AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE EQUIPO MILITAR, ARMAS BLANCAS Y ARMAS DE FUEGO, VIDEOS DOCUMENTALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

21 de abril de 2017

COMBATE DE RIOBAMBA O COMBATE DE TAPI, 21 DE ABRIL DE 1822. EL COMBATE DE RIOBAMBA ES CONSIDERADA COMO EL MÁS BRILLANTE COMBATE DE CABALLERÍA EN LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA SUDAMERICANA.


El Combate de Riobamba o Combate de Tapi fue un enfrentamiento ocurrido el 21 de abril de 1822 cerca de Riobamba, Ecuador, entre elementos de las fuerzas independentistas dirigidas por el general venezolano Antonio José de Sucre y de las fuerzas realistas comandadas por el coronel Nicolás López.
Panorámica del lugar actual de la batalla
Combate de Riobamba
Campañas del Sur
Fecha21 de abril de 1822
LugarTapi, cerca de RiobambaEcuador
ResultadoVictoria patriota
Cambios territorialesSucre entra en Riobamba
Beligerantes
Bandera de la Gran Colombia República de la Gran Colombia
Bandera de Ecuador Provincia Libre de Guayaquil
Flag of Chile (1818).svg República de Chile1 2
Bandera de Argentina Provincias Unidas del Río de la Plata
Bandera del Perú Departamentos libres del Perú
Bandera de España Imperio español
Comandantes
Antonio José de Sucre Juan Galo LavalleNicolás López
Juan Carlos Tolrá
Fuerzas en combate
Total: ~1.5003
1.300 infantes y 196 jinetes4
Total: ~2.3003
1.700 infantes y 400 jinetes5
Bajas
2 muertos y 20 heridos652 muertos y 40 heridos7

Se trata de una acción de caballería realizada sin disparar una bala.
MAPA ESTRATÉGICO

Panorámica del lugar actual de la batalla
CONDICIONES METEREOLÓGICAS
Según el Parte de Guerra enviado por el Gral. Sucre al Cmdte. Gral. De Guayaquil, la mañana del 21 de Abril de 1.822 llovió a las 10 de la mañana hora en la se iniciaron las acciones bélicas.
Antonio José de Sucre
Antonio José de Sucre

29 de diciembre de 1825 (Constitucional Vitalicio)
18 de abril de 1828 (Renuncia)
PredecesorSimón Bolívar Palacios
SucesorJosé María Pérez de Urdininea

7 de Junio de 1822-17 de julio de 1823
PredecesorJosé de la Riva Agüero
SucesorJosé Bernardo de Torre Tagle

Rango 1
Gran Mariscal de Ayacucho

Rango 2
General en Jefe del Ejército Unido Libertador

Rango 3
Comandante del Ejército del Sur

Datos personales
Nacimiento3 de febrero de 1795
Bandera de España Cumaná C. G. de Venezuela,
Imperio Español
Fallecimiento4 de junio de 1830 (35 años)
Bandera de Colombia Montaña de Berruecos,Arboleda,
Nariño República de Colombia
OcupaciónMilitarIngenierofilósofopolítico,estadista
FirmaFirma de Antonio José de Sucre
ANTECEDENTES
Sucre cambio de estrategia luego de Huachi para liberar a Quito, e inicio su campaña desde el sur de Guayaquil en Machala, a donde había transportado por mar a su ejército desde fines de enero de ese año. Luego de reorganizar sus fuerzas, marchó hacia Cuenca el 21 de febrero, y al no encontrar a los realistas en esa ciudad siguió con su ejército la marcha y su caballería los alcanzó el 21 de abril en Riobamba.
Riobamba - Ecuador
Fue un combate de caballería de ambos ejércitos, destacando entre los patriotas la primera carga del comandante argentino Juan Galo Lavalle al mando de un escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo creado por José de San Martín, de 96 hombres.
Esta primera y audaz carga contra la caballería realista de 400 jinetes, supuso otra más del mismo escuadrón, y en su apoyo, viendo su heroicidad y yendo a su emulación, intervinieron en la segunda y defintiva carga de caballería los Dragones y Cazadores montados.
Juan Lavalle
Juan Lavalle

1 de diciembre de 1828-26 de junio de 1829
PredecesorManuel Dorrego
SucesorJuan José Viamonte

Datos personales
Nacimiento17 de octubre de 1797
Buenos AiresBandera de España Virreinato del Río de la Plata
Fallecimiento9 de octubre de 1841 (43 años)
San Salvador de JujuyFlag of Argentina.svgArgentina
PartidoUnitario
ProfesiónMilitar
Los patriotas triunfaron en el encuentro y entraron en Riobamba. El comandante Sucre destacó en su parte la "intrepidez de la que habrá raros ejemplos", del comandante argentino Juan Galo Lavalle y su escuadrón. Bolívar distinguió a Juan Galo Lavalle y sus hombres con el título de "Granaderos de Riobamba".
PROTAGONISTAS

EJERCITO PATRIOTA


EJERCITO REALISTA

  • Coronel Juan Carlos Tolrá
  • Comandante Nicolás López
Simón Bolívar
Simón Bolívar

12 de agosto de 1825-29 de diciembre de 1825
SucesorAntonio José de Sucre
Es conocido localmente como el más brillante combate de caballería en las Guerra de Independencia Hispanoamericana
FUERZAS MILITARES

EJERCITO PATRIOTA

CABALLERÍA

  • Granaderos a Caballo de los Andes
  • Escuadrón Dragones
  • Escuadrón Nº 1
  • Escuadrón Nº 2

INFANTERÍA

  • Batallón Trujillo
  • Batallón Piura
  • Batallón Yaguachi
  • Batallón Paya
  • Batallón  Albión
  • 1 Batería compuesta por 4 piezas

EJERCITO REALISTA

INFANTERÍA

  • Batallón de Infantería Aragón
  • Batallón Tiradores de Cádiz
  • Batallón Constitución
Los patriotas tendrán solamente dos muertos y veinte heridos. Es un acto de justicia recordar a aquellos dos gloriosos muertos que la gratitud de todos los americanos debe recordar. Fueron el Granadero Timoteo Aguilera y el Sargento de Dragones Vicente Franco.
Pocas veces en la Historia Mundial, un grupo tan pequeño de valientes se impuso ante una tropa tan superior.
MURAL BATALLA DE TAPI
Por aquel memorable triunfo de las Armas de la Patria, el Sargento Mayor Juan Galo de Lavalle ganaría su título de "El León de Riobamba". Dirá Lavalle en su Parte del Combate:
  • "... El coraje brillaba en los semblantes de los bravos granaderos, y era preciso ser insensible á la gloria para no haber dado una segunda carga..."
El escuadrón Riobamba es uno de los cuatro Escuadrones Montados del Regimiento y lleva su nombre en honor al Combate librado en el Valle del Río Bamba.
Escuadrón Riobamba del Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martin
Se caracteriza por su constitución, ya que cuenta con la primera Sección Montada de caballos alazanes y la segunda Sección compuesta en su totalidad por caballos Criollos.
Los Criollos del Escuadrón Riobamba en el Campo Argentino de Polo
ORDEN DE BATALLA
Patriotas
Caballería del Ejército Libertador de Colombia
PARTE DEL COMBATE DE RIOBAMBA - 21 DE ABRIL DE 1822
Parte del Combate de "Riobamba", escrito por el Sargento Mayor Juan Galo Lavalle González Bordallo, para el General José Francisco de San Martín y Matorras.
"Exmo. Señor—
El día 21 del presente se acercaron á esta villa las divisiones del Perú y Colombia y ofrecieron al enemigo una batalla decisiva. El primer escuadrón del regimiento de Granaderos á caballo de mi mando, marchaba á vanguardia descubriendo el campo, y observando que los enemigos se retiraban, atravesé la villa, y á la espalda de una altura en una llanura me vi repentinamente al frente de tres escuadrones de caballería, fuertes de ciento veinte hombres cada uno, que sostenían la retirada de su infantería: una retirada hubiera ocasionado la pérdida del escuadrón ysu deshonra, y era el momento de probar en Colombia su coraje: mandé formar en batalla, poner sable en mamo y los cargamos con firmeza. El escuadrón que formaba noventa y seis hombres parecía un pelotón respecto de 400 hombres que tenían los enemigos: ellos esperaron hasta la distancia de quince pasos, poco mas ó menos, cargando también: pero cuando oyeron la voz de á degüello y vieron morir á cuchilladas tres ó cuatro de los mas valientes, volvieron caras y huyeron en desórden. La superioridad de sus caballos los sacó por entonces del peligro con pérdida solamente de doce muertos, y fueron á reunirse al pié de sus masas de infantería. El escuadrón llegó hasta tiro y medio de fusil de ellos, y temiendo un ataque de las dos armas, le mandé hacer alto, formar, y volver caras por pelotones: la retirada se hizo al tranco del caballo, cuando el General Tolrá, puesto á la cabeza de sus tres escuadrones, los puso á la carga sobre el mío.
El coraje brillaba en los semblantes de los bravos granaderos, y era preciso ser insensible á la gloria para no haber dado una segunda carga. En efecto, cuando los cuatrocientos godos habían llegado á cien pasos de nosotros, mandé volver, caras por pelotones y los cargamos por segunda vez: en este nuevo encuentro se sostuvieron con alguna más firmeza que en el primero, y no volvieron caras hasta que vieron morir dos capitanes que los animaban. En fin los godos huyeron de nuevo, arrojando al suelo las lanzas y carabinas y dejando muertos en el campo cuatro oficiales y cuarenta y cinco individuos de tropa. Cincuenta Dragones de Colombia que vinieron á reforzar el escuadrón lo acompañaron en la segunda carga y se condujeron con braveza.
Nosotros nos paseamos por encima de sus muertos á dos tiros de fusil de sus masas de infantería, hasta que fué de noche, y la caballería que sostenía antes la retirada de su infantería fué sostenida después por ella. El escuadrón perdió un granadero muerto, y dos heridos, después de haber batido á un número tan superior de enemigos en el territorio de Quito. Entre las acciones brillantes de los oficiales y tropa del escuadrón, es difícil hallar la de más mérito. Sin embargo es preciso nombrar al valiente Sargento Mayor graduado, Capitán D. Alejo Bruix, al Teniente D. Francisco Olmos, á los sargentos Díaz y Vega y al granadero Lucero. Tengo el honor de asegurar á V. E. mis respetos, y que soy su atento servidor Q. S. M. B.
— Juan Lavalle.
— Al Exmo. Sr. D. José de San Martín, Capitán General en gefe del ejército libertador del Perú y protector de su libertad."
Escudo otorgado a los vencedores de Riobamba. Actualmente lo usan sobre su manga izquierda los integrantes del Escuadrón "Riobamba" del Regimiento de Granaderos a Caballo "General San Martín"
El General Sucre en su parte oficial el 23 de abril hace merecida justicia al Sargento Mayor Juan Galo Lavalle y expresa:
“Mande al Escuadrón de Granaderos y Dragones a un reconocimiento a poca distancia de la Villa de Río Bamba, el Escuadrón de Granaderos se hallo al frente de toda la caballería enemiga y su Jefe tuvo la elegante osadía de cargarlos y dispersarlos, con una intrepidez que habrá raros ejemplos. Su Comandante a conducido su cuerpo al combate, con un valor heroico, con una serenidad admirable y sus oficiales se han distinguido particularmente.”
Monumento al General Lavalle en la plaza homónima, en Buenos Aires.
LA ELEGANTE OSADÍA DE RIOBAMBA
Formando parte del Ejército del General Sucre, un Escuadrón de Granaderos a Caballo de los Andes, al mando del Sargento Mayor Juan Galo Lavalle, es enviado a inspeccionar las afueras de la ciudad ecuatoriana de "Riobamba".
Es un día de copiosa lluvia, que ha transformado los caminos en verdaderos fangales.
De improviso, Juan Galo Lavalle y sus 96 Granaderos se topan con tres Escuadrones de Caballería Española, fuertes cada uno de 120 hombres, al mando del Coronel Juan Carlos Tolra.
Lejos de amilanarse ante la fuerza enemiga, que casi los cuadruplicaba, Juan Galo Lavalle manda formar a sus Granaderos por escalones, y al tranco avanza hacia la caballería realista. La idea del oficial argentino era esperar a que los jinetes enemigos entraran en un estrechamiento del camino, lo que hacía que el frente de ambas tropas tuviera el mismo ancho, y así la diferencia numérica no fuese tan determinante.
Una ves ingresados los escuadrones realistas en ese estrechamiento del camino, Juan Galo de Lavalle mandó tocar a su Trompa de Órdenes el famoso toque de clarín que identificaba a los Granaderos a Caballo:
¡¡¡A DEGÜELLO!!
El choque fue muy violento. 
Nos cuenta Juan Galo Lavalle en su Parte del Combate:
"...El escuadrón que formaba noventa y seis hombres parecía un pelotón respecto de 400 hombres que tenían los enemigos: ellos esperaron hasta la distancia de quince pasos, poco mas ó menos, cargando también: pero cuando oyeron la voz de á degüello y vieron morir á cuchilladas tres ó cuatro de los mas valientes, volvieron caras y huyeron en desórden...."
Juan Galo Lavalle los persigue, sableándolos sin piedad por la espalda. Los realistas intentan ponerse bajo el fue de su infantería, que observa atónita como aquel puñado de valientes humilla a su caballería.
Juan Galo Lavalle se percata de esta situación, y antes de llegar al alcance de los fusiles españoles, manda tocar alto y volver caras, regresando a sus líneas al trote, como si en realidad estuvieran paseando!!!
Los españoles, recompuestos de la sorpresa inicial, reorganizan sus fuerzas, y esta vez ellos acometen contra los Granaderos que se retiraban al tranco.
Nos cuenta Juan Galo Lavalle en su Parte del Combate:
"...El coraje brillaba en los semblantes de los bravos granaderos, y era preciso ser insensible á la gloria para no haber dado una segunda carga. En efecto, cuando los cuatrocientos godos habían llegado á cien pasos de nosotros, mandé volver, caras por pelotones y los cargamos por segunda vez: en este nuevo encuentro se sostuvieron con alguna más firmeza que en el primero, y no volvieron caras hasta que vieron morir dos capitanes que los animaban. En fin los godos huyeron de nuevo, arrojando al suelo las lanzas y carabinas y dejando muertos en el campo cuatro oficiales y cuarenta y cinco individuos de tropa. Cincuenta Dragones de Colombia que vinieron á reforzar el escuadrón lo acompañaron en la segunda carga y se condujeron con braveza...."
Los Granaderos, dueños del Campo de Batalla, se pasearon sobre los muertos realistas hasta entrada la noche. Los hombres del rey sufrieron la pérdida de 49 muertos (dos Capitanes y un Alférez) y 43 heridos frente a los dos muertos y 20 heridos que tuvieron los jinetes independentistas.
Debemos rescatar del olvido a aquellos patriotas que murieron en batalla en cumplimiento del deber. Eran el Granadero Timoteo Aguilera, y el Sargento de Dragones de Colombia Vicente Franco.
El informe posterior que Sucre le envió a San Martín es elocuente: “Lo mandé a un reconocimiento a poca distancia del valle y el escuadrón se halló frente a toda la caballería enemiga y su jefe tuvo la ELEGANTE OSADÍA de cargarlos y dispersarlos con una intrepidez de la que habrá raros ejemplos”. Sucre concluye su informe a San Martín diciendo de Lavalle: 
“Su comandante ha conducido su cuerpo al combate con una moral heroica y con una serenidad admirable”.
El 7 de junio el gobierno del Perú premió a los participantes del combate de Riobamba con un escudo de paño azul-celeste orlado con una corona de palmas blancas y bordado de oro. En el anverso se resaltaba la leyenda: “EL PERÚ AL HEROICO VALOR EN RIO-BANBA”
Dicho escudo es portado en su manga izquierda por los Granaderos integrantes del Escuadrón "Riobamba" del Regimiento de Granaderos a Caballo, Primer Escuadrón del Regimiento.
Fotografía del Parque 21 de Abril, en la Ciudad de "Riobamba", Ecuador. Obsérvese en la "Pirámide de la Independencia", el perfil del General Juan Galo de Lavalle. Y un poco más atrás, a la altura de la puerta de la Iglesia, un busto del mismo Héroe argentino. 
En 1812 ingresó como cadete en el Regimiento de Granaderos a Caballo, momento en el cual cambió su apellido a "Lavalle" para desprenderlo de su origen francés, algo muy común entre los jóvenes patriotas de la época.
Fue ascendido a teniente en 1813, pasó en 1814 al ejército sitiador del segundo sitio a Montevideo, bajo las órdenes de Alvear. Luchó al servicio del Directorio (unitario) contra el líder federal José Gervasio Artigas en 1815 y al mando de Manuel Dorrego combatió en la batalla de Guayabos.
Un año después, pasó a Mendoza para integrarse al Ejército de los Andes bajo el mando del General José de San Martín. Cruzó los Andes hacia Chile y acompañó al mayor Antonio Arcos en la victoria de Achupallas. Tuvo un papel notable en las batallas de Chacabuco y Maipú. En 1819 se trasladó a Mendoza, donde se comprometió con la joven Dolores Correas.
JUAN GALO LAVALLE
En 1820 intervino en la campaña al Perú, y a las órdenes del general Arenales participó en la primera campaña de la Sierra, teniendo destacada actuación en la batalla de Cerro de Pasco. Después de ésta tomó prisionero al entonces coronel Andrés de Santa Cruz. A las órdenes de éste hizo la campaña al Ecuador, destacándose en la Batalla de Riobamba, por lo que luego sería conocido como el"León de Riobamba". Tuvo también relevante participación en la batalla de Pichincha, que aseguró la independencia de ese país.
Mausoleo del General Lavalle en el Cementerio de la Recoleta.
Participó en la campaña de “Puertos Intermedios” a las órdenes de Rudecindo Alvarado, la que terminaría con consecuencias desastrosas. Todo el ejército tuvo que ser reembarcado, y hubiese sido masacrado en la operación si no fuera por las cargas de caballería con que Lavalle protegió la maniobra. En el viaje de vuelta su buque naufragó, y aunque lograron llegar a la costa, la sed estuvo a punto de acabar con sus vidas.1
Fue ascendido a coronel tras su regreso a Lima, pero tuvo serias desavenencias con Simón Bolívar, por su propio carácter independiente.
CONCLUSIONES
La victoria fue concluyente, motivada por una “carga de caballería” provocada por una decisión audaz que dejó a los realistas diezmados dejando abiertas las puertas de la independencia ecuatoriana, sellada días después, en la Batalla del Pichincha.
El ejército vencedor, ocupó Riobamba el 22 y, permaneció hasta el 28 de Abril de 1822, fecha en la que las tropas libertarias salieron de la ciudad con dirección al norte, tras los españoles que se dirigían al norte, hacia la ciudad de Quito.
Gracias al excelente trabajo del Tcnl Gastón Marmonti, pude armar este video, para explicar a mis camaradas del Ejercito Ecuatoriano el detalle del Combate de Riobamba que se libró en estas tierras un 21 de Abril de 1822. En Ecuador se lo recuerda como Combate de Tapi y se celebra el día del Arma de Caballería por ese hecho.
https://www.youtube.com/watch?v=K9kdQjq4kfc
EL RGC Y SUS ESCUADRONES
"RIOBAMBA"
Primer Escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo "General San Martín" y uno de los cuatro escuadrones montados.
Recibe su nombre del "Combate de Riobamba" acaecido el 21 de abril de 1822, en inmediaciones de la Ciudad ecuatoriana de Riobamba.
En dicha oportunidad, un Escuadrón de Granaderos al mando del Sargento Mayor Juan Galo de Lavalle atacó a una fuerza cuatro veces superior, destrozándola. En efecto, 96 Granaderos sablearon a 400 jinetes realistas, matando a cincuenta -e hiriendo a muchos más- con la pérdida de un sólo granadero (Granadero Timoteo Aguilera... su nombre no debe ser olvidado).
Por ésta acción, por órdenes de Simón Bolívar, dicho escuadrón recibió el nombre "Granaderos de Riobamba", convirtiéndose en el primer escuadrón del regimiento.
En premiación a tal formidable acto de heroísmo, se confeccionó un escudo oval de paño color celeste, con letras en color plata que reza, orlado de laureles: "El Perú al eroico balor en Rio Bamba" (sic).
Y por su parte, el Sargento Mayor Lavalle adquirió el mote de "El León de Riobamba".
También dicho escuadrón es el único poseedor de caballos criollos en una de sus secciones.
En el RGC hay tradiciones que se mantienen inalterables a pesar del transcurso del tiempo. En la imagen que acompaña la nota vemos al Sr. Jefe del Escuadrón "Riobamba" cortando la torta en celebración de un nuevo aniversario del Combate (foto de 2011).
En ésta foto vemos cómo los Granaderos cortamos las tortas... a puro sablazo...
 
LAVALLE, RIOBAMBA Y LOS GRANADEROS DE SAN MARTÍN
Rogelio Alaniz
El 21 de abril de 1822 Juan Lavalle, entonces un soldado de veinticinco años, se ganó el apodo de “León de Riobamba”, una distinción que de alguna manera se hizo extensiva a los noventa y seis granaderos que cargaron contra más de cuatrocientos españoles obligándolos, en una primera instancia, a retroceder. Cuando repuestos de la sorpresa, o el susto, la caballería y la infantería española se lanzaron en la persecución de los granaderos que regresaban a su base trotando como si estuvieran paseando, se produjo un segundo encuentro, en el que otra vez los españoles fueron derrotados.

La batalla de Riobamba se libra en Ecuador y de alguna manera prepara las condiciones para la posterior victoria de las tropas americanas en Pichincha. Los granaderos de San Martín se habían incorporado al ejército dirigido por el mariscal Antonio Sucre y, a juzgar por los resultados, adquirir en “préstamo” a los granaderos fue una de sus mejores ocurrencias.

Según las crónicas, el 22 de abril fue un día lluvioso. El barro dificultaba el desplazamiento de los soldados y obligaba a tomar precauciones especiales a la hora de decidir la batalla con el enemigo. Sucre le ordenó a Lavalle que inspeccionara el terreno. Nada más que eso; una inspección para obtener algunos datos indispensables para el futuro combate. Lavalle avanzó con sus hombres y de pronto se encontró con tres batallones españoles que lo triplicaban en hombres y armamentos. Lo prudente en ese caso hubiera sido retroceder, pero Lavalle nunca fue prudente, mucho menos en esas circunstancias.

Los españoles no podían creer lo que veían sus ojos. Un grupo de hombres avanzaba sobre ellos al grito de “¡a degüello!”. El aspecto de los soldados criollos debe de haber sido temible porque luego de una breve resistencia los que retrocedieron fueron los españoles. Lavalle los persiguió, ordenándoles a sus hombres que se detuvieran cuando advirtió que la caballería española había llegado hasta donde estaba apostada la infantería. Entonces dio orden de retroceder. Lo hicieron despacio, como si estuvieran paseando, “al trote”, dice el informe oficial. Los españoles, tal vez avergonzados por haber sido corridos por noventa soldados, decidieron perseguirlos.

El informe posterior que Sucre le envió a San Martín es elocuente: “Lo mandé a un reconocimiento a poca distancia del valle y el escuadrón se halló frente a toda la caballería enemiga y su jefe tuvo la elegante osadía de cargarlos y dispersarlos con una intrepidez de la que habrá raros ejemplos”. Sucre concluye su informe a San Martín diciendo de Lavalle: “Su comandante ha conducido su cuerpo al combate con una moral heroica y con una serenidad admirable”.

Conviene subrayar una de las frases de Sucre: “La elegante osadía...”. La decisión de Lavalle fue improvisada, no cumplió ninguna orden, no se atuvo a ninguna instrucción, por el contrario lo suyo fue una improvisación o, para ser más precisos, una inspiración, una genial inspiración. El informe que el propio Lavalle hizo por su lado parece coincidir con esta hipótesis. En un primer párrafo describe el momento en que retrocede después de la primera carga y cómo luego observan que la caballería española regresa al galope. Son muchos, están bien armados y se trata de soldados expertos en guerrear, pero... “ el coraje brillaba en el semblante de los bravos granaderos y era preciso ser insensible a la gloria para no haber dado una segunda carga”, ataque que en ese caso contó con el auxilio de los Dragones de Colombia, quienes estando a las órdenes de Sucre se involucraron en el combate .

O sea que la batalla de Riobamba se libró en dos tiempos, y en ambos las tropas americanas salieron airosas. El balance de pérdidas en vidas y armamentos permite asegurar que hubo ganadores y perdedores. Los españoles dejaron en el campo de batalla alrededor de cincuenta muertos y un número similar de heridos, mientras que los criollos sólo tuvieron que lamentar dos bajas.

Diez años antes, con sólo quince años de edad, Lavalle había ingresado al cuerpo de Granaderos a Caballo creado por el entonces teniente coronel José de San Martín. Aún no le había terminado de crecer la barba y ya estaba enredado en combates y batallas. Después de haber guerreado una temporada en la Banda Oriental fue trasladado a Mendoza donde se incorporó al proyecto del Ejército de los Andes. Desde ese momento puede decirse sin exagerar que estuvo en todas y en todas se lució y ganó honores y ascensos. Desde Chacabuco, donde fue ascendido a capitán, hasta Ituzaingó donde le otorgaron el grado de general en el mismo campo de batalla después de haber improvisado una carga de caballería que se hizo célebre y que para más de un observador militar decidió la batalla, Lavalle trazó un itinerario de combatiente que le permitió ganar con justicia el título de guerrero de la Independencia.

El héroe de Riobamba nunca renunció a su condición de granadero y soldado de San Martín. Después de Riobamba siempre lució con orgullo la distinción que le otorgó San Martín, distinción que muchos años después, cuando ya estaba embarrado en las guerras civiles, sacó a relucir para refutar a sus enemigos que lo acusaban de traidor a la patria. “El Perú a los vencedores de Riobamba”, decía el brazalete entregado por San Martín a su granadero.

Los méritos de Lavalle son también los méritos del cuerpo de granaderos, ese regimiento que recibió su bautismo en San Lorenzo y luego recorrió medio continente, siempre combatiendo contra los enemigos de la Independencia. Los granaderos regresaron a Buenos Aires catorce años después de haber sido creados. Llegaban cargados de glorias y cicatrices. No eran muchos. De los mil hombres que marcharon a Mendoza sobrevivieron 120.

Desde Buenos Aires a Colombia hay miles de kilómetros. Estos bravos soldados los recorrieron peleando sin tregua. Estuvieron en Chile, Perú, Ecuador, Colombia y Bolivia. En todos lados recibieron reconocimientos y elogios. Ganaron y perdieron batallas, mataron y murieron, combatieron en la montaña, en la llanura y en el mar, y siempre defendieron los principios que en su momento les inculcara San Martín, normas de disciplina tan austeras y exigentes que hasta sancionaban al soldado que golpease a una mujer “aunque hubiera sido insultado por ella”.

La suerte de los granaderos estuvo ligada a la de su jefe. Cuando San Martín dejó Perú, ellos iniciaron el retorno a Buenos Aires. El viaje fue largo y cargado de acechanzas. Hubo rebeliones, naufragios y acciones heroicas. El 19 de febrero de 1826, setenta y ocho granaderos a las órdenes del coronel Félix Bogado entraron a la ciudad de Buenos Aires que los recibió como héroes. De los setenta y ocho, había seis que realizaron toda la campaña, desde San Lorenzo a Junín. Importa recordar sus nombres porque lo merecen: Paulino Rojas, Francisco Olmos, Segundo Patricio Gómez, Dámaso Rosales, Francisco Vargas y Miguel Chepaya.

El 23 de abril de ese año, y en homenaje a la batalla de Riobamba, don Bernardino Rivadavia decidió incorporarlos a su escolta, honor que mantienen hasta el día de la fecha. Para 1826 San Martín ya estaba en el exilio, pero cuando se enteró de la noticia no disimuló su satisfacción. Los granaderos habían sido su creación, su primera criatura, la niña de sus ojos, como se decía entonces. San Martín siempre consideró a los granaderos como un regimiento ejemplar, como un modelo de profesionalismo militar. Parco y medido como era en los elogios, dijo de ellos una de las frases más ponderativas que salieron de la boca de ese hombre enemigo de las palabras fáciles y la retórica liviana: “De lo que mis granaderos son capaces, sólo yo lo sé. Habrá quien los iguale, quien los supere, no”.
Juan Galo de Lavalle, guerrero de la Independencia.
Ilustración: Lucas Cejas
Referencias
  1. Volver arriba El historiador chileno Gonzalo Bulnes en su obra "Historia de la Expedición Libertadora del Perú: 1817-1822", pág. 401, basándose en la nota muy reservada que el general chileno Francisco Antonio Pinto, dirigió a su gobierno con fecha 28 de febrero de 1823, señala la presencia de elementos de tropa chilena que habrían sido enrolados en la caballería de Trujillo para completar sus efectivos. Asimismo refiere la existencia de soldados chilenos en el Regimiento de Granaderos de los Andes desde la campaña de Chile en 1818.
  2. ↑ Saltar a:a b Riobamba - "La Batalla de Tapi, 21 de abril de 1822"RTU.
  3. Volver arriba TV Mundus. Combate de Riobamba. pp. 5-6
  4. Volver arriba Combate de Riobamba. pp. 4
  5. Volver arriba Pablo Camogli, Batallas por la libertad, Ed. Aguilar, Bs. As., 2005. ISBN 987-04-0105-8
  6. Volver arriba David Marley "Wars of the Americas: a chronology of armed conflict in the New World" pág. 431
  7. Volver arriba Réplica realizada por Regimientosdeamerica.com.
Fuente: 
http://es.wikipedia.org/wiki/Combate_de_Riobamba
http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Lavalle
https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=741904422497187&id=228632080491093&substory_index=0

No hay comentarios.:

Publicar un comentario