, le hizo notar la rigurosa pena de que se haría pasible si reincidía en volar sin autorización militar.
Aunque siempre importaba legítima satisfacción haber conseguido que Fels nos acompañara en el viaje de regreso a Lobos, nuestro entusiasmo de delegados se sentía un tanto defraudado al no haber logrado que su arribo se hiciera volando.
Extendida la invitación de la comisión de damas lobenses a doña Marta Menvielle de Fels, digna madre del valeroso aviador, sin vacilar respondió al requerimiento, acompañándonos.
Pablo Teodoro Fels - Imágenes del agasajo a Teodoro Fels en su visita a Lobos.
“Al llegar a Cañuelas tanto yo como Luis sentimos desaparecer el apocamiento que nos dominaba, al ver que en la estación del vecino pueblo una vasta y ávida multitud vitoreaba al joven soldado. Uribelarrea y Empalme Lobos demostraron idéntica adhesión, y al entrar el tren a la estación de Lobos sentimos latir fuertemente nuestros corazones al ver como se había volcado nuestro pueblo para recibir al héroe que fue llevado en andas por la calle 9 de Julio hasta el “Hotel del Jardín” donde fue servido el gran banquete popular, ofrecido con la elocuencia que la caracterizaba por la siempre presente educadora María del Pilar Beltrán Nanclares. Fels regresó al día siguiente, no así su señora madre, que acogida con singular simpatía y consideración por la sociedad local, siguió siendo agasajada merecidamente.”
Pablo Teodoro Fels
Lo antes trascrito, se copió de una carta enviada al club de sus amores en Julio de 1942 por Justo Burdbridge, protagonista de los hechos y presente en varias de las fotografías que acompañan este artículo, el cual fue posible hacer, gracias al material gentilmente cedido al Museo Pago de los lobos por el Club Athletic del que ha sido extractado y acompañado por una colección de fotografías donadas por José Guindani en memoria de Rebeca Millán, una de las damas que concurre en la comitiva a recibir al aviador a la estación según se puede observar en la toma oportuna.
Jorge Newbery en su avión - El 1 de marzo de 1914, mientras se encontraba haciendo una
 demostración previa a cruzar la Cordillera de los Andes en el próximo mes, murió al caer su avión 
en el campo de aviación de Mendoza. Tenía 38 años. En su homenaje se le dedicó el tango 
“El aeroplano”.
BUENOS AIRES- MONTEVIDEO -BUENOS AIRES
Pablo Teodoro Fels era un conscripto (enrolado en el ejército argentino) y novel aviador cuando se lanzó a superar la marca mundial de vuelo sobre agua. Tal vez motivado por el cruce que había realizado su amigo Newbery unos dias antes y el del piloto Catanneo decide cambiar de rumbo y enfilar a Montevideo.
Visa de EE. UU donde figura sitio de nacimiento / Pablo T. Fels un año antes del viaje
EL MOTOR
El primer motor de producción, el “Omega” de 7 cilindros y 37 Kw. (50 HP), fue mostrado en la exhibición de automóviles de París de 1908. El Gnôme Omega Nº 1 aún existe, siendo adquirido y preservado por el difunto Almirante retirado Lauren S. McCready, su último propietario privado, y ahora se encuentra en la colección del Museo Nacional del Aire y el Espacio del Instituto Smithsoniano. Usaron la mejor aleación disponible entonces, acero al níquel, recientemente desarrollada, las paredes de los cilindros del Gnôme de 50 HP eran de sólo 1,5 mm de espesor y las bielas tenían profundos canales centrales para reducir peso. Mientras que la relación cilindrada-potencia era baja, la relación peso-potencia era extraordinaria, con 1 HP por kg.
Así funcionaba el 1909 GNOME OMEGA ROTARY AIRCRAFT ENGINE
Demostración de iniciar el procedimiento de funcionamiento de un Gnome Omega 1909. motor de avión rotatorio primera producción del mundo se ve aquí se ejecuta en día y la noche clips.
https://www.youtube.com/watch?v=-UBAukXPD-0
EL VIAJE DE TEODORO FELS A MONTEVIDEO
El 1′ de diciembre de 1912, sin permiso de sus superiores, sin decir nada a nadie, fingiendo hacer un vuelo sobre el Palomar, tomó un aeroplano y en él se fué a Montevideo. Al día siguiente, volvió en la misma máquina Para esa fecha tenia 21 años Realizó su hazaña, batiendo el récord mundial de vuelos sobre agua. Salió del Palomar a las 5.25 y llegó a Montevideo a las 8.10. Regresó al día siguiente. Salió de Carrasco (*) a las 4.50 y llegó a Las Talas a las 7. Realizó cada viaje de 250 kilómetros en casi tres horas de navegación. Más tarde en el año 1917 Teodoro Pablo Fels sería quien realizará el primer correo internacional entre Buenos Aires y Montevideo.
(*) No se sabe donde aterrizo, ya que el “aeródromo” de Carrasco no existia Tampoco parece posible confundirse con el de los Cerrillos (potrero de la Estancia Santo Domingo, ubicado a 30 km de Montevideo, hacia el lado opuesto de Carrasco) inaugurado el 17 de marzo de 1913. Quien afirma haber aterrizado en Carrasco y ademas en la foto de partida hay pasto en la improvisada pista.
De ida 234 Km. / Regreso a Ensenada (El Tala) 186 Km.
EN MONTEVIDEO
Fragmento de Carta, 20 años despues a un amigo 
“Al regresar de Montevideo el 2 de diciembre de 1912, en el momento de ubicarme dentro del avión, se me acercó una dama, y, llorando, me pidió permiso para darme un beso maternal. Accedí gustoso, y en ese sentido también lo retribuí, pues ignoraba cuál sería mi suerte y no sabía si tendría la felicidad de dárselo a mi madre. El viaje que iba a emprender estaba lleno de peligros, asechanzas, misterios. Ese beso inocente me acompañó durante toda la travesía…
Arribo a Montevideo / Saluda a Enrique Moreno, Ministro argentino en Montevideo / Decoland o
EN BUENOS AIRES
En Buenos Aires, el pueblo lo llevó por las grandes avenidas en andas, aclamándolo, besándolo, cubriéndolo de flores. . . (Fué necesario interrumpir los homenajes para que el soldado Fels pasara al calabozo del cuartel. Su indisciplina al irse a Montevideo sin permiso de sus superiores, merecía un castigo severo). Al cumplir su arresto, fué ascendido a cabo. Al salir de la prisión le llenaron el pecho de medallas. Durante mucho tiempo fue el héroe popular. Era hombre rico. Gastó toda la herencia de sus padres en provecho de la aviación argentina.
Otro fragmento de la carta
“Al día siguiente, antes de presentarme al Presidente de la República, fui llamado por el jefe de mi regimiento, el 1′ de Ingeniería, teniente coronel Mosconi. En su despacho hallábase reunida la oficialidad. Esperé los acontecimientos… Cuál no sería mi asombro al oír a mi jefe pronunciar una arenga vibrante felicitándome y dándome un abrazo…
Detenido en Buenos Aires / festejos en la redacción del diario La Nación
BLERIOT XI WORLD’S OLDEST FLYING AEROPLANE (1909)
Nota: La traducción no es muy buena
El Bleriot XI  fue el primero de los diseños de aviones de Louis Bleriot tenga un éxito total. Demostró ser exactamente el éxito de una máquina que era por varios vuelos a través del país antes de pensar en el intento de cruzar el canal. Poco después de las 04:30 domingo 25 julio 1909 Louis Bleriot despegó de la costa francesa y cuarenta minutos más tarde se hizo un aterrizaje forzoso cerca del castillo de Dover, para convertirse en la primera persona en cruzar el Canal Inglés en un avión.
Después de este éxito, monoplanos Bleriot de venden bien, y muchas escuelas que vuelan las adoptaron como formadores estándar. Fueron utilizados en carreras y competiciones e incluso para tareas militares. Un Bleriot con el motor rotativo más potente 50hp Gnome se utilizó para el primer mensaje aérea desde Hendon a Windsor en septiembre de 1911. 
https://www.youtube.com/watch?v=RkJymMK33Zk#t=24
Hoy en día, el Bleriot sigue siendo popular como muchas réplicas Bleriot están volando, algunos de funcionar con motores originales, otros funcionan con más moderno motores. Básicamente similar a la máquina que se utiliza para el cruce del Canal, esta máquina (No.14 del constructor) fue uno de los aviones originales de la Escuela Bleriot en Hendon en 1910. Se estrelló en 1912, fue almacenado bajo el puente de ferrocarril de Blackfriars y adquirida por AE Grimmer que reconstruyó y lo voló.
Richard Shuttleworth lo obtuvo en 1935 como su primer avión histórico. Richard demostró el Bleriot en Raes fiestas en el jardín, en 1937, 38 y 39. También se ha visto en varias exhibiciones aéreas Farnborough y estuvo presente en el evento Farnborough 2000. Hoy en día, el Bleriot se limita a lúpulo rectas a través del aeródromo. Sin embargo, es avión más antiguo del mundo con el primer motor de aviación en condiciones de vuelo. Altura: 8 pies 5 pulgadas Longitud: 25 pies Envergadura: 29ft del motor: 24hp un ventilador Anzani.
Blériot-vliegmachine, van 50 HP - Smithsonian National Air and Space Museum
EN LA CULTURA POPULAR
Su gesta inspiró dos tangos, "El Cabo Fels", de Pedro Sofía, y "Don Teodoro", de Vicente Mazzolo.3. La fecha fue instituida en memoria del precursor y benemérito de la Aeronáutica Argentina, Pablo Teodoro Fels, quien el 23 de mayo de 1913, siendo soldado conscripto, obtuvo el Brevet Internacional de Piloto Aviador N° 11, otorgado por el Aero Club Argentino. Esto es debido a que Fels realizó, a bordo de un avión Bleriot idéntico al de Newbery, el cruce del Río de la Plata en la madrugada del 1º de diciembre de 1912 con rumbo a Montevideo, donde llegó dos horas después, batiendo así el record mundial en vuelo sobre el agua.
DÍA DEL SOLDADO AERONÁUTICO
https://www.youtube.com/watch?v=lsejUmDU_Zw
NOTAS Y CONSIDERACIONES INTERESANTES
El 25 de mayo de 1904 un señor llamado Pablo Suárez subió hasta el peñasco Garibaldi, en las sierras de Tandil; oteó en derredor suyo, respiró hondo, montó en una bicicleta con alas que había inventado y se lanzó a planear. Terminó ciento cincuenta metros más adelante, severamente golpeado y con casi todos los huesos rotos. En homenaje a él y a los que como él se arriesgaron a conquistar los aires cuando todo era nada, va este artículo que describe uno de los múltiples vínculos entre el tango y la aviación.
EL AVIADOR FELS - Por Héctor Benedetti - ilustra: Jorgelina Tassara
Estimulados por el desafío, los pioneros de la aviación se lanzaron al aire sin mayores garantías. Tal el caso de este intrépido soldado argentino.
UN ÉMULO DE LOS WRIGHT

Pablo Teodoro Fels nació el 8 de mayo de 1891. Sobre su procedencia, algunas fuentes dicen que era porteño, otras puntano, y todavía las hay que señalan a Colonia del Sacramento. Para 1912 —el año en que se proyecta a la popularidad— tenía su domicilio en el barrio de Flores, y estaba cumpliendo el servicio militar como soldado conscripto aviador.
Gracias a la pericia que adquirió con los aparatos, sumado a su natural intrepidez, consiguió rápido una autorización para pilotear; y es casi con el diploma aún en la mano que alcanza su primer triunfo: en octubre se eleva hasta los 1.280 metros sobre la base de El Palomar. Fue la mayor altura alcanzada hasta entonces por una máquina voladora sobre suelo argentino.
Porque la especialidad de Fels era superar marcas anteriores. Cattáneo ya había cruzado el Río de la Plata en avión, volviendo en barco; Fels volará tanto de ida como de vuelta. Newbery, el mítico Newbery, había llegado hasta la Barra de San Justo; Fels se aventurará unos kilómetros más y alcanzará Montevideo. Otros aviadores preferían el raid Córdoba-San Luis; Fels lo acometerá también, pero en tiempo récord. 
Pionero de la aviación, Jorge Newbery fue nombrado director de la Escuela Militar de Aviación fundada en 1912.
LA AUDACIA CLANDESTINA
En la medianoche del 30 de noviembre de 1912 Fels estaba de licencia, bebiendo en el bar “La Helvética”, de Corrientes y San Martín, junto a unos amigos periodistas. De pronto tuvo una inspiración: se lanzaría a cubrir el trayecto Buenos Aires-Colonia, en esa misma madrugada. La idea era luminosa y a la vez temeraria; justo lo que le recomendaba su gallardía. Por todo mapa, el joven contaba apenas con una hoja arrancada de la Guía Kraft.
En Flores recogió cuatro latas de combustible. De allí fue a Morón en un taxímetro, y de Morón hasta El Palomar en un carro lechero. Eran ya las cinco de la mañana del 10 de diciembre.
A las cinco y diez abordaba su modelo Bleriot y decolaba. Todo en el mayor secreto, ya que había que cuidar un detalle: el conscripto Fels no tenía ningún permiso para hacer nada de eso.
1er. biplano construido en la Argentina
Puso rumbo a Colonia. Ya sobre las amarronadas aguas del Plata sintió una duda, una ligera vacilación; para contrarrestarla, se juró que podía ir más allá y enfiló, decidido, hacia Montevideo. Cuando sobre el horizonte de la costa oriental empezaron a perfilarse las dársenas y los edificios y toda la gran ciudad, comprendió emocionado que con aquella sola imagen ya tenía su premio. Y a las dos horas y veinte minutos de haber salido, Fels aterrizaba victorioso ante la estupefacción de unos pocos vecinos de Carrasco.
Pablo Teodoro Fels
Al propagarse la noticia por los dos pueblos, el uruguayo y el argentino, el delirio fue total. Era la apoteosis. El 3 de diciembre, tras salvar algunos percances técnicos, regresó a El Palomar. Sus superiores primero lo sancionaron por indisciplina, e inmediatamente después lo ascendieron a cabo.
Es sabido que todos los hechos importantes de la vida porteña quedaron de una manera u otra asentados por el tango. Esta hazaña, por ejemplo, inspiró dos composiciones en su época: El Cabo Fels, de Pedro Sofía, y Don Teodoro, de Vicente Mazzolo. Un dato al margen: el bar de las Tres Esquinas, aquel en donde naciera el famoso tango de Ángel D’Agostino, se llamó entonces “Cabo Fels” como tributo al nuevo héroe de la aviación. 
Monoplano Beriot de 50 hp
EL COMPAÑERO
El 10 de marzo de 1914 Fels se encontraba en Los Tamarindos (Mendoza) almorzando con Jorge Newbery. A los postres, alguien sugirió que sería interesante ver unas demostraciones de vuelo; el ingeniero Newbery rehusó con amabilidad, pero le prendieron un amuleto —una Virgen de Lourdes— y ya no pudo seguir negándose. Pidió prestado el avión a Fels. Éste llegó a advertirle que, a causa de unos desajustes, debería cuidar muy bien la estabilidad del aparato; Newbery igual se subió, lo puso en marcha, se remontó e intentó unas maniobras. Pero quedaron truncas. Los espectadores ahogaron un grito: el aeroplano había impactado terriblemente contra el suelo, y de la maraña de fierros retorcidos asomaba el cuerpo sin vida de aquel osado piloto.
Fels nunca más se repuso de la muerte de su amigo Newbery. Aún lloraba por él cincuenta y cinco años más tarde, cuando falleció el 22 de julio de 1969.
  Biplano Farman, de 50 hp, usado en 1912 en los cursos de aviación militar
TEODORO FELS, EL HÉROE CASTIGADO
El entusiasmo por la aviación en el Río de la Plata comenzó en 1910 cuando un grupo de pilotos franceses e italianos realizaron demostraciones de vuelo en Villa Lugano y El Palomar. En el caso de Teodoro Fels, venía soñando con los aviones desde el día que los conoció durante un viaje a Europa. A nuestro héroe le tocó hacer la colimba en el Regimiento 1ro. de Ingenieros, cuyo comandante era el general Enrique Mosconi, también simpatizante de la aviación.
Pocos días después de cumplir los 21 años, en mayo de 1912, el conscripto Fels rindió el examen de piloto civil. Para aprobarlo, debía despegar, hacer cinco “ochos” en el aire, aterrizar, volver a despegar, otra vez cinco “ochos” y aterrizar. Nuestro héroe fue aprobado con la mejor calificación. Le correspondió el registro número 11 y se convirtió en el más joven de los aviadores recibidos.
Pablo Teodoro Fels
Era el tiempo de las hazañas aéreas y Fels quería cumplir una: volar desde Buenos Aires hasta Montevideo, unir las dos capitales, sin escalas. La idea lo obsesionaba hasta que un día se conoció una noticia que lo inquietó. Jorge Newbery había volado de Buenos Aires a Colonia. Fue el 23 de noviembre, siempre de 1912. El pionero había partido de El Palomar y, luego de 37 minutos de vuelo, había aterrizado en la Barra de San Juan, cerca de Colonia.
Fels comprendió que su instructor -Newbery le había tomado la prueba de los “ochos”- estaba a un paso de arrebatarle la gloria: si había cruzado el Río de la Plata hasta Colonia, era evidente que el próximo desafío sería unir las capitales. Por ese motivo, el joven aviador resolvió hacerlo antes, aun sin permiso.
El 1 de diciembre a las cinco de la mañana llegó a El Palomar con dos amigos, Carlos Borcosque y Juan F. Zuanich. Entre los tres se ingeniaron para llevar el avión desde el hangar a la pista.Fels tomó vuelo, avanzó hacia Dock Sud, cruzó el Plata y arribó a Montevideo luego de 2′ 20 horas. Aterrizó en Carrasco, donde hoy se encuentra el aeropuerto internacional.
Pablo Teodoro Fels, a la derecha, piloto uruguayo de nacionalidad argentina, hacia 1914.
La audacia de Fels se celebró en ambas orillas. Voló de regreso al día siguiente, bajó en Ensenada y tomó el tren en La Plata. Al arribar a Constitución, fue ovacionado por un multitud. Pasó por el diario La Prensa y luego fue a La Nación, donde lo aguardaban su madre y sus hermanas. En la redacción brindaron con champagne. Era un héroe. Pero Mosconi, apegado a las normas, lo castigó “por ausentarse del país sin pedir permiso”. Debía cumplir un arresto. Sin embargo, el presidente Sáenz Peña lo indultó y lo ascendió. En pocas horas, el conscripto Fels se convirtió en cabo. Menos mal. Porque lo mejor que puede pasarle a un piloto es que lo asciendan.
Esta entrada fue publicada en Personalidades, Siglo XX por Daniel Balmaceda, y etiquetada como Jorge Newbery, Teodoro Fels
Fuente: http://blogs.lanacion.com.ar/historia-argentina/personalidades/teodoro-fels-el-heroe-castigado/
Pablo Teodoro Fels - Fotografía extraida del libro "Historia Argentina". Autor: Diego Abad de Santillán. TEA, Tipográfica Editora Argentina. 1971, Buenos Aires, Argentina.
PABLO TEODORO FELS; EL PRIMER PILOTO QUE ATERRIZÓ EN SAN NICOLÁS
Con esa travesía batió el récord mundial de vuelo sobre agua y el sudamericano de distancia y duración. La proeza le valió el ascenso a Cabo otorgado por el presidente Roque Sáenz Peña quien, además, le conmutó la sanción disciplinaria que se le había impuesto por abandonar el país sin la debida autorización.
Después de la baja, conquistó marcas notables. Se recuerda el vuelo a Mendoza para participar en la inauguración del monumento al Ejército de los Andes. 
Un avión Blériot-vliegmachine, van 50 HP similar al modelo 1909 que cruzo el Canal de la Mancha y al de Pablo Teodoro Fels, con el que unió por primera vez Buenos Aires y Montevideo.
Pero se lo recuerda no por su viaje sino por la tragedia que sobrevino el 1º de marzo de 1914 cuando Jorge Newbery le pidió prestado el monoplano Morane Saulnier en el que Fels había volado desde San Fernando. La tragedia se desencadenó cuando Newbery se accidentó y falleció en Los Tamarindos mientras efectuaba una demostración.
También entró en la historia el Primer Correo Aéreo Sudamericano, entre Buenos Aires y Montevideo, que cumplió Teodoro Fels el 2 de septiembre de 1917, y la travesía hasta Río de Janeiro en 1922. En la década de los 30, retirado de la actividad aérea, fue contratado por la Dirección General de Aeronáutica que dependía en ese entonces del Ministerio del Interior. Murió en 1969.
Fuentes: Crónica aeronáutica nicoleña por Santiago Chervo. - Blogspot- El Bhuo Escribidor- Internet
En esta secuencia, Teodoro Fels, al centro, piloto de avión, que ha pasado a la historia de la aviación por dos hechos remarcables, el primero al ser el 23 de mayo de 1912, mientras era soldado, el piloto más joven del mundo al obtener su licencia de aviador civil, y el segundo al batir el récord mundial de vuelo sobre agua, al cruzar el Río de La Plata, en un vuelo desde Buenos Aires a Montevideo en 2h. 20min., en la madrugada del 1 de diciembre de 1912 a bordo de un Bleriot.2 Esta proeza la llevó a cabo a espaldas de sus superiores, sin autorización, lo que le supuso una sanción, aunque inmediatamente felicitado por dicha hazaña y ascendido a Cabo.2
LAS SIGUIENTES SON PALABRAS DEL VICECOMODORO D. CARLOS ALBERTO SOROL, JEFE DEL ESCUADRÓN TROPA DE LA E.S.F.A. PUBLICADO EL 23/05/2011
Por todo esto el día 23 de mayo se instaura como el día del Soldado Aeronáutico para evocar la memoria del aviador.
Este es el legado y el ejemplo de Teodoro Pablo Fels a la Aviación Argentina y a todos los ciudadanos civiles y militares. Ejemplo que siguieron los soldados conscriptos Guillermo García, Héctor Bordón, Mario Luna, Luis Sevilla y Héctor Aguirre que ofrendaron sus vidas en nuestras Islas Malvinas.
Ustedes Soldados Aeronáuticos tienen hoy un arquetipo, un ejemplo a seguir en la figura de Pablo Teodoro Fels, un simple ciudadano como ustedes, que dejó su marca en la historia de la Aeronáutica Argentina.
Ustedes también lo están haciendo, con compromiso, convicción y amor a la Aviación, actitudes que se ven en las tareas diarias que desempeñan, ya sea en los casinos, en las ayudantías, en servicio de transporte, en el tan esencial Servicio de Conservación de Instalaciones y en cada uno de los destinos internos donde cumplen su tarea diaria.
Pablo Teodoro Fels, piloto uruguayo de nacionalidad argentina a bordo de un pequeño monoplano, hacia 1914.
LEGADO
Este es el legado de Teodoro Pablo Fels a la Aviación Argentina, ejemplo que siguieron los soldados conscriptos Guillermo García, Héctor Bordón, Mario Luna, Luis Sevilla y Héctor Aguirre que ofrendaron sus vidas en nuestras Islas Malvinas y a todos los Soldados que sirvieron a la Fuerza Aérea Argentina.

Guillermo García
Héctor Bordón
Mario Luna
Luis Sevilla 
Héctor Aguirre

Manuel Félix Origone, militar argentino, precursor de la aviación latinoamericana. Nació en Villa Mercedes, San Luis, el 6 de enero de 1891.El 1 de Setiembre de 1908 egresa como subteniente de artillería del Colegio Militar de la Nación, siendo destinado al Regimiento 1 de Obuses. Más tarde, en agosto de 1912 ingresa en la Escuela Militar de Aviación, integrando el primer curso de alumnos de la misma, obteniendo el "brevet" internacional de piloto del Aero Club Argentino (nro 17) en noviembre del mismo año, siendo el segundo oficial del Ejército en conseguirlo. Fue ascendido a Teniente el 15 de enero de 1913.Falleció en un accidente aéreo el 19 de Febrero de 1913, convirtiéndose en la primer víctima fatal de la aviación argentina (en lo civil y militar).

Referencias
  1. Volver arriba Condecoración
  2. ↑ Saltar a:a b Historia de la FAA
  3. Volver arriba El Tangauta, artículo sobre Fels
PIONEROS DEL AIRE EN LA REPÚBLICA ARGENTINA
Recopilación por Comodoro (R) Roberto BRIEND (*)
Se puede deducir que el deseo de volar está presente en la humanidad desde hace siglos. A lo largo de la historia del ser humano hay constancias de intentos de volar, tratando de imitar el vuelo de los pájaros. puede deducir que el deseo de volar está presente en la humanidad desde hace siglos.
ÉPOCA DE RÉCORDS Y HAZAÑAS
>>> | La primera meta fue el cruce del Río de la Plata. Bartolomé Cattaneo ya lo había cruzado en 1910, pero solo de ida ya que regresó en barco. Jorge Newbery, el 24 de noviembre de 1912, realizó el vuelo El Palomar-Colonia-El Palomar en un Bleriot XI de su propiedad. Pero el 1º de diciembre de 1912, el conscripto Pablo Teodoro Fells, a bordo de un Bleriot, idéntico al de Newbery cruzó el Río de la Plata con rumbo a Montevideo, donde llegó dos horas después, batiendo el record mundial en el vuelo sobre agua. Por esta hazaña, Fells fue felicitado, homenajeado y ¡sancionado! por las autoridades del Ejército por haber contravenido las reglamentaciones militares. Tras cumplir su arresto, fue ascendido a Cabo.
El 4 de Junio de 1913, el Teniente Raúl Goubat realizó un vuelo de exploración a la isla Martín García partiendo desde El Palomar. En dicha oportunidad recorrió 120 kilómetros en 1 hora 35 minutos, con el monoplano Bleriot XI.
También durante el año 1913, el Teniente Alfredo Salvador Agneta, obtuvo el récord militar de altura al elevarse sobre El Palomar a 2500 metros, en el monoplano Bleriot XI construido en 1909. El 28 de Agosto de ese mismo año, llevando como pasajero al mecánico Ambrosio Luís Vicente Taravella, realizó otra hazaña para la época: El raid aéreo El Palomar-San Pedro-Rosario, empleando un avión Rumpler Taube de origen alemán construido en 1910. 
El 17 de Noviembre de 1913, experimentando vuelos de altura, Macías a bordo de un Bleriot XII, alcanzó los 3600 metros sobre El Palomar. El 8 Diciembre de 1912 efectuó un vuelo de altura que partiendo desde El Palomar llegó a Luján a 3000 metros de altura, en un monoplano Bleriot XI. 

Jorge Newbery, convertido en un aviador avezado, en febrero de 1914, durante vuelo preparatorio para intentar su gran objetivo: el viaje transcordillerano, logró el récord mundial de altura sobre El Palomar, piloteando un avión Morane Saulnier, alcanzó 6225 metros de altura batiendo, hasta ese momento, record mundial que era de 6200 metros. 
El anhelo de cruzar la Cordillera de los Andes sería fatal para Newbery. El 1 de marzo de 1914, día previo al programado para intentar el cruce, cuando realizaba un vuelo de práctica, su avión se estrelló en el histórico campo de El Plumerillo, cerca de Los Tamarindos, Mendoza, perdiendo la vida. 


El 18 de abril de 1918, el Teniente Luís Cenobio Candelaria, con un monoplano Morane Saulnier Le Rhône 80 HP, llevó a cabo el primer cruce aéreo sobre la cordillera de los Andes que unió a Zapala, provincia de Neuquén, con la localidad chilena de Cunco, a 230 kilómetros del punto de partida, tras un vuelo de 2 horas y media que alcanzo una cota máxima de 4100 metros.
El raid tuvo notable repercusión en el mundo y constituyó una estupenda hazaña aeronáutica argentina que quedó inscripta como uno de los logros más significativos en la siempre recordada época de oro “de los más pesados que el aire”. 
El 23 de mayo de 1918, el Teniente Benjamín Matienzo acompañado por el Ingeniero Edmundo Lucius, a bordo del biplano Voisin 5 LA de la Escuela Militar de Aviación, realizaron exitosamente un raid entre las localidades de El Palomar y San Miguel de Tucumán con escalas en Rosario, Rafaela, La Banda Real, Sayana y Santiago del Estero.
El 28 de mayo de 1919, Matienzo decidió ser el primero en concretar el intento de cruce de la Cordillera de los Andes. Despegó del aeródromo de Los Tamarindos falleciendo al caer con su avión entre el 28 y 29 de mayo de 1919 luego de precipitarse en la cor­dillera con el Nieuport 28C1; su cadáver fue hallado el 18 de noviembre frente a la Casa de las Minas, distante a 20 kilómetros del paraje de Las Cuevas.
Cruzar la Cordillera de los Andes siguiendo la ruta por donde se encuentran los picos más altos continuaba siendo, en 1920, un desafío mayor para los aviadores argentinos. El 9 de marzo de 1920 a las 5 horas 55 minutos, los Capitanes Antonio Parodi, a bordo de un SVA 5 de 220 HP y Pedro Zanni, este último acompañado por el mecánico Felipe Beltrame en un SVA 10 de 260 HP, despegaron de Los Tamarindos (Mendoza) con el objetivo de cruzar los Andes hasta Santiago y, sin aterrizar, volver al punto de partida. Una empresa que a todos les parecía imposible. 
Fallas en el motor del biplaza obligaron el regreso de Zanni cuando se encontraban a la altura de San Rafael. No obstante, Parodi siguió ascendiendo. Alcanzó los 5500 metros sorteando las gigantes moles rocosas, y enfrentando el viento con temperaturas de hasta -30 ºC. Luego de tres horas y media de lucha, sobrevoló la capital chilena y desde una altura de 1000 metros arrojó volantes con la leyenda: “El pueblo argentino, al glorioso pueblo chileno: Salud”. Después de ello Parodi emprendió el viaje de regreso, esta vez ayudado por el viento que lo impulsaba entre montañas y quebradas a más de 200 kilómetros por hora. Aterrizó en Los Tamarindos a las 10 horas 30 minutos. Su hazaña no tenía parangón en el mundo. 

El 20 de Marzo de 1920, el Capitán Vicente Almandos Almonacid, partió desde El Plumerillo a las 19 horas y completó el primer cruce nocturno de la Cordillera. (1)
El 26 de julio de 1924, desde Ámsterdam, el Mayor Pedro Zanni con Felipe Beltrame ejerciendo de mecánico, iniciaron la vuelta al mundo en aeroplano, empleando para dicha prueba un Fokker C IV. El 18 de agosto arribaron a Hanoi, luego de haber recorrido 12000 Kilómetros; por un percance la aeronave resultó destruida a su llegada. El 11 de octubre, utilizando un avión similar al anterior pero provisto de pontones, acuatizaron en el lago Kasumigaura en las proximidades de Tokio, totalizando en esta etapa un recorrido de 17.015 Kilómetros, Debieron abandonar la prueba a raíz de las condiciones meteorológicas poco propicias para su continuidad y la no disponibilidad de material para la prueba. 
Vicente Almandos Almonacid nació en Anguinán, departamento Chilecito, provincia de La Rioja, el 24 de diciembre de 1883. A los 20 años de edad, viajó a Francia para realizar estudios acerca de su gran pasión: la aviación. Al estallar la Primera Guerra Mundial, se enroló como voluntario para la lucha aérea, por las naciones aliadas. Concretó una serie de hazañas que lo erigieron como héroe de guerra. Francia lo distinguió con galones militares, que fueron sus máximas condecoraciones, reconociéndolo como un hijo del corazón. En su memoria, su nombre está inscripto en el Arco de Triunfo de París. Falleció en Buenos Aires el 16 de Diciembre de 1953. 
En el año 1926 otro raid dio al país renombre internacional, el aviador Eduardo Olivero, As de la Aviación italiana de la Primera Guerra y experimentado piloto, acompañado del joven Bernardo Duggan y del mecánico italiano Ernesto Campanelli, logró cubrir el trayecto Nueva York - Buenos Aires en un hidroavión Savoia S 59. Luego de varios inconvenientes que llegaron a poner en peligro sus vidas llegaron a Buenos Aires el 13 de agosto cubriendo una ruta de 14856 kilómetros.
El 15 de Mayo de 1931, el Teniente Claudio Mejía completó 203 loopings en 1 hora 20 minutos estableciendo, con esta marca, el récord de loopings consecutivos. El Teniente Juan Garramendy realizó una demostración de acrobacia a 3000 metros de altura y por su parte el Teniente Arístides Fredes efectuó un ascenso a 5250 metros.
El 11 de Diciembre de 1936, se daba forma a la gran transformación de la Aeronáutica Militar dentro del Ejército. 

Este hecho, algo largamente esperado y sumamente necesario, se concreta al crearse la quinta arma, elevando la Aviación a un nivel de igualdad e importancia a la que tenían la Infantería, la Caballería, la Artillería y el arma de Ingenieros. La Aviación, tendría así, sus oficiales, suboficiales, cadetes y especialidades. Con la creación del Comando de la Fuerza Aérea del Ejército se daba forma a una nueva estructura. Al año siguiente la Escuela Militar de Aviación inauguraba en Córdoba sus nuevas instalaciones, por ese entonces cinco Regimientos Aéreos custodiaban nuestros cielos desde sus bases del Palomar, Paraná, Los Tamarindos, Villa Mercedes y Comodoro Rivadavia.
LOS PIONEROS DE LA AVIACIÓN ARGENTINA - Jorge Newbery
Se reconoce a Jorge Newbery como el fundador de la aeronáutica argentina. Se destacó como un gran aviador y excelente deportista.
Jorge Newbery nació el 27 de mayo de 1875 en el centro de la ciudad de Buenos Aires, en una casa ubicada en la calle Florida.
Habiendo finalizado el bachillerato en 1890; se trasladó a los Estados Unidos de Norteamérica de donde regresó, en 1895, con el título de Ingeniero Electricista obtenido en la Universidad de Cornell y certificados de alumno brillante en el Drexel Institute, donde tuvo como maestro a Tomás A. Edison. Newbery siempre encontró tiempo para, además de trabajar, mantenerse al día en materia de novedades científicas extranjeras, estudiar, practicar deportes y desarrollar una vida social muy intensa. Por ese tiempo, era socio y habitué en los salones del Jockey Club, de Gimnasia y Esgrima y del Club del Progreso. Pronto, ganó una enorme popularidad en todos los niveles sociales. 
En tiempos del conflicto limítrofe con Chile, año 1897, se incorporó a la Armada Argentina. Desarrolló la actividad naval hasta 1900. A partir de ese año, a instancias del intendente Adolfo Bullrich, se desempeñó como Director General de Alumbrado de la Municipalidad de la Capital Federal, cargo que mantendría hasta el fin de sus días.
En 1907, conoció la aerostática. El 26 de noviembre, acompañando a Aarón de Anchorena, realizó su primera experiencia en globos al ascender con el Pampero desde la Sociedad Sportiva. La actividad se convirtió en su pasión.
Al año siguiente, preparó la constitución de un club dedicado a desarrollar la aerostación deportiva, y también el empleo de globos en estudios atmosféricos y meteorológicos. Esta institución se conocería como el Aero Club Argentino.
En 1910, llegó al país el piloto francés Henry Brégi. Su visita impulsó a Newbery a la aviación. El 23 de marzo, luego de un gran esfuerzo realizado por muchos de los allegados al Aero Club, se inauguró el aeródromo de Villa Lugano.
Con la llegada del piloto italiano Cattáneo a Buenos Aires se produjo un salto cualitativo para la aviación argentina. El piloto sobrevoló Buenos Aires y logró cruzar el Río de la Plata hacia Uruguay. La aviación se convirtió en un fenómeno de masas. Newbery aprovechó la visita de Cattáneo para intentar convencer a los altos mandos militares sobre la conveniencia de incorporar a la aviación en sus proyectos. Según sus palabras, la aeronáutica es "el punto de partida de una revolución mundial vinculada no sólo a la guerra sino que también representa una vasta contribución al estudio de la meteorología y un paso más para resolver el ideal de la facilidad y rapidez en el transporte."
A mediados de 1912, se tomó la decisión política de incorporar al Ejército una escuadrilla aérea. Una comisión integrada por Newbery, Teodoro Fels y el Coronel Martín Rodríguez fue la encargada de recomendar el avión más adecuado para las armas argentinas. Fue también Newbery uno de los encargados de preparar las bases para la Escuela Militar de Aviación.
En febrero de 1914, Jorge Newbery, durante vuelo preparatorio para su gran objetivo: el cruce de la cordillera de los Andes, logró el récord mundial de altura sobre El Palomar, a bordo de un avión Morane Saulnier. Alcanzó los 6225 metros.
Esta aspiración de cruzar los Andes sería fatal para el avezado piloto. El 1 de marzo de 1914, un día antes del programado para concretar su gran proyecto, el avión de Newbery se estrelló en el histórico campo de El Plumerillo, cerca de Los Tamarindos, Mendoza, perdiendo la vida.
Teniente Benjamín Matienzo
Benjamín Matienzo nació en la provincia de Tucumán el 9 de abril de 1891. Ingresó al Colegio Militar de la Nación el 9 de marzo de 1909 egresando con el grado de Subteniente del arma de Ingenieros el 31 de diciembre de 1910. Su promoción de egreso fue la número 35. Entre sus camaradas hubo una importante cantidad de aviadores civiles y militares: Manuel Félix Origone, Luís Cenobio Candelaria, Oscar Lozano, Antonio Parodi, Vicente Andrada, Julio García Fernández, Gregorio Jesús Rafael Terneyro Bravo y José William Rosasco, entre otros.
En 1916 ingresó a la Escuela Militar de Aviación. El 24 de marzo de 1917 obtuvo el brevet de Piloto Aviador Nº 111. El 12 de septiembre de ese mismo año obtuvo el título de Aviador Militar Superior y el 24 de junio de 1918 el de Aviador Militar (Boletín Militar Nº 5058) como integrante del cuarto Curso de Aviadores de la Escuela Militar de Aviación. 

El 23 de mayo, a bordo del biplano Voisin 5LA, de la Escuela Militar de Aviación, acompañado por el Ingeniero Edmundo Lucius, completó exitosamente un raid entre las localidades de El Palomar y San Miguel de Tucumán con varias escalas.
Junto a Zanni y Parodi conformó el núcleo fundacional de la aviación de caza del Ejército Argentino y proyectaron el cruce de Los Andes desde Mendoza a Santiago de Chile. Para ello conformaron una escuadrilla integrada por tres biplanos, el Ansaldo SVA 5 Nº 1 Sartorelli, el Ansaldo SVA 10 Nº 1 Giovanardi y el Nieuport 28C1 N6338. El cruce fue previsto para el día 28 de mayo de 1919.
Ese día, Matienzo decidió ser el primero en intentar de cruce a bordo del Nieu­port 28C1. Despegó del aeródromo de Los Tamarindos falleciendo, presumiblemente el 28 o 29 de mayo de 1919, al precipitarse en la cordillera con su avión. Su cadáver fue hallado el 18 de noviembre frente a la Casa de las Minas, distante a 20 kilómetros del paraje de Las Cuevas.
El 3 de febrero de 1950, una patrulla que había partido de Uspallata trece días antes, integrada por el Suboficial Mayor Oscar Enrique Funes, el Suboficial Ayudante Enrique Svars, ambos de la Fuerza Aérea, el Sargento Ayudante Víctor Manuel Bringa, el Cabo Rómulo Moreno y los soldados Ángel López, Juan Calderón, Ceferino Biglia, Epifanio Jofre, Dionisio Carballo, Pilar Urquiza y Benito Tardivio, del Ejército, halló en una quebrada los restos del avión utilizado por Matienzo. El biplano fue hallado a 4500 metros de altura y a 150 metros de la línea fronteriza, al norte del Portillo de los Contrabandis­tas.
El 21 de enero de 1970, el Teniente Benjamín Matienzo fue declarado Precursor y Benemérito de la Aeronáutica Argentina (Boletín Aeronáutico Público Nº 2100).
Teniente Manuel Félix Origone
Manuel Félix Origone nació en Villa Mercedes el 6 de enero 1893. Ingresó al Colegio Militar el 1 de septiembre de 1908. En aquel entonces vivía en la Avenida de Mayo 984. Egresó como subteniente de artillería con el orden de mérito 9 de la promoción 35, el 31 de diciembre de 1910. Fue destinado a prestar servicios en el Regimiento 1 de Obuses con asiento en Campo de Mayo, a cargo del Teniente Coronel Eduardo Rómulo Tello. El 10 de mayo de 1912 fue aceptado como socio del Aero Club Argentino con un grupo que integraban los señores Enrique L. Green (H), Jorge Amuchástegui, los Capitanes Francisco Reynolds, Adolfo J. Ibáñez, Eduardo Maligne, los Tenientes Francisco de Sales Torres, Víctor Mayo, Alberto González Albarracín, Alberto J. Castro, Carlos Giménez, Joaquín Andrés, Ubaldo Estrada, los Subtenientes Raúl E. Díaz, Horacio Cavenago, Oscar Lozano, Emilio Raúl y Tomás A. Alegro. 
Creada la Escuela Militar de Aviación el 19 de agosto de 1912, Origone se presentó como aspirante, ingresó ofreciendo para el entrenamiento su propio avión, un Bleriot XI equipado con motor Gnôme de 50 hp que compró en Europa con el objeto de instruirse en las artes del vuelo. Máquina que puso a disposición de la Escuela Militar de Aviación con el objeto de colaborar en la formación de otros cuadros del Ejército. Estuvo presente en la inauguración del nuevo instituto.
El 20 de diciembre obtuvo, en El Palomar, el brevet de Piloto Aviador Nº 17 otorgado bajo las normas de la Federación Aeronáutica Internacional convirtiéndose en el segundo oficial del Ejército en acceder a este título. Fue ascendido a Teniente el 15 de enero de 1913.
En enero de 1913, por gestiones del Club Social Mar del Plata, el Aero Club Argentino organizó un raid aéreo entre las ciudades de Buenos Aires y Mar del Plata, como parte de los festejos organizados en dicha ciudad balnearia y con motivo de la inauguración de la rambla que la caracteriza. Participaron de ese vuelo los aviadores, Alberto Roque Macías, Pablo Castaibert, Pablo Teodoro Fels y Heinrich Lübbe.
Aproximadamente a las 4 horas 30 minutos del 19 de enero despegaron desde El Palomar Lübbe y Macías. Cuarenta minutos, más tarde lo hicieron Origone y Fels. Mientras tanto, a las 4 horas 25 minutos, desde Villa Lugano, despegó Pablo Castaibert.
Habían transcurrido unos cincuenta minutos de vuelo cuando fue sorprendido, a la altura de Domselar, por un frente de tormenta que provocó la caída de su avión desde 250 metros de altura. Cerca del lugar del impacto se encontraban circunstancialmente unos cazadores arreglando un desperfecto de su auto: Ante el episodio, corrieron al lugar para auxiliar al piloto. Estos señores, Alfredo Caraffi, Carlos Arrué y el doctor Pedro Groppo debieron romper una de las alas para llegar al piloto. Groppo comprobó que Origone aún vivía y que su pulso latía normalmente, pero el médico carecía de todo tipo de elementos y el piloto tenía múltiples fracturas, entre otras en la columna y en la base del cráneo; es así que su pulso comenzó a fallar y, a los veinte minutos, murió ante la impotencia del médico.
El 19 de enero de 1942, por Decreto Nº 110695 inserto en Boletín Militar Nº 3762, 2ª Parte, se estableció esta fecha como "Día de los muertos por la Aviación" en memoria el fallecimiento del Teniente Félix Origone.
Aún a pesar de haberse destacado en la Aviación Militar y haber colocado a disposición de ella un avión propio y colaborado con la donación de valiosos elementos para su aplicación en la Escuela de Aviación Militar, no alcanzó a diplomarse como aviador en el Ejército. El 21 de enero de 1970, fue declarado Precursor y Benemérito de la Aeronáutica Argentina (Boletín Aeronáutico Público Nº 2100). El reconocimiento constituye un digno homenaje a su trayectoria.
Teniente Luís Cenobio Candelaria
Luís Cenobio Candelaria nació en Buenos Aires el 29 de octubre de 1892.
El Teniente Luís Cenobio Candelaria, egresado en 1916 del cuarto curso de la Escuela Militar de Aviación, aspiraba como muchos otros pioneros de la época, realizar el cruce de la Cordillera de Los Andes en aeroplano, para lo cual efectuó detenidos y profundos estudios en la zona del Neuquén y proyectó el raid con cuidadosa precisión.
El 2 de Abril de 1918 trasladó su avión desde El Palomar a Cañuelas. Allí fue cargado en un tren con destino a la ciudad neuquina de Zapala. Cuatro días después, la máquina fue armada y alistada para el vuelo; se llevaron a cabo dos tentativas los días 8 y 10, que reportaron valiosas experiencias. 
Finalmente el sábado 18 de abril de 1918 el Teniente Luís Cenobio Candelaria, con un monoplano Morane Saulnier Le Rhône 80 HP, llevó a cabo el primer cruce aéreo sobre la cordillera de los Andes que unió a Zapala, provincia de Neuquén, con la localidad chilena de Cunco, a 230 kilómetros del punto de partida, tras un vuelo de 2 horas 30 minutos que alcanzó una cota máxima de 4100 metros. La hazaña tuvo notable repercusión en el mundo y quedó inscripta como uno de los logros más significativos en aviación.
El 25 de diciembre de 1963, a la edad de 71 años, en Tucumán, donde residía desde 1955, falleció el héroe andino que dio gloria a las alas Argentinas.
Brigadier General Ángel María Zuloaga
El Brigadier General Ángel María Zuloaga nació el 21 de mayo de 1885 en Mendoza, en el seno de una familia de origen vasco con raíces en la Argentina, nada menos que, desde 1599.
En 1904 ingresó en le Colegio Militar de la Nación, del cual egresó en 1907 en el arma de Artillería. Fue piloto militar y piloto de globo libre. Le fue acordado diploma especial de aviador militar el 24 de junio de 1916. También Francia y Uruguay le concedieron el diploma de aviador militar.
La idea del cruce en globo de los Andes fue gestada en 1916 en Chile, durante la reunión del Congreso Panamericano de Aeronáutica. 
Entre los invitados por la Argentina se encontraban el Señor Eduardo Bradley y el Teniente Primero Ángel María Zuloaga. Bradley recordó el proyecto del cruce de la cordillera en globo que había pensado y le había comentado Jorge Newbery y que éste no había podido concretar por fallecer en un accidente aéreo. Entusiasmó a su amigo Zuloaga y éste inmediatamente aceptó el desafío.
Tras llegar a un acuerdo, se pusieron a trabajar sin demora. Desoyeron las advertencias de hombres como el brasileño Santos Dumont, precursor de la aviación en su país, quien les decía que no iban a llegar, que se encaminaban a una muerte segura. En su preparación tuvieron muy en cuenta la elección del material y el estudio de los antecedentes meteorológicos y aerológicos de la zona, consultando permanentemente a científicos en la Argentina y en Chile. Estudiaron perfectamente bien los vientos y creyeron que si llegaban a los 8000 metros de altura, un torrente de vientos huracanados proveniente de Chile los llevaría hacia la Argentina.
Para el cruce seleccionaron un globo esférico con capacidad para ascender a 9000 metros de altura, inflado, como se usaba en esa época, con gas hidrógeno. Con la autorización del gobierno argentino para seguir con el proyecto, llevaron a Santiago de Chile, para la realización del vuelo, dos globos, uno de 1600 y otro de 2200 m3, propiedad del Aero Club Argentino. Al más grande lo bautizaron "Eduardo Newbery" en su homenaje. Dado que el hidrógeno no era puro (ácido sulfúrico y granallas de hierro) no se animaban cruzar con el globo en esas condiciones. Insistieron cuatro meses a pesar de las críticas, especialmente argentinas.
En la semana del 20 de junio decidieron volar pero como no podían llenar el globo con hidrógeno lo completaron con gas de alumbrado obtenido en una fábrica de Chile. El 24 de junio de 1916, a las 6 de la mañana estaban al pie de su globo. A las 8 horas 30 minutos decolaron de las proximidades de Santiago y comenzaron a ascender hacia los 4000 metros. Comenzaron a soltar bolsas de arena que usaban como lastre para que el globo más liviano continuara subiendo. A los 6000 metros sintieron fuertes corrientes hacia el oeste y el globo intentó estabilizarse. Volvieron a arrojar lastre para alcanzar los 6500 metros debiendo emplear máscaras de oxígeno. A los 7000 metros entraron en una corriente huracanada que los condujo hacia el este, hacia la Argentina. Debían llegar a los 8000 metros pero ya no les quedaba arena. No dudaron en desprenderse de víveres, armas, instrumentos meteorológicos y si hubiera sido indispensable, como afirma Bradley en su libro, habían pensado en arrojar la barquilla y sentarse en el aro del globo. No fue necesario ya que llegaron a los 8100 metros de altura con 33º bajo cero y divisaron el Tupungato. Comenzaron el descenso para el aterrizaje. A los 4000 metros fueron impelidos violentamente por los vendavales característicos de la quebrada de alta montaña. Luego divisaron el río Mendoza y aterrizaron en un cerro, en un precipicio a las 12 del mediodía. Enterado el pueblo de Mendoza, fletó un tren especial con autoridades de gobierno, de la guarnición, estudiantes y deportistas. Posteriormente, en un tren especial, regresaron a Buenos Aires. El viaje fue muy lento, ya que en cada estación el pueblo entero los homenajeaba. En Buenos Aires, al llegar a Retiro, una multitud los llevó en andas al Círculo Militar, en la calle Florida, y de allí al Club Gimnasia y Esgrima.
Zuloaga fue reconocido Precursor de la aeronáutica nacional por el Aero Club Argentino y Precursor Benemérito de la Aeronáutica Argentina. Cursó numerosas escuelas de su especialidad en el extranjero y en la Argentina, fue instructor de vuelo de la Escuela Militar de Aviación y ocupó cargos directivos en la Aeronáutica. En el exterior representó al país como Agregado Militar en Francia durante la Primera Guerra Mundial y luego Agregado Aeronáutico en Washington. Fue condecorado por los gobiernos de Chile, Francia, España, Gran Bretaña, Brasil, Polonia, Italia, Perú, Bolivia, etc. Miembro honorario y vicepresidente del Instituto Chileno de Cultura y de otras instituciones culturales, fue además un escritor prolífico de temas de nuestra historia y especialmente de aeronáutica. Entre sus libros sobresale "La victoria de las alas (Historia de la aviación argentina)".
Coronel Pedro Leandro Zanni
El Coronel Pedro Leandro Zanni nació en Pehuajó el 12 de marzo de 1891. Ingresó al Colegio Militar de la Nación el 10 de octu­bre de 1906 y egresó el 2 de agosto de 1909 como Subteniente de Artillería. En 1913, con el grado de Teniente, fue destinado al Regimiento 2 de Artillería Montada (Campo de Mayo) junto a Elisendo Ciriaco Pissano, Enrique Rottjer y al Teniente Primero Ángel María Zuloaga. El 28 de marzo de 1913 re­cibió, de las autoridades del Aero Club Argentino, el brevet de Piloto de Aeróstato Nº 17. 
El 31 de marzo se precipitó a tierra en El Palomar desde 40 metros de altura con el monoplano Castaibert IV sufriendo heridas leves. El 27 de noviembre obtuvo el brevet Nº 4 de Aviador Militar (Boletín Militar Nº 3719) completando la primera promoción de Aviadores del Ejército juntamente con los Ingeniero Newbery, Macías y el Teniente Primero Goubat.
El 20 de julio de 1914, a bordo de un Nieuport M-IV, luego de batir el triple récord sudamericano de aviación en la prueba de distancia y velocidad al unir El Palomar y Villa Mercedes, prosiguió vuelo desde General Vi­llegas a Pehuajó. El día 21 estableció un nuevo récord sudamericano de velocidad al unir esta localidad con El Palomar cubriendo 363 kilómetros en 2 horas 10 minutos de vuelo a una velocidad promedio de 163 kilómetros por hora.
El 18 de julio de 1915 obtuvo el triple récord sudamericano de aviación en la prueba de distancia y velocidad al unir El Palomar y Villa Mercedes, provincia de San Luis, a bordo de un Nieuport M-IV recorriendo el trayecto en 4 horas 41 minutos de vuelo a una velocidad promedio de 150 kilómetros por hora. El 3 de noviembre estableció un récord de altura al elevarse sobre El Palo­mar a 4000 metros de altura a bordo de un monoplano Morane Saulnier y el día 5 alcanzó los 5000 metros.
El 13 de febrero de 1917 intentó el cruce de la cordillera de Los Andes a bordo de un monoplano Morane Saulnier, pro­piedad del malogrado Ingeniero Aviador Militar Jorge Alejandro Newbery. En el intento, Zanni debió aterrizar en emergencia en Punta de Vacas a causa de una falla del motor. Solucionado el problema, el 19 realizó un vuelo entre los parajes de Punta de Vacas y Zanjón Amarillo, pero destruyó el avión al aterrizar.
En febrero de 1919, el Teniente Primero Zanni realizó el primer transporte aéreo oficial de correspondencia dentro del territorio nacional a bordo del biplano Nieuport 28C1 matrícula N6339, uniendo El Palomar y Camet, Mar del Plata con escalas técnicas en Sevigné y Cobos. El 16 de abril efectuó con éxito el vuelo de prueba del Bleriot-SPAD VII donado a perpetuidad por la misión aeronáutica francesa. El 22 de septiembre con el Teniente Primero Parodi, realizó un raid entre El Palomar-Junín- El Palomar sin descenso en biplanos Ansaldo SVA 10.
El 2 de marzo de 1920 con el Capitán Parodi, efectuó el raid entre El Palomar y Mendoza a bordo de sendos biplanos Ansaldo SVA modelos 10 y 5. El 16 de marzo, el Capitán Zanni despegó desde Los Tamarindos a las 6 horas 17 minutos con el biplano Ansaldo SVA 5 Nº 1 “Sartorelli” y luego de evolucionar sobre Santiago de Chile regresó a su base aterrizando a las 9 horas y 35 minutos. La hazaña fue repetida por el Capitán Parodi. Cumplida la hazaña ambos oficiales regresaron a su base el día 20. Por el acto realizado, se les otorgó un brevet especial de Aviador Militar de oro con relieve alusivo del acto realizado, nombre y las fechas Marzo 16 de 1920 y Marzo 9 de 1920 en cada uno de ellos respectivamente (Boletín Militar Nº 5622, 1ª Parte).
El 7 de diciembre de 1922 con el grado de Capitán presentó formalmente ante las autoridades del Aero Club Argentino un proyecto con el objeto de llevar a cabo la vuelta al mundo en aeroplano. El día 22, bajo la presidencia del Barón Antonio de Marchi se constituyó la Comisión Pro Vuelta al Mundo para financiar el emprendimiento propuesto por el Mayor Zanni. Fueron designados secretarios los señores Julio A. Noble y Antonio María Biedma Recalde y vocales el Ingeniero Jorge Duclout, Alfredo Rouillón, Capitán Vicente Almandos Almonacid, Gervasio Videla Dorna, Eduardo Bradley, Mayor Ángel María Zuloaga y Pedro Vidal Freyre. El día 30 el Barón Antonio de Marchi se puso al frente de la colecta pública organizada con el objeto de financiar la vuelta al mundo en aeroplano proyec­tada por el Mayor Zanni.
Finalmente el 26 de julio de 1924, el Mayor Zanni inició en Ámsterdam, acompañado por el mecánico Felipe Beltrame la vuelta al mundo en aeroplano, empleando un Fokker C IV. El 18 de agosto arribó a Hanoi. La aeronave se destruyó a su llegada. Utilizando un avión similar al anterior pero provisto de pontones, el 11 de octubre, llegaron a Tokio, pero debieron abandonar la prueba por las condiciones meteorológicas poco propicias para su continuidad.
Entre 1925 y 1926 el Mayor Aviador Militar estuvo afectado a un proyecto de exploración aérea del Polo Sur.
El 1 de enero de 1928 fue designado como Jefe del Grupo Nº 4 de Observación con asiento en el aeródromo militar Los Tamarindos. El 29 de junio de 1928 inauguró la pista de aterrizaje de la Fábrica Militar de Aviones con un biplano de Ataque y Bombardeo Breguet XIX.
El 5 de junio de 1929 comandó una Escuadrilla de biplanos Breguet XIX-A2 secundado por los Tenientes Oscar Cairo y Raúl Eliseo Pizales, un vuelo de exploración sobre el Nevado luego de los violentos terremotos.
El 28 de marzo de 1935, el Gobierno de la República de Francia otorgó al Teniente Coronel Zanni el grado de oficial de la Legión de Honor. El 30 de enero de 1936, en cumplimiento de las leyes de adquisición de material aeronáutico integró la Comisión Técnica Mixta.
El 30 de abril de 1938 el Poder Ejecutivo Nacional dispuso su traslado en comisión a los Estados Unidos de Norteamérica. En 1941 fue designado Comandante de la Defensa Antiaérea Activa. En­tre el 8 de octubre de 1941 y el 29 de enero de 1942 se desempeñó como Comandante de Aviación de Ejército en reemplazo del General de División Ángel María Zuloaga.
El 16 de enero de 1942 dispuso la creación de la Agrupación Entrenamiento con asiento en las instalaciones dejadas por el Grupo Nº 1 de Observación en El Palomar y ocupó el cargo de Inspector de Aviación (Decreto Nº 111166, Boletín Militar Reservado Nº 1779).
El 29 de enero, con el grado de Coronel, Pedro Zanni falleció en el Hospital Militar de Campo de Mayo a raíz de un accidente automovilístico ocurrido sobre la ruta nacional Nº 9, Km. 22,900, Bella Vista. El Coronel Zanni de inmediato fue socorrido por el Soldado Héctor Del Campo perteneciente a la 4ª Batería de Agrupación Antiaérea, el que se encontraba apostado en inmedia­ciones de la Puerta Nº 8, y por el Señor Bernardo P. Etcheverry.
Su brillante trayectoria dentro de la Aviación de Ejército, hace que en la actualidad la Fuerza Aérea lo destaque por sus acciones con el grado de Comodoro, grado que jamás ostentó.
Teodoro Fels
Pablo Teodoro Fels nació el 8 de mayo de 1891 en la Capital Federal. En el año 1912, a los 21 años de edad, se hizo popular por dos hechos remarcables. Por aquel entonces tenía su domicilio en el barrio de Flores, y estaba cumpliendo el servicio militar como soldado conscripto aviador en el Palomar.
El primero ocurrió el 23 de mayo, mientras era soldado, el piloto más joven del mundo al obtener su licencia de aviador civil. El segundo, el 1º de diciembre, al batir el récord mundial de vuelo sobre agua al cruzar el Río de La Plata en un vuelo desde Buenos Aires a Montevideo en 2 horas y 20 minutos. 
Esta proeza la llevó a cabo a espaldas de sus superiores, sin autorización, lo que le supuso una sanción, aunque inmediatamente felicitado por dicha hazaña y ascendido a Cabo.
Muchos fueron los logros alcanzados durante su vida profesional; a continuación los más destacados: El 6 de octubre, estableció un récord de altura al elevarse sobre El Palomar a 1280 metros en el monoplano Bleriot XI. El 30 de agosto de 1913, concretó un vuelo que, por primera vez, unió por aire la Argentina y el Brasil. Partió desde la ciudad correntina de Santo Tomé y aterrizó en la localidad brasileña de San Borjas. El 2 de septiembre de 1917, realizó el primer vuelo transportando correo aéreo internacional desde Buenos Aires a Montevideo.
Don Pablo Teodoro Fels falleció el 22 de julio de 1969.
Teniente Primero Antonio Parodi
Antonio Parodi nació en San Martín, Buenos Aires el 25 de mayo de 1890.
Ingresó al Colegio Militar de la Nación el 31 de julio de 1908, egresando con el grado de Subteniente de Infantería el 31 de diciembre de 1910 formando parte de la promoción 35.
En julio de 1914 integró el grupo que realizó el tercer curso de Aviador obteniendo el 5 de enero de 1915 el Brevet Nº 29 de Piloto de Aeróstato; el 18 de febrero, del mismo año, obtuvo el Brevet Nº 68 del Aeroclub Argentino y el 6 de abril de 1916 egresó en el primer puesto de su curso otorgándole el Brevet Superior de Aviador Militar Nº 9. En julio de 1916, logró el record de navegación nocturna durante la carrera aérea, organizada con motivo del centenario de la independencia. 
.Las aptitudes y capacidad para la actividad aérea hicieron que el 31 de agosto de 1916 desempeñara el cargo de Profesor de Teoría y Práctica de vuelo de avión para suboficiales. Bajo su férrea dirección, ejemplo y enseñanza se graduaron los primeros suboficiales conductores de avión que se transformarían luego, por iniciativa y proyecto de Parodi, en Pilotos Militares y magníficos instructores de vuelo.
En febrero de 1917 realizó un vuelo entre El Palomar y Posadas, Misiones y regreso regresando, llevando como acompañante al Teniente Valentín Campero, completando de esta manera una hazaña sin precedente en nuestra Aviación, obteniendo el record Sudamericano de Vuelo con Pasajero.
El 9 de agosto de 1917 realizó un memorable doble cruce del Río de la Plata. Partiendo de El Palomar, hasta Montevideo, ciudad que sobrevoló y luego de aterrizar en Puerto Sauce, donde se reabasteció, se dirigió hacia El Palomar, aterrizando después de cumplir 6:55 horas de vuelo efectivo, en las cuales había sobrevolado agua por 400 kilómetros continuos, con lo que se había adjudicado el record sudamericano.
En el año 1919, cumpliendo con su entrenamiento, sobre El Palomar batió el record Sudamericano de altura.
El 6 de marzo de 1920 cumplió el sueño de todos los argentinos al realizar la hazaña del doble cruce de los Andes a través del Cordón del Plata, razón por la cuál fue condecorado por el Congreso Nacional, el cuál recomendó a la consideración del Ejército por el arrojo tenacidad y perseverancia demostrado al realizar por primera vez y en un vuelo solo, la travesía Mendoza – Santiago De Chile – Mendoza.
En el año 1922 y como Jefe de la 1ra Escuadrilla de Caza en el Grupo 1 de Aviación realizó un vuelo en formación de cinco aviones entre Carmen de Patagones hasta Río Gallegos y regresando desde ese destino hasta El Palomar, sentando las bases para la futura ruta aérea a nuestro sur.
En 1923 el Capitán Antonio Parodi fue comisionado para seleccionar y comprar material aeronáutico en el extranjero, con sede en Bruselas. No solo seleccionó el material, sino que también adquirió armamento, municiones y bombas, miras de bombardeo y tiro, ametralladoras fotográficas, equipos de iluminación de pistas de guarnición y campaña, paracaídas y todos aquellos equipos auxiliares que pudo evaluar como imprescindibles para la Aviación de Ejército.
Al volver al país, en 1926, fue designado como Primer Jefe del Grupo 3 de Observación y de la Base de Paraná de donde volvió antes de fin de año como Jefe del Grupo Nº 1 de Observación, al que transformó en grupo de evaluación y en una excelente escuela de aplicación.
En noviembre de 1935 se creó el arma de Aviación y Parodi volvió como Teniente Coronel a ser designado en la Dirección General de Material Aeronáutico del Ejército como Jefe de la División Movilización. En 1936 cambió la organización y se creó el Comando de las Fuerzas Aéreas del Ejército quedando a cargo del Coronel Parodi la Dirección General del Material Aeronáutico del Ejército y la Comisión Especial de Adquisiciones Aeronáuticas.
En 1938 fue nombrado Comandante de la División Aérea Nº 1 y pocos meses después Comandante de Aviación de Ejército. En tal cargo contrató una misión de instructores de las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos. Con el auxilio de esta misión y de los equipos contratados para vuelo instrumental y nocturno, Parodi pudo cumplir su viejo sueño de tener una Aviación de Ejército capaz de volar en todo tiempo con cualquier luminosidad.
En 1940 utilizó aviones militares para correo y transporte de pasajeros uniendo las ciudades del sur con otras del norte. Así nació LASO, Líneas Aéreas al Sudoeste, y posteriormente LANE, Líneas Aéreas al Nordeste. Ambas líneas se fusionaron en 1945 creando LADE, Líneas Aéreas del Estado.
En 1941 fue nombrado presidente de la Comisión Especial de Adquisición Aeronáuticas en los Estados Unidos y Agregado Militar y Aeronáutico a la embajada Argentina en Washington.
En julio de 1944, y creado el Comando en Jefe de Aeronáutica fue excluido del escalafón de Ejército e incluido como personal navegante en el de Aviación de Ejército. Al sancionarse el decreto ley orgánica de Aeronáutica pasó a ostentar el grado de Brigadier con siete años de antigüedad. A fines de 1944, luego de que la República Argentina declaró la guerra al eje, el Brigadier Antonio Parodi fue designado Agregado Aeronáutico a la embajada Argentina en París.
El 15 de febrero de 1946, a los cincuenta y cinco años de edad luego de treinta y siete años de servicio vuelve al país y pasa a situación de retiro.
En el año 1955 el gobierno de la Revolución Libertadora otorgó el grado de Brigadier General expresando entre otras consideraciones: “... que los mencionados Brigadieres han servido de ejemplo a los integrantes de las Fuerzas Armadas, por sus virtudes morales y profesionales, evidenciadas en el desempeño de las más altas funciones...”
El Brigadier General Antonio Parodi falleció en Buenos Aires el 12 de marzo de 1978.
Fue declarado Precursor y Benemérito de la Aeronáutica Argentina. Ley 18559 - BAP Nº 2100.
Brigadier Claudio A. Mejía
El 25 de noviembre de 1901 nació en Buenos Aires este pionero de la aeronáutica nacional. Egresó como Piloto y Aviador Militar en 1925, de la Escuela Militar de Aviación en El Palomar, cuna de la Fuerza Aérea Argentina. Siendo Teniente de aviación se le confió el cargo de Comandante de la única Escuadrilla de Caza, formando parte del Grupo No 1 de Aviación, donde ejerció como profesor de Meteorología, y en reiteradas ocasiones de Táctica Aérea. El 22 de Junio de 1931 con el grado de Teniente Primero, Mejía fue designado como Jefe Acc. de la naciente aviación de caza (dos escuadrillas).
Nombrado como Agregado Aeronáutico a la Embajada Argentina en Italia, se incorporó allí a la Misión de Adquisiciones como Probador y Asesor de Tecnologías y Selección de aviones de caza. Su audaz pilotaje y su capacidad intelectual asombraron a los europeos. 
En Julio de 1933, siendo Capitán, ingresó al VI Grupo, 81ª Squadriglia di 1º Stormo Aeroplani Caccia, en Campoformido, donde fue distinguido por su eficiente actuación en pilotaje, y su audacia en operaciones de combate simulado. En 1934 mereció las más altas calificaciones en Caserta en la Regia Accademia Aeronáutica, por su brillante desempeño y estilo.
A su regreso al país pudo demostrar su experiencia y amor por la aviación argentina aportando ideas para la integración de la nueva Institución, en la que desempeñó altos cargos de responsabilidad y comando. En 1939 el Mayor Mejía fue considerado el más sobresaliente aviador militar de la Argentina, y en mérito a sus contribuciones a la técnica aeronáutica recibió de la Ligue Internationale Des Aviateurs el exclusivo “Diplome D’Honneur”, único en su género otorgado a un miembro de la aviación militar de nuestro país.
Lució en su chaqueta los brevets de Aviador Militar de Argentina, Brasil, Colombia, Francia, Italia y Polonia. Sus condecoraciones preferidas fueron la Orden de Mauricio y Lázaro y la de Caballero de la Corona de Italia. Culminó su carrera con el reconocimiento de las autoridades, y el rango de Embajador Extraordinario y Plenipotenciario con dependencia directa del ministro de Relaciones Exteriores y Culto, desde Noviembre de 1946 hasta su retiro definitivo en Marzo de 1948.
Fue amigo de Antoine de Saint-Exupery, con quien voló en muchas oportunidades. Falleció el 22 de Febrero de 1988.
Bibliografía
Dr. Eduardo Newbery (Ricardo J Leggieri)
A cien años de la creación de la aeronáutica argentina (Brigadier Mayor (R) Horacio Alberto Rodríguez)
Historia de la aviación. (Wikipedia, La enciclopedia libre)
Efemérides, Revista Aeroespacio
Fuentes Internet:
Los pioneros, en members.fortunecity.com/gvanroy1/pioneer.html _uacct = "UA-4247327-1"; urchinTracker();
http://www.patrimoniosf.gov.ar/patrimonio.php?id=3958
http://www.karenblixen.com/gale.html
http://www.fac.mil.co
Referencias:
(1) Vicente Almandos Almonacid nació en Anguinán, departamento Chilecito, provincia de La Rioja, el 24 de diciembre de 1883. A los 20 años de edad, viajó a Francia para realizar estudios acerca de su gran pasión: la aviación. Al estallar la Primera Guerra Mundial, se enroló como voluntario para la lucha aérea, por las naciones aliadas. Concretó una serie de hazañas que lo erigieron como héroe de guerra. Francia lo distinguió con galones militares, que fueron sus máximas condecoraciones, reconociéndolo como un hijo del corazón. En su memoria, su nombre está inscripto en el Arco de Triunfo de París. Falleció en Buenos Aires el 16 de Diciembre de 1953.
(*) El Comodoro (R) Roberto Briend es Aviador Militar. Actualmente es Jefe del Departamento Académico Estrategia y Administración del Cuerpo de Cadetes de la Escuela de Aviación Militar.
Fuente: 
http://esfacba.com/noticias/dia-del-soldado-aeronautico-23-05-2011.html
http://viajes.elpais.com.uy/2014/12/26/uruguayo-recordman-de-vuelo-sobre-el-agua-en-1912/
http://www.eltangauta.com/nota.asp?id=308
http://www.3040100.com.ar/homenaje-al-soldado-aeronautico/
http://blogs.lanacion.com.ar/historia-argentina/personalidades/teodoro-fels-el-heroe-castigado/
http://www.diarioelnorte.com.ar/nota48592_--pablo-teodoro-fels-el-primer-piloto-que-aterrizo-en-san-nicolas-.html
http://www.museopagodeloslobos.com.ar/2010/05/aeroplanos.html
http://www.eam.iua.edu.ar/rumbos/Revista-26/RevistaRumbos26-HistAeronautica.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario