AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE LAS FUERZAS ARMADAS MUNDIALES, EQUIPO MILITAR, ARMAS DE FUEGO, ARMAS BLANCAS, LAS GUERRAS MUNDIALES Y OTRAS GUERRAS, VIDEOS DOCUMENTALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS Y COMBATES, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

15 de marzo de 2017

DÍA DE LOS VALORES HUMANOS EN LA REPÚBLICA ARGENTINA. 29 de Julio.

Por Ley 25.787 se instituyó en la República Argentina el 29 de Julio de cada año como el Día de los Valores Humanos.
Hoy se imparten en todas las escuelas clases para exaltar el significado de los valores que sostienen las relaciones humanas
EL CONCEPTO DE VALORES HUMANOS ABARCA TODOS AQUELLOS BIENES UNIVERSALES QUE VAMOS ADQUIRIENDO, ASIMILANDO Y TRANSMITIENDO EN NUESTRA VIDA Y QUE NOS MOTIVAN EN NUESTRAS DECISIONES COTIDIANAS, AYUDÁNDONOS A NUESTRA AUTORREALIZACIÓN Y PERFECCIONAMIENTO.
Hay muchas clases de valores, según el plano donde nos situemos o el aspecto de nuestra vida que nos afecta:
  • Los económicos, que se relacionan con la materialidad
  • Los que nos satisfacen como persona
  • Los que trascienden la persona 
  • Los que ayudan a relacionarnos con los demás
VALORES HUMANOS
  • DECENCIA: vivir y comportarse dignamente.
  • COHERENCIA: actuar siempre de acuerdo a nuestros principios.
  • SANA DIVERSIÓN: tener actividades recreativas que nos permitan disfrutar de los Derechos Humanos.
  • SABER DAR Y RECIBIR CONSEJOS: una palabra dada o escuchada en el momento oportuno nos permitirá encontrar el rumbo favorable en nuestra vida y en la de quienes nos rodean.
  • PATRIOTISMO: vivir plenamente como ciudadanos e inculcar el respeto a nuestra Nación.
  • PUNTUALIDAD: el valor de estar a tiempo siempre en el lugar indicado.
  • OBJETIVIDAD: ver el mundo que nos rodea como es y no como queremos que sea.
  • DOCILIDAD: ser conscientes de la necesidad de recibir ayuda en todos los aspectos de la vida.
  • COMPASIÓN: es una actitud de servicio frente a la necesidad de otros seres humanos.
  • AMOR: es fundamental en nuestras vidas, todos lo necesitamos, ya sea darlo o recibirlo.
  • DESPRENDIMIENTO: nos ayudará a poner nuestro corazón en las personas que nos rodean y no en las cosas materiales.
  • SERENIDAD: nos permite conservar la calma y ser amables y cordiales a pesar de nuestros problemas.
  • RESPETO Y TOLERANCIA: son la base para convivir armonicamente en la sociedad.
NINGUNA SOCIEDAD PUEDE ENCONTRAR EL CAMINO HACIA SU CRECIMIENTO PROGRESIVO E INTEGRAL SI NO TIENE A LA VISTA NOCIONES Y MODELOS EFECTIVOS DE CONDUCTA, DE SUPERACIÓN Y DE DIGNIFICACIÓN MORAL Y ESPIRITUAL.
Con esa idea y con esa convicción se sancionó en nuestro país hace seis años (concretamente, en 2003) una ley, la 25.787, por la cual se decidió instituir el 29 de julio de cada año como fecha para la celebración del Día de los Valores Humanos.
QUE DISPONE LA CITADA NORMA
La citada norma dispone que ese día se impartan en todos los establecimientos educativos del país clases alusivas, destinadas a exaltar el significado de los valores que dignifican y ennoblecen las relaciones humanas. El propósito de los legisladores fue establecer un mecanismo que llevara a los argentinos a reflexionar sobre aquellos principios y sobre aquellos resortes de carácter moral que contribuyen a la autorrealización de las personas y de las sociedades, así como a una fructífera superación espiritual.
LAS CRISIS Y DIFICULTADES
A menudo se piensa que las crisis y las dificultades coyunturales que afrontan las naciones se deben encarar y resolver mediante una aplicación estricta de principios o recetas extraídos del campo de la economía o de la dialéctica política y social. Pero se olvida que todo proceso de declinación o decadencia nacional o colectivo encubre, por lo general, un progresivo debilitamiento de los valores de orden moral que alumbran la dinámica interior de toda comunidad o de sus estructuras sociales, familiares o dirigenciales. 
LA IDEA QUE DETERMINÓ LA SANCIÓN LA NORMA LEGAL
La idea que determinó la sanción de esa norma legal muchas veces olvidada fue sin duda la de promover una sana difusión de aquellos principios y modelos de conducta que ayudan a orientar a las nuevas generaciones hacia la plena realización de sus más valiosas riquezas interiores y de su permanente enriquecimiento moral.
UN ÁMBITO FUNDAMENTAL PARA LA TRANSMISIÓN DE ESA CLASE DE VALORES ES, POR SUPUESTO, EL QUE NACE DE LA FORMACIÓN QUE SE IMPARTE EN EL SENO DE LA FAMILIA.
Se trata de realidades que se enseñan y se inculcan, en buena medida, como parte de los primeros aprendizajes de la vida. Al mismo tiempo, nadie puede dudar del papel decisivo que la escuela está llamada a desempeñar, asimismo, en todo lo que atañe a la construcción de valores, contenidos y reflexiones que prefiguren o posibiliten una sólida orientación moral o espiritual.
UN PAÍS SE PROYECTA Y SE EDIFICA POR MÚLTIPLES CAMINOS
Se proyecta y se edifica por la vía de los grandes emprendimientos que permiten avanzar hacia el pleno desenvolvimiento de las energías que toda sociedad esconde en lo más profundo de su potencial económico y productivo. Pero el crecimiento integral de una nación o de una sociedad presupone algo más. Presupone la preservación de su mejor y más hondo reservorio de valores morales. A esos valores debe atender la comunidad en una correlación permanente con el fortalecimiento de sus estructuras educativas y de las energías que emergen de su riqueza interior y de su vocación espiritual y creativa. Y en ese proceso desempeña un papel decisivo la fuerza que emana de ese sedimento de valores humanos a los que resulta imprescindible volver una y otra vez.
¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE VALORES Y VIRTUDES?
JUAN ÁVILA ESTRADA. Sacerdote colombiano especializado en Matrimonio y Familia.
PARA ALCANZAR LA PERFECCIÓN NO BASTAN LOS VALORES SINO LAS VIRTUDES
LAS VIRTUDES 
“Las virtudes son hábitos buenos que nos llevan a hacer el bien. Podemos tenerlas desde que nacimos o podemos adquirirlas después. Son un medio muy eficaz para colaborar con Dios, pues implican que hemos decidido, libre y voluntariamente, hacer el bien, es decir, cumplir con el plan de Dios. El objetivo de una vida virtuosa es llegar a ser semejantes a Cristo, no es un perfeccionismo, donde la persona elimina defectos porque considera que no debe de tener tal o cual falla, esto sería un vanidoso mejoramiento de sí mismo. Tampoco es un narcisismo de verse bien, que todos piensen que es lo máximo. La virtud no es una higiene moral por la cual limpio mi persona”.
LOS VALORES
“Los valores, por su parte, están orientados al crecimiento personal por un convencimiento intelectual: sabemos que si estamos limpios, seremos mejor aceptados por los demás; sabemos que si mantenemos ordenadas nuestras cosas, podremos encontrarlas cuando las busquemos. Los valores son bienes que la inteligencia del hombre conoce, acepta y vive como algo bueno para él como persona”. 
El valor es todo aquello que se “valora” como bueno, como deseable, como necesario para la vida. Para alguien puede ser un valor tener un hermoso automóvil mientras que para otro no lo es en modo alguno.
En este sentido podemos decir que los valores son más ambiguos puesto que no todos consideran como valor lo que es para otros; 

las virtudes son de carácter universal y lo que es una virtud en uno lo es también en otro.

Establecidas las diferencias es importante reconocer que en la vida de fe siempre hay propuestas hechas por Jesús que, cuando son puestas en paralelo con lo que el mundo nos presenta, tiende a tener una propuesta que se le asemeja pero no necesariamente se le equipara. 
ALGUNOS EJEMPLOS
  • La Sagrada Escritura enseña la necesidad del ayuno como remedio eficaz contra la concupiscencia y como mecanismo de dominio sobre sí mismo; 
  • el mundo nos propone la dieta pero como método eficaz para mantener el control del peso corporal y de una adecuada salud humana.
Primera conclusión: no es lo mismo ayunar que hacer dieta y menos aún que padecer hambre. Aunque se asemejen en la forma no son iguales en el fondo.
  • Jesús invita a la castidad como modo de entender la sexualidad y el cuerpo humano como instrumentos de santificación y de oblación a Dios y al cónyuge 
  • mientras que muchos han optado por la abstinencia sexual como modo de libertad interior para alcanzar otros fines que consideran más nobles. 
No es por tanto lo mismo ser casto que ser abstinente y menos aún ser asexuado.
Mientras que la dieta y la abstinencia pueden llegar a tener alguna valoración para algunos, 
el ayuno y la castidad son en sí mismas virtudes de carácter espiritual para todos. 
Es importante saber además que 
  • los valores no necesitan de la Gracia de Dios, pues por el hecho de poseer una ponderación intelectual se viven desde la racionalidad, 
  • mientras que las virtudes, por buscar colaborar en el plan de Dios y la semejanza con Cristo, sí requieren de la ayuda del Señor, de un auxilio especial de su magnificencia puesto que el hombre por sus propias fuerzas no las puede alcanzar.
SE PUEDE SER ABSTINENTE SIN SER CASTO Y HACER DIETA SIN AYUNAR.
El sentido mismo de cada una de estas prácticas difieren mucho por la finalidad de su objeto, de lo que pretenden en sí mismas. 
Los cristianos no estamos llamados simplemente a cultivar valores (necesarios en todo ser humano) sino a llenar nuestras vidas de virtudes tanto cardinales como teologales (aquellas que son cultivadas por el ejercicio disciplinado y perseverante del hombre y las que son dadas directamente por Dios a quien le ama).
Si nos extendemos un poco más podemos encontrar muchos otros valores que tienen una semejanza con las virtudes y por ello tienden a ser confundidos por quienes no lo saben. Hay quienes piensan que es lo mismo 
  • el fanatismo que la fe, 
  • enamoramiento que amor, 
  • ilusión que esperanza, 
  • osadía que valentía, 
  • timidez que prudencia, 
  • etc.
Todos los seres humanos poseemos valores, todos consideramos que hay valor en algo, que incluso hay cosas por las que vale la pena morir; pero 
para alcanzar la perfección no bastan los valores sino las virtudes.
Fuente:
http://www.elportaleducativo.com.ar/calendario/ValoresHumanos.htm
http://www.lanacion.com.ar/1155970-dia-de-los-valores-humanos
https://carlossantostefano.blogspot.com.ar/2017/03/que-diferencia-hay-entre-valores-y.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario