AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE LAS FUERZAS ARMADAS MUNDIALES, EQUIPO MILITAR, ARMAS DE FUEGO, ARMAS BLANCAS, LAS GUERRAS MUNDIALES Y OTRAS GUERRAS, VIDEOS DOCUMENTALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS Y COMBATES, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

16 de septiembre de 2019

EL PATO DEPORTE NACIONAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

EL PATO COMENZÓ A JUGARSE A PRINCIPIOS DEL SIGLO XVIII, EN LOS CAMPOS, ERA UNA CORRIDA EN DONDE SE ENFRENTABAN DOS BANDOS Y SE SEÑALABAN DISTINTOS SITIOS APARTADOS. SE INTRODUCÍA UN PATO EN UN CUERO CON LA CABEZA AFUERA. 
Preparando al caballlo
EL CUERO TENÍA DOS MANIJAS. EN 1776 SE EXCOMULGABA A QUIENES PARTICIPABAN DE ESTE JUEGO Y NO SE LES DABA CRISTIANA SEPULTURA. 
Un jugador recogiendo el pato.
EN 1822 EL GENERAL MARTÍN RODRIGUEZ, GOBERNADOR DE BUENOS AIRES PROHIBIÓ SU JUEGO, AUNQUE A PESAR DE ELLO SE SEGUÍA JUGANDO. MÁS TARDE, JUAN MANUEL DE ROSAS, "EL RESTAURADOR", LO SUPRIMIÓ PERO AL IGUAL QUE EN EL CASO ANTERIOR SE CONTINUÓ JUGANDO. 
La pelota del pato
RECIÉN EN 1937 ALBERTO CASTILLO PONCE REDACTÓ EL PRIMER REGLAMENTO DE PATO, CREÓ LA SILLA DE MONTAR E IDEÓ LA PELOTA DE 4 ASAS Y LUEGO LA DE 6, CON LA QUE SE JUEGA ACTUALMENTE. 
Un jugador consiguiendo un tanto.
LA FEDERACIÓN ARGENTINA DE PATO SE CREÓ EN 1941 Y EN 1953 FUE DECLARADO "DEPORTE NACIONAL".
16 de septiembre de 1953: El pato fue declarado deporte nacional por el decreto 17.468. Se juega entre dos equipos de cuatro jinetes cada uno. Los jugadores deben introducir una pelota de cuero con seis manijas dentro de un arco con una red de un metro de circunferencia en la punta.
Patogame.JPG
Una práctica de pato en Monte Hermoso
Autoridad deportivaFederación Argentina de Pato
Primer partidoBandera de Argentina Buenos AiresArgentina en el año 1610
Características
Contacto
Miembros por equipo
Categoríadeporte ecuestre
Pelotaesférica y con asas
Lugar del encuentroUn potrero de entre 180 y 220 metros de largo y entre 80 y 90 metros de ancho
Duración del encuentroHasta 6 períodos de 8 minutos, con descansos de 4 minutos
Formato del puntajetantos
OlímpicoNo
El pato es un deporte ecuestre originario de Argentina, el mismo nació de la mano de los gauchos que practicaban este deporte en sus estancias.
Desde la época de la colonia, y durante todo el siglo XIX, el pato era el deporte más popular para los hombres a caballo y los del campo en Buenos Aires. Utilizaban un pato vivo dentro de una bolsa de cuero con cuatro manijas, y se trataba de un juego muy brusco y fuerte que daba lugar a encuentros sangrientos y peligrosos. 
Fue prohibido temporalmente, en 1822, en Buenos Aires, por Martín Rodríguez, y esta prohibición también fue sostenida durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas. Recién en 1938, cuando se lo reglamentó, dejó de ser tan sangriento.2
Fue declarado oficialmente juego nacional de dicho país en 1953 por el presidente Juan Domingo Perón.3
Pese a las repetidas prohibiciones que sufrió, y cuya desobediencia conllevaba castigos que iban desde los azotes hasta las multas, se lo siguió jugando en las estancias secretamente. Fue muy popular durante el siglo XVIII y hasta mediados del siglo XIX. 
Su nombre deriva de la forma que tenía la pelota con la que se lo jugaba, con dos asas (en ocasiones cuatro) que hacían las veces de alas. Como veremos a continuación, abundan los testimonios donde se afirma que en un principio en lugar de una pelota se utilizaba al animal en cuestión.
Y en esto también existen diferencias respecto a los detalles del juego: hay quienes sostenían que se trataba de un pato asado y otros, que era un pato vivo adentro de una bolsa de cuero. 
Cinchada
A CONTINUACIÓN TRANSCRIBIMOS ALGUNOS FRAGMENTOS ESCRITOS EN DIFERENTES MOMENTOS SOBRE ESTA PRÁCTICA. (Fuente: Pedro Grenon S.J., “El juego del pato”, Revista Historia, N° 4, Buenos Aires, Abril-Junio de 1956, pp. 121-146). 
El juego del pato según Bartolomé Mitre 
El juego del pato ya no existe [1854] en nuestras costumbres: es una reminiscencia lejana. Prohibido bajo penas severas, a consecuencia de las desgracias a que daba origen, el pueblo lo ha ido dejando poco a poco, pero sin olvidarlo del todo.
En su origen este juego homérico, que tiene mucha semejanza con algunos de los que Ercilla describe en La Araucana, se efectuaba retobando un pato dentro de una fuerte piel, a la cual se adaptaban varias manijas de cuero también.
De estas manijas se asían los jinetes para disputarse la presa del combate que generalmente tenía por arena toda la Pampa; pues al que lograba arrebatar el pato procuraba ponerse a salvo, y la persecución que con este motivo se hacía era la parte más interesante del juego.1
Una descripción del juego hecha 1865, por Thomas Hutchinson 
El juego del pato consiste en coser en un pedazo de cuero un pato asado, dejando una manija en cada extremo. Este juego, antiguamente, exclusivo de las fiestas de San Juan [24 de junio] en sus diversiones, fue promovido por un gaucho.
El más diestro asegura el pato y galopa a cualquier casa donde él sepa que vive una mujer llamada Juana [por el día de San Juan]; y es una regla establecida que la mujer de ese nombre tiene que dar una moneda de cuatro reales, sea al devolver el pato original, sea con otro igualmente preparado. 
Entonces galopa hacia otra casa donde viva una doncella del nombre de Leonor, seguido de una tropa de sus colegas gauchos, que procuran quitarle la bolsa con el pato. En tal caso, por supuesto, deben ser entregados los cuatro reales con el mejor buen humor. Caídas [del caballo] y piernas rotas, son los frecuentes resultados de este juego. 2
Las impresiones de W. H. Hudson 
Durante largo tiempo y probablemente hasta eso de 1840, era el entretenimiento más popular al aire libre en la pampa argentina. Sin duda que allí tuvo su origen; se adaptaba admirablemente a los hábitos y la índole del gaucho; y, al revés de la mayor parte de los deportes, conservó hasta el último su tosco y simple carácter primitivo. 
Para jugarlo se mataba un pato o un pollo, o, con más frecuencia, alguna ave doméstica más grande, como el pavo o ganso, y se le cosía dentro de un trozo fuerte, haciendo así una pelota de forma irregular, dos veces el grandor de una pelota de fútbol, provisto de cuatro manijas de cuero torcido y del tamaño conveniente para ser agarradas por la mano de un hombre. Un detalle muy importante era que la pelota y las manijas fueran tan sólidamente hechas, que tres o cuatro hombres a caballo pudieran agarrarlas y tirarlas hasta desmontarse unos a otros, sin que nada aflojara. 
Una vez resuelto en algún pago, a tener un juego, y, arreglado el punto de reunión, y habiendo alguien ofrecido a proveer el ave, se mandaba notificar a los vecinos. A la hora acordada, todos los hombres y mozos, desde algunas leguas a la redonda, acudían al lugar, montados en sus mejores pingos. 
Al aparecerse en la cancha el hombre que llevaba el pato, los otros daban caza y luego le alcanzaban y le arrancaban la pelota de la mano; entonces el vencedor, a su turno, era perseguido; y al ser alcanzado solía haber una pelea, como en el fútbol, con la diferencia que los contendientes estaban montados a caballo antes de derribarse unos a otros al suelo. A veces, en este trance, un par de jugadores atolondrados, furiosos por haber sido vencidos, desenvainaban sus facones para probar cuál de los dos tenía la razón o cuál era el de más valer; pero hubiera o no pelea, alguien se apoderaba del pato y se lo llevaba para ser él, en su turno acosado. 
Se recorrían de esta manera leguas y leguas de terreno; y, por fin, alguno, con más suerte o mejor montado que sus rivales, se posesionaba del pato, y, escabulléndose por entre los paisanos, desparramados por la pampa, lograba escaparse. Era el vencedor, y, como tal, tenía el derecho de llevarse el ave a su casa y comérsela. 
Esto era sin embargo una mera ficción: el hombre que se llevaba el pato, enderezaba para el primer rancho, seguido de todos los demás; y, en seguido, no sólo se cocinaba el pato, sino también una gran porción de carne, para alimentar a los que habían tomado parte. 
Mientras se aderezaba la cena, se mandaba alguien a los ranchos vecinos, para convidar a las mujeres; y, al llegar éstas, empezaba el baile, que duraba toda la noche. 
Para el gaucho, que se apegaba a su caballo desde la niñez, casi con la misma espontaneidad que un parásito al animal a cuyas expensas vive, el pato era el juego de todos los juegos. Ni pudo haber habido un juego mejor adaptado para hombres cuya existencia o cuyo éxito en la vida dependió tanto de su equitación, y cuya gloria principal era poder mantenerse a caballo en todo apuro; y cuando eso no era posible, dejarse caer graciosamente y de pie, como un gato. 
La gente de la pampa tenía una afición loca a este juego, hasta que llegó el tiempo en que se le ocurrió a un Presidente de la República (Rozas) ponerle fin, y con una plumada lo suprimió para siempre. 3
JUEGOS SIMILARES
El pato tiene como pariente más cercano a un antiguo juego persa, el buzkashi, practicado aún hoy en Afganistán, donde la prenda del juego es un carnero faenado al que se le han cortado la cabeza y las extremidades.

En distintos lugares de Europa donde se practica polo, se realizan a veces competencias de horseball, un juego que resulta ser la adaptación del pato argentino introducido en Francia en los años 1930 por el capitán Clave. Este último modifica las reglas del pato e inventa el horseball.

Pelota de horseball con sus asas de cuero

En julio de 2008 la Selección Argentina de Pato resulta jugadora preferida en el primer Campeonato Mundial de horseball.











Partido de horseball.

Referencias 
1 Bartolomé Mire, Rimas, Buenos Aires, 1876, pags. 342-343, en Pedro Grenon S.J., “El juego del pato”, Revista Historia, N° 4, Buenos Aires, Abril-Junio de 1956, pp. 133. 
2 Tomás J. Hútchinson, Buenos Aires y otras Provincias Argentinas, Buenos Aires, 1945, pág. 111, en Pedro Grenon S.J., “El juego del pato”, Revista Historia, N° 4, Buenos Aires, Abril-Junio de 1956, pp. 133. 
3 Citado en Pedro Grenon S.J., “El juego del pato”, Revista Historia, N° 4, Buenos Aires, Abril-Junio de 1956, págs. 136-137. 
Fuente: www.elhistoriador.com.ar
https://es.wikipedia.org/wiki/Pato_(deporte)

1 comentario:

  1. Mi nombre es Marta Deniz soy una abuela que necesita un casco para mi nieto que tiene 7 años y sufre de paraplijia espastica y paralicis cerebral y ahora esta haciendo equinoterapia y necitaria un casco y nosotros la verdad no estamos en condiciones de poder comprarlo .agradeceria su ustedes podrian ayudarme

    ResponderEliminar