AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE EQUIPO MILITAR, ARMAS BLANCAS Y ARMAS DE FUEGO, VIDEOS DOCUMENTALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES, BATALLAS, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, DERECHOS HUMANOS, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS, DE TODAS LAS ÉPOCAS Y BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO, SEGURIDAD INDUSTRIAL.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba"

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

From the Trench of the Good Fight in Argentina. An Enbrance in God and the Homeland.

20 de julio de 2016

GENERAL POST MORTEM CORONEL DON MANUEL EDUARDO ARIAS UN HISTÓRICO MILITAR DE LA GUERRA GAUCHA.

GENERAL POST MORTEM CORONEL DON MANUEL EDUARDO ARIAS
Su escultura en Humahuaca
El presidente Mauricio Macri dispuso por decreto la promoción al cargo de General post mortem al Coronel Don Manuel Eduardo Arias como reconocimiento de sus heroicos esfuerzos para la construcción de la Nación y en el marco de los festejos por el Bicentenario de la Independencia.
  • "Con sus fuerzas contribuyó decisivamente a la dura derrota de las fuerzas realistas que habían tomado la estratégica ciudad de Humahuaca, obligándolas a retirarse, aislando al enemigo de toda comunicación con el Alto Perú y recuperando el dominio de la ciudad para la causa de la Independencia", argumentó el Ministerio de Defensa en el Boletín Oficial.
El Coronel Don Manuel Eduardo Arias nació en la ciudad de Humahuaca en 1785. Al comienzo de la guerra independentista formó una milicia propia en territorio de su hacienda, sumándose a la campaña desarrollada por el General Don Martín Miguel de Güemes. El mismo líder salteño luego le otorgó el grado de Capitán; en 1815 lo nombró Comandante en Jefe de las fuerzas encargadas de la defensa de Humahuaca y de las regiones de Orán, San Vicente y Santa Victoria.
GENERAL POST MORTEM CORONEL DON MANUEL EDUARDO ARIAS
ENTRE OTROS MÉRITOS, DETALLARON
  • En reconocimiento a sus méritos y por especial gestión del General Don Manuel Belgrano, el Director Supremo de las provincias unidas del Río de la Plata, Don Juan Martín de Pueyrredón y O'Dogan, lo ascendió al grado de Teniente Coronel Graduado.
  • Fue nombrado Jefe de Estado Mayor y Jefe de la Infantería tucumana, luchando con el caudillo Bernabé Aráoz en la batalla de Rincón de Marlopa. Además, tuvo a su cargo la protección de la Provincia de Catamarca, desempeñándose como Teniente Gobernador.
  • Hacia 1821, de regreso en su provincia natal, el Gobernador Don Juan Ignacio Gorriti lo nombró Comandante Militar y Político de la Quebrada de Humahuaca, la Puna y Orán.
Manuel Eduardo Arias
Coronel Manuel E. Arias (Humahuaca).JPG
Busto del Coronel Manuel E. Arias en Humahuaca.
Brigadier General
LealtadProvincias Unidas del Río de la Plata
Participó enGuerra Gaucha
Anarquía del Año XX

Nacimientoca. 1785
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Humahuaca,
Virreinato del Río de la Plata
Fallecimiento1822
Bandera de Argentina San AndrésArgentina
BIOGRAFÍA
Manuel Eduardo Arias (Humahuaca, 1785 - San Andrés, 1822) fue un militar y hacendado argentino, destacado participante en la Guerra de Independencia de la Argentina, en la llamada Guerra Gaucha. Era hijo natural de un oficial colonial (hijo a su vez del prestigioso gobernador Arias Renguell) y de una india colla. Desde joven vivió en la finca de los Arias en San Andrés (antiguo territorio jujeño), en la ruta de mulas que une Humahuaca con Orán, que hoy sigue siendo transitable sólo a lomo de mula. Se unió a las fuerzas irregulares gauchas que organizaba el general Martín Miguel de Güemes para enfrentar la invasión realista de 1814.
Martín Miguel de Güemes
Martín Miguel de Güemes 1.jpg

Escudo de la Provincia de Salta.svg
1er. Gobernador de la Provincia de Salta
1815-1821
PredecesorMiguel Francisco Aráoz
SucesorJosé Francisco Ignacio de Gorriti

Información personal
Nacimiento1785
Bandera de España SaltaVirreinato del Río de la Plata
Fallecimiento1821
Bandera de Argentina SaltaArgentina
NacionalidadArgentina y española
Creencias religiosasCatolicismo
Partido políticoEjército patriota
Familia
CónyugeCarmen Puch de Güemes
Hijos
Información profesional
OcupaciónMilitar y político
Rango
Se le dio el grado de capitán por ser el jefe de las fuerzas de las fincas de su familia y de la villa de San Andrés. Pronto quedó claro que era el jefe más capaz, en campaña y en combate, de todos los caudillos gauchos. En 1815 era el jefe de las fuerzas de Orán, San Andrés y Santa Victoria (la zona de Salta que actualmente queda al este de Jujuy).
General Manuel Eduardo Arias
GUERRA GAUCHA
En la Guerra Gaucha, en 1816 fue nombrado comandante de Humahuaca de las fuerzas de Güemes; durante la gran invasión realista de 1817, obtuvo en marzo la victoria de Humahuaca sobre el coronel Guillermo Marquiegui, jujeño de origen, con lo que cortó las comunicaciones de los invasores con el Alto Perú, y dio diez combates en 25 días, logrando acelerar la retirada.
Días después, recibió a un inesperado visitante: un oficial realista español, el que sería el general Tomás de Iriarte, convencido ya de que los vencedores de esa guerra serían, tarde o temprano, los patriotas. Arias lo envió a Güemes.
Durante la invasión de febrero de 1819 fue derrotado por Olañeta; cuando al día siguiente se le ofreció pasarse a los realistas conservando su grado y sus fuerzas, rechazó despectivamente la oportunidad; pero algunos partidarios de Güemes lo acusaron de traición. Por esa razón comenzó a distanciarse de Güemes; y se unió al partido opuesto a éste en Salta, el que más tarde sería de la "Patria Nueva". Pero por un tiempo más siguió destacándose al servicio de Güemes.
A mediados de ese año tuvo un enfrentamiento serio con Güemes por sus amistades salteñas. Se lo acusó de tramar la deposición del gobernador y fue arrestado, juzgado y condenado a muerte. Pero Güemes lo desterró.
Refugiado en Tucumán bajo la protección del caudillo Bernabé Aráoz, enemigo de Güemes, pasó a su servicio cuando la guerra entre los dos caudillos. Fue el jefe de estado mayor y jefe de la infantería tucumana en la Batalla de Rincón de Marlopa, en que derrotó a las fuerzas salteñas. Enseguida fue a Catamarca, de donde expulsó al coronel Saravia, que había invadido esa provincia, y fue por corto tiempo teniente de gobernador.
Regresó a Jujuy a fines de 1821 (poco después de la muerte de Güemes) bajo la protección del gobernador Juan Ignacio Gorriti, que lo nombró comandante militar y político de la Quebrada de Humahuaca, la Puna y Orán. Era el más perfecto nexo entre los amigos de Güemes y sus enemigos, que ahora, al mando de Juan Antonio Álvarez de Arenales y de Gorriti respectivamente, pudieron convivir en paz. Pero Arias se había hecho enemigos personales, sobre todo las víctimas de su victoria en Tucumán.
Fue muerto en junio de 1822 en San Andrés, Provincia de Salta, durante una revuelta. Su asesino era el jefe del partido enemigo en San Andrés.
GENERAL POST MORTEM CORONEL DON MANUEL EDUARDO ARIAS 
Coronel Manuel Eduardo Arias, busto de Lerma.
MANUEL EDUARDO ARIAS, EL HÉROE HUMAHUAQUEÑO
"DÍA DEL GAUCHO JUJEÑO GUERRERO DE LA INDEPENDENCIA"
JUJUY, ESCENARIO ESTRATÉGICO DE CONTIENDAS LIBRADAS POR LA INDEPENDENCIA DE LA PATRIA, FUE CUNA DEL CORONEL MANUEL EDUARDO ARIAS, UN MILITAR CONSIDERADO COMO HÉROE HUMAHUAQUEÑO QUE BAJO EL MANDO DE MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES -Y RECONOCIDO EN SU LABOR POR BELGRANO-, COMANDÓ A SUS TROPAS EN EL EXTREMO NORTE DEL PAÍS EN MÚLTIPLES PROEZAS QUE AYUDARON A LOGRAR LA SOBERANÍA POLÍTICA DE LA FUTURA ARGENTINA.
  • "Arias tuvo un papel brillante antes y después de la declaración de la independencia. De los casi 240 combates que se produjeron entre Jujuy y Salta, 166 fueron en Jujuy y el arma fundamental fue el coronel Arias, por eso pasó a ser un héroe para los jujeños", afirmó el historiador Luis Grenni a Télam.
Nacido en Humahuaca en 1785, Manuel Eduardo Arias fue el hijo de un oficial colonial (hijo a su vez del reconocido gobernador Arias Renguel) y de una indígena jujeña. Cobró notoriedad por sus brillantes capacidades militares, cuando se unió a las fuerzas irregulares gauchas que organizaba el general Martín Miguel de Güemes para enfrentar al invasor realista.
Formó parte de los ejércitos de Belgrano y posteriormente siguió la lucha independentista como coronel mayor en la zona de Humahuaca-Orán, donde lideró combates muy complejos y estratégicos como la Batalla de Humahuaca, en el marco de la quinta invasión realista.
En dicha contienda, el 1 de marzo de 1817, Arias se coronó como el héroe máximo que, con gran coraje y decisión, derrotó a la retaguardia de De la Serna además de batallar en unos 40 combates librados en la región local quebradeña y en la actual zona de San Salvador de Jujuy.
  • "Fue un combate muy duro que significó el principio de la destrucción del ejercito realista antes de llegar a Salta, que es donde recibe la paliza final a manos de Güemes. Así fue que se derrotó a una de las más grandes invasiones posteriores a la declaración de la independencia", explicó Grenni.
Tal relevancia tuvo esta victoria que Belgrano, como Jefe del Ejército del Norte, dispuso premios de honor para Arias y otros cuatro militares.
Lo más destacable ocurrido en la zona comandada por Arias, según Grenni, fue el poder conferido por el pueblo para que los dirigiera en aquella revolución libertadora, que llegó a oponerse contra los realistas hasta con piedras y lanzas, entre otros elementos.
En ese marco, el historiador también aseguró que a la par de Arias se recuerda a todos aquellos héroes anónimos que dieron su vida por la patria, ya que las once invasiones realistas de la época tuvieron algún punto de detente en el norte de Jujuy, donde se estima que en esas batallas perdieron la vida algo más de un tercio de la población de la zona.
  • "Se habla de los héroes, pero hay muchos otros anónimos en la historia. Esto fue una guerra brutal, terrible, los españoles entraban al degüello y los criollos no se quedaban con las manos limpias", aseguró.
Sobre la mística que rodeó a Arias y que lo llevó a convertirse en héroe, Grenni explicó que tuvo que ver la mezcla de razas: 
  • "al ser mitad criollo, mitad coya, descendiente de una familia oligárquica, pero criado en el monte, era un gaucho en serio y con gran ascendencia coya, brillante en su inteligencia, coraje y valentía".
La otra cualidad de Arias fue su formación militar, aseguró Grenni y recordó -en ese sentido- que Belgrano decía que derrotar con un pueblo a un ejercito adiestrado en el arte de la guerra solo era posible si ese pueblo lograba ser dirigido por gente experta en armas.
  • "Hasta entonces nunca se había dado que un pueblo comandado por gente de armas pueda superar a semejantes ejércitos. Belgrano formó militares para el comando de las fuerzas populares y se aseguró que usaran las armas, así como ciertas condiciones naturales, su astucia y hasta la geografía, totalmente desconocida por los españoles", concluyó.
Por lo que representa el coronel Manuel Eduardo Arias para los jujeños, el gobierno provincial extendió a su par nacional una solicitud de ascenso post-mortem al rango de general.
El pedido se anunció el 16 de junio último, en ocasión de conmemorarse el 192° aniversario del fallecimiento de quien fue el máximo héroe humahuaqueño, fecha en la -en su homenaje- cada año se celebra el "Día del Gaucho Jujeño Guerrero de la Independencia".
GENERAL POST MORTEM CORONEL DON MANUEL EDUARDO ARIAS
EL GRAL. MANUEL EDUARDO ARIAS - Extracto del libro Calles de mi Ciudad de Felix Infante.
El coronel, don Manuel Eduardo Arias, nació en el pueblo de Humahuaca. Su padre, don Francisco Arias Rengel, era nieto de guerreros y conquistador del Gran Chaco. Su madre, una mujer de pueblo, apodada la Coya. Esto es todo lo que sabemos por los datos biográficos que sobre él nos da el historiador salteño, don Bernardo Frías, en su obra tan importante que tituló “Historia de Güemes y de la provincia de Salta”.
Ya joven, recorría los abruptos senderos, entre valles y cerros, por San Andrés ―su hacienda en el Valle― y su casa humahuaqueña. En este continuo marchar a caballo, Arias se hizo un gaucho de todas veras, un insigne jinete, cuya simpatía sobresalía sobre los habitantes de tan vasta región.
Incorporado a las fuerzas combativas, pronto fue tomando el ascendiente militar que lo llevaría al lugar de privilegio que su inteligencia, arrojo y capacidad le depararían en las filas del ejército y, de manera preferente, en la guerra de recursos, llevada a cabo con tanta genialidad por Güemes. Él fue su Jefe de Vanguardia, su lanza de choque.
INFINIDAD DE ENTREVEROS Y COMBATES LO HACEN CÉLEBRE EN ESTE TREMENDO AÑO DE 1817
Cuando el más poderoso ejército español invade, trayendo a su frente nada menos que al general La Serna, vencedor de Napoleón en España. Pero los hombres, como la tierra toda, supieron encontrar en su aparente debilidad y flaqueza militar, la indómita fuerza indispensable para arrojar al invasor. Por ello fueron más de cien los combates. Y Arias obtiene, un primero de marzo en Humahuaca, el más puro laurel de su cadena de triunfos. Huacalera, Tilcara, Maimara, Hornillos; son otros donde la sangre de un puñado de héroes se derrama sin alardes.
LA GUERRA DE LOS RECURSOS
En la guerra de recursos, tal vez tan importante como la otra, campea como un habilísimo estratega, que sorprende y quita cuanta vitualla pretende llevar para sí el invasor. Son miles y miles de cabezas de ganado ―ovejas, cabras, vacas, llamas y hasta burros― los que con singular pericia logra arrebatar al enemigo, dejándolo sin lo necesario para llevar adelante sus planes de invasión y predispuestos a las peores contingencias por falta de raciones de boca.
ARIAS ES UN JUJEÑO LEAL A SU TERRUÑO
En esto no ha de transigir jamás. Por ello en años venideros, estarán en conflictos con Güemes, como lo estuvieron jujeños ilustres, como Dávila, Soria, Iriarte, Portal, Sánchez de Bustamante, Mena y otros. Más tarde la lucha sería contra el general Gorriti, gobernador de Salta, y por iguales principios autonómicos que los sindicarían como un rebelde y hasta ―algunos salteños lo afirman― traidor. ¿Traidor un hombre que luchó denodadamente por la libertad de su patria y que le dio, entre otros triunfos importantes, nada menos que el de la batalla de Humahuaca? Todo se debe a una cuestión político-militar.
LA CLASE “PENSANTE” DE SALTA, TARIJA, JUJUY Y TUCUMÁN
Veían en el general Güemes a un caudillo que arremetía ―es claro que por razones de la propia guerra― contra sus intereses de dueños de fincas que no les permitían trabajarlas por carencia de la mano de obra, ya que los arrenderos y la peonada era seguidora incondicional de Güemes, ya que éste les había asegurado, mediante decreto compulsivo, la propiedad de las tierras que trabajaban, no interesaba quién fuera el dueño real de las mismas. Los hombres de la llamada sociedad se sintieron tremendamente afectados. Además, y a cada rato, se les exigía “contribuciones forzosas” en dinero y que venía a hacer más odioso el gobierno de Güemes que, según ellos, no paraba en medios para perjudicarlos y hasta sumirlos en la ruina. 
CONTRA ÉL, UNA CONSPIRACIÓN TOMÓ CUERPOEstaban en ella figuras trascendentes de la sociedad salteña y jujeña. Y hasta las pasiones llegaron a tal punto que se trató de asesinar al Caudillo. Como mano ejecutora se lo compró a uno de los más allegados a Güemes y que contaba con toda su confianza, al extremo de que entraba y salía libremente por su casa. Se lo conocía por el apodo de “Panana”. Entre los comprometidos en Jujuy estaban, nada menos, que Arias y don Pablo Soria. El proyecto “abortó” justo en el instante de su ejecución, por la presencia imperturbable de Güemes. Llevado a presidio Panana, se lo hizo “cantar”. Así se pudo saber quiénes estaban más comprometidos o eran los dirigentes en la revolución. Los nombres de Arias y Soria eran los más comprometidos. Y se los sentenció a la última pena. Pero Güemes, en atención a los grandes servicios que ambos habían prestado a la patria, se mostró humanitario y conmutó las penas. Destierro al Tucumán, al primero. Una gran multa y destierro a las fronteras del Chaco, al segundo.
El gobernador tucumano, adversario político y personal de Güemes, lo recibió al coronel Arias con todos los honores del caso y, conociendo sus grandes dotes militares, le dio el comando de las tropas que, precisamente en esos momentos, iniciaban la guerra declarada entre Tucumán y Salta. Y allí se demostró la capacidad militar de Arias que venció a Güemes en los encuentros de Trancas, Acequiones y Rincón de Marlopa. Éstos deben ser, seguramente, los motivos para calificar de traidor al coronel Arias. A mi juicio, y luego de estudiar, exhaustivamente, la documentación existente en archivos y obras consultadas, no hay otra.
VUELTO A SU TIERRA JUJEÑA
Luego de la muerte de Güemes y no habiendo ya causas para su confinamiento en las fronteras tucumanas, Arias ―amigo y compañero de don Agustín Dávila en la Guerra Grande y en la actualidad en la gobernación jujeña dependiente de Salta, desde fines del siglo anterior―, se ve envuelto en un nuevo conflicto por las arbitrariedades reiteradas del gobernador salteño, doctor y general, don José Ignacio de Gorriti, hermano del Canónigo, pero de tendencias absolutamente contrarias; marcha desde Humahuaca a Orán, con el propósito de reunir fuerzas y frente a ellas, agregando tropas puneñas y quebradeñas, invadir Salta, vencer a Gorriti y lograr la autonomía política de Jujuy. Con este designio ―y desoyendo consejos de su amigo y compadre el coronel Pastor, jefe de Humahuaca― marcha a caballo hacia el Zenta y por la quebrada de Calete. 
Es nomás cierto que la gente está “alzada” contra él, por cuestiones de arriendos que no quieren pagarle aleccionados por las promesas anteriores de pasar a ser dueños, desde los tiempo del general Güemes. Así llega a Cianzo, un pequeño villorrio en las alturas. No hay nadie. En el camino se encuentra con otro compadre, Velázquez, que lo pone al tanto de la situación en su contra. Arias no lo quiere cree, dado que toda la gente de esos lugares habían sido sus amigos y hasta combatido bajo su mando en tantísimos encuentros contra los españoles. 
El jefe de los amotinados es un tal Mariano Abán. Sin mayores problemas pasaron el inmenso cerro de Zenta y llegan a San Andrés al anochecer, alojándose en casa de Velázquez. Estaban saboreando unos mates, cuando desde el exterior, ya en plena oscuridad, llegan unos ruidos extraños. Es indudable que se trata de gente armada y que no son amigos. Las voces airadas así lo ponen en evidencia. Cierran puertas y ventanas con pesadas trancas y se aprestan a la lucha. No queda otro recurso. Pronto se oyen disparos de armas contra la casa. Y los gritos de Abán, pidiendo la rendición incondicional. Hay algunas armas para la defensa, y Arias y Velázquez las empuñan. Los de afuera han de ser muchos, calculan; mas no importa. La superioridad numérica, no los acoquina. Por el contrario, se sienten con el valor suficiente para demostrarles que no son unos cobardes y que no se entregarán. 
Hacen fuego por unas rendijas de la casa. Se escuchan algunos ayes, que demuestran que se ha dado en los cuerpos de los asaltantes. Pasan los minutos y también las horas. Entonces, Abán cambia de táctica. Es preciso obligarlos a salir. Para ello prende fuego al techo de la casa ―palos, cañas y torta de barro― que en un instante arde por los cuatro costados. Viendo que la cumbrera es una masa de fuego y que amenaza caer, no les queda otro recurso que abandonar lo que había sido su refugio. Abán, armado de un pesado garrote, espera tras la puerta, y en el instante que se abre para dar paso a los hombres, con todas sus fuerzas golpea la cabeza de Arias que, con el tremendo golpe, cae hacia atrás, junto a la cumbrera que se desprende y arde sobre su cuerpo toda la noche. Es el 16 de junio de 1822. Así concluyó la vida de esta gloria de Jujuy.
Manuel Eduardo Arias, en espíritu, seguirá como Jefe de Vanguardia, recorriendo altivo en su brioso caballo de pelea y a la cabeza de sus gauchos de San Andrés, Iruya y Humahuaca, los caminos polvorientos de la Quebrada, de la Puna y de los Valles. Allí lo verán pasar enhiesto, avizorando lejanías de libertad para su pueblo. Sable en mano, entre huaicos y laderas, entre montes y cañadas, entre el ruido fragoroso de cien cascos de batalla y entre el estrépito infernal del batir de guardamontes. Lo verán desde el Zenta majestuoso, dominando las abras a lo lejos, el cuerpo hecho roca también, firme en la defensa del solar nativo, eterno en el impulso de luchar. Y esa será, por siempre, la estatua colosal levantada a su memoria ¡!... Fuente: Historia de Jujuy
ACTO DE HOMENAJE AL CNEL. MANUEL EDUARDO ARIAS - 20 de Junio de 2014
BATALLA DE HUMAHUACA
El Coronel Manuel Eduardo Arias jefe del sector de Humahuaca fue designado por Güemes para mandar a los afectivos que se incorporaban en las milicias de esa jurisdicción, en 1816 fue jefe de la vanguardia de Güemes y sus lanzas eran netamente jejeñas.
La Serna ingresó a territorio jujeño en enero de 1817, fortificó la Población de Humahuaca y prosiguió su marcha hasta San Salvador de Jujuy la que tomó luego de varias escaramuzas. El Coronel Arias no pudo impedir la toma de la villa y se mantuvo en sus alrededores en espera de una oportunidad para atacar.
El jefe realista, Olañeta, salió de Humahuaca dejando efectos de parque, 100 soldados y jefes militares y avanzó hacia Jujuy para apoyar a de La Serna. Las tropas al mando de Arias, aprovecharon la oportunidad y en inferioridad material pero con superioridad moral y táctica, enfrentaron a los invasores con lo que tenían: lanzas, algunos sables y palos.
Luego el ejercito de La Serna acosados por los gauchos norteños en la llamada "Guerra de recursos" abandono los territorios de Salta y Jujuy sufriendo mas de quince ataques ante de llegar a Tupiza, en el alto Perú.
A la cabeza de unos ciento cincuenta gauchos llevó a cabo el asalto a su pueblo natal, sin mayores problemas el primero de marzo de 1817, tomando la bandera del Regimiento al mando de Picoaga además de importante cantidad de material bélico ( armas, municiones), comestibles, ropas, ganado e hizo prisionero a 86 soldados y 20 oficiales.
Bandera realista tomada en Humahuaca (reside actualmente en la Iglesia de La Merced en San Miguel de Tucumán, Argentina)
Fueron sus directos colaboradores el Capitán Hilario Rodríguez y el Teniente Manuel Portal, la victoria alcanzada adquirió proyección Nacional.
La Gazeta, informaba el 22 de marzo:
  • “El entusiasmo de los gauchos de Salta, es superior a todos los elementos que emplea el arte de la guerra para conseguir victorias. Sería de desear que 300 veteranos españoles hubieran emprendido una acción tan gloriosa como la que han ejecutado 150 gauchos, en la mayor parte inermes. Y una Nación que cuenta con tales defensores, podrá ser subyugada?”
Cabe señalar que el Coronel Arias fue ascendido posteriormente por el general Manuel Belgrano, Jefe del Ejército del Norte, al grado de Coronel, a pedido de Martín Miguel de Güemes. Los subalternos inmediatos que obraron con gran audacia y valor recibieron sendas medallas de plata y ascensos, mientras que los soldados recibieron un brazalete con la inscripción " Vencedor en la Batalla de Humahuaca".
El Combate de Humahuaca constituye una de las gestas más audaces y exitosas de la lucha por la Independencia.
LOS “CENTAUROS DEL ZENTA”
Los “Centauros del Zenta”, jinetes que desde hace 17 años recorren a caballo el trayecto que va desde Humahuaca a Orán -cruzando el abra del Zenta- 
  • “Como una forma de rememorar el camino que solía realizar el coronel Arias para custodiar y defender la frontera norte de la patria, en el marco del proceso de emancipación nacional”.
Alejandro Snopek destacó promoción de General Post Mortem al Coronel Manuel Eduardo Arias. 
. "En la oportunidad que tuve de acompañarlos junto a mi hijo Facundo, pude sentir ese fervor patriótico que supo distinguir a nuestros héroes de la independencia”, agregó el legislador.
Fuente:
https://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Arias
http://www.aviacionargentina.net/foros/ejercito-argentino.37/87-noticias-ea-266.html#post377721
http://www.jujuyalmomento.com/post/53973/manuel-eduardo-arias-una-historia-de-lucha.html
http://geneasud.blogspot.com.ar/
http://www.pregon.com.ar/nota/13450/manuel-e-arias-ya-es-general-post-mortem.html
http://www.portaldesalta.gov.ar/humahuaca.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario