AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE LAS FUERZAS ARMADAS MUNDIALES, EQUIPO MILITAR, ARMAS DE FUEGO, ARMAS BLANCAS, LAS GUERRAS MUNDIALES Y OTRAS GUERRAS, VIDEOS DOCUMENTALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS Y COMBATES, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

11 de junio de 2017

HISTORIA DE LOS "MARINES" BRITANICOS APRESADOS EN MALVINAS - JACINTO ELISEO BATISTA (Colón - Entre Ríos) ) - Cabo Principal COMANDO ANFIBIO ARGENTINO - Las publicaciones de la época donde se vieron las fotos de Rafael Wollman. GUERRA DE LAS ISLAS MALVINAS AÑO 1982.

Cabo Principal JACINTO ELISEO BATISTA: COMANDO ANFIBIO (Malvinas) 
Foto histórica: El comando anfibio colonense (Colon - Entre Ríos) Jacinto Batista ordenaba a las tropas inglesas que abandonen Puerto Argentino. 
La imagen dio la vuelta al mundo y lo transformó en el "argentino más odiado por los ingleses".🔻
JACINTO ELISEO BATISTA: COMANDO ANFIBIO (Malvinas) 
Su foto dio vuelta al mundo. Fue tapa de la revista Gente y de otras de distintas partes del mundo cuando la Argentina recuperó las Islas Malvinas el 2 de Abril de 1982. Con una pistola ametralladora y el rostro enmascarado, el SMIM en aquel entonces, Cabo Principal formaba parte de la Agrupación Comandos Anfibios de la Infantería de Marina, una agrupación de elite que hiciera el desembarco y tomara las Islas perdiendo la vida en combate el Capitán Giachino. Batista vive en Colón - Entre Ríos - Argentina.
Cabo Principal JACINTO ELISEO BATISTA: COMANDO ANFIBIO (Malvinas) 
Acaso debió pensar, en ese instante, que el destino le había deparado una misión extraordinaria. Pero no tuvo tiempo. Porque en ese instante -2 de abril, 1982, Islas Malvinas- sostenía con la mano derecha el fusil colgado del hombro, listo para tronar ante cualquier movimiento sospechoso de sus prisioneros, guiados por el comando inglés Lou Armour, cabeza de su grupo.
Lou armadura (Warwickshire, Inglaterra, 1958). El 2 de abril de 1982, Lou estaba luchando en las Islas Malvinas y hecho prisionero, sólo para regresar con el Comando 42 RM (21 de mayo - 14 de junio) para luchar de nuevo. 
Después dejó los marines en 1986


Armour desembarcó en Malvinas, peleó durante la guerra e izó la bandera británica el 14 de junio de 1982
Tampoco supo que ese instante fue captado por el fotógrafo Rafael Wollman, el único de su oficio en esa helada mañana. Y mucho menos que esa foto daría la vuelta al mundo sin fecha de vencimiento.
Hasta hoy. Hasta siempre.
"Me mandaron a cumplir una misión, y fui. Para eso nos paga el Estado".
JACINTO ELISEO BATISTA: COMANDO ANFIBIO (Malvinas) 
Jacinto Eliseo Batista es el protagonista de esa foto que dio la vuelta al mundo, transformándose en un símbolo de la toma de Puerto Argentino, aquel 2 de abril de 1982. Veinte años después, 01/04/2002 a punto de cumplir 52 y a menos de dos meses de pasar a retiro luego de 35 años en la Armada, el suboficial mayor Batista enciende su cuarto cigarrillo en la temprana y húmeda mañana de Punta Alta y asegura: 
"No tengo nostalgias de Malvinas. Fue una etapa en mi vida y en mi carrera. Hubo una orden y se cumplió. Para eso nos paga el Estado".
El fotógrafo Rafael Wollman, de frente, en el momento que registra el desarme de los marines ingleses
🔺Jacinto Eliseo Batista. De Colon Entre Ríos. Clase 1950. Se alistó apenas cumplió, en la isla Martín García, sus 15 años. Sirvió en el rompehielos San Martín. Especialidad: explosivos.
Familia: su esposa Elsa Marina Matei, y tres hijas: Andrea, Nadia y Bárbara.
Su encuentro con el destino empezó con un misterio…
Era cabo principal cuando, sin órdenes ni explicación alguna, en Puerto Belgrano, lo embarcaron en la fragata Santísima Trinidad. Rumbo: desconocido.
JACINTO ELISEO BATISTA EN LA ACTUALIDAD 
(El hombre situado a la derecha de la foto)
01/04/2002. Alcanzó la máxima jerarquía y el mayor cargo al que podía aspirar, encargado de componente de la Infantería de Marina. A días del retiro para Batista empieza la "etapa personal" junto a su familia, que hace seis años, después de acompañarlo siempre en distintos destinos, echó anclas en Colón, ciudad natal de él y de su esposa, Elsa Marina Matei. También lo esperan allí sus tres hijas, Andrea (21), Nadia (17) y Bárbara (13).
El comando anfibio Jacinto Eliseo Batista ordena la fila de Royal Marines que encabeza Lou Armour. La foto recorrió el mundo (Rafael Wollmann)
El comando anfibio Jacinto Batista y el Royal Marine Lou Armour –en ese momento, vencedor y vencido–, sin saberlo, protagonizaron una definición de Borges: 
“A veces un instante justifica toda una vida”. O dos, en este caso…
Gorro de lana. La cara en sombras por la pintura de combate. Con la mano izquierda ordena la fila de soldados ingleses, que caminan con los brazos en alto: rendición.

  
Los comandos volvieron al continente el mismo 2 de abril, y Jacinto Eliseo Batista jamás regresó. Tuvo la chance en una misión especial luego del desembarco de los ingleses, pero fue abortada mientras el avión Hércules ya carreteaba...La pregunta de rigor en cada entrevista:
- ¿Volvería a las Malvinas?
- De visita, no. ¿Pero si hay que recuperarlas y me llaman? ¡Sin duda!
Aunque tiene 62 años y se retiró de las filas hace una década y media, es seco en su juicio: 
"los ingleses no eran mejores que nosotros, pero tuvieron más medios, y apoyo de los norteamericanos y los chilenos".

No recuerda en qué momento Rafael Wollman tomó la foto-emblema, pero supo que era el soldado más odiado por los ingleses, y que el 14 de junio, día de la caída de Puerto Argentino, lo buscaron entre los prisioneros..., no para servirle un té.
"Para fotografiarme con los brazos en alto", suele bromear.

JACINTO ELISEO BATISTA: COMANDO ANFIBIO (Malvinas)
RESUMEN
Luego de dejar la editorial Atlántida a fines de los ’70, el fotógrafo Rafael Wollmann comienza un trabajo free lance que lo lleva a vender material a diversas revistas, medios y agencias internacionales. 

El fotógrafo Rafael Wollman fue un testigo privilegiado del día del desembarco en Malvinas. El 3 de abril Wollmann regresó a Buenos Aires en un avión privado de Editorial Atlántida
🔺En 1982 una agencia francesa se muestra interesada en un foto-reportaje sobre las Islas Malvinas: cómo es la vida cotidiana de una colectividad inglesa, qué comen, qué comercian. Wollmann llega con su visa de turista el 23 de marzo de 1982 y planea quedarse unas semanas para hacer un trabajo tranquilo. Sin embargo, la noche del 1 de abril de 1982 empieza a circular, a través de la precaria radio de las islas, la noticia de un posible desembarco militar argentino. Para la madrugada siguiente, Wollmann es el único fotógrafo presente en las islas Malvinas que fotografía el avance de las tropas argentinas y la rendición de los ingleses.
El comando anfibio Jacinto Eliseo Batista ordena la fila de Royal Marines que encabeza Lou Armour. La foto recorrió el mundo (Rafael Wollmann)

Izamiento de la bandera de la nación frente al Cuartel de Moody Brook,por los comandos anfibios, esta se convertiria en la primera bandera argentina Izada en las Islas Malvinas desde 1833.



Lou Armor (medio) con Marcelo Vallejo (izquierda) y Gabrial Sagastume (derecha). (Foto Tristram Kenton). Lou Armour estaba en la isla el 2 de abril; es el primer soldado de esa foto que dio la vuelta al mundo
EL TESTIGO PRIVILEGIADO QUE REGISTRÓ EL DESEMBARCO EN MALVINAS PARA EL MUNDO (Rafael Wollmann).
LA HISTORIA DE RAFAEL WOLLMAN, EL ÚNICO FOTÓGRAFO ARGENTINO QUE PASÓ LA VÍSPERA DEL 2 DE ABRIL EN PUERTO ARGENTINO; LOGRÓ IMÁGENES EMBLEMÁTICAS DE LA RENDICIÓN DE LOS MARINES BRITÁNICOS, QUE QUEDARON EN LA MEMORIA COLECTIVA.
El fotógrafo Rafael Wollman fue un testigo privilegiado del día del desembarco en Malvinas.


Las publicaciones de la época donde se vieron las fotos de Rafael Wollman.


Batista y los comandos anfibios argentinos tenían instrucciones precisas: que no se produzcan bajas británicas.

Las publicaciones de la época donde se vieron las fotos de Rafael Wollman

Las publicaciones de la época donde se vieron las fotos de Rafael Wollman

Las publicaciones de la época donde se vieron las fotos de Rafael Wollman

Las publicaciones de la época donde se vieron las fotos de Rafael Wollman.

Las publicaciones de la época donde se vieron las fotos de Rafael Wollman

Las publicaciones de la época donde se vieron las fotos de Rafael Wollman


Rafael Wollmann, en acción durante el desembarco argentino en Malvinas
🔺Su nombre: Lou Armour. Nacido en Inglaterra en 1958, a los 16 años –pequeño y muy flaco– se unió a los comandos de la Royal y se especializó en armas de infantería, despacho de helicópteros y paracaidismo militar sobre mar y tierra.
Casi un James Bond con uniforme…
Sirvió en Malta, Chipre, Turquía, Italia, Cerdeña, Alemania, Dinamarca, Holanda, Noruega, Estados Unidos y las Indias Orientales. En 1979, servicio activo en Irlanda del norte al frente de 40 comandos. Y tres años más tarde, batallando en las Malvinas…, vencido y prisionero. Pero volviendo al mismo escenario con el 42 Royal Marines Comandos para seguir en la lucha desde el 21 de mayo hasta el 14 de junio, día del final de una de las guerras más insólitas del siglo XX.
Lo sacaron de las islas en un Hércules. 
"Me sentí humillado y pedí regresar al frente". 
Una semana después entró en la terrible batalla de Goose Green. 
"Fue un espanto. Vi todo el suelo en llamas, y muertos y heridos del regimiento de paracaidistas que hizo la avanzada".
Wollmann sigue de cerca a los jefes militares, que sonríen tras la breve recuperación de las islas, el 2 de abril de 1982
PRISIONEROS INGLESES, CUANDO LA GUERRA PASÓ POR COMODORO RIVADAVIA.
Vivieron doce días en el continente. Fueron devueltos a Gran Bretaña. Al menos uno de ellos regresó a pelear en Malvinas y ocupó un lugar de honor cuando los británicos volvieron a izar su bandera en Puerto Argentino.
Una foto lo eternizó, a su pesar con las manos en alto, vestido de combate, la cara tiznada, rendido ante las fuerzas argentinas que recuperaron las Malvinas el 2 de abril de 1982. Era uno de los militares británicos que protegían las islas. Alto, corpulento, con negros bigotes, se había refugiado junto a una patrulla en las serranías cercanas a Puerto Argentino. 
El Royal Marine volvió a las islas con la flota británica para luchar en la guerra de Malvinas: “Me sentí humillado y pedí regresar al frente”
El y sus compañeros, junto al guardafaro de la isla, fueron apresados el sábado 3 de abril. 
El 5 de abril de 1982, Stefan Charles York, de 27 años; James William Mc Kay, de 21; Gary Moor, de 19; Jeffrey William Warnes, de 36; Richard Overall, de 22; y Martin Thomas Smith y Stephan Dale fueron llevados a Comodoro Rivadavia y alojados en el Liceo Militar General Roca. Al pie del Hércules C-130 los esperaba el entonces jefe de la compañía de Reserva del Liceo, capitán Luis Bruno. 
En el Liceo, los recibió su director y jefe de la Agrupación Comodoro Rivadavia, creada el 23 de marzo, teniente coronel Miguel Angel Arévalo, que moriría veinticinco días después en un helicóptero del Ejército que cayó al mar, cerca de Caleta Olivia. 
Se decidió alojarlos en el Liceo Militar, en el interior de la Sala de Armas de una de las compañías de cadetes, el único sitio con rejas al que se podía apelar. Los datos y la historia de los prisioneros de guerra británicos fueron revelados a Clarín por Edgardo Blaguerman, uno de los ex soldados del Liceo Militar y seis de sus camaradas de entonces. 
Edgardo Blaguerman, uno de los ex soldados del Liceo Militar 
Edgardo Blaguerman fue custodio de los prisioneros de guerra británicos e intérprete, junto a otro soldado, Claudio Tantignone.
—Lo primero que les preguntaron fue qué querían comer. "¡Carne!" gritaron. Y se les dio carne. El Teniente coronel Miguel Angel Arévalo ya les había dicho que estaban como prisioneros de guerra y que iban a ser tratados según la Convención de Ginebra. Los tipos no decían nada. Tenían una actitud muy profesional. Con el correr de los días, Blaguerman entró en confianza con el marine de la foto. Hoy cree que puede ser McKay o, por la edad, Warned.
—Me preguntaba cuántos años tenía. Y me decía que él tenía treinta y ocho años, que tenía dos hijos, que había peleado en Indonesia, que yo podía ser su hijo y que cuando ellos invadieran el continente me iban a tratar bien porque yo los trataba bien. 
Edgardo Blaguerman, uno de los ex soldados del Liceo Militar los guió hacia el micro que los llevaría al aeropuerto. Una foto, publicada en los medios de la época y que se reproduce en estas páginas, lo muestra señalando el camino al marine de esta historia. 
En el bolsillo derecho de la chaqueta, el soldado argentino lleva los pasaportes británicos. Desde Montevideo, los británicos fueron enviados a la isla Ascención. 
—Un teniente primero, ahora retirado, de apellido Echeverría, contó que en una lucha cuerpo a cuerpo en Malvinas estuvo a punto de ser muerto. Su enemigo no lo mató. Y le dijo: 
"No lo hago porque Blaguerman y Bruno me trataron bien en Comodoro Rivadavia".
Después pidieron hacer gimnasia y se lo permitieron. Fuera de la sala de armas, donde se habían puesto cuchetas, había guardias armados; pero nosotros, que estábamos en contacto con ellos dentro de la sala de armas, estábamos desarmados. Alguien no había previsto lo imprevisible. Una noche, durante la guardia desarmada de Blaguerman, se cortó la luz en el Liceo Militar.
—Yo me llamo Edgardo, pero ellos pronunciaban mi nombre algo así como "Edouardo". De pronto, en medio de la oscuridad, empezaron a golpear las camas metálicas con objetos metálicos y a gritar: "¡Edouaaaardooo... Edouaaaardooo...!" Fue un poquito inquietante. 
Armour reflexiona: 
“Vi a los argentinos triunfadores, en combate y vencidos. Ahora puedo verlos desde la amistad”
Por suerte la luz volvió enseguida. Durante los días de detención de los británicos en el Liceo General Roca, crecieron las versiones sobre una misión de rescate de los prisioneros por fuerzas especiales británicas. El liceo había sido evacuado de sus cadetes, chicos de entre doce y diecisiete años, y lo mismo había sucedido con los familiares de los militares argentinos.
Izamiento de la bandera de la nación frente al Cuartel de Moody Brook,por los comandos anfibios, esta se convertiria en la primera bandera argentina Izada en las Islas Malvinas desde 1833.
—Días después de la llegada de los prisioneros hubo un tiroteo bastante intenso en en los alrededores del Liceo. Nunca supimos quiénes nos dispararon. Por fin, las autoridades militares del continente decidieron enviar a los prisioneros a Montevideo para que fuesen devueltos a Londres. 
Blaguerman evoca:—Nos regalaron sus pañuelos, a mí el grandote me dio su paquete de primeros auxilios, de esos que llevan en el casco, y que todavía conservo; hasta nos regalaron algunas caricaturas que nos habían hecho. Al final se había creado una buena relación. 
Desde Montevideo, los británicos fueron enviados a la isla Ascención. Lo que se sabe es que el marine de los brazos en alto se reintegró a la task force y regresó a luchar en Malvinas. Una foto lo atestigua: se lo ve al pie del mástil el día en que los británicos vuelven a izar su bandera en Puerto Argentino. Y lo asegura una historia que Blaguerman y sus compañeros, que quieren reencontrarse con aquellos soldados, conocen muy bien.
Marcelo Vallejo y Lou Armour
En la obra de teatro “Campo minado” recrea su historia en la guerra junto a veteranos argentinos e ingleses. Comparten anécdotas, miradas y un escenario. Son Marcelo Vallejo y Lou Armour, los dos que están en la foto mirándose de cerca. Son ex combatientes de una guerra que para Lou tuvo lugar en las Falklands, y para Marcelo, en las Malvinas.
🔺Lou Armour  (Warwickshire, Inglaterra, 1958) enseña a los niños con dificultades sociales, emocionales y de comportamiento. En 1974, un pequeño y muy delgado Lou se unió a la Royal Marine Commandos, especializada como instructor armas de infantería, despachador helicóptero rápel y paracaidista militar (tierra y mar saltos). Lou ha servido en Malta, Chipre, Turquía, Italia, Cerdeña, Alemania, Dinamarca, Holanda, Noruega, EE.UU. y las Indias Occidentales. En 1979 se vio servicio activo en Irlanda del Norte con el Comando 40 RM. Tres años más tarde, el 2 de abril de 1982, Lou estaba luchando en las Islas Malvinas y hecho prisionero, sólo para regresar con el Comando 42 RM (21 de mayo - 14 de junio) para luchar de nuevo. Después de dejar los marines en 1986, Lou se inscribió en la Universidad de Lancaster donde leyó una licenciatura en sociología e historia del arte, después de lo cual escribió una tesis doctoral sobre la filosofía de color.
"El 2 de abril del 82 vi a los argentinos con actitud de superioridad. En mayo y en junio los vi en combates. El 14 de junio los vi vencidos. Y ahora puedo verlos desde la amistad. Es la mejor experiencia de mi vida… después de algunas que tuve con chicas, en la universidad".
🔺Marcelo Vallejo tiene 52 años (Año 2016). Durante el conflicto armado fue soldado voluntario. Era apuntador de mortero pesado 120. Se gana la vida haciendo trabajos de pintura y jardinería. También es deportista de triatlón. Representó al país en varios mundiales. Tiene dos hijos. 
© Proporcionado por THX Medios S.A. Los comandos anfibios custodian las armas británicas en la casa del gobernador
RESEÑA Y ENTREVISTA AL SOLDADO ARGENTINO JACINTO ELISEO BATISTA COMANDO ANFIBIO DE LA GUERRA DE MALVINAS.
Su foto dio vuelta al mundo. Fue tapa de la revista Gente y de otras de distintas partes del mundo cuando la Argentina recuperó las Islas Malvinas el 2 de Abril de 1982. Con una pistola ametralladora y el rostro enmascarado, el SMIM en aquel entonces, Cabo Principal formaba parte de la Agrupación Comandos Anfibios de la Infantería de Marina, una agrupación de elite que hiciera el desembarco y tomara las Islas perdiendo la vida en combate el Capitán Giachino. Batista vive en Colón, y allí lo entrevistamos. Lo recordábamos de uniforme y resultó extraño verlo de civil. 
Teniente Coronel Seineldin dando ordenes a sus soldados del Ri-25 que estan a bordo del VAO. El Regimiento 25 fue la unica unidad del Ejércitro Argentino que estuvo ese 2 de abril de 1982.
Jacinto Eliseo Batista nos recibió en su domicilio en la ciudad de Colón, ya retirado de la fuerza pero no jubilado, como se ocupara de aclararlo en más de una oportunidad.
Jacinto Eliseo Batista integró el grupo de comandos que desembarcó en las islas en la noche del 1º de abril de 1982. Ingresó a las FFAA en 1965, clase 50. Cumplió los 15 años en la isla Martín García, donde se alistó en la fuerza naval. Quería el cambio a la Infantería de Marina, pero entre tanto, surgió la posibilidad de incorporarse al rompehielos San Martín. Trabajó como explosivista, luego ingresó a la Escuela de Suboficiales. Su carrera continuó normalmente y en el año 2002 fue encargado de la fuerza.
Wollmann registra al comandante Carlos Büsser al bajar de un tanque anfibio en Malvinas
ENTREVISTA A Jacinto Eliseo Batista 
Sobre la toma de Malvinas, le preguntamos:
- ¿Cuándo se realizó exactamente el desembarco? 
- A las 21 hs del día 1º, aproximadamente. La agrupación de Comandos anfibios más algunos buzos tácticos habíamos embarcado en la Santísima Trinidad y se desembarcó en Playa Verde. Buscamos aproximadamente la playa a las 22 hs pisando suelo de Malvinas.
Soldado del BIM2 responde el fuego enemigo con su FAP durante las breves escaramuzas antes de la rendición británica.
- ¿Hubo resistencia? 
- Inicialmente no, porque se evadió la fuerza que nos estaba esperando. En un lugar que inicialmente teníamos como desembarco había una ametralladora con 3 ó 4 hombres que nos estaban esperando. Pasamos a muy poca distancia de ese grupo de ametralladoras. Mi misión concreta era hacer de guía de desembarco y una vez en tierra, continuar como explorador.
La fuerza que normalmente está en misión de combate tiene un explorador, detrás va el navegador - que en este caso fue el suboficial Camargo (actual suboficial principal) - y después viene el resto. Nosotros íbamos junto con el grupo de Giachino hasta un punto en el cual se hacía un desvío.
La unidad de tareas de Giachino se dirigió a la casa del gobernador y el grueso se dispuso a tomar el cuartel de los marines ingleses. A lo largo de la noche, durante la aproximación, hubo que rehacer la navegación terrestre porque no desembarcamos en la playa que habíamos elegido originalmente, sino más a la izquierda.
Wollmann, de espaldas, retrata el momento donde se rinden marines ingleses, la mañana del 2 de abril
Jacinto Eliseo Batista elogió el trabajo del navegante: 
“Espectacular. Fuimos comprobando los puntos a través de la navegación perfectamente en la noche oscura que tuvimos. Pasamos a muy poca distancia del grupo de ametralladoras que nos estaba esperando en la playa. Pedimos autorización para tomarlos, cosa que fue denegada, primero porque no tenía que haber bajas y segundo porque no querían que se devele la operación. Pero los ingleses ya sabían que habíamos lanzado el desembarco, porque cuando subí a la cubierta de la fragata para que me baje la grúa junto con el bote, observé un montón de luces, y una que se reflejó en el agua, lo que me dio la pauta de que lo que estaba a muy corta distancia de la playa era un Jeep con 4 hombres y una ametralladora, esperándonos”.
Jacinto Eliseo Batista. Su foto dio vuelta al mundo. Fue tapa de la revista Gente y de otras de distintas partes del mundo cuando la Argentina recuperó las Islas Malvinas el 2 de Abril de 1982.
- ¿Todos con visores nocturnos? 
- No, el único que a partir de la playa tenía visor nocturno era yo. Por eso era el guía de la agrupación, el explorador. 
El explorador va adelante, siguiendo a su vez al navegante, que es el que va siguiendo el rumbo marcado; uno se maneja sin hablar nada. Después de pasar las ametralladoras, vino un jeep, creo que con 3 ó 4 hombres. Hice rodilla a tierra y el vehículo pasó a muy poca distancia, quedando el grupo cubierto por un pastizal muy alto. Zonas con turba dificultaron la marcha y cedía el terreno. Había previsto eso, y bajé sólo con municiones, granadas, elementos de combate, dejando la mochila y la ración. Estábamos muy bien entrenados llegamos perfectamente. Una vez que se izó la bandera en el cuartel, nos dirigimos al tiroteo en la casa del gobernador.
El fotógrafo Rafael Wollman fue un testigo privilegiado del día del desembarco en Malvinas.
Fui con otros suboficiales adelante de la agrupación, y en la primera casa ya habíamos quedado combinados que íbamos a hacer combate de localidad; por lo tanto, rodeamos la casa. Fui por el frente y tomé a un francotirador de los ingleses que nos estaba esperando. Se sorprendió porque lo agarré desde atrás de una ventana. El soldado en cuestión estaba cubriendo el camino por donde venían los nuestros. Lo saqué afuera, lo dejé cuerpo a tierra, tiré la munición y el fusil e hice una señal de apoyo para que lo cubrieran por el fuego. 
Seguí adelante; hasta ese momento se escuchaban pocos disparos. Muy próximo a la casa del gobernador había unos matorrales muy tupidos y pastizales. Y un caminito donde habían puesto trampas cazabobos. Tomé entonces a dos Royal Marines que nos estaban esperando con todo. Se veía que estuvieron toda la noche aguardando nuestra llegada bien pertrechados y armados. Esta gente se sorprendió mucho. 
VAO en Puerto Argentino
Luego, dejé a los prisioneros a cargo de otro comando que vino un apoyo y seguí hasta la casa del Gobernador. Al aproximarme más, vi mucha gente en posición en la línea tamarisco y me puse en la misma línea de ellos. Encontré a 4 personas, una de ellas el segundo jefe de Marines, en un descampado al lado de la bandera, saliendo de la casa del Gobernador. Los cubrí con la ametralladora y le pedí que se acercaran. Uno de ellos le pedía a sus subordinados que salieran y dejaran las armas, pero no le respondían favorablemente. Entonces, pedí apoyo a nuestra agrupación que estaba desplegada totalmente; me puse del otro lado del segundo jefe de los Marines, y en ese momento, los ingleses entregaron las armas. 
Vi en ese momento a los heridos, el Capitán Giachino, el Teniente de Fragata García Quiroga y el Cabo Segundo Enfermero Urbina. No me pareció que era tan grave lo de Giachino, porque era el que más conciente estaba. No se quejaba. Le toqué la cabeza y le dije: "qué te pasó, Pedrito”.
Soldados del BIM-2 a bordo de un vehiculo anfibio LARC-5, Puerto Argentino
_ Vimos que estaban los ingleses quemando documentación, así que le saqué de la parca (campera de abrigo) una carta de operaciones al comandante británico. Me reuní con nuestro Jefe de Operaciones, el Capitán Robles, y le informé de la situación y los heridos. Un grupo de oficiales los llevó en un jeep hasta el buque hospital. Giachino tenía una herida en la femoral y lamentablemente se desangró. Estaba muy pálido pero bien consciente. No pudimos salvarlo a tiempo. Cumplió con su misión.
Batista fue claro al referirse al Capitán Giachino, muerto en la toma de Malvinas.
_ Giachino cumplió con su misión, que era tomar la casa del Gobernador. Sufrió una emboscada; estaban tirando del otro lado, desde arriba. No fue Giachino solo, ya que si se mira bien en las fotos de la casa del Gobernador, había agujeros de todos lados.
Giachino era una persona muy calma, así que no creo que haya ocurrido un apresuramiento. Era una persona que siempre iba al frente.
El fotógrafo Rafael Wollman fue un testigo privilegiado del día del desembarco en Malvinas.
- ¿Cuando se les avisó que esta era una operación real? 
- Cuando estábamos en altamar. Nos mostraron fotografías aéreas y nos dimos cuenta de que era una situación real, aunque algo preveíamos porque en la agrupación veníamos haciendo muchos trabajos con botes, navegación nocturna, salida del agua teniendo en cuenta el ruido de los motores, ver si se escuchaba o no...

El fotógrafo Rafael Wollman fue un testigo privilegiado del día del desembarco en Malvinas.
- ¿Hubo apoyo satelital? 
- Nada. Fotografía aérea había algunas, cartografía pocas.
- ¿Ninguno de ustedes había estado en Malvinas con anterioridad? 
- Que yo sepa, no. Alguien cambió lo planeado.
- ¿La orden fue contundente: no tirar.
- Así es, evitar por todos los medios producir bajas. Algo muy difícil en una situación bélica real...
- Vamos a partir de una base. La “operación Rosario” fue una operación anfibia impecable desde el punto de vista táctico. Se cumplió el objetivo: no producir bajas enemigas, izar la bandera argentina y dar tiempo a negociar.
Lo que pasó después es otra historia que habría que preguntársela a los señores que cambiaron lo planeado, porque todo terminaba con la “operación Rosario”. Parece que se cambió todo sobre la marcha y no se previeron muchas cosas,.
- ¿Usted volvió a Malvinas después de la operación Rosario? 
- No, estuvimos permanentemente patrullando en el continente por la amenaza chilena que teníamos.
Miembros del BIM-2 responden al fuego de los Royal Marine en las primeras horas del 2 de abril
- ¿Le sorprendió que a 20 años de Malvinas, algunos militares chilenos declararan que su país brindó información a los ingleses? 
- No, porque ya lo sabía en ese momento. Cada avión que salía del continente era monitoreado y se avisaba a la flota inglesa permanentemente. Eso no lo pueden negar los chilenos. Es indiscutible, y además, no podíamos esperar otra cosa de un país expansionista como Chile.
- EL BIM 5 con asiento en Río Grande conocía el terreno, estaban acostumbrados a la turba y fue uno de los batallones más destacados, elogiado por los propios ingleses. 
02 de Abril de 1982
- Ese Batallón 5 tuvo refuerzos del Batallón 3 como también de la compañía de Ingenieros y la Batería de Artillería de Campaña. Y sí, fue reconocido por los mismos ingleses como una fuerza extraordinaria. Los británicos no podían creer que una compañía haya frenado a una Brigada. Un comandante inglés le preguntó al Almirante Robassio, que en ese momento era el comandante del Batallón 5, que le explique cómo habían hecho. No entendía, no le encontraba lógica al hecho de que una compañía frenara a tanta gente. Cabe acotar que la Brigada enemiga cayó en un campo minado, bombardeada toda la noche con morteros, obuses y todo lo que teníamos. 
Lou Armour y el fotógrafo Rafael Wollman fue un testigo privilegiado del día del desembarco en Malvinas.
- ¿Qué piensa hoy de Malvinas? ¿Qué significó para usted? 
- Para mí fue un deber. Hoy tiene que ser un deber para la parte política recuperarla a través de las negociaciones.
- ¿Perdió muchos amigos en Malvinas? 
- Unos cuantos. Mucha gente conocida que murió en el Crucero Belgrano, y personal que había conocido en distintos destinos.
- Que después se hicieron mal las cosas, estoy de acuerdo, pero siempre voy a reivindicar como una acción importante la toma de Malvinas. El resto... no tenía que haber sucedido. Tantas muertes..., cuando el objetivo ya estaba cumplido: izar la bandera, tomar Malvinas y forzar una negociación.
"Jacinto Eliseo Batista" el 2 de abril británicos rendidos
Una foto lo eternizó, a su pesar con las manos en alto, vestido de combate, la cara tiznada, rendido ante las fuerzas argentinas que recuperaron las Malvinas el 2 de abril de 1982. Era uno de los militares británicos que protegían las islas. Alto, corpulento, con negros bigotes, se había refugiado junto a una patrulla en las serranías cercanas a Puerto Argentino. El y sus compañeros, junto al guardafaro de la isla, fueron apresados el sábado 3 de abril.
El 5 de abril DE 1982, Stefan Charles York, de 27 años; James William Mc Kay, de 21; Gary Moor, de 19; Jeffrey William Warnes, de 36; Richard Overall, de 22; y Martin Thomas Smith y Stephan Dale fueron llevados a Comodoro Rivadavia y alojados en el Liceo Militar General Roca.
Prisioneros Británicos en el momento que son trasportados al continente
Al pie del Hércules C-130 los esperaba el entonces jefe de la compañía de Reserva del Liceo, capitán Luis Bruno. En el Liceo, los recibió su director y jefe de la Agrupación Comodoro Rivadavia, creada el 23 de marzo, teniente coronel Miguel Angel Arévalo, que moriría veinticinco días después en un helicóptero del Ejército que cayó al mar, cerca de Caleta Olivia.
Se decidió alojarlos en el Liceo Militar, en el interior de la Sala de Armas de una de las compañías de cadetes, el único sitio con rejas al que se podía apelar.
Malvinas Año 1982
LOS DATOS Y LA HISTORIA DE LOS PRISIONEROS DE GUERRA BRITÁNICOS FUERON REVELADOS A CLARÍN POR EDGARDO BLAGUERMAN, UNO DE LOS EX SOLDADOS DEL LICEO MILITAR Y SEIS DE SUS CAMARADAS DE ENTONCES. BLAGUERMAN FUE CUSTODIO DE LOS PRISIONEROS DE GUERRA BRITÁNICOS E INTÉRPRETE, JUNTO A OTRO SOLDADO, CLAUDIO TANTIGNONE.
Jacinto Batista es el símbolo de la recuperacion de las islas, en 1982
—Lo primero que les preguntaron fue qué querían comer. "¡Carne!" gritaron. Y se les dio carne. Arévalo ya les había dicho que estaban como prisioneros de guerra y que iban a ser tratados según la Convención de Ginebra. Los tipos no decían nada. Tenían una actitud muy profesional.
Con el correr de los días, Blaguerman entró en confianza con el marine de la foto. Hoy cree que puede ser McKay o, por la edad, Warned.
El excombatiente Edgardo Blaguerman creó una relación cercana con soldados ingleses en Comodoro Rivadavia. "Un soldado inglés al que teníamos prisionero me dijo que cuando ellos invadieran el continente me iban a tratar bien, porque yo lo hacía con ellos", relata Blaguerman.
—Me preguntaba cuántos años tenía. Y me decía que él tenía treinta y ocho años, que tenía dos hijos, que había peleado en Indonesia, que yo podía ser su hijo y que cuando ellos invadieran el continente me iban a tratar bien porque yo los trataba bien. Después pidieron hacer gimnasia y se lo permitieron. Fuera de la sala de armas, donde se habían puesto cuchetas, había guardias armados; pero nosotros, que estábamos en contacto con ellos dentro de la sala de armas, estábamos desarmados.
Contraalmirante Carlos Busser
Alguien no había previsto lo imprevisible. Una noche, durante la guardia desarmada de Blaguerman, se cortó la luz en el Liceo Militar.
—Yo me llamo Edgardo, pero ellos pronunciaban mi nombre algo así como "Edouardo". De pronto, en medio de la oscuridad, empezaron a golpear las camas metálicas con objetos metálicos y a gritar: "¡Edouaaaardooo... Edouaaaardooo...!" Fue un poquito inquietante. Por suerte la luz volvió enseguida.
Jacinto Eliseo Batista es el protagonista de esta foto que dio la vuelta al mundo, transformándose en un símbolo de la recuperación de Puerto Argentino, aquel 2 de abril de 1982
Durante los días de detención de los británicos en el Liceo General Roca, crecieron las versiones sobre una misión de rescate de los prisioneros por fuerzas especiales británicas. El liceo había sido evacuado de sus cadetes, chicos de entre doce y diecisiete años, y lo mismo había sucedido con los familiares de los militares argentinos.
Malvinas año 1982
—Días después de la llegada de los prisioneros hubo un tiroteo bastante intenso en en los alrededores del Liceo. Nunca supimos quiénes nos dispararon.
Por fin, las autoridades militares del continente decidieron enviar a los prisioneros a Montevideo para que fuesen devueltos a Londres.  Blaguerman evoca:
—Nos regalaron sus pañuelos, a mí el grandote me dio su paquete de primeros auxilios, de esos que llevan en el casco, y que todavía conservo; hasta nos regalaron algunas caricaturas que nos habían hecho. Al final se había creado una buena relación.
Tapa de la revista GENTE de esa época
—Un teniente primero, ahora retirado, de apellido Echeverría, contó que en una lucha cuerpo a cuerpo en Malvinas estuvo a punto de ser muerto. Su enemigo no lo mató. Y le dijo:
"No lo hago porque Blaguerman y Bruno me trataron bien en Comodoro Rivadavia".
Vivieron doce días en el continente. Fueron devueltos a Gran Bretaña. Al menos uno de ellos regresó a pelear en Malvinas y ocupó un lugar de honor cuando los británicos volvieron a izar su bandera en Puerto Argentino.
MARINE BRITÁNICO Lou Armour
En la célebre foto de Wollman, el otro protagonista es un Royal Marine: el primero que camina con las manos en alto, ya rendido su grupo y prisionero de Batista.
Su nombre: Lou Armour. Nacido en Inglaterra en 1958, a los 16 años –pequeño y muy flaco– se unió a los comandos de la Royal y se especializó en armas de infantería, despacho de helicópteros y paracaidismo militar sobre mar y tierra.
Casi un James Bond con uniforme…
Sirvió en Malta, Chipre, Turquía, Italia, Cerdeña, Alemania, Dinamarca, Holanda, Noruega, Estados Unidos y las Indias Orientales. En 1979, servicio activo en Irlanda del norte al frente de 40 comandos. Y tres años más tarde, batallando en las Malvinas…, vencido y prisionero. Pero volviendo al mismo escenario con el 42 Royal Marines Comandos para seguir en la lucha desde el 21 de mayo hasta el 14 de junio, día del final de una de las guerras más insólitas del siglo XX.
02 de Abril de 1982
Lo sacaron de las islas en un Hércules. 
"Me sentí humillado y pedí regresar al frente". Una semana después entró en la terrible batalla de Goose Green. "Fue un espanto. Vi todo el suelo en llamas, y muertos y heridos del regimiento de paracaidistas que hizo la avanzada".
El 12 de junio, al final de la batalla de Monte Harriet, 
"todo quedó marcado por lo imprevisto. Había silencio, niebla y nieve. Tuve que sacarle las identificaciones a los soldados argentinos muertos. Me impactó encontrar fotos de sus familias... Un teniente enemigo agonizaba. Tenía una herida muy grande en el estómago. Hablaba inglés. Conversamos bastante. Murió esa noche. No pude sacármelo de la cabeza. No sé porqué, pero su muerte me afectó más que las de mis compañeros caídos en combate... Años después lo conté en un documental. Me sentí incómodo: temí que no me entendieran. No volví a ver a los comandos que dirigí. No fui a reuniones. Tenía culpa".
El reparto de los campos de minas , Lou armour está sentado abajo a la derecha, a la izquierdo el ex soldado argentino Marcelo Vallejos. 
(Foto: Manuel Abramovich)
Un día, Lou Armour fue a visitar a un soldado a quien había formado, y que perdió una pierna en Malvinas. 
"Estaba muy mal, con estrés postraumático. Hablamos de mi documental, y me dijo que me entendía, que somos humanos, que hicimos lo que pudimos…, y se sacó la pierna artificial, la llenó de cerveza… ¡y brindamos!"
Después de Malvinas, Armour trató de entrar a un batallón de fuerzas especiales, pero no aprobó el test. 
"No estaba en forma. Dejé la carrera militar, empecé la universidad, y me dejé el pelo largo, ¡a lo Robert Plant!"
Malvinas año 1982
Hoy, como contracara del pasado, es maestro de niños con problemas sociales y emocionales, y en 1986, en la Universidad Lancaster, estudió Bachillerato en Artes, que incluye Sociología e Historia. Su tesis de doctorado: Filosofía del Color.
Y se enamoró del teatro… Que sería su gran catarsis. Hoy Lou Armour forma parte de otro batallón: el elenco de "Campo minado" (Minefield, en inglés) una pieza teatral dirigida por Lola Arias. La experiencia escénica que reúne tres veteranos ingleses y tres argentinos y que intenta indagar en las huellas que deja una guerra. En mayo de 2016 se estrenó en Londres, sala Royal Court. En noviembre de 2016 levantó el telón en Buenos Aires, sala Centro de las Artes de la Unsam. Pero antes, su toma de conciencia.
"El 2 de abril del 82 vi a los argentinos con actitud de superioridad. En mayo y en junio los vi en combates. El 14 de junio los vi vencidos. Y ahora puedo verlos desde la amistad. Es la mejor experiencia de mi vida… después de algunas que tuve con chicas, en la universidad".
Batista y los comandos anfibios argentinos tenían instrucciones precisas: que no se produzcan bajas británicas
El casting fue interminable: sesenta postulantes para seis roles. Premisa: no tocar el tema soberanía. Fue un pacto para poder convivir fuera y dentro del escenario. Lou Armour estaba nervioso. 
"Si bien era raro encontrarse con el enemigo, sabía que con los ex soldados argentinos iba a estar todo bien… porque todos habíamos estado en combate". La obra también se estrenó en Grecia y Alemania y recorrerá Europa en 2017 y 2018. Última reflexión de Lou Armour: 
"Yo tenía una buena carrera. Me gustaba hacer las cosas duras y difíciles que hacen los infantes de marina. Hasta me gustaban las marchas con los equipos… ¡tan pesados! Pero no quiero ir a la guerra otra vez. Eso no me hace pacifista …. Volvería a pelear, pero tendría que creer en la causa".
Pocas cosas han generado tantos libros, tantas películas, tantas series de tevé, como la guerra. Pero si mañaña todo ese material, ese testimonio, desapareciera, habría que rogar que se salvara, al menos, un ejemplar de la novela "El corazón de las tinieblas", de Joseph Conrad, e inspiradora del monumental film "Apocalypse Now", de Francis Coppola.
Porque en solo dos palabras que se repiten, el protagonista –el coronel Kurt–, desertor de la guerra y amo de una extraña comunidad en la selva, dice:
–El horror… El horror. Y todo queda dicho. Eso nos tocó hace 35 años.
Lou Armour con los brazos en alto sigue las órdenes del comando anfibio Eliseo Batista
"CAMPO MINADO" - OBRA DE TEATRO. (Minefield, en inglés)
LOS VETERANOS REUNIDOS POR EL TEATRO
La nueva obra dirigida por Lola Arias reúne a seis veteranos, tres ingleses y tres argentinos. El resultado da forma a un espectáculo que se ubica entre los estrenos más destacados del año.
Campo Minado. Los veteranos reunidos por el teatro. Foto: Maxi Failla 
Campo minado se asienta en la potencia de una idea: reunir en escena a tres veteranos de Malvinas argentinos y a tres ingleses. Es tan fuerte la energía conceptual que la obra se convierte en acontecimiento antes de que comience la función. 
Si hace 34 años confrontaron, ahora los protagonistas confluyen en una sucesión de escenas donde cada voz contiene muchas otras voces en su interior. Los argentinos lo dirán reiteradamente: 
´detrás de nosotros están los caídos, sus familias´. 
Finalmente esos cuerpos que fueron enviados al sacrificio hace 34 años vuelven a ser expuestos, ya no en un teatro de operaciones, sino en una escena teatral que los ubica frente a los espectadores de esta época. Allí evocan en primera persona, una y otra vez en distintas partes del mundo (la obra se estrenó este año en Inglaterra) su vinculo con la muerte, la violencia, las adicciones, el vacío y sus pasiones actuales. Y este ejercicio reiterado de la memoria es arrollador. 
Lou Armour (medio) con Marcelo Vallejo (izquierda) y Gabrial Sagastume (derecha). (Foto: Tristram Kenton)
Campo… se instala en un lugar límite entre el testimonio y la ficción. Si bien el carácter documental domina la escena con el uso de prendas halladas en Malvinas, imágenes, cartas, audios de Thatcher y Galtieri, diarios íntimos; lo ficcional está presente en cómo se enlazan y adquieren su propia respiración, ritmo, los testimonios y objetos dentro de un tiempo y espacio determinado. 
02 de Abril de 1982
Lola Arias propone un teatro basado en el relato oral, sin personajes ni actuación tradicional. Por otro lado, Campo... es una obra de teatro, pero también fue una instalación y será un documental. No se representan las secuelas de la guerra, más bien se presentan las historias en boca de sus protagonistas. La estructura está dada por las biografías de los seis veteranos y el modo en que irrumpe el conflicto bélico y las altera para siempre. 
"CAMPO MINADO" - OBRA DE TEATRO. (Minefield, en inglés)
LOS VETERANOS REUNIDOS POR EL TEATRO
Marcelo Vallejo fue soldado, tuvo problemas con diversas adicciones a su regreso. Recuperado, hoy es un gran triatlonista. Rubén Otero, sobreviviente del crucero General Belgrano, tiene una imprenta y toca en una banda tributo Beatle; Sagastume fue fiscal y se jubiló. 
Entre los ingleses, Sukrim Rai, nació en Nepal, fue Gurkha y pese a pelear para el ejército británico, recién en 2009 pudo vivir con su familia en Inglaterra. Lou Armour, ex Royal Marine, al recordar cómo un soldado argentino falleció en sus brazos, lloró en un documental producido en Inglaterra durante los años 80´. Se sintió avergonzado, dejó el ejército, ahora es maestro de niños con problemas de aprendizaje. David Jackson también fue un Royal Marine, actualmente es psicólogo. 
Campo Minado, dirigida por Lola Arias. De izquierda a derecha: Lou Armour, Marcelo Vallejo, Gabriel Sagastume, David Jackson, Sukrim Rai y Rubén Otero. Foto. Maxi Failla - 
La obra también se estrenó en Grecia y Alemania y recorrerá Europa en 2017 y 2018.
Los procedimientos y dispositivos de la obra remiten a una franja del teatro que trabaja con soportes y disciplinas múltiples que cruzan teatro, cine, música, performance, danza. Formas que discuten hace décadas la convención tradicional del teatro, pero que genera y repite las propias: proyecciones, Mapping, bandas o instrumentos en escena, micrófonos, reconstrucción de episodios con maquetas y juguetes. Una tradición que va desde el teatro documento y la performance hasta grupos europeos ya consagrados como Rimini Protokoll y Forced Entertainment. 
Por acá, el Teatro Línea de Sombra, de México, abordó la historia violenta de Tijuana; la peruana Ana Correa trabajó en torno a la guerra civil de su país; incluso Mapa Teatro, en Colombia, fueron algunos que recorrieron, con diferencias, esta zona del teatro. 
el fotógrafo Rafael Wollman fue un testigo privilegiado del día del desembarco en Malvinas.
Sin embargo, obras como Campo Minado plantean una pregunta interesante en este momento en el que prolifera la primera persona con las redes sociales generando un reflejo de igualdad y uniformidad; algo que el coreano Byung-Chul Han llamó “dictadura del Me Gusta”. 
¿Qué singularidad tiene el testimonio y la primera persona como material escénico? 
La respuesta está, quizás, en el título de Campo Minado que refiere a un acontecimiento de la guerra de Malvinas. El conscripto Gabriel Sagastume y sus compañeros se instalaron en los alrededores de Monte Longdon. No recibieron alimentos durante días y estaban hambrientos. Sus compañeros fueron a buscar comida y cuando regresaron pisaron una mina. En la explosión fallecieron todos. Con el tiempo se supo que a esos explosivos los colocó el propio ejército argentino, pero a los soldados nunca les avisaron. Sagastume lo cuenta en primera persona y esta escena resume la guerra a un sinsentido acumulado en el cuerpo de cada veterano. Algo que circula en lo que posiblemente sea, a la hora de hacer un balance, la obra del año. 
Lou Armour (medio) con Marcelo Vallejo (izquierda) y Gabrial Sagastume (derecha). (Foto: Tristram Kenton)
FICHA - CAMPO MINADO 
Dirige: Lola Arias​ 
Con: Lou Armour, Marcelo Vallejo, Gabriel Sagastume, David Jackson, Sukrim Rai y Rubén Otero. 
Escenografía: Mariana Tirante 
Composición Musical: Ulises Conti 
Sonido: Ernesto Fara. 
Calificación: Excelente
Lou Armour 

Wollmann, de espaldas, retrata el momento donde se rinden marines ingleses, la mañana del 2 de abril

Wollmann, hoy, a los 59, junto a su célebre foto de hace 35 años

Lou Armour, el marine inglés, con Wollmann y la foto histórica, firmada por ambos, en 2016

 02 de abril de 1982

02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

  02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

02 de abril de 1982


 02 de abril de 1982
 02 de abril de 1982


 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

Giachino siendo cargado en una camioneta para su traslado

Giachino siendo trasladado en una camioneta

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982


 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982


 02 de abril de 1982

  02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982



 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982
 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982
 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982

 02 de abril de 1982



02 de abril de 1982



Fuente:
http://conflictomalvinas82.blogspot.com.ar/2012/04/malvinas-britanico-y-su-carcelero.html
http://www.elcampocine.com.ar/show.php?section=tv&id=405&index=1
http://www.clarin.com/ediciones-anteriores/prisioneros-ingleses-guerra-paso-comodoro-rivadavia_0_HypD9xJAYe.html
http://www.lanacion.com.ar/1460687-el-testigo-privilegiado-que-registro-el-desembarco-en-malvinas-para-el-mundo
http://www.elentrerios.com/interes-general/foto-histarica-el-entrerriano-que-recupera-malvinas.htm
https://www.clarin.com/politica/abril-contado-hombre-hizo-rendir-ingleses_0_BJ8jvSeAYe.html
https://www.liftfestival.com/meet-the-minefield-veterans/
http://informatesalta.com.ar/noticia/118982/esta-es-la-foto-de-malvinas-la-historia-de-dos-soldados-enemigos
http://vocesescritas.com.ar/sitio/la-historia-de-dos-soldados-enemigos/
http://www.diariopublicable.com/malvinas-30-anos/68-la-amistad-en-los-tiempos-de-la-guerra.html
http://www.infobae.com/sociedad/2017/03/26/la-historia-de-dos-soldados-enemigos-y-de-una-foto-iconica-que-sigue-dando-la-vuelta-al-mundo/
http://fdra-terrestre.blogspot.com.ar/2015/04/2-de-abril-operacion-rosario.html
https://lafolkloricadepieres.com/2017/03/26/la-historia-de-dos-soldados-enemigos-y-de-una-foto-iconica-que-sigue-dando-la-vuelta-al-mundo/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario