AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE EQUIPO MILITAR, ARMAS BLANCAS Y ARMAS DE FUEGO, VIDEOS DOCUMENTALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES, BATALLAS, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, DERECHOS HUMANOS, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS, DE TODAS LAS ÉPOCAS Y BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO, SEGURIDAD INDUSTRIAL.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba"

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

From the Trench of the Good Fight in Argentina. An Enbrance in God and the Homeland.

15 de noviembre de 2016

INVASIONES INGLESAS AL RÍO DE LA PLATA (27 de Junio de 1806, 1ra INVASIÓN INGLESA), (10 de agosto de 1806, LA RECONQUISTA) Y (03 de Julio de 1807, SEGUNDA INVASIÓN INGLESA). ANA PERICHÓN, MÁS CONOCIDA POR LA SOCIEDAD PORTEÑA DE ENTONCES COMO “LA PERICHONA”.

LAS INVASIONES INGLESAS
LAS INVASIONES INGLESAS
Fueron dos expediciones militares fracasadas que la corona británica emprendió en 1806 y 1807 contra el Virreinato del Río de la Plata perteneciente a la Corona española con el objetivo de anexarlo. Ambos intentos fallidos significaron la incorporación de la región a las Guerras napoleónicas, conflicto que enfrentó a las dos potencias dominantes de la época, el Reino Unido y Francia
Soldados del Regimiento de Patricios en la actualidad.tuvo su origen en el cuerpo miliciano formado el 15 de septiembre de 1806 enBuenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, luego de la primera invasión inglesa. Su formación fue consecuencia de la proclama del 6 de septiembre del capitán de Navío y posterior virrey Santiago de Liniers y Bremond, que invitó voluntariamente a todos los ciudadanos a armarse contra el enemigo. Así nació la "Legión de Patricios Voluntarios Urbanos de Buenos Aires".
La guerra en Europa otorgaba a los vastos territorios de Hispanoamérica un papel estratégico y económico de gran importancia para el Reino Unido, que se hallaba por entonces en plena revolución industrial y que pretendía terminar con el Imperio español.
Invasiones inglesas al Río de la Plata
Guerra anglo-española (1796-1808)
Rio de la Plata 1806.gif
Lugar aproximado del conflicto

Fecha1806 y 1807
LugarRío de la PlataBuenos AiresGeneral San Martín (Buenos Aires)MontevideoColonia del SacramentoMaldonadoEnsenada de BarragánQuilmes (Buenos Aires).
ResultadoVictoria española
Cambios territorialesNinguno
Beligerantes
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg EspañaFlag of the United Kingdom.svg Gran Bretaña
Comandantes
Santiago de Liniers
Juan Martín de Pueyrredón
Martín de Álzaga
Home Riggs Popham
William Carr Beresford (PDG)
John Whitelocke
Fuerzas en combate
Primera Invasión:
2.5001 -8.0002
Segunda Invasión:
6.000-8.000 (Buenos Aires)3 4
6.000 (Montevideo)5
Primera Invasión:
1.6406
Segunda Invasión:
9.000 (Buenos Aires)7
6.300 (Montevideo)8 9
Bajas
Primera Invasión: 205 muertos y heridos10
Segunda Invasión: 600 muertos y heridos y 700 prisioneros3
Primera Invasión: 157 muertos y heridos y 1.300 prisioneros10
Segunda Invasión: 311 muertos, 679 heridos, 208 desaparecidos y 1.600 prisioneros3
HUBO DOS INVASIONES INGLESAS AL RÍO DE LA PLATA
El 25 de junio de 1806 más de mil quinientos ingleses desembarcaron en la costa de la actual ciudad de Quilmes con el fin de invadir Buenos Aires. Las disposiciones defensivas del virrey Sobremonte resultaron una burla para el avance del general William Beresford, quien encabezaba la expedición inglesa. 
Bandera del 1º batallón delRegimiento N.º 71 Highlanderscapturada durante la primera invasión inglesa en 1806 y exhibido al público como trofeo de guerra en el convento de Santo Domingo, de laciudad de Buenos Aires.
Cuando las tropas británicas cruzaron el Riachuelo, Sobremonte huyó hacia Córdoba. 
Soldado del Regimiento de Patricios en la actualidad.
Las tropas británicas ocuparon la ciudad de Buenos Aires capital del Virreinato del Río de la Plata el 27 de Junio de 1806, y fueron vencidas 45 días después el 10 de agosto de 1806 por un ejército proveniente de Montevideo comandado por Santiago de Liniers, al que se sumaron milicias populares porteñas, proceso conocido como la Reconquista.
William Carr Beresford
William Carr Beresford, Viscount Beresford by Sir William Beechey.jpg
General
LealtadBandera del Reino Unido Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda
Bandera de Portugal Reino de Portugal
Participó enExpedición al Virreinato del Río de la Plata (1806)

Nacimiento2 de octubre de 1768
Fallecimiento8 de enero de 1854
Bandera de Inglaterra LondresInglaterra
Las tropas británicas, luego de tomar Montevideo, fueron rechazadas cuando intentaron ocupar Buenos Aires, por las fuerzas defensoras, que se componían de tropas regulares y de milicias urbanas, integradas por población que se había armado y organizado militarmente durante el curso de las invasiones; el proceso conocido como la Defensa.
El General inglés William Car Beresford, comandante de las fuerzas terrestres que tomaron Buenos Aires en 1806
Quedó en evidencia la eficacia de las milicias del imperio español para defender a sus territorios en el contexto de los conflictos internacionales de la época.
Pero la participación de las milicias en la Reconquista primero y al año siguiente en la Defensa aumentaron el poder y la popularidad de los líderes criollos militares e incrementaron la influencia y el fervor de los grupos independentistas.
Paralelamente, estos motivos convirtieron a las Invasiones Inglesas en uno de los catalizadores de la causa emancipadora en el Virreinato del Río de la Plata.

Soldado del Regimiento de Patricios.
Tanto la Reconquista como la Defensa de Buenos Aires ante las Invasiones Inglesas tuvieron un lugar relevante como antecedente inmediato de la Revolución de mayo de 1810 que dio inicio al proceso de Independencia de la Argentina.
Regimiento de Patricios
Durante su curso, por primera vez prevaleció la voluntad del pueblo sobre el mando del Rey de España, cuando los vecinos de Buenos Aires, mediante el cabildo abierto del 10 de febrero de 1807, depusieron al virrey designado por el rey -hecho excepcional en los anales de la historia hispanoamericana- para elegir al francés Santiago de Liniers en su lugar.
Cornelio Judas Tadeo de Saavedra y Rodríguez
Cornelio Saavedra

25 de mayo de 1810-18 de diciembre de 1810
Designado porCabildo de Buenos Aires
PredecesorNinguno
SucesorDomingo Matheu

1806-1811
PredecesorNinguno
SucesorManuel Belgrano

01 de septiembre de 1810-05 de octubre de 1811
PredecesorFrancisco del Rivero
SucesorJuan José Viamonte

Datos personales
Nacimiento15 de septiembre de 1759
Bandera de España OtuyoPotosíVirreinato del Perú
Fallecimiento29 de marzo de 1829 (69 años)
Bandera de Argentina Buenos AiresProvincias Unidas del Río de la Plata
ProfesiónMilitar
FirmaFirma de Cornelio Saavedra
Asimismo, la creación en esa ocasión del Regimiento de Patricios, como milicias populares voluntarias, y la elección por parte de los propios milicianos del potosino Cornelio Saavedra —futuro presidente de la Primera Junta patria— como jefe del cuerpo, sentaron las bases de un ejército patriota capaz de alzarse contra las tropas realistas. La participación popular en la lucha armada es tradicionalmente representada con la imagen de los habitantes de Buenos Aires arrojando aceite hirviendo sobre los invasores desde los techos de las casas.
Invasiones Inglesas
Estos hechos se desarrollaron en un contexto histórico más amplio, de disputas territoriales en América, entre el Reino Unido, el Imperio español, Portugal, Francia y más tarde los Estados Unidos, en un período que se extendió desde la fundación de Colonia del Sacramento en 1680, hasta el reconocimiento por parte del Reino Unido de la Independencia Argentina con la firma de un tratado de paz y comercio en 1824, luego de la declaración de la Doctrina Monroe.
Soldados del Regimiento de Patricios
Estos tratados no evitarían nuevos intentos de expansión del colonialismo británico sobre el Cono Sur de América que se produjo con la Invasión inglesa a las Malvinas en 1833.
Santiago de Liniers y Bremond
Santiago de Liniers

10 de febrero de 1807-julio de 1809
Designado porReal Audiencia de Buenos Aires
PredecesorRafael de Sobremonte
SucesorBaltasar Hidalgo de Cisneros

Datos personales
Nacimiento25 de julio de 1753
Bandera de Francia NiortFrancia
Fallecimiento26 de agosto de 1810 (57 años)
Bandera de Argentina Cabeza de TigreCórdoba,Provincias Unidas del Río de la Plata
FirmaFirma de Santiago de Liniers
PREPARATIVOS PARA LA DEFENSA
Hacia fines de 1805 la posibilidad de una invasión inglesa ya recorría Buenos Aires. Esta capital sudamericana, con sus 45.000 habitantes, era uno de los puertos más prósperos del Nuevo Mundo (Nueva York, la ciudad más grande por entonces en la América anglosajona, contaba con unos 85.000 habitantes).
El virrey del Río de la Plata, Rafael de Sobremonte, III marqués de Sobremonte, había solicitado refuerzos militares a España en varias oportunidades.
Los cuerpos militares del virreinato habían sufrido muchas bajas en los últimos tiempos, en particular, durante la sublevación indígena liderada por Túpac Amaru II.
Túpac Amaru II
Cacique
Tupac Amaru II, oleo.jpg
Fue proclamado Inca por el consejo de Amautas y Mamacunas
1780 - 1781
Información personal
Nombre secularJosé Gabriel Condorcanqui Noguera
Otros títuloscaciqueInca
Nacimiento19 de marzo de 1738
CanasBandera de España Virreinato del Perú
Bandera del Perú actual República del Perú
Fallecimiento18 de mayo de 1781
(43 años)
CuzcoBandera de España
Virreinato del Perú
Bandera del Perú actual República del Perú
Sin embargo, la única respuesta que obtuvo fueron unos cuantos cañones y la sugerencia de armar al pueblo para la defensa. Pero el virrey entendía que dar armas a los criollos, muchos de ellos influenciados por ideas revolucionarias, era una estrategia peligrosa para los intereses de la corona.
Invasiones inglesas
El jueves 2 de enero de 1806 arribó al puerto de la Ensenada de Barragán el Bergantín mercante Espíritu Santo, el cual fue interrogado por el alférez Navarro por orden del Capitán de Puerto, Santiago de Liniers, de origen francés, al servicio de la corona española. 
El capitán del mercante Francisco Paula de Fernández informó haber avistado una flota británica en Todos Los Santos, Brasil, el pasado diciembre de 1805.12
Esta flota es parte de la expedición de David Baird que se dirigía a la colonia holandesa de Cabo de Buena Esperanza.
Rafael de Sobremonte y Núñez del Castillo, marqués de Sobremonte
Rafael de Sobremonte
Rafael de Sobremonte luciendo la banda y placa de caballero de la Orden de San Hermenegildo.

abril de 1804-1807
MonarcaCarlos IV de España
Designado porCarlos IV de España
PredecesorJoaquín del Pino y Rozas
SucesorSantiago de Liniers

Datos personales
Nacimiento27 de noviembre de 1745
SevillaEspaña
Fallecimiento1827
CádizEspaña
Sobremonte recibió esta noticia de que una flota británica se había aprovisionado en el puerto de Bahía, Brasil, y siguiendo las medidas estipuladas por la corona, organizó las escasas tropas virreinales para la defensa del estratégico puerto de Montevideo, el cual poseía suficiente calado para permitir la entrada de buques de guerra, lo que lo convertía en la plaza militar más importante sobre el Río de la Plata.
Vista general del Puerto Ing. Rocca, Ensenada.
Liniers recibió la orden de armar una flota para resguardar las costas y asegurar la libre navegación entre Montevideo y Buenos Aires y fue designado comandante del puerto de Ensenada de Barragán, a unos 70 km al sur de Buenos Aires. Liniers había sido enviado al virreinato en 1788 como Capitán de Puerto.
Regimiento de Patricios
Era hermano del Marqués de Liniers, poderoso comerciante francés en Buenos Aires, y ambos pertenecían al grupo de porteños que simpatizaban con Francia.13 El gobernador de la Plaza de Montevideo convocó a los habitantes y a las milicias para organizar la defensa ante la posible invasión. A dicha convocatoria acudió Juan Bautista Azopardo, segundo comandante de la Fragata Corsaria Dromedario.
Juan Bautista Azopardo
Juan Bautista Azopardo.jpg
Retrato de Azopardo, en el Museo Naval de Tigre
Coronel de Marina
LealtadProvincias Unidas del Río de la Plata
Participó enInvasiones Inglesas
Combate de San Nicolás

Nacimiento20 de febrero de 1772
Bandera de Malta SengleaMalta
Fallecimiento23 de octubre de 1848(76 años)
Bandera de Argentina Buenos AiresArgentina
Se le asignó la Lancha Obuse Invencible Nº4 para realizar misiones de vigilancia costera. La tripulación se compuso por parte de la perteneciente a la Dromedario.14

Invasiones Inglesas
ORGANIZACIÓN DE LA INVASIÓN
En enero de 1806 se produjo la segunda conquista del Cabo de Buena Esperanza por un ejército británico al mando del teniente general David Baird.
David Baird
Sir David Baird, 1st Bt by Sir John Watson-Gordon.jpg
Sir David Baird (1825)
General
LealtadGran Bretaña
Servicio/ramaEjército
Participó enPrimera Guerra Anglo-Mysore
Tercera guerra Anglo-Mysore
Cuarta guerra Anglo-Mysore
Campaña napoleónica en Egipto y Siria
Conquista del Cabo de Buena Esperanza (1806)
Bombardeo de Copenhague
Guerra de la Independencia de España

Nacimiento6 de diciembre de 1757
HaddingtonshireEscocia
Fallecimiento18 de agosto de 1829
CrieffPerthshire, Escocia
La captura para la corona británica de la colonia holandesa del Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica había sido lograda con la misma flota que había causado alarma en el Río de la Plata. Por esos días Napoleón triunfaba en las batallas de Jena y Auerstaedt, lo que consolidaría a Francia como la potencia hegemónica en Europa. Inglaterra dominaba el acceso comercial entre el Océano Atlántico y el Océano Índico.
Sir Home Riggs Popham
Home Riggs Popham.jpeg
Contralmirante de la Flota Roja, KCBKM,FRSMP.
LealtadReino de Gran Bretaña
Participó en

Nacimiento12 de octubre de 1762
Flag of Gibraltar.svg Gibraltar
Fallecimiento11 de septiembre de 1820
Bandera de Inglaterra CheltenhamInglaterra
POPHAM MANTENÍA CONTACTO CON COMERCIANTES ESTABLECIDOS EN BUENOS AIRES
Entre ellos William White, a quien debía una importante suma de dinero. El 28 de marzo llegó al Cabo desde Buenos Aires el barco negrero Elizabeth que habría traído una carta de White en la que éste indicaba que se encontraba en la ciudad un tesoro de más de un millón de pesos provenientes de Potosí listo para ser enviado a España, con el cual Popham podría saldar su deuda.
Guillermo Pío White
Guillermo Pío White.jpg
Guillermo Pío White
Información personal
Nacimiento11 de octubre de 1770
Bandera de los Estados Unidos PittsfieldBerkshire,
Massachusetts,
Estados Unidos
Fallecimiento3 de enero de 1842
Bandera de Argentina Dolores (Buenos Aires),Argentina
NacionalidadEstadounidense
Información profesional
OcupaciónComerciante
FirmaFirmaWhite.png
El comodoro intentó persuadir a Baird para que le brindara su apoyo para tomar el Río de la Plata, valiéndose de varios argumentos y asegurando que recibirían el apoyo de la población local, pero el general no accedió.
Willam Carr Beresford, comandante de la primera Invasión Inglesa.
Baird se encontraba en una posición incómoda, lo que explicaría por qué le otorgó a Popham el Regimiento 71 escocés, uno de los cuerpos más sólidos del ejército del Reino Unido, al mando del teniente coronel Denis Pack, para una misión que no había sido aprobada oficialmente. Por un lado, los gobernadores de colonias remotas tenían el poder de decidir acciones militares de urgencia. Por otro lado, la ley británica establecía porcentajes de los botines de guerra que eran entregados a los participantes, en particular, los militares de alto rango podían recibir importantes sumas. Además, si la expedición partía sin la ayuda de Baird y fracasaba, Popham podría acusar a Baird ante un tribunal de guerra.

Colores del regimiento
El Regimiento N.º 71 Highlanders fue un regimiento de las Tierras Altas de Escocia que sirvió en el Ejército Británico entre 1758 y 1881, año en que fue incorporado como primer batallón del nuevo regimiento de infantería ligera Highland Light Infantry.
EL 14 DE ABRIL, LA FLOTA BRITÁNICA CRUZÓ EL ATLÁNTICO EN DIRECCIÓN AL RÍO DE LA PLATA
Baird nombró general al coronel William Carr Beresford para que liderase el ataque a Buenos Aires. La escuadra llegó a Santa Elena el 29 de abril, Popham logró que el gobernador de la isla le prestara 280 soldados para su misión y envió una carta a Londres, dando a conocer los motivos por los cuales se dirigía a Sudamérica basando sus argumentos en el memorándum de 1804.
Lo que Popham desconocía era que Pitt había muerto recientemente y que en su lugar había asumido William Wyndham Grenville, del partido opositor Whig.
William Wyndham Grenville
1st Baron Grenville.jpg

Royal Coat of Arms of the United Kingdom (HM Government).svg
Primer ministro del Reino Unido
16 de abril de 1736-13 de julio de 1765
MonarcaJorge III
PredecesorWilliam Pitt (el Joven)
SucesorWilliam Henry Cavendish-Bentinck

Información personal
Nacimiento25 de octubre de 1759
BuckinghamshireBandera del Reino Unido Reino Unido
Fallecimiento12 de enero de 1834
BuckinghamshireBandera del Reino Unido Reino Unido
NacionalidadBritánica
Partido políticoWhig
Familia
PadreGeorge Grenville
Educación
Alma máterChrist Church (Oxford),Universidad de Oxford
Información profesional
OcupaciónPolítico
Miembro de
Distinciones
FirmaWilliam Grenville, 1st Baron Grenville Signature.svg
En mayo, Popham envió a la fragata HMS Leda por delante de la escuadra para sondear el río. El 19 de mayo el capitán envió a un oficial y tres marineros con un bote a las costas cerca de Santa Teresa, para que tomasen notas de las costas y la zona, pero fueron capturados por una partida de milicianos, que los trasladan a Buenos Aires, donde después de tomarles declaración, el virrey no tomó ninguna medida adicional,15 quizás porque no obtuvo nada del oficial, o este muy probablemente desconociera los detalles del plan (por su rango). Los prisioneros fueron confinados en Las Conchas.
Desembarco sobre las costas de Quilmes de la 1ra Invasión Inglesa comandada por William Carr Beresford, 25 de junio de 1806
OCUPACIÓN BRITÁNICA DE BUENOS AIRES
La flota británica fue avistada frente a Montevideo el 8 de junio. El 24 de junio Beresford amagó un desembarco en Ensenada, realizando maniobras frente a Punta Lara y abriendo fuego contra las fortificaciones.
El 25 de junio una fuerza de unos 1.600 hombres al mando de Beresford, entre ellos el Regimiento 71 de Highlanders, desembarcó en las costas de Quilmes sin ser molestados. 
Mapa en posesión de los Ingleses. Era hecho por Madrid para su aliada Francia.
Recién al día siguiente se dispuso en Buenos Aires marchar hacia ellos, bajo el mando del nuevo Subinspector del Ejército, coronel Pedro de Arce. Cuando se estuvo frente al enemigo, se rompió fuego, aunque la carga posterior de las tropas invasoras forzó a una retirada general de los defensores.
Bandera del 2º batallón del Regimiento N.º 71del ejército británico capturada y exhibido al público como trofeo de guerra. Obsérvese que el 2º batallón no tenia el privilegio de portar la corona y las iniciales bordadas en oro: G. R. (Georgius Rex) en sus bandera.
Sobremonte intentó una estrategia de defensa, armando a la población y apostando a sus hombres en la ribera norte del Riachuelo, confiando en poder atacar a los británicos de flanco. Pero el reparto de armas fue un caos, y las tropas no pudieron detener el rápido avance inglés, de modo que el virrey quedó fuera de la ciudad, sin posibilidad de intentar nada.
Uniformes creados 
durante las invasiones inglesas
Uniformes de Gallegos
Uniformes de Patricios
Uniformes de Aribeños
LA RENDICIÓN
El 27 de junio las autoridades virreinales aceptaron la intimación de Beresford y entregaron Buenos Aires a los británicos. En la tarde de ese mismo día, las tropas británicas desfilaron por la Plaza Mayor (la actual Plaza de Mayo) y enarbolaron la bandera del Reino Unido, que permanecería allí por 46 días. 
Plaza de Mayo
Buenos Aires-Plaza de Mayo-Overview.jpg
LocalizaciónMonserratBuenos Aires,Argentina.
Coordenadas34°36′30″S 58°22′19″OCoordenadas34°36′30″S 58°22′19″O (mapa)
Vías adyacentesCalles Hipólito Yrigoyen,BalcarceAvenida Rivadavia y Bolívar
TamañoSuperficie de 19.713 
InauguraciónUnificada en 1884
El territorio bajo dominio británico fue rebautizado bajo el nombre de Nueva Arcadia, en alusión a la tierra pastoril griega de tanto peso en las fábulas neoclásicas.
Manuel Belgrano
Manuel Belgrano
Manuel Belgrano durante su estadía en Londres; obra al óleo sobre tela de François Casimir Carbonnier
la imagen del fondo 
reproduce el primer izado de la Bandera Argentina nota 1

PredecesorJuan Martín de Pueyrredón
SucesorJosé de San Martín

7 de agosto de 1816-11 de diciembre de 1819
PredecesorJosé Rondeau
SucesorFrancisco Fernández de la Cruz

1811-1814
PredecesorCornelio Saavedra
SucesorGregorio Perdriel

Datos personales
Nacimiento3 de junio de 1770
Bandera del Imperio Español Buenos AiresVirreinato del Perú
Fallecimiento20 de junio de 1820 (50 años)
Bandera de Argentina Buenos AiresProvincias Unidas 
del Río de la Plata
CónyugeMaría Josefa Ezcurra
María Dolores Helguero y Liendo
HijosManuela Mónica, Pedro Rosas
Ocupaciónabogadoperiodistapolítico,
economista y militar
Alma máterUniversidad de Valladolid
ReligiónCatolicismo
FirmaFirma de Manuel Belgrano
Manuel Belgrano, secretario del Consulado de Buenos Aires (y de todo el virreinato) y Capitán Honorario de Milicias Urbanas, manifestó la necesidad de reubicar el Consulado en el lugar en donde el virrey estuviese y se dirigió ante Beresford a presentar la solicitud. Mientras tanto, los demás miembros del Consulado juraron el reconocimiento a la dominación británica.
Belgrano prefirió retirarse "casi fugado", según sus propias palabras, a la Banda Oriental del Río de la Plata, a vivir en la capilla de Mercedes, dejando en claro su postura al pronunciar su célebre frase:
  • "Queremos al antiguo amo o a ninguno".
"A las once de la mañana del 25 de junio de 1806 los ingleses, después de recorrer la costa, empezaron el desembarco en Quilmes.
El virrey abandonó la capital en la mañana del 27 de junio y se retiró a Córdoba junto con algunos centenares de milicianos que no tardaron en desertar: contrariamente a una persistente leyenda, no llevaba consigo los caudales, ya que los mismos habían sido evacuados dos días antes de acuerdo a un plan trazado el año anterior. Beresford demandó la entrega de los caudales del Estado y advirtió a los comerciantes porteños que en caso contrario retendría las embarcaciones de cabotaje capturadas e impondría contribuciones. 
El Cabildo no vaciló en enviar una comisión a Sobremonte rogándole entregara el tesoro a un destacamento inglés enviado en persecución del mismo. Este tesoro fue trasladado a Londres y paseado como trofeo de guerra, antes de ser depositado en un banco.
Bandera del Batallón de los Royal Marines(Royal Blues) capturada durante la primera invasión inglesa en 1806 y exhibido al público como trofeo de guerra.
EL 14 DE JULIO, SOBREMONTE DECLARÓ A CÓRDOBA LA CAPITAL PROVISORIA DEL VIRREINATO
Asimismo, instó a que se desobedecieran todas las órdenes provenientes de Buenos Aires mientras durara la ocupación. Se dedicó a organizar un ejército con el que reconquistar la capital, pero la tarea tropezó con toda clase de dificultades, y sólo dos meses más tarde estuvo listo.
Los porteños estaban, en general, descontentos con la metrópoli y, por tanto, en un primer momento los británicos fueron recibidos con entusiasmo. Sin embargo, los grupos partidarios de la independencia reconocieron la amenaza latente en la ayuda británica.
Juan Martín de Pueyrredón, líder del Primer Escuadrón de Húsares durante las Invasiones Inglesas.
La ocupación era la excusa perfecta para establecer el dominio que el Reino Unido anhelaba sobre la región. Una de las primeras medidas que tomó Beresford fue decretar la libertad de comercio y la reducción de aranceles. Al darse cuenta de que los ocupantes no tenían otros planes, sino convertir al Plata en una colonia británica, los porteños comenzaron a agruparse para preparar una rebelión.
Desembarco de las Fuerzas Reconquistadoras al mando de Liniers en el río Las Conchas. Agosto de 1806.
LA RECONQUISTA DE BUENOS AIRES
Ante la inmovilidad de las autoridades virreinales, los vecinos de la ciudad, criollos y españoles por igual, comenzaron a armarse para defenderse por sus propias manos. Se organizaron varios grupos clandestinos que planeaban atacar el Fuerte, residencia temporal de Beresford, con explosivos caseros. 
Martín de Álzaga, el rico comerciante español de notoria actuación durante las Invasiones Inglesas.
Estos movimientos tuvieron el apoyo de los monopolistas como el rico y poderoso comerciante español Martín de Álzaga, que se veían severamente perjudicados con el libre comercio decretado por el representante de Jorge III de Inglaterra (y que fuera aprobado por este soberano cuando los británicos ya no gobernaban el Río de la Plata).
Invasiones Inglesas
A fines de julio partieron unos 450 hombres comandados por José Ignacio Garmendia y Alurralde desde Tucumán. Al llegar a Santiago del Estero, recibieron una comunicación del virrey pidiendo que una compañía fuera a marcha forzada para llegar cuanto antes a Buenos Aires. Salvador Alberdi, a cargo de unos doscientos hombres, fue el encargado de hacerlo.
Juan Martín de Pueyrredón
Juan Martin de Pueyrredon.jpg

6.° Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata
9 de julio de 1816-9 de junio de 1819
PredecesorAntonio González Balcarce
SucesorJosé Rondeau

Información personal
Nacimiento18 de diciembre de 1777
Buenos AiresBandera de España Virreinato del Río de la Plata
Fallecimiento13 de marzo de 1850 (72 años)
Buenos AiresFlag of Argentina.svg Argentina
Lugar de sepulturaCementerio de la Recoleta
NacionalidadArgentina
Creencias religiosasCatólica
Familia
Hijos
Educación
Alma máter
Información profesional
OcupaciónMilitar
Rango
El 1 de agosto una guerrilla amparada por Martín de Álzaga en los Caseríos de Perdriel, fuera del casco urbano (la actual Chacra Pueyrredón, en el partido de General San Martín),16 dirigida por Juan Martín de Pueyrredón, fue derrotada por una fuerza inglesa de 550 hombres. Pero la mayor parte de las tropas quedaron intactas para reconquistar la ciudad.
Plano del movimiento de las fuerzas durante la Reconquista.
Antes de que los rebeldes porteños pudieran llevar a cabo su plan, nuevas tropas arribaron a Buenos Aires: estaban comandadas por Liniers, que había abandonado su posición en Ensenada y cruzado el Plata para organizar las tropas para la reconquista. Desde Montevideo, y con la ayuda de Pascual Ruiz Huidobro, gobernador de esa ciudad.
Pascual Ruiz Huidobro
Pascual Ruiz Huidobro.jpg

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
7º. Gobernador de Montevideo
1804 - 3 de febrero de 1807
MonarcaCarlos IV de España
PredecesorJosé de Bustamante y Guerra
SucesorSamuel Auchmuty, y luego,John Whitelocke (desde el 10 de mayo de 1807, siendo amboscomandantes británicos de la ciudad de Montevideo)
Francisco Javier de Elío (al mando de la repuesta gobernación de Montevideo desde el 9 de septiembrede 1807)

Información personal
Nacimiento1752
OrenseReino de Galicia Flag of Cross of Burgundy.svgCorona de España
Fallecimientomarzo de 1813
MendozaVirreinato del Río de la Plata Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Imperio español
NacionalidadEspañola
Información profesional
OcupaciónMilitar y gobernante colonial

EL FRANCÉS Santiago de Liniers 
ORGANIZÓ UN EJÉRCITO QUE PARTIÓ EL 23 DE JULIO PARA COLONIA Y EL 3 DE AGOSTO FUE EMBARCADO EN UNA FLOTA DE 23 NAVES HACIA BUENOS AIRES PARA INICIAR LA RECONQUISTA..
Cruzó el Río de la Plata aprovechando una sudestada, tempestad que dejó inmóviles a los buques británicos y en medio de la niebla. Avanzando desde el Puerto de las Conchas, en Tigre, se sumaron a este ejército miles de hombres entusiasmados.
La Reconquista de Buenos Aires. William Carr Beresford se rindió ante Santiago de Liniers.
El 12 de agosto, Liniers avanzó sobre la ciudad desatando una batalla campal en distintas calles de Buenos Aires, hasta acorralar a los británicos en el Fuerte de la ciudad. Primero fue tomada la Iglesia de la Merced, ubicada a pocos metros de la Plaza Mayor, y desde el atrio del templo se lanzó la ofensiva al Fuerte. También salieron a la calle centenares de voluntarios organizados y entrenados por Álzaga. Cerca de doscientos prisioneros ingleses fueron custodiados y llevados por las tropas de Garmendia hasta la ciudad de Tucumán, que debía encargarse de alojar, alimentar y custodiar.
Capitán de Fragata Don Santiago de Liniers
LA RENDICIÓN
BERESFORD SE RINDIÓ Y FIRMÓ LA CAPITULACIÓN EL 20 DE AGOSTO, EN LA QUE SE ACORDABA EL INTERCAMBIO DE PRISIONEROS ENTRE AMBOS BANDOS.
Temiendo un segundo ataque, el Cabildo presionó para que los prisioneros británicos fueran enviados al interior, anulando así los términos de la rendición.
Retomada la ciudad, la Real Audiencia de Buenos Aires asumió el gobierno civil y decidió entregar la Capitanía General a Liniers. 
En La Reconquista ocurre el episodio de Manuela Pedraza, "la tucumanesa" (así la llama Liniers), mujer de un cabo de asamblea: entró a la plaza con su marido, mató con sus manos al primer inglés que tuvo al alcance, y apoderándose de su fusil siguió la lucha entre los "tiradores". Liniers la recomendó al rey, y Carlos IV la hizo subteniente de infantería con uso de uniforme y goce de sueldo.
Asimismo, la corona española le agregó el título "La muy fiel y reconquistadora" a la ciudad de Montevideo y en el escudo de dicha ciudad se agregaron banderas británicas caídas, indicando la derrota de los británicos frente a Montevideo. Popham fue juzgado por una corte marcial británica por haber abandonado su misión en Cabo de Buena Esperanza pero su castigo se limitó a ser "severamente amonestado". La ciudad de Londres le otorgaría luego una espada de honor por sus esfuerzos por abrir nuevos mercados; la sentencia nunca llegó a afectarlo.
John Whitelocke, retrato publicado en 1808.
CREACIÓN DE LAS MILICIAS URBANAS
Tras la capitulación de Beresford y ante la posibilidad de una nueva invasión, Liniers emitió el 6 de septiembre de 1806 un documento instando al pueblo a organizarse en cuerpos separados según su origen. Este documento contenía una proclama acerca de la creación de diversos cuerpos urbanos, y una segunda orden de convocatoria fue emitida el 9 de septiembre. La mayor parte de los hombres adultos se enlistó como miliciano de alguno de los diferentes cuerpos y regimientos que se organizaron.
Santa Elena Bandera regimiento (o 95o Regimiento de Fusileros de la bandera ) capturados por el Virreinato del Río de la Plata tropas durante la segunda invasión británica en 1807 y ofrecido por el virrey Santiago de Liniers, en agradecimiento por la victoria, a Nuestra Señora del Rosario en la iglesia de Santo Domingo, en Córdoba, Argentina 
El Comandante General de Armas logró agrupar una fuerza popular a la que se le sumaban las tropas veteranas, de menor tamaño, formando un ejército de infantería, caballería y artilleros:
(...) Vengan, pues, los invencibles cántabros, los intrépidos catalanes, los valientes asturianos y gallegos, los temibles castellanos, andaluces y aragoneses; en una palabra, todos los que llamándose españoles se han hecho dignos de tan glorioso nombre. 
La Reconquista
Vengan, y unidos al esforzado, fiel e inmortal americano, y a los demás habitadores de este suelo, desafiaremos a esas aguerridas huestes enemigas que, no contentas con causar la desolación de las ciudades y los campos del mundo antiguo, amenazan envidiosas invadir las tranquilas y apacibles costas de nuestra feliz América.
Basílica de Nuestra Señora del Rosario. Fotografía a fines del siglo XIX, con la fachada ya remodelada por Plou, pero sin el Mausoleo a Belgrano.
Ya tienen más de dos siglos y siempre en ese lugar: la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, en calle Defensa y avenida Belgrano en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
El Fuerte Barragán, que sirvió de punto de defensa contra las invasiones inglesas de 1806
En el marco de madera que las contiene, las cuatro llevan una leyenda similar: 
  • “Trofeo de la Reconquista de Buenos Aires en 1806”. 
Una “ondeó en el asta del Retiro”. Otras dos eran del primer y segundo batallón del Regimiento 71 Highlanders. Y la última perteneció a la Infantería de la Guardia de Mar. 
SEGUNDA INVASIÓN INGLESA A BUENOS AIRES - LOS INGLESES INTENTARON RECUPERARLAS SIN ÉXITO EN 1807


Las cuatro banderas inglesas son el mayor símbolo de un enfrentamiento que no sólo expulsó a un invasor sino que, según creen algunos historiadores, también sirvió para que en estas tierras se empezara a pensar en soltar amarras del imperio español para gestar un país libre y soberano.
La entrega de las banderas la realizó el propio Santiago de Liniers, una figura de la Reconquista, el 24 de agosto de 1806, apenas doce días después de la rendición de los invasores. El hecho fue saludado con triple salva de artillería. Aquello tenía una razón.
Invasiones Inglesas
En el lapso en que Buenos Aires estuvo en manos de los ingleses, hubo un hecho importante: el 1° de julio de 1806 se prohibió la ceremonia del culto al Santísimo Sacramento. Por eso Liniers prometió que si recuperaba la ciudad, ofrendaría a esa Virgen las banderas que le capturara al enemigo. 
Casa de Liniers en Buenos Aires
Pero tanto la iglesia como el Convento de Santo Domingo, que está en ese lugar, no sólo se asocian a ese hecho histórico, sino que también tienen su protagonismo en julio de 1807, cuando los ingleses vuelven a intentar adueñarse de Buenos Aires. El área de los mayores combates de resistencia fue justamente esa zona que hoy se encuadra entre las calles Balcarce, Venezuela, Perú y avenida Belgrano. Las banderas también estuvieron en el centro de la escena. 
Museo en la antigua casa de Liniers, en Alta Gracia , Córdoba .
El convento había sido tomado por tropas que comandaba el general Craufurd y donde participaba el teniente coronel Dennis Pack, un veterano de la primera invasión y miembro del regimiento 71.
Tras la derrota de 1806, Pack había jurado no volver a empuñar armas contra las fuerzas de Buenos Aires. Rompiendo su promesa, había vuelto para recuperar las banderas. Otra vez fracasó.
Basílica de Nuestra Señora del Rosario
Monumento Histórico Nacional
Basílica del Rosario (Buenos Aires).JPG
TipoBasílica
AdvocaciónNuestra Señora del Rosario
UbicaciónBandera de Argentina Buenos AiresArgentina
Coordenadas34°36′47″S 58°22′17.9″O


Coordenadas34°36′47″S 58°22′17.9″O (mapa)
Uso
CultoIglesia católica
DiócesisArquidiócesis de Buenos Aires
OrdenDominicos
Arquitectura
Construcción1751 - 1856
Estilo arquitectónicoNeoclacisismo
EL COMBATE EN LA IGLESIA FUE DURÍSIMO
Los defensores de la ciudad disparaban desde Defensa y Moreno, donde estaba la casa de Francisco de Telechea. Las marcas de los cañonazos (fueron rellenadas con bolas de madera, simulando la munición real) todavía se ven en la torre izquierda de la iglesia, la única que había entonces.
Tras la rendición de los invasores, las banderas quedaron en su lugar. Y el regimiento 71 Highlanders sigue desfilando sin su símbolo. 
El Tercio de Gallegos, conocido también como: Batallón de Voluntarios Urbanos de Galicia, Tercio de Voluntarios Urbanos de Galicia, Batallón de Galicia o Batallón de Voluntarios de Galicia, fue una unidad miliciana de infantería creada el 17 de septiembre de 1806 con voluntarios nacidos en Galicia residentes en Buenos Aires. Fue creado a causa de la primera de las Invasiones Inglesas al Virreinato del Río de la Plata y fue disuelto en enero de 1809 por su participación en la Asonada de Álzaga. Su primer jefe fue el ingeniero militar Pedro Antonio Cerviño oriundo de Campo Lameiro, Pontevedra.
En el recupero de la iglesia y del convento fue clave la actuación de un grupo conocido como “el tercio de Gallegos”, un regimiento de voluntarios que supo comandar Pedro Antonio Cerviño. La séptima compañía de ese grupo, al mando de Bernardo Pompillo, fue la que logró la rendición de Craufurd. Desde 1893, una calle en Boedo lleva el nombre de Tercio de Gallegos en homenaje a esos héroes que pelearon por Buenos Aires. 
El Tercio tenía dos banderas: la bandera "coronela" ostentaba de un lado el escudo real ornado de laurel y olivo; del otro lado el estandarte mostraba la Cruz de Santiago, de gules.
LA BASÍLICA SE EMPEZÓ A CONSTRUIR EN JUNIO DE 1751 Y EN 1942 FUE DECLARADA MONUMENTO HISTÓRICO NACIONAL.
Diseñada por el arquitecto italiano Antonio Masella, en su torre izquierda luce una veleta con la imagen de un gallo. En la otra, agregada años después, la veleta muestra la figura de un perro. 
El templo a mediados del siglo XIX, por Charles Pellegrini.
LA BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO Y CONVENTO DE SANTO DOMINGO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
Es un templo católico ubicado en el barrio de Monserrat que data de mediados del siglo XVIII y fuera declarado Monumento Histórico Nacional en 1942. Cuando el 2 de julio de 1807 los ingleses intentaron apoderarse de Buenos Aires durante la segunda de las Invasiones Inglesas, el convento fue sitio de un importante episodio.
El Fuerte Barragán, que sirvió de punto de defensa contra las invasiones inglesas de 1806
Esto es porque pertenece a la orden de los Dominicos. Y surge de la denominación Dominis canis, algo que en una traducción simple puede definirse como “los perros guardianes del Señor”. 
Por supuesto que ese lugar y esos hechos no son la única referencia que la Ciudad tiene en relación con aquellas invasiones y la reconquista y defensa que hicieron los habitantes locales. 
Esta es una foto de la bandera original, que se conserva en el Museo Histórico Nacional de Buenos Aires
Entre muchas otras puede mencionarse la que alude al recorrido que hicieron los ingleses para llegar a Buenos Aires después de desembarcar en Quilmes (en 1806) y en Ensenada (en 1807). Uno de los cruces que usaron para vadear el Riachuelo fue el llamado “Paso de Burgos”, en el barrio de Pompeya. Pero esa es otra historia. 
Por Eduardo Parise  - Invasión, Reconquista, Defensa de Buenos Aires (1806 – 1807)
Fuente: Diario Clarín 24/12/2012
EL RECHAZO DE LAS INVASIONES INGLESAS
Concretadas por fuerzas superiores en número y probadas en diversos campos de batalla, puso en marcha un proceso de toma de conciencia de las propias fuerzas en que los nativos sintieron que poseían elementos suficientes para una futura empresa revolucionaria. 
El Fuerte Barragán, que sirvió de punto de defensa contra las invasiones inglesas de 1806
La memoria de los episodios de la Revolución Norteamericana, en que el pueblo había terminado por expulsar a sus dominadores, volvía a campear con fuerza en el imaginario colectivo.
Como ha dicho el notable historiador militar argentino, general José T. Goyret:
  • “Desde el punto de vista militar, la trascendencia de los acontecimientos provocados y motivados por las invasiones inglesas fue extraordinaria, al punto que sin su conocimiento y comprensión son inexplicables los hechos políticos y militares de 1809, y fundamentalmente, de 1810”.
Invasiones Inglesas
Durante aquellos episodios, los jefes militares españoles con el virrey Sobre Monte, que tenía el grado de brigadier a la cabeza, quedaron al descubierto en su impericia e ineptitud para el mando. En los días de la Reconquista y de la organización y ejecución de la Defensa, la palabra patria se empleó con una frecuencia hasta entonces desconocida y los criollos no fueron ya conducidos sino conductores.
La organización del ejército, promovida por el Congreso General del 14 de agosto, significó para el pueblo de Buenos Aires liberarse de ataduras formales y encarar lo que puede ser denominado “un ejército popular”, al modo de los que fueron creados en la Francia revolucionaria.
Fuerte de Barragán, Pcia. de Buenos Aires
No es del caso señalar en estas palabras introductorias, el desarrollo de los acontecimientos que llevaron a Gran Bretaña a embarcarse en un proyecto que consideró beneficioso para sus objetivos en materia internacional y, obviamente, para sus fines comerciales. 
En cambio corresponde insistir en esa voluntad de sacrificio y de victoria que impulsó el gran esfuerzo de la reconquista en el que pocos estuvieron ausentes en ambas márgenes del Plata. 
El Fuerte Barragán, que sirvió de punto de defensa contra las invasiones inglesas de 1806
DESEMBARCO EN QUILMES EL 25 DE JUNIO DE 1806
Los reveses sufridos por combatientes bisoños frente a tropas veteranas al mando de un jefe experimentado como el brigadier William Carr Beresford, a partir de su desembarco en Quilmes el 25 de junio de 1806, se trocaron en triunfo cuando el capitán de navío Santiago de Liniers logró vencer la resistencia británica y obtener, el 12 de agosto de 1806, la capitulación del jefe adversario a quien la generosidad de su corazón quiso evitarle la deshonra de entregar su espada. Generosidad que también manifestó el conjunto de la población, restañando las heridas de los enemigos y brindándoles una hospitalidad de raigambre hispana y cristiana, una vez consumada la derrota.
Invasiones Inglesas
Sin embargo, no habría nuevas sorpresas. La voluntad de precaverse frente a la posibilidad de otros ataques, centrada en las figuras de Liniers y de Martín de Álzaga, permitiría alcanzar los laureles de una magnífica victoria. Para expresarlo con palabras que eligió la madre de un futuro héroe, María Mercedes González de Lavalle, cuando dispuso que se batiese de su peculio en Chile, en 1808, una importante medalla que ha vuelto a acuñar la Academia Nacional de la Historia en adhesión al bicentenario: “Pudiste sorprenderme pero no vencerme” –en alusión, respectivamente, al desembarco de 1806, y a la rendición incondicional del general John Whitelocke, el 6 de julio de 1807.
John Whitelocke
John whitelocke.jpg
Oficial
LealtadReino de Gran Bretaña
Participó enExpedición al Virreinato 
del Río de la Plata (1806)

Nacimiento1757
Bandera de Inglaterra Inglaterra
Fallecimiento23 de octubre de 1833
Bandera de Inglaterra Buckinghamshire,
Inglaterra
LOS NATIVOS CONSTITUYERON CINCO FUERTES BATALLONES DE INFANTERÍA
Los Patricios reunían a los vecinos de Buenos Aires; los Arribeños, a los de las provincias del interior. Además se organizaron seis escuadrones de caballería, un batallón de granaderos provinciales y otro de cazadores correntinos, además de un cuerpo de artillería, compuesto por hijos de la tierra, en que se mezclaban blancos, pardos, indios y negros.
Oficial de Arribeños.
En cuanto a los españoles, se dividieron en cinco tercios: Andaluces, Cántabros, Catalanes, Gallegos y Montañeses, sin que cada uno fuera exclusivo de la región que representaban, pues ingresaron oriundos de otros lugares e hijos de peninsulares nacidos en el Virreinato. 
Por su parte, el Cabildo equipó su propio cuerpo de artillería, denominado de la Unión. Además, para la hora de la lucha, estuvieron codo con codo la marinería y fuerzas de desembarco del Apostadero Naval de Montevideo.
Regimiento de Patricios
LOS SOLDADOS ELEGÍAN A SUS OFICIALES, Y ÉSTOS A LOS JEFES
Pero dicho procedimiento no afectó la disciplina en las diversas circunstancias.
Cada unidad contaba con vistosos uniformes, adquiridos con el peculio de sus propios integrantes, quienes se hacían cargo de solventar el vestuario de los soldados que no contaban con recursos para adquirirlo. Las banderas distintivas de los cuerpos eran también producto del aporte económico de sus miembros.
CORNELIO SAAVEDRA, JUAN MARTÍN DE PUEYRREDÓN, MARTÍN RODRÍGUEZ, MANUEL BELGRANO, ANTONIO ORTIZ DE OCAMPO Y OTROS HOMBRES DE MAYO DE 1810, RECIBIRÍAN SU BAUTISMO DE FUEGO EN LAS JORNADAS DE 1806 Y 1807
Cornelio Judas Tadeo de Saavedra y Rodríguez
Cornelio Saavedra

25 de mayo de 1810-18 de diciembre de 1810
Designado porCabildo de Buenos Aires
PredecesorNinguno
SucesorDomingo Matheu

1806-1811
PredecesorNinguno
SucesorManuel Belgrano

01 de septiembre de 1810-05 de octubre de 1811
PredecesorFrancisco del Rivero
SucesorJuan José Viamonte

Datos personales
Nacimiento15 de septiembre de 1759
Bandera de España OtuyoPotosíVirreinato 
del Perú
Fallecimiento29 de marzo de 1829 (69 años)
Bandera de Argentina Buenos AiresProvincias Unidas del Río de la Plata
ProfesiónMilitar
FirmaFirma de Cornelio Saavedra
EXCEPTO LOS MARINOS DEL APOSTADERO, CASI TODOS DEBIERON CAPACITARSE EN LAS ARTES DE LA GUERRA
Pues hasta entonces, salvo en contadas ocasiones, habían sido convocados sólo en forma circunstancial. Y Liniers, el que mayor capacidad militar tenía, aunque fuese más ducho a las refriegas navales que a los combates terrestres, supervisó cada movimiento, para cerciorarse de que los jefes y oficiales se regían por una misma táctica para la lucha y empleaban voces de mando iguales para ordenar los respectivos movimientos y evitar de ese modo las confusiones en el combate.
Bandera de uno de los transportes navales británicos capturada durante lasegunda invasión inglesa en 1807 y ofrecida por el virrey Liniers, en gratitud por la victoria, a la Virgen de Nuestra Señora del Rosario del Milagro, de labasílica de Santo Domingo de la ciudad de Córdoba
LOS VETERANOS BRITÁNICOS, NO ENCONTRARÍAN UN PUÑADO DE ATOLONDRADOS SINO HOMBRES ORGULLOSOS Y DECIDIDOS, CON UNA INSTRUCCIÓN CAPAZ DE DARLES EFICAZ BATALLA
Así fue. Tras el desembarco inglés, el 28 de junio, en la Ensenada de Barragán, el toque de generala, el tañido de la campana del Cabildo y los disparos de artillería convenidos, pusieron a los habitantes sobre las armas.
Más allá de ciertos errores tácticos del propio Liniers, no se perdió el control de los movimientos enemigos, que encontraron una resistencia denodada cuando decidieron tomar los puntos que podían darles el dominio de la ciudad.
Regimiento de Patricios
Al producirse el ataque general, el 5 de julio de 1806, la suerte de las armas en cada lugar fue variada, pero finalmente, un completo triunfo coronó los esfuerzos de los defensores.
1807 - Ingreso de los Ingleses en la Brecha de la Ciudadela
Al capitular Whitelocke dejó en Buenos Aires cerca de 2000 hombres entre muertos y heridos, es decir de la cuarta parte de los que entraron en combate, y más de 1000 prisioneros. En cuanto a los defensores, contaron sus pérdidas en 302 muertos y 514 heridos, entre ellos 37 oficiales. Dr. Miguel Ángel De Marco - Director del Departamento de Historia. Facultad de Filosofía y Letras. UCA
El Fuerte Barragán, que sirvió de punto de defensa contra las invasiones inglesas de 1806
INTIMACIÓN DE SANTIAGO DE LINIERS A GUILLERMO CARR BERESFORD

Santiago de Liniers
Exmo. Señor:
Don Guillermo Carr Beresford
La suerte de las armas es variable; hace poco más de un mes que Vuestra Excelencia entró en esta capital, arrojándose con un cortísimo número de tropas a atacar una inmensa población, a quien seguramente faltó más la dirección que el valor para oponerse a su intento, pero en el día, penetrada del más alto entusiasmo por sacudir una dominación que le es odiosa, se halla pronta a demostrarle que el valor que han mostrado los habitantes del Ferrol, de Canarias y de Puerto Rico, no es extraño a los de Buenos Aires. Vengo a la cabeza de tropas regladas muy superiores a las del mando de Vuestra Excelencia y que no les ceden en instrucciones y disciplina. Mis fuerzas de mar van a dominar las balizas y no le dejarán recursos para emprender una retirada. La justa estimación debida al valor de Vuestra Excelencia, la generosidad de la nación española y el horror que inspira a la humanidad la destrucción de hombres, meros instrumentos de los que con justicia o sin ella emprenden la guerra, me estimulan a dirigir a Vuestra Excelencia este aviso, para que impuesto del peligro sin recurso en que se encuentra, me exprese en el preciso término de quince minutos, si se halla dispuesto al partido desesperado de librar sus tropas a una total destrucción o al de entregarse a un enemigo poderoso.
Nuestro Señor guarde a Vuestra Excelencia muchos años.
El Fuerte Barragán, que sirvió de punto de defensa contra las invasiones inglesas de 1806
CONTESTACIÓN A LA INTIMACIÓN
Guillermo Carr Beresford
Buenos Aires, 10 de agosto de 1806.
He recibido su oficio, y convengo en que la fortuna de las armas es variable. No tengo duda en que Usted tiene la superioridad respecto del número, y que la comparación de la disciplina es inútil: tampoco he consentido jamás haber entrado en este pueblo sin oposición, pues para ejecutarlo me ha sido preciso batir al enemigo dos veces; y al mismo tiempo que he deseado siempre el buen nombre de mi Patria, he tratado también de conservar la estimación y el buen concepto de las tropas que se hallan bajo mis órdenes. En esta inteligencia solamente le digo, que me defenderé hasta el caso que me indiquen la prudencia, por evitar las calamidades que puedan recaer sobre este pueblo, que nadie lo sentirá más que yo, de las cuales estarán bien libres si todos los habitantes proceden conforme a la buena fe.
Besa las manos de Usted
Guillermo Carr Beresford - Mayor general inglés.
LA RECONQUISTA EN EL RECUERDO DE LINIERS
  • “Luego que acampé en las inmediaciones de la ciudad se agolparon las personas de menores conveniencias con municiones de boca para subsistencia de la tropa, caballos, monturas y carros para el bagaje: pidieron armas hasta los niños, se incorporaron al pequeño pie de ejército de Montevideo: se unieron a los miñones en las guerrillas de las calles dos días antes de la acción decisiva, y entraron a ella cargados con la artillería sin excepción de edades, acompañados de una mujer varonil con un denuedo superior a todo encarecimiento, y una alegría, presagio de la victoria que ganaron con su sangre. Aquella multitud de pueblo que se me agregó en el corto tránsito de los mataderos de Miserere al ventajoso punto del Retiro, ocupado con denuedo, me facilitó derrotar y amedrentar al enemigo, por el singular esfuerzo con que sacaron a campo limpio la artillería detenida y atollada en los albardones y pantanos. Se fue aumentando considerablemente, así en el acampamiento del Retiro, como en las calles de la ciudad. De modo que me vi rodeado en la plaza mayor de un cuerpo inmenso de guerreros, cuyas voces de avance, avance confundían casi el estruendo de la artillería y llenaban de horror al enemigo.”
Fuente: Enrique C. Corbellini, La Revolución de Mayo, Tomo I, Antecedentes, Buenos Aires, Editorial Lajouane, 1950, pág. 162.
MONTE  FUERTE BARRAGAN
ANA PERICHÓN, MÁS CONOCIDA POR LA SOCIEDAD PORTEÑA DE ENTONCES COMO “LA PERICHONA”.
Ana Perichon
NombreAna Perichon
Nacimiento1775
Islas Mascareñas (en la actual Bandera de FranciaReunión)
Fallecimiento1 de diciembre de 1847 (72 años)
Bandera de Argentina Buenos AiresArgentina
CónyugeTomás O'Gorman
PadresJuana Magdalena Abeille y Esteban Armando Périchon de Vandeuil
María Ana Perichón, conocida vulgarmente como “ la Perichona ”, fue una mujer de pésima reputación en el Buenos Aires virreinal.
Hija de Esteban Armando Périchon de Vandeuil (Caballero, empleado de la Compañía de Indias, natural de París) y de Juana Magdalena Abeille. Nacida aproximadamente en 1775, en la entonces Isla de Borbón (ahora La Reunión) una de las que conforman el archipiélago de las Islas Mascareñas.
Contrajo nupcias con el irlandés Thomas O'Gorman en Ville de Port-Louis, en la Isla Borbón (ahora La Reunión), el 12 de febrero de 1792. 
Arribó al Río de la Plata junto a sus padres, hermanos y esposo en 1797, a bordo de la fragata francesa “María Eugenia”. Falleció en Buenos Aires, el 1 de diciembre de 1847, a los 72 años.
Tomás O'Gorman
Nacimiento1760
Bandera de Irlanda EnnisIrlanda
FallecimientoBandera de España España
CónyugeAna Perichon
Casada con Tomás O’Gorman, participaba junto a un reducido número de espías británicos (Guillermo White, James Burke, Saturnino Rodríguez Peña, Aniceto Padilla) en eternas conspiraciones contra el poder español.
Rodeaban al grupo, en un círculo más amplio, hombres como Santiago de Liniers, Bernardino Rivadavia, Juan Castelli y Juan Martín de Pueyrredón.
Pretendían liberarse de España con la ayuda inglesa. No eran representativos, ni socialmente fuertes. Apenas una minoría mal vista. En vísperas de las invasiones inglesas, mostraron su juego.
Esa noche se realizó un banquete en honor del invasor al que asistieron Liniers, O’Gorman, la Perichona y el resto del círculo de amigos de Inglaterra. 
Un dato para no olvidar es que mientras la Perichona confraternizaba con el invasor, Martina Céspedes, una criolla de agallas, junto con sus tres hijas procedía a detener soldados invasores (uno por uno, hasta llegar a doce). 
Vivía doña Martina en Humberto I frente a la Iglesia de San Telmo. Atendía un humilde negocio de venta de bebidas y alimentos. Hasta él llegaron los invasores aquella mañana del 5 de julio de 1807, ávidos de alcohol. Doña Martina, la criolla, los fue dejando pasar de a uno. De esta manera apresó a los doce. 
Tiempo después, el cabildo le concedió el cargo de Sargento Mayor con el derecho a usar uniforme. Inmediatamente después de la Reconquista. Fue nombrada "Defensora de Buenos Aires" y Sargento Mayor del Ejército.
Juan Gregorio de Las Heras
Juan Gregorio de Las Heras

2 de abril de 1824-7 de febrero de 1826
PredecesorMartín Rodríguez
SucesorManuel Dorrego

Datos personales
Nacimiento11 de julio de 1780
Buenos AiresBandera de España Virreinato del Río de la Plata
Fallecimiento6 de febrero de 1866 (85 años)
Santiago de ChileBandera de Chile Chile
ProfesiónMilitar
Se la vio en la procesión de Corpus Christi en 1825 junto a Las Heras, vestida con su uniforme. Una escuela, un polideportivo y una calle de Chacarita - Colegiales en Buenos Aires, llevan su nombre en homenaje.
Tomás O’Gorman huyó de Buenos Aires, dejando a su mujer. En esa situación, de abandono, la “Perichona” halló compañía en Liniers y se convirtio en su ardiente consejera. En su casa se organizaban tertulias, se asignaban cargos públicos, prebendas, canonjías y se intercambiaba, naturalmente, información.
Fue ella la que convenció a su maduro galán del momento a firmar un nuevo acuerdo con Beresford, consistente en cambiar la rendición incondicional por otro más apropiado a la foja de servicios del arrojado General británico y, naturalmente beneficioso en caso de enfrentarse a un tribunal.
Martín de Alzaga (n. Valle de Aramayona, Álava, España, 11 de noviembre de 1755 - † Buenos Aires, Provincias del Río de la Plata, 6 de julio de 1812), comerciante y político español de importante actuación en el Virreinato del Río de la Plata, especialmente por su participación en el rechazo de las Invasiones Inglesas.
Por presión de Alzaga, quién afirmaba de la bella dama que “
  • Es el escándalo del pueblo” y que su casa se había convertido en “depósito de innumerables negociaciones fraudulentas; la que abrió huellas al extranjero para posesionarse de la ciudad e imponernos el dominio británico” 
La Perichona fue expulsada de Buenos Aires y a poco de llegar a Río de Janeiro se hizo amante de Lord Strangford consul ingles en aquel territorio


Lord Strangford no era un simple cónsul: mediaba entre las Provincias Unidas, la plaza realista de Montevideo, la corona de Portugal y la de Inglaterra. Muchos historiadores le asignan una posición muy influyente sobre los mandamases de estas tierras, hasta tal punto que el Cabildo de esta ciudad de Santa maría de los Buenos Aires le confirió el nombramiento de Ciudadano al que no aceptó por perjudicar su condición de mediador.

Era un volcán la Petaquita (como la llamaba, en la intimidad, Liniers, su viejo amor).
Invasiones inglesas a Buenos Aires, pintado por Madrid Martínez, litografía de 1807 con el texto: Reconquista de Buenos Aires por el capitán de navío D. Santiago Liniers, haciendo prisionera a la guarnición inglesa con su comandante Beresford. Vuelve la escuadra británica en 1807 a atacar con empeño la misma plaza, y es rechazada por el valor de nuestros marinos y soldados.
EL PAÑUELO VOLADOR
Pocas mañanas fueron tan agitadas como la del 12 de agosto de 1806. Buenos Aires era un infierno porque los ingleses intentaban frenar como podían la furia de criollos y españoles que se lanzaban a reconquistar la ciudad.
Precisamente por la calle Reconquista marchaba Santiago de Liniers con su columna rumbo a la plaza. Esto no significa que hubiera tomado la calle correcta: en ese tiempo se llamaba De la Merced. Sí eligió la mejor, al menos para los amantes de las historias de amantes. Porque en la esquina de las actuales Corrientes y Reconquista un pañuelo blanco cayó a centímetros de las embarradas botas de Liniers. A esa adorable escena sólo faltó musicalizarla con violines del sacerdote Antonio Vivaldi, ya finado en ese tiempo.
Santiago de Liniers y Bremond
DE DÓNDE HABÍA SALIDO EL PAÑUELO VOLADOR?
De las manos de Anita Perichon (30 años, francesa), quien en un acto de arrojo, arrojó el pañuelo desde un balcón al héroe de la jornada.Aclaremos que el balcón no estaba en las alturas, sino apenas por encima del nivel de la calle, ya que la casona tenía una sola planta.
Anita Perichon (30 años, francesa)
CÓMO RESPONDIÓ NUESTRO PROTAGONISTA?
Cuenta el historiador Paul Groussac que Liniers tomó el pañuelo con la punta de la espada. Encantadora escena. Y si no fue así -es posible que el viento de agosto complicara la estocada, el pañuelo volara y hubiera que correrlo restando romanticismo al cuadro- habrá puesto una rodilla en tierra y lo habrá tomado con elegancia.
Santiago de Liniers y Bremond
Puede uno imaginarse cómo celebraron la Reconquista y la devolución del pañuelo. El doble viudo tuvo un motivo de alegría. ¿Porque lo nombraron virrey? Sí, también por eso. Pero lo primordial fue que se reencontró con la felicidad; como en los tiempos de amor junto con Juana Úrsula Membille (malagueña, primeras nupcias) y con Martina Sarratea (criolla de Buenos Aires, segundas nupcias). Los violines de Vivaldi acompañaban esta nueva etapa en la vida sentimental de don Santiago. Sin embargo, una de las cuerdas sonaba muy desafinada: Anita estaba casada y Tomás O'Gorman, marido de la francesa, se encontraba en Europa manejando algunos negocios.
El affaire del virrey era el escándalo del que se hablaba en todas las tertulias. Llevaban un año de amorío más o menos discreto hasta que llegó la primavera.
Regimiento de Patricios
El 21 de septiembre de 1807, como tantas veces, Liniers visitó a su amiga en la casa del balcón. Pero ocurrió un percance. Al salir se cruzó con un vecino -miliciano del Cuerpo de Andaluces- que, abochornado por el mal ejemplo, se tiró encima del virrey y comenzó a pegarle, mientras le gritaba que con su conducta estaba perdiéndose la moral de la ciudad. 
A Liniers se le salió la peluca en el forcejeo y recién pudo emparejar la paliza cuando aparecieron soldados que se hallaban a pocos metros del lugar. El insolente marchó preso sin escalas. Liniers (uno de cuyos descendientes es autor -aquí abajo, nomás- de la tira Macanudo ) ordenó que lo soltaran de inmediato para que no trascendiera lo ocurrido.
Pero Buenos Aires era un pueblo chico y la historia se desparramó por sus barrosas calles.














Ana Perichon y Santiago de Liniers
La primavera estaba instalada en Buenos Aires aquella noche serena y estrellada de septiembre de 1806. La ciudad que había sido reconquistada por los porteños españoles, estaba tranquila después del primer intento de invasión por parte de los ingleses.
Una suave brisa llegaba desde el río de la Plata a la ciudad alumbrada con luminarias de cebo y fuego. Faltaba poco para amanecer y el silencio, que era absoluto, fue roto por el abrir de un portón.
Una pareja de amantes se despedía besándose con pasión, desde la puerta entreabierta se podían ver las sábanas revueltas. Él apenas terminaba de vestirse y ella estaba completamente desnuda. Eran Santiago de Liniers, el héroe de la Reconquista y doña Ana Perichón, más conocida por la sociedad porteña de entonces como “La Perichona”.
En la casa de la calle Reconquista de Ana Perichón se dice que se armaron las intrigas y los contrabandos más importantes de la época
Santiago de Liniers era viudo desde 1805 de María Martina de Sarratea y Altolaguirre, con quien había tenido 8 hijos. Ana Perichón estaba casada desde el 12 de febrero de 1792 con un desprestigiado desertor del ejército irlandés: Tomás O’Gorman, con quien tenía dos hijos y cuyos negocios, vinculados con el contrabando, lo obligaban a viajar a Europa con mucha frecuencia. 
Regimiento de Patricios
De hecho, algunos historiadores ubican a O’Gorman en el Viejo Continente al momento de las Invasiones Inglesas, mientras otros sostienen que inmediatamente después de la Reconquista, Tomás huyó de Buenos Aires.
En uno de sus viajes, en 1805, O´Gorman arribó a Buenos Aires acompañado de James Florence Burke quien, según la maledicencia porteña, se habría convertido en amante de Ana Perichón. Lo cierto es que Burke se unió a Saturnino Rodriguez Peña, Aniceto Padilla y Guillermo White, entre otros, de quienes se dijo que eran espías ingleses y que junto a Castelli y Pueyrredón, formaron la Logia Independencia.
Ana Perichón de Vandeuil. Ilustración: Carlos Nine (por Diario La Nación)
Todos frecuentaban la casa de Ana, ubicada en las actuales Corrientes y Reconquista, donde se decía que allí se conspiraba contra la corona española para independizarse con ayuda británica.
Ana Perichón era francesa, por lo que durante las Invasiones Inglesas en 1806, su casa permaneció protegida por Francia. Durante la contienda, un oficial del 6° Regimiento de Dragones fue herido mortalmente y para que fuera atendido, Santiago de Liniers lo llevó a casa de Ana.
Regimiento de Patricios
Fue a partir de ese momento que habría nacido la tormentosa relación amorosa entre Santiago y Ana, ya que a pesar de que el oficial murió, él siguió frecuentando la casa de ella, que después de la Reconquista, se convirtió en centro de tertulias y punto de encuentro donde se discutían ascensos militares y cargos públicos.
La pasión de Santiago y Ana, (a quien él llamaba cariñosamente “La petaquita” por su baja estatura), quedó manifiesta frente a toda la sociedad porteña cuando finalizó la Reconquista de Buenos Aires. 
Mientras el ejército reconquistador pasaba frente a la casa de la Perichona, Liniers se detuvo en la ventana donde ella estaba apoyada y la saludo con un gesto semejante al de un torero, como “en señal de ofrecerle la victoria”, a lo que ella respondió arrojándole una flor blanca.
 "Era una mujer muy hermosa, cuya elegancia realzaba su gracia natural, y su belleza, ambas ardientes y volcánicas.” Groussac (biógrafo)
Pero a pesar de ser un héroe de la Reconquista, Liniers era francés, al igual que la Perichon, por lo que muchos porteños españoles, los señalaban como “amigos” de Napoleón, que en ese momento había invadido España.
El alcalde Alzaga, que era enemigo de Liniers y de Ana, le escribía a la corona española lo siguiente:
  • “Esa mujer, con quien el virrey mantiene una amistad que es el escándalo del pueblo, no sale sin escolta, tiene guardia en su casa, emplea las tropas del servicio en las labores de su hacienda de campo. Las caballadas y atalajes del tren volante, costeados a expensas del erario real(son utilizadas para los) paseos en aquella casa frecuentada por el virrey”. 
Alzaga, que también llamaba “La Madama” a Ana, agregaba que su casa:
  • “ha sido almacén y depósito de innumerables negociaciones fraudulentas; la que[dio lugar] al extranjero para posesionarse de la ciudad e imponernos el dominio británico en las comarcas rioplatenses; la que ha servido de hospedaje y refugio a los verdaderos espías”.
La injerencia de Ana en los asuntos de gobierno era manifiesta, Alzaga no se equivocaba. Como vimos, las reuniones “independentistas” se llevaban a cabo en casa de “la Perichona”.
Además, se dijo que fue ella quien convenció a Liniers para cambiar el documento de la rendición incondicional de Beresford por otro más conveniente y menos humillante para el inglés. Incluso, una vez producida la Reconquista, la Perichona recorría junto a Liniers las plazas y las calles en las que se daba instrucción militar a los voluntarios recientemente incorporados.
Algunas veces iban a caballo y otras a pie, pero ella siempre se vestía con prendas que se parecían a uniformes militares, con cordones de oro y charreteras. Siempre era custodiada por escoltas, aunque no estuviera acompañada por el general.
´´Tertulia Porteña´´ (Pellegrini-1831), Monumenta Iconográfica. Foto: lanacion.com
Uno de esos escoltas tuvo que intervenir cuando un 26 de septiembre, Liniers salía de la casa de la Perichona y fue atacado por un hombre que llevaba puesto un uniforme del Cuerpo de Andaluces. Así lo relataba un testigo “Hace cinco o seis noches sucedió al señor Liniers un momento muy pesado: saliendo de la casa de la señora Perichon, en la calle se le presentó un hombre que se le acercó y le echó garra de la peluca, lo tiró al suelo llenándolo de insolencias [mientras le hacía saber que por su culpa se] perdía a toda la ciudad; en este estado el [escolta] acometió sobre dicho hombre y le tiró algunos golpes, en cuyo intermedio llegó una patrulla y atraparon al sujeto” y agregaba que “esta mujer[ha tocado algún resorte en Liniers porque] está siempre en su casa […] para perdición de todos”.
El 18 de agosto de 1848, Camila O´Gorman es fusilada en Santos Lugares, una localidad de la provincia de Buenos Aires, en Argentina.
Cuando se demostró que la Perichona trabajaba desde hacía muchos años por la independencia, fue desterrada a Río de Janeiro donde se encontró con otros argentinos expatriados como Pueyrredón y Rodriguez Peña. También se encontró con Beresford de quien, según se dijo, se convirtió en su amante. Muchos años después Ana Perichón volvió a Buenos Aires y se instaló en su casa quinta de las afueras de Buenos Aires.
No se sabe si O’Gorman, su esposo, volvió a Buenos Aires, pero se sabe que la Perichona vivió sola en su quinta con sus hijos y esclavos y que murió a los 72 años, el 1º de diciembre de 1847. Uno de sus hijos, Adolfo O’Gorman, se casó con Joaquina Ximena Pinto. 
Camila O'Gorman
CamilaO'Gorman.jpg
Nacimiento9 de julio de 1825
Bandera de Argentina Buenos AiresArgentina
Fallecimiento18 de agosto de 1848, 23 años
Bandera de Argentina San AndrésArgentina
NacionalidadFlag of Argentina.svg Argentina
PadresJoaquina Ximénez
Pinto y Adolfo O'Gorman
Ellos fueron los padres de la desventurada Camila O’Gorman, quien junto a su amor, el sacerdote jesuita tucumano Ladislao Gutierrez, huyó a la provincia de Corrientes para refugiarse. Allí, acusados de vivir un romance pecaminoso y de ser un mal ejemplo para toda la sociedad, fueron ejecutados por orden de Juan Manuel de Rosas, a pesar de que ella estaba embarazada y en los últimos meses de gestación del bebe.
Camila O’Gorman
Abuela y nieta dieron que hablar a la pacata sociedad porteña de entonces. Ana Perichón por sus amantes, pero también porque participó en política y porque sin duda fue una precursora de los movimientos independentistas. Camila O’Gorman, porque desafió a sus padres, a la sociedad, a Rosas y a la Iglesia. En los genes de ambas mujeres corría la pasión, la trasgresión y la osadía, unidas por la sangre y el destino, vivieron valerosamente sus vidas más allá del qué dirán y del precio que debieron pagar.
Lic. Alicia Di Gaetano

PRIMERA Y VERDADERA INVASIÓN INGLESA. 1762
VOY A PRESENTAR EN ESTA ENTRADA LA LABOR DEL PERIODISTA ARGENTINO JORGE LANATA QUE REALIZÓ SOBRE LA PRIMERA INTERVENCIÓN INGLESA EN NUESTRO "MAR DULCE". COMO PODRÁN VER AL PRINCIPIO LA NOMENCLATURA DE "PRIMERA INVASIÓN" HA SIDO MUY DISCUTIDA DESDE HACE DÉCADAS
Jorge Lanata
Lanata400.jpg
Información personal
Nombre de nacimientoJorge Ernesto Lanata
Nacimiento12 de septiembre de 1960(55 años)
ciudad de Mar del Plata,
provincia de Buenos Aires,
República Argentina Bandera de Argentina
Nacionalidadargentino
Familia
PadresAngélica
Ernesto Lanata
CónyugePatricia Orlando (1984-1986)
Andrea Rodríguez (pareja 1986-1989)
Silvina Chediek (1990-1991)
Sara Stewart Brown (desde 1998)
HijosBárbara y Lola
Información profesional
OcupaciónPeriodistaescritordirector de cine y ensayista
ProgramasLanata sin filtro
Distinciones
EN 1950 ENRIQUE M. BARBA PUBLICÓ, EN EL TOMO XXXII DE LA REVISTA HUMANIDADES, EN LA FACULTAD HOMÓNIMA DE LA PLATA, UN TRABAJO TITULADO UNA INVASIÓN INGLESA DURANTE EL GOBIERNO DE CEVALLOS.
Pedro Antonio de Cevallos Cortés y Calderón
Pedro de Cevallos.jpg

Flag of Cross of Burgundy.svg
1er . Virrey del Río de la Plata
1º de agosto de 1776 / 15 de octubre de1777 - 25 de junio de 1778
MonarcaCarlos III de España
PredecesorNuevo cargo
SucesorJuan José de Vértiz
EscudoEscudo de Cevallos.jpg

Flag of Cross of Burgundy.svg
27º. Gobernador del Río de la Plata o de Buenos Aires
1756 - 1766
MonarcaFernando VI de España
PredecesorJosé de Andonaegui
SucesorFrancisco de Paula Bucarelli

Información personal
Nacimiento29 de junio de 1715
Cádiz de Andalucía Flag of Cross of Burgundy.svg Corona de España
Fallecimiento1778
Córdoba de Andalucía Flag of Cross of Burgundy.svgCorona española
NacionalidadEspañola
Información profesional
OcupaciónMilitarconquistador y
gobernante colonial
Rango
Barba aclaró entonces: "Está fuera de mi propósito presentar las cosas con ribetes sensacionalistas. No titularé a mi trabajo La primera invasión inglesa. 
Un par de décadas después, en el número 43 de la revista Todo es Historia, se mostró arrepentido: "Creo, ahora –escribió– que debí titularlo de esa manera". En efecto, es ése el título que lleva en la revista de Félix Luna. Barba refiere a un documento hallado en la Biblioteca Nacional de Madrid, sección manuscritos, con la signatura MS19.658, y se titula "Proyecto de los ingleses y portugueses sobre la conquista y saqueo de Buenos Aires y su fin".
LOS INGLESES CONTABAN COMO SEGURA A LA COLONIA DEL SACRAMENTO, YA QUE ESTABA EN MANOS DE LOS PORTUGUESES.
Nunca pudieron prever que caería bajo la dominación de Cevallos el 2 de noviembre de 1762. No estaban satisfechos con las crecientes ganancias proporcionadas por el contrabando y, ante una propuesta lusitana, cedieron a la tentación: apoderarse del Río de la Plata quedando la parte oriental para los portugueses y Buenos Aires para Inglaterra.
Primeras fortificaciones de la Colonia del Sacramento en 1680. Imagen perteneciente al Museo de la Colonia del Sacramento (detalle).
JOSEPH REED, TONELERO DE UN NAVÍO QUE HABÍA LLEGADO EN 1754 A BUENOS AIRES.
Se presentó en Inglaterra ante el capitán Mac Ñamara agregando leña al fuego: le dijo que tenía "amigos de autoridad" en Buenos Aires, cuyo río conocía, al igual que sus "entradas y salidas de tierra", y que la ciudad era apetecible y de fácil conquista. Reed convenció a Mac Namara y logró la patente de capitán para la empresa, dirigida por la Compañía de Indias Orientales. Fijaron carteles en Londres para que se presentasen los que quisieran embarcarse en una expedición al Mar del Sur, ofreciéndoles participar en la división de las ganancias que se consiguieran.* La empresa fue financiada por suscripción, y comerciantes británicos interesados en el "negocio" integraron un capital de cien mil libras esterlinas. También llevaron cuarenta mil libras en géneros a bordo del Lord Clive. 
El Lord Clive fue hundido por los españoles frente a Colonia. Se estima llevaba 100 mil monedas de oro
Mac Namara equipó y armó a sus expensas un navío con sesenta cañones y una fragata, la Ambuscade, con cuarenta marinos y setecientos hombres anotados como voluntarios. La expedición partió de Londres en julio de 1762. Pasaron en agosto por Lisboa, donde recibieron instrucciones para "sacar del Brasil las embarcaciones y tropa necesaria". El 1 de octubre, en Río de Janeiro, el gobernador Bobadela les entregó un navío con setenta cañones, seis bergantines y seiscientos portugueses.
A principios de diciembre estaban a la altura de Maldonado. A la altura de Montevideo abordaron una lancha española: allí se enteraron, por relato de los prisioneros, que Colonia había sido tomada por el Virrey Ceballos el 30 de noviembre. La noticia los desesperó; discutieron la posibilidad de atacar directamente Buenos Aires y sondearon varias veces el río sin encontrar paso para el canal del Sur. 
Recalaron en la desembocadura del río Rosario, y se mantuvieron un tiempo entre este puerto y el de Santa Lucía. Ceballos, enterado de los movimientos, mandó refuerzos a la ensenada de Barragán, a Maldonado, Montevideo y también pertrechó Buenos Aires. Dejó en Colonia una tropa de quinientos hombres y otra de cien en la isla de San Gabriel.
Batalla entre buques españoles e ingleses en el atlántico
EL 6 DE ENERO DE 1763 LAS TRES EMBARCACIONES MAYORES DE LA ESCUADRA, LORD CLIVE, AMBUSCADE Y LA FRAGATA PORTUGUESA GLORIA ENTRARON AL CANAL DEL PUERTO DE COLONIA E INICIARON EL ATAQUE...
El fuego comenzó a las doce horas y cuarenta y tres minutos, y duró hasta las cuatro de la tarde. Según el parte de los ingleses, dispararon tres mil treinta y siete cañonazos. Poco después de las cuatro la nave capitana inglesa comenzó a arder, con tanta fuerza que luego de notarse fuego en la cámara de popa ya estaba encendido todo el velamen. Las tropas de Ceballos recogieron ochenta hombres del agua, trescientos se ahogaron. Mac Namara, el jefe de la escuadra, se quedó en el navío, dejándose quemar a la vista de todos. Pese a ser víctima de una voladura, el Lord Clive no se hundió de inmediato y le dio tiempo a las tropas de españoles, indios y criollos, a sacar cuarenta cañones de bronce.
HMS KIGNSTON, bautizado luego como "Lord Clive"
La Ambuscade tuvo cuarenta bajas, salvándose el poeta Thomas Penrose, cronista de la expedición. Las tropas de la Colonia sólo perdieron un teniente de Dragones, tres indios y un negro. Los prisioneros ingleses y portugueses solteros fueron despachados a las provincias y Chile y los casados fueron destinados a los pueblos de Areco y Lujan. Con el correr de los años muchos de ellos, básicamente los portugueses, que provenían de distritos viñateros, se dedicaron en Mendoza al cultivo de la vid."
Jorge Lanata - Argentinos, cap. 4
* Un hecho sobresaliente para destacar y que Jorge Lanata no menciona (y es de gran importancia para entender la motivación de la primera incursión inglesa) es la presencia en Gran Bretaña de un documento de autor anónimo con fecha de 1711, titulado ”Una propuesta para humillar a España”. El nombre de su autor se ignora , puesto que el editor de la obra se limitó a expresar que se trataba de “una persona de distinción”. La visión de este ilustre desconocido es aguda y certera, ya que inserta en su libro consejos que revelan un notable conocimiento de la economía política y de la ciencia militar de la época, junto con una vasta informacion marinera, y algunas sorprendentes ideas de estadista moderno, como así también un cierto disfrazado espíritu de piratería. 
En cuanto a la forma de llevar a cabo su proyecto, textualmente dice: 
  • ".... Humildemente propongo al gobierno, enviar a principios de octubre venidero, ocho buques de guerra con cinco o seis transportes, los que podrán llevar muy bien 2.500 hombres listos para desembarcar en cualquier momento, para atacar o más bien, para apoderarse de Buenos Aires. Estoy convencido que no se defenderá, o a lo sumo lo hará muy debilmente frente a tal fuerza, pues si sólo propusiera el saqueo, no dudo se podría hacer con sólo 400 filibusteros. Pero lejos de mi formular tan baja empresa, al contrario, tan pronto esté en nuestras manos, recomiendo se le fortifique del mejor modo que el país permita, pues allí no hay piedra, y los españoles haraganes jamás han fabricado ladrillos. Cuando esté ya fortificado, debería dejarse la mayor guarnición posible sin debilitar demasiado a los buques de guerra. En cuanto a la gente a bordo de los transportes, es de suponerse que se han embarcado para quedarse alli ...." 
Continúa con una detallada descripción del territorio por conquistar, y del uso que de él podían hacer los ingleses. Así se explaya sobre las riquezas mineras del norte y sobre la extensión de las pampas ,considerando que la agricultura y la ganadería de esta región ofrecían al colono inglés perspectivas harto superiores a las que hallaba en su propia tierra . Estima además los resultados inmediatos que se lograrían tras la conquista propuesta, haciendo un cálculo de las ganancias que se obtendrían con la venta de artículos europeos en Buenos Aires , para señalar a continuación que “.... el Río de la Plata será la más importante y la menos gravosa de las colonias que la corona de Inglaterra haya poseído jamás ....” 
Entre los beneficios de la conquista señala el incremento del comercio de esclavos, al que analiza detalladamente. A su entender, las perspectivas de enriquecerse atraerían gente en abundancia, deseosa de hallar aquí paz y prosperidad, después de las largas guerras que padeciera en Europa. 
Describe al Paraguay, especialmente a la ciudad de Asunción, como un lugar lleno de ociosos que, como consecuencia de la abundancia de producción, son “.... Extremadamente perezosos y descuidan totalmente el comercio, perdiendo el tiempo en fiestas y tocando la guitarra ....” Las notas despectivas continúan al afirmar que, a su juicio, los habitantes de Buenos Aires gozan de gran felicidad, y viven despreocupados en sus casas de barro, sin temer el ataque de ningún enemigo, ya que la ciudad está fuera de todos los caminos del mundo. En una reflexión respecto de los merecimientos de los pobladores, expresa: “.... En pocas palabras, el país es demasiado bueno para sus indignos habitantes ....” Este pensamiento revela el profundo desprecio que los ingleses de entonces sentían por todo lo latino, especialmente por el habitante de las colonias españolas, por su doble condición de latino y de católico.
SEGUNDA INVASIÓN INGLESA (1806). "AHIJUNA YA SE NOS VIENEN!"
Fuentes:
-Jorge Lanata. Argentinos. 2002
-Boletín Centro Naval Argentino.
-Invasión, reconquista y defensa de Buenos Aires. Adolfo Miranda. 2005

EN LA NOCHE DEL 24 DE JUNIO, SEGÚN RELATA E. DE OLIVEIRA CEZAR EN LAS INVASIONES INGLESAS, ESCRITO EN 1891.
El virrey Sobre Monte se encontraba con su familia en el palco oficial de La Comedia, viendo "El sí de las niñas". Se presentó de pronto un ayudante de campo dándole la noticia de que una escuadra con bandera inglesa había penetrado hasta la rada exterior de la ciudad. 
  • "Los concurrentes a la fiesta se apercibieron al instante de aquella alarma que Sobre Monte no trató de disimular, dirigiéndose al Fuerte sorprendido y temeroso, sin atinar a disponer nada de lo que hubiera sido conducente para defender la ciudad. Mandó acuartelar las tropas y ordenó al Alférez Manuel Sánchez que, con doce hombres, se trasladase a Quilmes, donde ya se encontraba un sargento con cinco hombres de guardia". 
Entre todos los caudillos de actuación destacada contra los ingleses, Héctor José Iñigo Carrera describe la actuación de un oficial de Blandengues llamado José de Artigas, quien llegó a Liniers como correo especial desde Montevideo y le solicitó quedarse para pelear en Buenos Aires. Asistió después al sitio de Montevideo, dieciocho días de bombardeos, al frente de sus blandengues.
Costa de Ensenada
LA PREPARACIÓN BRITÁNICA
Dejemos por un momento el año 1806 y retrocedamos unos meses para asistir a la preparación de los ingleses para su invasión.
En julio de 1805, Popham logró persuadir al Primer Ministro William Pitt y al First Sea Lord (lord Melville) sobre la conveniencia de enviar una expedición a retomar la colonia holandesa del Cabo de Buena Esperanza (perteneciente a Holande desde 1802), pequeño y lejano puesto de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. 
Aceptada la idea, el comando naval le fue otorgado al entonces Capitán de Navío Popham con una fuerza naval de cinco navíos (Los navíos eran la clase de buques de guerra más poderosos de la época de la vela; montaban generalmente más de 60 cañones. Debajo de ellos, en orden naval aunque no excluyente, estaban las fragatas y las corbetas.) y algunos buques menores: 2 fragatas, 1 corbeta y 1 bergantín, con 61 transportes, estando la tropa bajo al comando del Mayor General sir David Baird. Ambos, más los posteriores actores Beresford y Auchmuty, habían sido camaradas en la campaña del Mar Rojo en 1801.
Patio del Museo de la Casa de Liniers en Alta Gracia
LA EXPEDICIÓN DEBIÓ PARTIR DE CORK (SUR DE IRLANDA) EL 1º DE SEPTIEMBRE
Hizo escala en Madeira y en la navegación a San Salvador (Brasil), el 3 de noviembre se perdieron los transportes King George y Britannia, pereciendo en el primero el General Yorke, comandante de la artillería. En San Salvador permanecieron del 10 de noviembre al 28 de diciembre, llegaron al Cabo el 6 de enero de 1806, y tomaron la colonia sin mayor oposición. 
Al zarpar de Madeira, Popham se había nombrado a sí mismo Comodoro. Las ordenes que traía eran en principio no incursionar contra el Río de la Plata, pero las cosas podían cambiar si España se unía a Francia. Roberts, por su parte (Ref.03 pág.71) afirma que al zarpar de Ingla-terra Popham ya estaba resuelto a intentar esa aventura cuando la situación en Europa fuera favorable. Llevaba con él copia del memo firmado en 1804, para documentar ante Baird un eventual pedido de tropas. Esta explicación es la que resulta más creíble. 
Ves aquel bulto lejano 
que se pierde atrás del monte? 
Es la carroza del miedo
Con el Virrey Sobre Monte 

La invasión de los ingleses
Le dio un susto tan cabal 
Que buscó guarida lejos
Para él y el capital.
Copla popular del siglo XIX
AL ARRIBAR LA EXPEDICIÓN A SALVADOR
Se supuso en Buenos Aires con la correspondiente alarma que el destino podía ser el Río de la Plata, pero cuando en enero de 1806 el bergantín español Espíritu Santo trae la noticia de que la fuerza británica no venía al Plata, se vuelve a la normalidad, se abandonan las medidas de prevención adoptadas, no se realizaron más ejercitaciones ni se comprobó si el sistema de defensa era eficiente o no. Se licenciaron las milicias.
Capturada la Colonia, en marzo de 1806 llega al Cabo un buque negrero procedente de Buenos Aires cuyo capitán le informa a Popham que en Buenos Aires y en Montevideo había grandes riquezas y abundantes provisiones, y que se podían tomar con pocos hombres, pues la pobla- ción se levantaría y se declararía independiente con la protección inglesa. 
Home Popham
SIR HOME RIGGS POPHAM - CONTRALMIRANTE DE LA FLOTA ROJA, KCB,CABALLERO DE LA ORDEN DE MALTA, FRS, MP
Era de carácter inquieto, ávido de gloria y de riqueza. Después de la con- quista del Cabo y pasado el peligro de fuerzas navales francesas, se dedicó a convencer a su superior sobre la conveniencia de aquella expedición al Plata, y que le diera tropas. Le concedió una compañía de su Regimiento, el 71º, para reforzar la Infantería de Marina embarcada, a la que Popham le agregaría su marinería en un número aproximado a los 500 hombres.
Decidida la expedición a nuestro río, el 3 de abril de 1806 Popham le ordena al Capitán Honeyman de la fragata Leda se destaque hacia el objetivo en tareas de inteligencia, políticas e hidrográficas. Debía operar entre los cabos de Santa María y San Antonio, en particular los puertos de Maldonado, Monte Video y Buenos Ayres (en el original). 
Sir Home Riggs Popham
LA EXPEDICIÓN DEBÍA ZARPAR EL 10 DE ABRIL, PERO SE DEMORÓ POR FALTA DE VIENTO.
Entretanto Popham acudió nuevamente a su superior Baird con una nueva información aportada por dos marineros que habían vivido en Buenos Aires y le confirmaron la facilidad de tomar esta ciudad. Baird le concede entonces mayor cantidad de tropas, y el 12 abril embarcó el 71º en los transportes con una fuerza de 32 oficiales y 857 hombres de tropa, junto con 60 esposas de soldados y 40 niños (En las campañas largas era normal permitir el acompañamiento a las tropas de sus mujeres y niños. En este caso eran 60 mujeres y 40 niños).
Desembarco en Quilmes
ESTADO DE LA DEFENSA EN EL PLATA
A todo esto, ¿estaba el Río de la Plata preparado para la eventualidad de un ataque? La respuesta es no, por una irresponsable falta de medios económicos y materiales. Parecía haberse borrado el recuerdo del ataque de 1762-63. 
La defensa del Río de la Plata, en particular Buenos Aires, era una ficción, pese a los numerosos planes desarrollados desde tiempo atrás ante el conocimiento de posibles ataques. Responsable fue la Metrópoli, que no atendió los reclamos por medios humanos y materiales. De los cinco puntos “fortificados”: Buenos Aires, Ensenada, Maldonado, Colonia y Montevideo, sólo este último tenía cierta importancia. En Buenos Aires no se utilizó adecuadamente el armamento disponible, por el temor de entregar armas a los criollos. 
Placa en La Casa del Virrey Liniers en la calle Venezuela 469 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.
EN 1790 EL ENTONCES CAPITÁN DE FRAGATA SANTIAGO DE LINIERS HABÍA PRESENTADO UN PLAN PARA LA DEFENSA DEL RÍO DE LA PLATA
Combinaba cañoneras en gran cantidad, mejorando las fortificaciones de la costa y construyendo puestos de vigilancia. A principios de 1805 el Virrey Sobremonte intentó poner al Río de la Plata en son de guerra, construyendo las famosas cañoneras y redistribuyendo las tropas. Se consideraría a Montevideo como la plaza más importante a defender, dejando poca tropa en Buenos Aires. Reforzar Ensenada y Colonia. 
Rafael de Sobremonte y Núñez
Rafael de Sobremonte.jpg
Rafael de Sobremonte y Núñez

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
9º. Virrey del Río de la Plata
abril de 1804 - 1807
MonarcaCarlos IV de España
PredecesorJoaquín del Pino y Rozas
SucesorSantiago de Liniers

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
1er . Gobernador intendente de Córdoba del Tucumán
22 de agosto de 1783 / 7 de noviembre de1784 - 1797
MonarcaCarlos III / Carlos IV de España
PredecesorNuevo cargo (derivado de la disolución de la gobernación del Tucumán)
SucesorNicolás Pérez del Viso

Información personal
Nacimiento27 de noviembre de 1745
Sevillareino homónimo de Andalucía Flag of Cross of Burgundy.svg Corona española
Fallecimiento19 de enero de 1827
Cádiz del Reino de Sevilla,Andalucía Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Corona de España (81 años)
NacionalidadEspañola
Información profesional
OcupaciónPolítico y militar
Tratamiento

Rango
EL PRIMER CONTACTO ESPAÑOL CON LA FUERZA BRITÁNICA SE PRODUCE EL 13 DE MAYO DE 1806.
Cuando desde la fortaleza de Santa Teresa, en la actual costa atlántica uruguaya, divisan un buque de guerra, el que resulta ser la fragata Leda. El 18 se acerca y el día 20 desembarca un oficial con cinco hombres, los que son capturados. Después de un intercambio de fuego de cañones con el fuerte, el buque manda un nuevo oficial con bandera de parlamento para exigir la devolución de los anteriores. Este oficial también es capturado, en clara violación a las leyes de la guerra. No habiendo conseguido su objetivo de recuperar a sus hombres, el buque inglés se alejó el día 25, sin duda a esperar al resto de la expedición en la boca del río.
Desembarco en el Tigre - Algo del paisaje que hoy se conserva como lo vieron Liniers y sus tropas
DESEMBARCO BRITÁNICO.
"En la tarde del 25 de junio de 1806, la sección militar del armamento estaba frente a Quilmes, una punta baja de tierra situada a doce millas de Buenos Aires, y en el curso de esa tarde se efectuó el desembarco de toda la fuerza efectiva con su munición para el servicio. Las fogatas encendidas en todas las alturas, y un inmenso concurso de jinetes viniendo de todos los rumbos al gran centro de la Reducción, pueblito a más de dos millas de nuestro frente, denotaban una alarma general y que el terreno alto era el elegido por el enemigo para la lucha que se aproximaba. (...) Nuestro ejército efectivo, destinado a conquistar una ciudad de más de cuarenta mil habitantes, con un inmenso cuerpo para disputarnos la entrada en ella, se componía solamente de setenta oficiales de toda graduación, setenta y dos sargentos, veintisiete tambores y mil cuatrocientos sesenta y seis soldados; haciendo un total general de mil seiscientos treinta y cinco". (Gillespie*) (Este cronista, Destéfani, Beverina y Roberts dan cifras con diferencias de muy pocos hombres).
Invasiones Inglesas
EL RELATO DEL ALFÉREZ DE MILICIAS DE INFANTERÍA JOSÉ FERNÁNDEZ DE CASTRO.
  • "Alrededor del mediodía Sobre Monte, por medio de un catalejo, observaba desde la azotea de sus habitaciones en el Fuerte el avance de las tropas inglesas. Después de haber preguntado cuántos cañonazos se habían tirado aseguró a todos los concurrentes, en voz clara e inteligible, que no había que tener cuidado, que los ingleses saldrían bien escarmentados: que él estaba sumamente complacido y que su corazón rebosaba de contento al ver el esmero, vigor y puntualidad con que todo el vecindario había tomado las armas para la defensa de la Patria. Dos horas des pués, es decir a las tres de la tarde más o menos, se vio que Sobre Monte no trataba de más nada, que de ponerse a salvo su familia e intereses, con escándalo de todo un público que se hallaba presente no atinando a dar disposición alguna sobre lo que más interesaba al bien del Estado".
Por la tarde, antes de dirigirse a Barracas con la caballería que le servía de escolta, Sobre Monte delegó el mando de la plaza en el coronel José Pérez Brito, advirtiéndole que si las cosas marchaban mal se internaría en la campaña y que Pérez Brito, por su parte, debía encerrarse en el Fuerte con las fuerzas de que dispusiera y defenderlo hasta lo último "sin preocuparse de nada", y "sin reparar en los perjuicios que pudiese ocasionar a la ciudad y sus edificios".
Recién a las nueve de la mañana del día 27 de Junio de 1806, apareció a caballo el Brigadier De la Quintana impartiendo la orden de retirada hacia el Fuerte. 
Invasiones Inglesas 1806
Varios oficiales le respondieron que "cómo se entendía retirarse al Fuerte, sin haber disparado un tiro, sin ver la cara del enemigo y, lo que es más, sin poder dar razón de qué color era su uniforme". Quintana ordenó que ninguno levantase la voz, so pena de muerte, y que se retirasen al Fuerte por orden del Virrey. Y dice Fernández de Castro "que en ese momento todos disgustados, tomaron la calle del Alto dirigiéndose a la Real Fortaleza, confusos y llenos de vergüenza, sin osar levantar la vista y muchos llorando de pena...".
ESCRIBIÓ MARIANO MORENO SOBRE ESTOS HECHOS.
  • "Yo he visto en la plaza llorar muchos hombres por la infamia con que se les entregaba; y yo mismo he llorado más que otro alguno cuando a las tres de la tarde del 27 de junio de 1806 vi entrar mil quinientos sesenta ingleses que, apoderados de mi Patria, se alojaron en el Fuerte y demás cuarteles de la ciudad".
Mariano Moreno
Mariano Moreno en su mesa de trabajo 2.jpg
Aspecto de Mariano Moreno, según la concepción de Adolfo Carranza y Pedro Subercaseaux Errázuriz

Roundel of Argentina.svg
Secretario de Guerra y Gobierno de la Primera Junta
25 de mayo de 1810-18 de diciembre de 1810
PresidenteCornelio Saavedra

Roundel of Argentina.svg
Representante de la Primera Junta
ante los gobiernos de Río de Janeiro y Londres
24 de diciembre de 1810-4 de marzo de 1811

Información personal
Nacimiento23 de septiembre de 1778
Buenos AiresBandera de España Virreinato del Río de la Plata
Fallecimiento4 de marzo de 1811 (32 años)
en alta marBandera del Reino Unido a bordo de la fragata británica "Fame" cerca de costas brasileñas.
NacionalidadArgentina y boliviana
Creencias religiosasEn disputa entre: ateo y católico3
Partido políticoEjército patriota
Otras afiliaciones políticasÁlzaguismo
Familia
PadresManuel Moreno y Argumosa
Ana María Valle
CónyugeMaría Guadalupe Cuenca
Hijos1 hijo
Familiares14 hermanos
Educación
Alma máterUniversidad Mayor Real y Pontificia San Francisco Xavier de Chuquisaca
Información profesional
OcupaciónAbogado
Periodista
Político
FirmaFirma de Mariano Moreno.jpg
La resistencia encontrada por los ingleses en el desembarco fue insignificante; las tropas avanzaron hasta el Riachuelo donde, sigue Gillespie, "nuestras pérdidas fueron insignificantes por la puntería alta de los cañones españoles pero Mr. Hallyday, que era médico ayudante, fue bárbaramente asesinado.
"Después de un alto de dos horas para reponerse y para mantener vivo el pánico producido, se continuó la persecución (de las tropas locales); sus partidas dispersas se retiraron sobre el Riachuelo, donde había un puente de madera al que pegaron fuego y después reunieron sus fuerzas en la margen opuesta. (...) Antes de aclarar estábamos formados y cuando fue de día nos pusimos en movimiento, precedidos por un fuerte destacamento de artillería sobre el que el enemigo comenzó un nutrido fuego desde sus refugios en zanjas, cercos y casas a unas cien yardas del Riachuelo; pero después de luchar una hora, sus tropas desaparecieron. (...) 
Fuerte de Buenos Aires
Se despachó una intimación a la ciudad a mediodía del 27 de junio que fue aceptada verbalmente, para ratificarse enseguida, y para honor eterno del nombre británico fue cumplida en una extensión mucho mayor de sus condiciones primitivas o de las más atrevidas expectativas de nuestros enemigos." (Gillespie)
PARA DECIRLO CON PALABRAS DE UN HISTORIADOR ARGENTINO, BUSANICHE.
  • "La ciudad prestó oficial acatamiento al monarca inglés ya que Beresford, en su primera proclama, exigió al pueblo juramento de fidelidad al Rey Jorge III".
Las porteñas, según anotó Gillespie, parecían encantadas con el cambio de mando: 

  • "Los balcones de las casas estaban alineados con el bello sexo, que daba la bienvenida con sonrisas y no parecía de ninguna manera disgustado con el cambio".
Home Popham. (Home Riggs Popham; Gibraltar, 1762-Cheltenham, 1820) Almirante británico que sirvió a su país durante las guerras de la revolución francesa y las guerras napoleónicas. Entre sus acciones se destacan la toma de Ciudad del Cabo y la expedición al Virreinato de la Plata.
EL 5 DE JULIO DE 1806, POPHAM MANDA DOS CARTAS AL CABO.
Una al “Comandante en Jefe o al Oficial más Antiguo de los Buques y Embarcaciones de Su Majestad en el Cabo de Buena Esperanza” a quien le remite copia de la carta enviada al Almirantazgo sobre la expedición al Río de la Plata. Si bien se manifiesta “encontrarse en un estado de perfecta tranquilidad y a pesar de encontrarse en completa posesión de Buenos Ayres”, le dice que para realizar ulteriores operaciones ofensivas, en particular contra Monte Video, es necesario contar con refuerzos navales, por lo menos una fragata y dos buques armados. 
La otra carta, al “Capitán o Comandante de buque de Su Majestad subordinado a sir Home Popham” en que le pide no pierda tiempo en despachar a todas las fuerzas navales en el Cabo, excepto las que Baird o él estimen necesario retener ahí. Deben enviarse embarcaciones menores, de poco calado. 
Sir Home Riggs Popham
Sir Home Riggs Popham from NPG.jpg
Contralmirante de la Flota Roja, KCB,Caballero de la Orden de MaltaFRSMP.
LealtadReino de Gran Bretaña
Participó en

Nacimiento12 de octubre de 1762
Flag of Gibraltar.svg Gibraltar
Fallecimiento11 de septiembre de 1820
Bandera de Inglaterra CheltenhamInglaterra
ESA TRANQUILIDAD DE POPHAM NO ERA COMPARTIDA POR BERESFORD.
William Carr Beresford  se sentía solo, rodeado por la inmensidad de un país que se manifestaba hostil. Quien además no tardó en comprender que nunca tendrían el apoyo de los criollos, entre otras cosas, por el temor de volver al dominio español. 
De cualquier manera, estaba condenado. El viaje de las noticias a Inglaterra demoraba dos meses en cada sentido; al Cabo, uno y medio. Su dominio sobre Buenos Aires duró solamente un mes y medio. 
William Carr Beresford (1768-1854)
CONOCIDA LA CAÍDA DE BUENOS AIRES, EN MONTEVIDEO SE ADOPTARON MEDIDAS DE DEFENSA Y DE ATAQUE.
El día 11 de julio de 1806 se reunió un Consejo de Guerra para preparar los planes. Tomada conciencia a su vez por los españoles de la debilidad de las fuerzas británicas, comienza el alistamiento para la reconquista de la capital. Se reúnen tropas en Montevideo, adonde Liniers llega a mediados de julio, se hace cargo de las mismas, y comienza su movimiento hacia Colonia.
EL 27 DE JULIO SE PRODUCE LA PRIMERA GRAN SALIDA DE LOS BUQUES DE MONTEVIDEO HACIA COLONIA.
Los que pudieron eludir el bloqueo navegando por el canal norte, siendo perseguidos sin consecuencias. Los británicos mantenían una estrecha vigilancia de este último, por sus sospechas que pudiera ser utilizado como puerto de pasaje de fuerzas hacia Buenos Aires. El 29 las cañoneras salen de Colonia y atacan a un bergantín enemigo.
Regimiento Patricios de Buenos Ayres
A MEDIADOS DE JULIO COMENZÓ A SENTIRSE EN BUENOS AIRES QUE UN COMPLOT SE ESTABA GESTANDO.
Centinelas atacados por jinetes desconocidos, sacerdotes que instaban a tomar las armas contra el invasor, etc. Finalmente se supo que un gran polvorín, en el Regimiento de Flores, no había sido entregado a los ingleses. El 2 de agosto Beresford logró desarticular al grupo de Juan Martín de Pueyrredón, que organizó una escaramuza en la Chacra de Perdriel. Liniers, entretanto, concentró todas sus fuerzas en Colonia y logró desembarcar en el Tigre el 6 de agosto, avanzando hasta los Corrales de Miserere. Al día siguiente se le unió Pueyrredón, y luego Alzaga. Recuperaron el arsenal el 11 de agosto, y en la plaza -con la ayuda espontánea de pobladores- el número se impuso a la disciplina militar.
El 12 de agosto de 1806 el Regimiento 71 desfiló, rendido, entre soldados criollos y españoles. Ciento sesenta y cinco muertos fue el saldo de la batalla final.
* Alejandro Gillespie: oficial de las tropas invasoras, escribió el testimonio directo más interesante de aquellos días: Buenos Aires y el Interior, observaciones reunidas durante una larga residencia, 1806 y 1807. La estancia de Gillespie, en verdad, fue involuntariamente larga: lo tomaron prisionero y fue confinado a San Antonio de Areco, Salto, Rojas y posteriormente a Calamuchita (Córdoba). Publicó en 1818, en Inglaterra su Buenos Aires... Su libro fue traducido al español en 1921.
  • "Durante la segunda invasión, los invasores eran tiroteados desde las azoteas de la Casa de la Virreina Vieja (esquina de Perú y Belgrano) y hostilizados por todas las calles que iban atravesando. Desde cantones y azoteas, las fuerzas defensoras descargaron sobre el invasor toda la furia de su fusilería mientras ancianos, mujeres y niños arrojaban piedras, maderos encendidos, agua y aceite hirviendo. Los británicos no se esperaban tamaña reacción. Los milicianos, organizados por el bravo español D. Martín de Alzaga, alcalde de primer voto, habían cavado trincheras e improvisado acantonamientos en el centro de la ciudad y desde allí cañoneaban al enemigo..."
Mapa en posesión de los Ingleses. Era hecho por Madrid para su aliada Francia.
TERCERA INVASIÓN INGLESA (1807). "GOD SAVE THE QUEEN!"
Podemos estar equivocados al separar la acción anterior por parte los ingleses, de esta que voy a relatar hoy (como ya había expuesto anteriormente), pero al título no lo pienso cambiar, hay historiadores que me dan la razón. Recordemos que si bien la Ciudad de Buenos Aires había sido reconquistada, el enemigo permanecía en el Río de la Plata, y el Comodoro Popham esperaba refuerzos para intentar la recuperación. El lobo acechaba a la puerta.
Montevideo colonial. Cuadro en el Museo histórico de Ciudad Vieja.
ASÍ HABÍA TERMINADO EL EPISODIO ANTERIOR
Merecen un comentario las condiciones que ofrece Beresford para la capitulación, expresadas con la característica soberbia inglesa, que parecen los términos de un vencedor que se retira, cuando comienza diciendo: 

  • “No teniendo el general británico más objeto ya por qué permanecer en Buenos Aires, y con el fin de evitar una efusión no necesaria de sangre, como asimismo la destrucción de las propiedades de los habitantes de esta ciudad, conviene en entregar el Fuerte de Buenos Aires al Comandante de su Majestad Católica, bajo las condiciones siguientes: 1º que marcharán las tropas inglesas con todos los honores de la guerra y se considerarán como prisioneros de guerra, pero para ser embarcados en transportes ingleses, ahora en el Río, lo más pronto posible, para ser convoyados a Inglaterra o a los puntos de donde vinieron; 2º [...]” 
 Los otros puntos no merecen mayores comentarios.
"Asalto a la fortaleza virreinal", el 12 de agosto de 1806
Ante la primera invasion "La capital era un caos cuando los ingleses se posesionaron del Fuerte. Allí se estableció el teniente coronel Denis Pack, en tanto el teniente general William Carr Beresford, comandante de la expedición, hacía lo propio en el Teatro de la Ranchería, cuartel provisorio del Regimiento 71 escocés..."
EN BUENOS AIRES SE DISCUTÍA SOBRE LA CAPITULACIÓN CONCEDIDA A LOS INGLESES
Si los prisioneros serían evacuados o canjeados por los españoles prisioneros de palabra después de la reconquista. Finalmente, los ingleses fueron enviados al interior por Liniers.
También despertó gruesas polémicas y discusiones entre Montevideo y Buenos Aires el reparto de la gloria, la cual podía dividirse -no sabían aún quedaba mucha por lograr-. El Rey de España le concede a Montevideo el título de "Muy Fiel y Reconquistadora" y que se agregue a su escudo el título y las banderas de los ingleses derrotados. Liniers informó al Virrey todo lo acontecido el mismo día de la reconquista.
Plaza y monumento conmemorativo
SE CONFORMAN LAS FUERZAS INGLESAS
Vamos a obviar la toma de Maldonado, donde los Ingleses no encuentran resistencia de ningún tipo. Concentrémonos en los hechos mas importantes de la campaña y no en todas las escaramuzas y guerrillas que se dan en dicho período. A mediados de septiembre, anclaron dos poderosos refuerzos para los ingleses, el navío Raisonable de 64 cañones y la fragata Medusa de 32 cañones. El primer navío había sido aprovisionado en Río de Janeiro. La fragata Medusa traía un contingente de 300 hombres de caballería que eran la avanzada de refuerzos provenientes de la ciudad del Cabo, que llegaron tarde para mantener ocupada Buenos Aires, pero no para un nuevo intento de invasión de la misma.
EL GOBIERNO INGLÉS HABÍA CAMBIADO DE AUTORIDADES, A WILLIAM PITT LO SUCEDIÓ LORD GRENVILLE, MÁS PACIFISTA.Popham y Beresford habían sido declarados Ciudadanos Honorarios de Londres obsequiándoles unas espadas suntuosas. También se envió un refuerzo de 2.000 hombres al mando del General Samuel Auchmuty, y otra expedición al mando del General Robert Crawfurt, para conquistar a Chile. 
William Pitt
OlderPittThe Younger.jpg

Royal Coat of Arms of the United Kingdom (HM Government).svg
Primer Ministro del Reino Unido
Predecesor
Sucesor

Predecesor
Sucesor

Información personal
Nacimiento
Fallecimiento
(46 años)
Lugar de sepultura
Nacionalidad
Creencias religiosas
Partido político
Familia
Padres
Hester Pitt, 
Countess of Chatham
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación
Firma
William Pitt the Younger Signature.svg
ENTRE EL 10 Y 12 DE OCTUBRE DE 1806, LLEGÓ AL PUERTO DE MONTEVIDEO LA EXPEDICIÓN REMITIDA POR EL GENERAL BAIR EN EL NAVÍO LANCASTER
Dos bergantines cañoneros de catorce cañones cada uno, una balandra y cinco transportes, consistiendo la tropa en 1.799 infantes, 373 hombres de caballería y 6 artilleros, junto a 60 esposas de soldados. Con este contingente, Popham se sintió con fuerzas suficientes para intentar un golpe sobre Montevideo precedido de un bombardeo para abrir una brecha en la muralla, que tenía 16 puntos fortificados sobre la zona este, con veinte cañones y cuatro morteros.
Uniformes de las milicias en las invasiones inglesas.
EN TOTAL, LA FORTIFICACIÓN DE MONTEVIDEO CONSTABA CON MÁS DE 150 PIEZAS DE ARTILLERÍA, CON CALIBRES QUE IBAN DE “A 24” A MENORES.
En vista de una nueva amenaza de otro ataque inglés, el Gobernador Brigadier de Marina Pascual Ruiz Huidobro, había resuelto formar una defensa naval para preservar la entrada del Puerto, la cual consistía en cinco buques acoderados y artillados con piezas de “a 18” y de “a 24”, que se situarían convenientemente para impedir toda entrada al Puerto. 
Estaban protegidos por la batería de la Isla de las Ratas y la del Fuerte de San Francisco. Otra línea de doce cañoneras, más avanzada hacia el mar, se replegaría en caso de mayor poderío enemigo, pasando entre los claros dejados por las cinco embarcaciones artilladas y acoderadas hacia la ciudad para defenderla. 
Ataque al Puerto de Montevideo.
EL DÍA 14 DE ENERO DE 1807, LA IMPONENTE FUERZA NAVAL BRITÁNICA APARECIÓ FONDEADA FRENTE A MONTEVIDEO EN DOS GRANDES DIVISIONES.
La principal, de las naves de combate, entre la isla de Flores y Punta Carretas; la otra conducida por el Raisonable y compuesta por los buques menores y auxiliares, desde la boca del puerto hasta frente al Cerro. 
La fuerza atacante estaba integrada por 72 a 75 buques, de ellos 40 a 44 de combate, transportes y auxiliares, y 25 a 30 mercantes. El desembarco se lleva a cabo el 16 de enero en Punta Carretas, unos 10 kilómetros al este de Montevideo, apoyado por un intenso fuego naval. aunque la fortaleza recién pudo ser tomada el siguiente 3 de febrero.
Invasiones Inglesas
La fuerza española iba al mando del Brigadier de Ingenieros Bernardo Lecocq y, como segundo, el Mayor de la Plaza de Montevideo Teniente Coronel Francisco de Viana y Alzaibar. La tropa totalizaba 2.362 hombres, compuestos por 270 del buque Fijo, 260 Dragones de Buenos Aires, 650 Voluntarios de Infantería, 422 de Artillería, 300 de Húsares de Mordeille, 200 Milicianos, 60 Cazadores y dos compañías de soldados de marinería que totalizaban 200 hombres.
Patricio con su bandera detrás. Ilustración de Sebastián Giacobino
A LAS DOS DE LA MADRUGADA DEL 3 DE FEBRERO, INICIARON EL ASALTO FINAL A LA CIUDAD DE MONTEVIDEO LOS INVASORES INGLESES.
Encabezaban la columna las tropas bien escogidas de las Compañías de Granaderos. El Teniente Everart, del Regimiento 2, aunque agregado al Regimiento 38, reclamó por ser el segundo más antiguo el honor de encabezar el asalto al frente de la Compañía del Regimiento de Cazadores 38. Los invasores se impusieron por su mayor número a los defensores, sufriendo grandes bajas ambas partes. 
Siendo las 4:30 horas, solo resistía la ciudadela donde permanecía el anciano Mariscal Tejada y el Coronel Francisco de Viana, Sargento Mayor de la Plaza. Ruiz Huidobro, viendo todo perdido, ordenó la rendición.

Pascual Ruiz Huidobro
Pascual Ruiz Huidobro.jpg

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
7º. Gobernador de Montevideo
1804 - 3 de febrero de 1807
MonarcaCarlos IV de España
PredecesorJosé de Bustamante y Guerra
SucesorSamuel Auchmuty, y luego,John Whitelocke (desde el 10 de mayo de 1807, siendo amboscomandantes británicos de la ciudad de Montevideo)
Francisco Javier de Elío (al mando de la repuesta gobernación de Montevideo desde el 9 de septiembrede 1807)

Información personal
Nacimiento1752
OrenseReino de Galicia Flag of Cross of Burgundy.svgCorona de España
Fallecimientomarzo de 1813
MendozaVirreinato del Río de la Plata Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Imperio español
NacionalidadEspañola
Información profesional
OcupaciónMilitar y gobernante colonial
Inmediatamente, los ingleses iniciaron un salvaje saqueo de la ciudad de Montevideo. El desembarco y ataque a Montevideo fue un modelo de operación conjunta. La cooperación del Almirante Stirling fue decidida, entusiasta y decisiva. La provisión de hombres, armas, abastecimientos, munición, pólvora, servicios médicos, garantizó el éxito del asalto. 
EL ALMIRANTE PAGÓ UN ELEVADO COSTO EN PERSONAL Y MATERIAL.
Durante el ataque contra la ciudad debió empeñar gran cantidad de marinería para desembarcar los apoyos a las tropas, particularmente la tracción de los caballos faltantes, y sufrió importantes bajas. No estuvo luego en condiciones de completar sus dotaciones ni tripular las embarcaciones españolas capturadas en el puerto. Sólo pudo controlar eficazmente el canal norte del río, pero no el sur. 
Se vio forzado nuevamente a dejar sus buques mayores en la boca del río, y mandar goletas y balandras a incursionar aguas arriba, donde combatían contra sus similares porteñas. La captura de tres de sus mejores tenientes en estas operaciones de control fue un rudo golpe, debiendo en adelante confiar en jóvenes oficiales no totalmente experimentados. Su próxima preocupación fueron los abastecimientos generales; los que le llegaban desde Inglaterra eran apenas suficientes, el Virrey del Brasil los retaceaba, y los mercantes detenidos los cobraban a precios exagerados. Pero los efectos específicamente navales encontrados en el Arsenal de Montevideo sirvieron para mitigar los apuros del Almirante.
Sir Samuel Auchmuty
(Caballero templario)
EL GENERAL AUCHMUTY ORDENÓ LA APERTURA DEL PUERTO DE MONTEVIDEO
Para los navíos mercantes que esperaban ansiosamente el permiso para desembarcar sus mercaderías y obtener grandes ganancias. Poco después se inició la edición de un periódico bilingüe, el “The Southern Star” (Estrella del Sur), donde comprobamos el movimiento de barcos entrados en esos días al Puerto de Montevideo: 
Febrero 78 naves
Marzo 27 naves 
Abril 18 naves 
Mayo 5 naves 
Junio 4 naves
Desembarco de Auchmuty, 16 de enero de 1807

EL PUERTO DE MONTEVIDEO NUNCA HABÍA TENIDO UN INCREMENTO TAN GRANDE DE ENTRADA DE BARCOS COMO EN ESOS MESES.

Mas Fuerzas Inglesas llegan al Río de la Plata (con desencuentros bastante graciosos) totalizando un aparato bélico sin precedentes y posiblemente nunca repetido: comprendía cerca de 12.000 hombres de tropa con abundante artillería. La fuerza naval constaba de 5 navíos, 5 fragatas y varias naves menores, con un total de más de 650 cañones. Todas arribaron al Río de la Plata sin ninguna oposición militar, solamente las habituales inclemencias del tiempo. Ya se podía planear el próximo paso inminente para la total victoria Británica: Buenos Aires.

FUERZA NAVAL QUE PODÍA DEFENDER A BUENOS AIRES
Contra esto, la fuerza naval que podía defender a Buenos Aires estaba compuesta por una fragata y un bergantín mercantes, con poco armamento y menos personal, tres sumacas, una goleta y 7 u 8 embarcaciones menores. Una sola fragata inglesa o dos de sus bergantines eran suficientes para destruir a toda la escuadrilla porteña.
WHITELOCKE TENÍA TRES ALTERNATIVAS PARA EL ATAQUE A BUENOS AIRES
(a) Sitiarla por tierra, bloquearla por agua y rendirla por hambre
(b) Someterla a un demoledor bombardeo naval y terrestre
(c) Tomarla por asalto. 
Nuevamente, la urgencia por la meteorología lo decidió por la última, y se abstuvo de utilizar masivamente la artillería terrestre para no tomar una ciudad semidestruida. La primera alternativa le hubiera significado el éxito. Además, distribuyó sus fuerzas a lo largo de esas calles rectas que él mismo, al contemplarlas en Montevideo, las consideró como una ratonera mortal. Su apreciación probó ser correcta. 
Plaza y monumento conmemorativo
EL ATAQUE COMENZÓ EL 3 DE JULIO, Y LA DEFENSA CULMINÓ EL DÍA 5 DE JULIO DE 1807, CON LA DERROTA INGLESA Y LA CAPITULACIÓN EL DÍA 7 DE WHITELOCKE Y MURRAY ANTE LINIERS.
En este caso, el apoyo de la flota fue menos importante que en Montevideo; la hidrografía, el lugar de desembarco era mucho más alejado que el de Beresford, obligando a las tropas a tres días de marcha, lo que dio más tiempo de reacción a los defensores. Hubo problemas con los abastecimientos, debidos a la falta de planes por Whitelocke y a que la ruta de avance estaba relativamente alejada de la costa. 
El Vicealmirante Jorge Murray llevó sus buques menores frente a la ciudad, pero el ataque fue desarrollado desde una dirección tierra adentro, fuera de la visual desde el río. La fuerza naval estuvo concentrada en el lugar adecuado, realizando enormes esfuerzos por saber qué estaba sucediendo en tierra, si debían mandar refuerzos o abastecimientos, esfuerzos que fueron superados por los acontecimientos. Aun el bombardeo a los cuarteles de Liniers resultó más peligroso para los prisioneros ingleses que para aquél. 
"Reconquista del Fuerte" el 12 de agosto de 1806
Durante la segunda invasion el Fuerte nunca llego a ser tomado. Su cañon disparo sobre los invasores refugiados en el convento de Santo Domingo, causando numerosas bajas. Poco despues, la posicion fue rendida. La victoria fue conmemorada con acciones de gracias, honores funebres a los caidos, pensiones vitalicias para viudas y huerfanos y la liberacion de 70 esclavos sorteados entre los que mas se habian distinguido en combate.
LA PRIMERA INVASIÓN INGLESA (27 de Junio de 1806), LA RECONQUISTA (10 de agosto de 1806) Y SEGUNDA INVASIÓN INGLESA AL RÍO DE LA PLATA (03 de Julio de 1807).
EL ATAQUE A BUENOS AIRES RESULTÓ UN FRACASO.
. ¿Pudo haberse retenido Colonia y Montevideo, y reintentar un ataque?, pero el precio 
. ¿Estaba más allá del alcance de las fuerzas británicas en ese momento? Nuevamente, para los fines de este trabajo, interesan los puntos 2 y 5 del Tratado del 7 de Julio. 
Por el 2: “Las tropas de S.M. B. conservarán durante el tiempo de dos meses, contados desde el día de la fecha, la Fortaleza y Plaza de Montevideo [...]”; 
Por el 5: Se daba un plazo de diez días para evacuar la costa sur del Río (Ref. 08, pág. 531). 
El plazo de dos meses se justificaba por el tiempo necesario para que regresaran desde el interior los prisioneros de la Reconquista, a fin de embarcarlos. 
Fue levantado el bloqueo naval del Río, pero no cesó el patrullado británico. 
Del 9 al 12 los soldados ingleses de Buenos Aires se reembarcaron por el Retiro, abandonando la ciudad. La corbeta Saracen zarpó el 10 de julio hacia Londres llevando el informe oficial del General Whitelocke. Entre otros, el 1º de agosto zarparon los regimientos de infantería 47 y 83 rumbo al Cabo; el siguiente 7 lo hicieron los regimientos 9 y 20 de dragones y 88 y 95 de infantería hacia Inglaterra.
EL 9 DE SEPTIEMBRE, DOS DÍAS DESPUÉS DEL PLAZO ESTIPULADO ABANDONÓ MONTEVIDEO EL ÚLTIMO CONTINGENTE DE 5.787 SOLDADOS INGLESES.
Como se estimaba en doscientos el número de prisioneros que no habían sido devueltos aún desde el interior, a causa de la distancia o posibles deserciones, Whitelocke dejó algunas unidades. Cuando el convoy final abandonó el río el 14 de septiembre, quedaron los Nereide, Hermes, Cherwell y Olympia. Estas unidades realizaron algunas tropelías hasta que el Hermes y el Olympia partieron hacia el Cabo el 26 de diciembre. Finalmente, las dos restantes abandonaron el río el 26 de enero de 1808, terminando la invasión comenzada año y medio antes.
Un 13 de Septiembre del año 1806: A instancias de Liniers se creaba el Regimiento de Patricios

INVASIONES INGLESAS AL RÍO DE LA PLATA 1/2
https://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&NR=1&v=JABL9w7bFu8

INVASIONES INGLESAS AL RÍO DE LA PLATA 2/2

https://www.youtube.com/watch?v=hKSPTMxZm4c&feature=relmfu

Soldados del Regimiento de Patricios
COSAS DE LA HISTORIA Y DE LOS ARGENTINOS - EL FUSILAMIENTO DE SANTIAGO DE LINIERS EN CABEZA DE TIGRE
26 DE AGOSTO DE 1810: FUSILAMIENTO DE SANTIAGO DE LINIERS  en Cabeza de Tigre
Santiago de Liniers
A LAS PUERTAS DE NUEVA ARCADIA

Cessas vota precesque,
Tros, ait, Aeneas? Cessas?

¿Por qué apareces, oh Verdad, y me acusas
hermosa, horrenda, implacable obstinada,
con tu dedo, por qué sobre mí
descargas tanto peso en mi conciencia,
por qué me arrastras y me internas
por las grutas de Cronos
para hacerme desolador testigo
de epopeya, que es maldición evocar,
de crimen y traición,
de que es mejor no escuchar,
de que es mejor no saber?

¿Por qué desgarras de emoción mi alma
desencubriendo para mis ojos,
la más grandiosa hazaña épica de toda América,
la Reconquista total de Buenos Aires,
la bravura sobrenatural de las milicias
al mando del glorioso y divino Virrey,
único y genuino Libertador de la Argentina y Padre de la Patria,
sepultada su memoria por diabólicos villanos,
olvidada su memoria por imperdonables idiotas?

¿Por qué a mí, oh Verdad, te me presentas en solitaria noche,
te me desnudas y me muestras tu al espíritu excitante belleza,
para estremecerme la sangre de pavor,
para dejarme clavada tu aguja en mi consciencia,
para robarme con perturbación el sueño,
para echar sobre mi alma testigo el peso,
inllevable, de la oculta conjura de viles, de inicuos,
traidores criminales, reconocidos 
por todos y por todos como próceres?

Ya déjame dormir, oh Verdad, ¡vade retro, aléjate!
e infecta con tu sacrosanta peste el alma de otro.

26 DE AGOSTO DE 1810: FUSILAMIENTO DE SANTIAGO DE LINIERS  en Cabeza de Tigre

CABEZA DE TIGRE
https://www.youtube.com/watch?v=RbfF73fjlCI
SANTIAGO DE LINIERS por encontrárselo junto a Gutiérrez de la Concha, entonces gobernador de Córdoba, en actitudes conspirativas contra la Junta instalada en Buenos Aires en mayo de 1810, fue ejecutado -sin proceso judicial- en Cabeza de Tigre.
Juan Antonio Gutiérrez de la Concha, gobernador de Córdoba, ejecutado junto a Liniers en Cabeza de Tigre.
CURIOSIDADES EN TORNO A LAS INVASIONES
BAUTISMO DE FUEGO DEL CADETE MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES, LA TOMA DEL BUQUE “JUSTINA” DE BANDERA INGLESA
- Jorge Virgilio NÚÑEZ

Quiero agradecer a la presidente del Instituto Güemesiano de Salta Ercilia Navamuel y al vicepresidente y director de publicaciones Leandro Plaza Navamuel, por permitirme publicar una extracción de mi libro “Cronología de las Invasiones Inglesas en el año del Bicentenario”
Un homenaje y revalorización a las acciones del cadete Martín Miguel de Güemes durante las dos invasiones inglesas, quién con tan sólo 21 y 22 años, tuvo su bautismo de fuego, y recibió, por parte de la Corona Española, un reconocimiento como reconquistador y defensor de Buenos Aires.

Gauchos de Martín Guemes
LINIERS NOMBRA A PUEYRREDÓN EN LA COMANDANCIA DE LOS VOLUNTARIOS DE CABALLERÍA, DE ESAS FILAS ERA PARTE DON MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES COMO EL CADETE DEL FIJO.
Allí tendrá su bautismo de fuego justamente bajo las órdenes de Pueyrredón. Así, al caer la tarde del 12 de agosto, el joven Güemes, al mando de un grupo de jinetes montados con el agua hasta el cuello de los caballos, tomó la fragata de bandera inglesa conocida como “Justina” que por la bajante de las aguas, había quedado varada en el río. Es un hecho inédito en la marina que un buque sea tomado por caballería. Más tarde, Güemes será recordado en la historiografía salteña, como uno de los más lúcidos guerreros de la Independencia, y reconocido héroe de la Nación Argentina.
Gauchos de Martín Guemes
SE PUEDE LEER EN EL GÜEMES DOCUMENTADO, TOMO I, PÁGINA 71 EN ADELANTE, UNA PUBLICACIÓN REALIZADA POR EL CAPITÁN ALEJANDRO GILLESPIE QUE FUE ESCRITA EN LONDRES LUEGO DE SER LIBERADO EN 1818
Es una especie de diario personal cuya traducción se publicó en la Argentina en 1921, bajo el título de “Buenos Aires y el interior”. Y dice así:
  • “En ocasión en que Pophan pasa por Santa Elena con rumbo a Buenos Aires, dice Gillespie que se ordenó, como refuerzo, 100 hombres de la guarnición, con todos sus enceres de campaña, se embarcarán en el “Justina”, barco mercante de 26 cañones. Este destacamento del cuerpo de Santa Elena fue una adición valiosa, pues la mayoría de ellos eran artilleros y tiradores excelentes”.


"Güemes y sus milicias gauchas" carbonilla realizada por Jorge Klix Cornejo.
EL MOMENTO EN QUE EL “JUSTINA” ES ABORDADO Y TOMADO FRENTE A BUENOS AIRES, LO RELATA ASÍ:
  • “Había un buque mercante en este tiempo que se había acercado a la ciudad para traficar, que nos fue de utilidad esencial. “El Justina” de 26 cañones, una vez alijado, fue tripulado con oficiales y 100 marineros de la escuadra, a demás de su dotación. El día de nuestra rendición peleó bien y con sus cañones impidieron, todos los movimientos de los españoles no solamente por la playa sino en las diferentes calles que ocupaban, también expuestas a su fuego. Este barco ofrece un “fenómeno en los acontecimientos militares”, el haber sido abordado y tomado por caballería al terminar el 12 de agosto de 1806, a causa de una bajante súbita del río” (págs.78 y 79; cf. Pág. 46).
Pintura realizada por Juan Francisco Cancio Lazo. Hoy se encuentra en la A.T.S.G.Güemes
El “Justina” cuya mesana, conforme se verá, había sido tronchada de un cañonazo el día anterior, constituyó –demás esta decirlo- un glorioso trofeo y una valiosa presa. Dice Bauzá que “Formó parte de los trofeos la fragata inglesa desarbolada por la batería del retiro y un bergantín cargado de trigo” (tomo I y II pág. 403). En Lobo a su vez leemos:
  • “El único provecho de los reconquistadores, procedente de intereses enemigos, fue el apresamiento de una fragata mercante y de un bergantín, ambos ingleses; aquella con mercancías, que había ya comenzado a descargar, y este con trigo” (tomo I, Pág.432). 


Martin Miguel de Guemes
EL TRADICIONALISTA ARGENTINO PASTOR S. OBLIGADO, PUBLICÓ EN EL DIARIO LA RAZÓN DEL 12 DE AGOSTO DE 1920
Con su firma facsimilar al pie, un artículo titulado “Güemes en Buenos Aires”, y, en ese mismo año, adjuntó copia de una carta a la señorita Benita Campos, de Salta, quien la publicó en la revista Güemes Nº 57, del 20 de febrero de 1921, de la cual era su directora.
Pastor S. Obligado
Pastor Servando Obligado.JPG
Información personal
Nombre de nacimientoPastor Servando Obligado
Nacimiento1841
Fallecimiento1924
NacionalidadArgentina
Familia
PadresPastor Obligado
Información profesional
OcupaciónEscritorabogado y militar
Obras notablesTradiciones de Buenos Aires
Tradiciones y recuerdos
Tradiciones argentinas
FirmaPastor Servando Obligado - Firma.svg
SOBRE LA INTERVENCIÓN DE GÜEMES EN LA TOMA DEL “JUSTINA”, EL GÜEMES DOCUMENTADO EXPRESA LO SIGUIENTE:
Transcribiremos a continuación casi por completo dicho artículo. Es de destacar como el autor da como protagonista del episodio del “Justina” a Güemes. Sus aseveraciones al respecto son, a nuestro juicio, valederas. Tanto es así, que en medio siglo transcurrido desde su publicación, jamás han sido objeto de reparo alguno, sino tomados invariablemente como fidedignas (Hoy ochenta y nueve años desde su publicación).
  • “Antes de ser general fue soldado, como ante todo Salteño, y sobre todo, patriota de nacimiento”.
  • “Afiló la espada que había de sablear chapetones hasta más lejana frontera en piedras de estas calles, ensayando las memorables cargas de su renombre por sierras y montañas, en la playa del Plata, cuya bajante dejó en seco al buque de guerra ingles, cooperando a su abordaje”.
  • “Pues que hoy cumple 114 años (ahora 203 años, y en el año 2006 se cumplió el bicentenario) que recibió su bautismo de fuego en las aguas de este río, conmemoraremos sus hazañas, bien sea al pasar, como rápido pasó al galope triunfante de su infatigable caballo de guerra, tan brioso como su gentil caballero, que sólo desmontara cuando bala enemiga le postró en la contienda”.
  • “El combate había terminado después de dos horas de rápida acción (12 de agosto de 1806), llevada con toda energía por soldados bisoños que el amor a la tierra improvisó, doblando expertos veteranos que venían de vencer soldados de Napoleón en San Juan de Arce. Pueyrredón acababa de arrebatarles su estandarte (regimiento número 71) colgado en la basílica de Santo Domingo, y el general Beresford, tirado su espada desde el Fuerte, conservada en el Museo Histórico. Saliendo a entregarse prisionero, e intranquilo entre la gritería de multitudes hostiles, se oyó la voz del comandante Quintana que lo acompañaba: Pena de la vida a quien insulte prisioneros”.
  • “Cercanas las sombras de lluviosa tarde de invierno, se reunía un grupo de jefes y oficiales al pie del asta- bandera en el bastión Norte, contemplando satisfecho el real pabellón flameando en la altura que los ingleses se apresuraron a izar. Criollos, uruguayos y españoles comentaban diversos episodios, ponderando exaltados a quién correspondía el honor de la jornada, cuando llego el futuro “Virrey de la victoria”, dialogando agitado con Gutiérrez Concha, jefe de la escuadrilla que transportara los auxiliares de la Colonia. Seguíale de cerca “bizarro joven de brillante uniforme”, que inclinado desde su niñez a la noble carrera de las armas en que sus nobles abuelos se distinguieron, había llegado el último año del siglo anterior desde las alturas de Salta (nido fecundo de patriotas) a la capital del virreinato, incorporándose en el regimiento del Fijo así llamado por su residencia en ella”.
  • “Pronto su comportación y activo desempeño en diversas comisiones, le promovieron ascenso de cadete a alférez y subteniente, antes de formar en el regimiento de húsares, cuyo primer jefe fue aquí Pueyrredón, y en el de Salta Güemes. Mandado la víspera al encuentro de Liniers para informarle la situación de la Plaza y elementos acercados en sus inmediaciones, incorporado a sus ayudantes del cuartel general, le hizo quedar desde ese momento…”
  • “Todos callaron atentos a la conversación de los jefes, cuando Liniers acentuando observaciones por las que Concha le traía a lo alto de la batería, dijo – Efectivamente parece estar varado”. Y dando vuelta, agregó:“-¡A ver el catalejo! – que el ayudante se apresuró a alcanzarle”.


"Güemes en su uniforme de húsar" dibujo de autor anónimo - ilustración perteneciente al libro "Las armas de los ejércitos de america"
CONCLUIDA SU OBSERVACIÓN, AL DEVOLVER EL ANTEOJO AL AYUDANTE MÁS INMEDIATO DIJO:
Ud. que siempre anda bien montado; galope por la orilla de la Alameda que ha de encontrar a Pueyrredón , acampado a la altura de la Batería Abascal, y comuníquele orden de avanzar soldados de caballería por la playa, hasta la mayor aproximación de aquel barco, que resta cortado de la escuadra en fuga”.
“Menos tardo el ayudante Güemes en recibir la orden, que en transmitirla, como los gauchos de Pueyrredón, ganosos porque no se les escapara la presa en salir al galope tendido por la playa.”
Con el agua al encuentro de sus caballos rompían el fuego las tercerolas, cuando asomó el jefe, haciendo seña con un pañuelo blanco desde el alcázar de popa, rindiéndose…!
"Carga de Güemes y sus Infernales" Oleo sobre tela de Juan A. Boero. Se encuentra en la Agrupación Tradicionalista Gauchos de Guemes.
HAY EN EL ARTÍCULO DEL TRADICIONALISTA ARGENTINO PASTOR S. OBLIGADO, OTRAS AFIRMACIONES IGUALMENTE AJUSTADAS A LA VERDAD HISTÓRICA.
“Usted que siempre anda bien montado, galope por la alameda”… dice Liniers a Güemes. Este estaba montado porque acababa de llegar de la Candelaria, como se colige de lo que ya se ha dicho, mientras que los demás oficiales que rodeaban a Liniers carecían de cabalgaduras. Veamos dos pruebas de esto:
  • “Apenas tuve los caballos y mulas necesarias para arrastrar la artillería y carros de municiones: mis oficiales mismos casi todos a pié…Liniers hablando de los instantes previos a su triunfo”, B., de Mayo, tomo I, pág. 144, llamada 11).
  • “Fue preciso detenernos... por el mal estado de los caminos y falta de caballos para el tren volante, por haber muerto la mayor parte las noches anteriores” (Capitán de fragata Juan Gutiérrez de la Concha al Secretario de EstadoEspañol 15 de agosto de 1806, en la Reconquista y defensa de Buenos Aires, editado por Peusser, Bs. As. 1947, pág. 229 y en colección “Coronado”, pág. 97). 
  • “Comuníquele orden de avanzar soldados de caballería por la playa hasta la mayor aproximación de aquel barco” La única tropa montada eran entre 40 y 60 gauchos comandados por Pueyrredón, a quién se le ordenaba destacase algunos de sus jinetes por la playa hasta aproximarse al “Justina”.
Martín Miguel de Güemes
LAS DOS CITAS SIGUIENTES SON ASAZ ILUSTRATIVAS CON RESPECTO AL NÚMERO DE DICHOS JINETES Y A SUS FUNCIONES HABITUALES EN EL EJÉRCITO.
  • “No podíamos acercarnos antes de recibir socorros, constando solo nuestro ejercito de 1.120 hombres la mayor parte milicias y de unos 40 a 60 paisanos a caballo que hacían el útil servicio de mantener avanzadas a larga distancia del ejercito” (oficio recién citado de Gutiérrez de la Concha). 
  • “Desde allí hasta el día de la toma de la Plaza fue continuado estos auxilios y a demás el importantísimo que hacía la caballería de su mando, en partidas avanzadas hasta la ciudad”. Así se expresaba Liniers hablando de Pueyrredón y de su gente montada (Archivo Pueyrredón, tomo I, Pág. 54).
  • “Incorporado a sus ayudantes del cuartel general le hizo quedar desde ese momento”. 
"Cadete Martín Güemes de 21 años " carbonilla realizada por José de Guardia de Ponté - Se encuentra en el Museo Tematico de la Gesta Guemesiana desarrollado por los Gauchos del Fortín JUAN CARLOS DÁVALOS de la localidad de SAN LORENZO
SANTIAGO DE LINIERS DECIDE QUE MARTÍN GÜEMES, DESDE QUE LLEGA A LA CANDELARIA, SE QUEDA EN BUENOS AIRES Y LO INCORPORA AL GRUPO DE SUS AYUDANTES EN EL CUARTEL GENERAL.
Para ello habrá tenido en cuenta sin duda los buenos antecedentes y su vehemente deseo de combatir, amén de que el joven no habrá dejado de traslucir su decepción por la públicamente objetada actitud de Sobremonte, a cuyas directas órdenes pensaba que habría de continuar en forzosa inactividad bélica.
“Prescindiendo de ligeros anacronismos (llegada a Buenos Aires en 1799, en vez de 1805, vestir brillante uniforme en la reconquista, cosa que no sucedió hasta pocos días después). Hay en todo lo que dice  el TRADICIONALISTA ARGENTINO PASTOR S. OBLIGADO, gran responsabilidad y coherencia, como el lector lo habrá podido comprobar. 
Ballet Folklórico de la Provincia General Martín Miguel de Güemes
Esto nos lleva a sostener, que la omisión de Gillespie ha sido salvada, es decir, que quién encabezo la toma del “Justina” no fue otro que Güemes. La bandera del “Justina”: (Güemes Documentado tomo I Pág. 80).
  •  “La bandera conocida como del Retiro” era la del “Justina” y que ella fue conquistada por Güemes al apoderarse éste del barco en la forma ya expuesta.
Alberdi, en proceso a Mitre, capítulo XVI (Ed. “Calden”, Bs, As., 1967. pág. 147), se expresó así:
  • “Güemes bajo las órdenes de Liniers pelea en las jornadas de 1806 1807 en Buenos Aires, contra los ingleses y contribuye a arrancar las banderas que decoran hoy los templos de la orgullosa Buenos Aires”. 
Bandera inglesa de Marina, tomada Bandera de guerra de ejército
Realmente las banderas que se guardan en esta ciudad, son tan solo las tomadas en 1806, dos del regimiento nº 71 y dos de marina, una de estas últimas, la del buque “Justina”, abordado por Güemes. En cambio las dos tomadas en 1807, fueron remitidas por Liniers a Córdoba, donde actualmente se encuentran (La Reconquista y la Defensa edición Peuser, 1947, páginas 248, 249). La expresión de Alberdi ha de entenderse pues, como alusiva al año 1806 en particular.
En 1806, presumiblemente la del “Justina” tomada en 1806
EN LA ACTUALIDAD ESAS AGUAS CRUZADAS POR GAUCHOS A CABALLO CAPITANEADOS POR GÜEMES, YA NO SON MAS AGUAS.
El lugar que cubría ha sido ganado al río. Es tierra firme y, en ese punto geográfico en que el prócer conquistó un trofeo, hoy se yergue una torre anteriormente denominada “de los ingleses”, y hoy llamada “de Malvinas”, que es réplica de la torre de Londres. Muy justo sería que se pusiera en dicho lugar una placa conmemorativa y de reconocimiento a la persona del Cadete Martín Miguel de Güemes y los húsares y gauchos de Pueyrredón, por la toma del “Justina”, efectuada en 1806.
Torre anteriormente denominada “de los ingleses”, y hoy llamada “Torre Monumental”
Luis Mesquita Errea, dice que:
  • “Liniers vence la cruzada. La Virgen del Rosario de la Reconquista y defensa de Buenos Aires recibe los trofeos de los regimientos que se midieron con los mejores ejércitos europeos, derrotados por el coraje y la Fé de argentinos uruguayos y bolivianos, hermanos en el Virreinato”.
Torre Monumental ( ex Torre de los Ingleses)
EL DÍA 13 DE AGOSTO DE 1806, SON ENTERRADOS LOS RESTOS DE LOS CAÍDOS EN BATALLA.
Mientras tanto el comodoro Popham, se repliega hasta Ensenada evacuando así la Ciudad. Viendo la actitud del virrey Sobremonte que había indignado al país, en especial a Buenos Aires donde para proveer a la defensa del territorio amenazado de una nueva invasión (y dado que la escuadra inglesa permanecía dueña del Río de la Plata), se celebró con fecha 14 de agosto, un Cabildo Abierto, con la presencia de más de 100 vecinos, encabezados por Pueyrredón, Albarden, Paso y Campana entre otros, los que solicitaban el nombramiento del jefe de la Reconquista, el general Liniers, el mando en jefe de las armas, reasumiendo el político la Audiencia, por ausencia del Virrey, según las leyes fundamentales de la monarquía.
Juan Martín de Pueyrredón y O'Dogan
PRODUCIDA LA RECONQUISTA DE BUENOS AIRES.
El Congreso General reunido el 14 de agosto resolvió encomendar a una junta de guerra el estudio y solución del problema para resistir a nuevos intentos que se aseguraba, realzarían los ingleses y se nombró, a la vez, al capitán de navío don Santiago de Liniers, comandante general de armas.
Plaqueta conmemorativa en la fachada de la casa de Liniers.
EL 16 DE AGOSTO, LINIERS, ARREGLA EN LA CAPITULACIÓN DE LAS FUERZAS INGLESAS. 
Que la rendición tuvo tácitamente el carácter de una entrega a discreción, de acuerdo con los términos aceptados y suscripto por las dos partes, los prisioneros ingleses debían ser embarcados con armas y bagajes en sus transportes y remitidos a Europa, para ser canjeados con prisioneros españoles. En el pueblo se produjo un descontento total al punto de querer sublevarse contra su ídolo y caudillo por dicha determinación. Con esto Liniers se vio obligado a ceder a la imposición y protesta generales, anulando el tratado que libremente firmara con el jefe británico y cuya cláusula principal se refería precisamente a la devolución de los prisioneros. Conservados estos al principio en la capital, el pueblo y el Cabildo exigieron a Liniers que los internase.
"Dn. Martín Miguel de Güemes" Oleo sobre tela de Guillermo Usadinvaras - se encuentra en la Casa de Salta en Buenos Aires.
LOS OFICIALES FUERON ENTONCES DISTRIBUIDOS EN LOS FUERTES Y FORTINES DE LA CAMPAÑA DE BUENOS AIRES.
A Luján, se trasladó a Beresfort, el coronel Park y siete oficiales más, trece a Capilla del Señor, treinta y dos a San Antonio de Areco, uno a San Nicolás, cuatro a la estancia de Marcos Zavaleta.
La tropa fue enviada a las provincias del interior por grupos, a fin de facilitar su conducción y custodia: el primero (400 hombres) fue destinado a Mendoza y San Juan, por mitades; el segundo, de 500 hombres y escoltados por milicianos de Tucumán a las órdenes del ayudante mayor Juan Ramón Balcarce, siguió al norte, destacando 50 a San Luís y dejando otros 50 en la Carlota, 15 en Córdoba, 200 en San Miguel de Tucumán y 50 en Santiago del Estero.
El tercer grupo, de 300 prisioneros, fue llevado a Córdoba. Se encomendó además a una junta de Guerra el estudio de la cantidad de tropa que la Ciudad necesita para su defensa.
"Gral. Martín Miguel de Güemes" Oleo sobre tela de Montellano T. - Colección Matassi.
EL DÍA 17 DE AGOSTO DE 1806 EL CABILDO RECIBE, EL OFRECIMIENTO DE LOS CACIQUES PAMPAS.
Han llegado cartas desde Montevideo que siendo el día 22 de Agosto de 1806, se mantienen a la vista los navíos ingleses y que el jefe de la flota ha iniciado correspondencia con el gobernador Ruiz Huidobro, procurando que la gente de Buenos Aires libere a los prisioneros.
Pascual Ruiz Huidobro (Orense, España, 1752Mendoza, Virreinato del Río de la Plata, marzo de1813) era un militar español peninsular de larga carrera en el Virreinato del Río de la Plata, que luchó contra las invasiones inglesas como gobernador de Montevideo.
CON FECHA 24 DE AGOSTO, SON ENTREGADAS COMO OFRENDAS LAS CUATROS BANDERAS INGLESAS, EN LA IGLESIA DE SANTO DOMINGO.
Asistieron a la ceremonia, Liniers, La Real Audiencia, El Ilustre Cabildo, y los individuos más notables y destacados del vecindario.
Estandarte del Regimiento 71 de Cazadores Escoceses
DESDE SAN NICOLÁS DE LOS ARROYOS CON FECHA 28 DE AGOSTO EL VIRREY SOBREMONTE DELEGA EN SANTIAGO DE LINIERS EL MANDO DE LAS FUERZAS DE LA CAPITAL, CONSERVANDO EL GOBIERNO EN EL RESTO DEL VIRREINATO.
La Audiencia asume la dirección Política de Buenos Aires, se daba así cumplimiento a los objetivos del Cabildo Abierto del 14 de agosto.
El 2 de septiembre, comienza el traslado de los prisioneros ingleses hacia las provincias del interior. Los oficiales serían distribuidos entre los fuertes de la campaña. La intendencia de Salta instruyó al Comandante de Armas de Tucumán para que a los prisioneros los mantuvieran en estrecha reclusión sin permitirles salir a la calle. 
Segundas Invasiones Inglesas -5 de Julio de 1807 - Plaza de la Victoria en el momento del desarme británico. [ Alfonso Granja, Buenos Aires 1895 ] 
( Gentileza del Museo Naval de la Nación, Tigre )
Era preferible no innovar en la custodia de los detenidos. En Buenos Aires se multiplican las acusaciones de contrabando. Y con fecha 5 de ese mes se advierte la masiva llegada de mercancías a Buenos Aires y al interior, desde la ocupada ciudad de Colonia. El cadete Martín Miguel de Güemes, conducirá un grupo de hombres para impedir el “punible comercio” entre Montevideo y Buenos Aires.
Rendición de los ingleses en Buenos Aires (1806)
En la cartilla escrita por el profesor Oscar Colmenares y reeditada por el Senado de la Nación en junio de 2006, según resolución DR – 598/05, expediente S. 752/05 en su página 20/21 indica que el comandante de Regimiento de infantería de Buenos Aires, don Josef Ignacio de Merlos, se dirigió el 9 de abril de 1807 a la audiencia que ejercía el mando político y militar del Virreinato por haber sido depuesto Sobremonte, expresando lo siguiente: 
  • “Enterado del oficio de Vuestra Alteza de 3 del corriente en que se sirve insertarme el que con fecha del 11 de marzo último se sirvió Vuestra Alteza remitir al Ilustre Cabildo, relativo al permiso que Vuestra Alteza había advertido se concedían a las lanchas del tráfico de este río para pasar a la otra banda, sin embargo de las noticias que llegaban a Vuestra Alteza de las varias que habían apresado los ingleses, y no obstante de todo parece ser que el expresado Ilustre Cabildo ha omitido el cumplimiento de este encargo en cuya virtud se digna Vuestra Alteza prevenirme de que con respecto a lo mucho que interesa cortar tan punible comercio, pueda yo tomar las providencias conducentes al mismo fin; he determinado en el mismo instante nombrar al cadete don Martín Güemes, sujeto de honor, actividad y de irreprensible conducta, para que eligiendo éste seis u ocho hombres de su satisfacción, estén a la mira, principalmente de noche, en toda la costa, con las estrechas ordenes que le comunicaré al efecto...”.
El Río de la Plata y Buenos Aires; mapa de 1806
A LOS 22 AÑOS EL CADETE GÜEMES RECIBÍA OTRA MISIÓN.
Elegir y conducir un grupo de hombres en este caso con el propósito de impedir el “punible comercio” que se realizaba entre Buenos Aires y Montevideo por el Río de la Plata, estando los ingleses en posesión de esta última cuidad y pronto a invadir nuevamente la ciudad de la que habían sido expulsados el año anterior. Y fue el comandante de su regimiento, quién le encomendó esta tarea, por cuanto lo consideraba “un sujeto de honor, actividad y de irreprensible conducta”. Seguramente Güemes cumplió esta labor hasta el momento en que los ingleses intentaron invadir por segunda vez la Ciudad de Buenos Aires.
LA PRIMERA INVASIÓN INGLESA (27 de Junio de 1806), LA RECONQUISTA (10 de agosto de 1806) Y SEGUNDA INVASIÓN INGLESA AL RÍO DE LA PLATA (03 de Julio de 1807).
En los días subsiguientes, pese a las prohibiciones del Cabildo, la Real Audiencia y el Obispo, las denuncias de contrabando con los comerciantes ingleses establecidos en Montevideo y de compra de objetos saqueados por los ingleses en Miserere son constantes. En el Archivo de Indias (Audiencia de Buenos Aires, 556-390/1, y en “Güemes Documentado” tomo 1, Pág. 125 en adelante) se puede constatar el oficio que el Virrey don Santiago de Liniers envía a Fernando VII, desde Buenos Aires, el 31 de Julio de 1807, donde dice que:
  • “Todas las relaciones de los oficiales de los cuerpos veteranos y voluntarios que han concurrido a la defensa de esta capital, acompañadas de las que he formado, manifestando en ellas mi concepto acerca del merito de los que se han distinguido y premios a que considero acreedores a varios (...) individuos que han contribuido a la gloriosa victoria que las armas de S.M. han conseguido sobre los enemigos…”.
Acompaña la nota con la nómina dividida por cuerpos militares, integrando el cadete Martín Güemes la del Regimiento de Infantería de Buenos Aires (el Fixo de Buenos Aires).
Invasiones Inglesas
El 13 de Enero de 1809, la Suprema Junta Gubernativa de España e Indias, desde el Alcázar de Sevilla y en nombre de Fernando VII, además de la graduación de subteniente a Güemes, entre otros, ordena recompensar aquellas personas que se distinguieron en la Reconquista y Defensa de Buenos Aires y que no han sido todavía premiados. 
Fernando VII de España
Rey de España
Fernando VII - Vicente López.jpg
Retrato de Fernando VII con uniforme de capitán general, por Vicente López Portaña (c. 1814-1815). Óleo sobre lienzo, 107,5 x 82,5 cm. Museo del Prado (Madrid).
Rey de España
19 de marzo-6 de mayo de 1808
PredecesorCarlos IV
SucesorJosé I
11 de agosto de 1808 u 11 de diciembre de1813 -29 de septiembre de 1833
PredecesorJosé I
SucesorIsabel II
Información personal
TratamientoSu Católica Majestad
Nacimiento14 de octubre de 1784
Bandera de España San Lorenzo de El Escorial,España
Fallecimiento29 de septiembre de 1833
(48 años)
Bandera de España MadridEspaña
EntierroCripta Real del Monasterio de El Escorial
Familia
Casa realBorbón-Anjou
PadreCarlos IV de España
MadreMaría Luisa de Parma
Consorte
DescendenciaVéase Matrimonios y descendencia
Carrera militar
Conflictos

FirmaFirma de Fernando VII de España
Escudo de Carlos III de España Toisón y su Orden variante leones de gules.svg
Escudo de Fernando VII de España
El premio que el Rey de España, Fernando VII, a través de la Suprema Junta Gubernativa de España e Indias ordenó entregar como reconocimiento de Reconquistador y Defensor de Buenos Aires, entre otros, al cadete Martín Güemes, fue un pequeño escudo de paño y seda circular de 6 centímetros de diámetro, con la figura del escudo de la Ciudad de Buenos Aires, en su centro y a su alrededor, la leyenda “RECONQUISTADOR Y DEFENSOR DE BUENOS AIRES”, detalles todos estos bordados en hilos de oro, plata y seda.
Paño de seda, hoy se encuentra en el Museo del Reg. 5 de Caballería
EL CADETE MARTÍN MIGUEL DE GUEMES EN LA RECONQUISTA DE BUENOS AIRES.
A continuación, veremos la permanente asistencia del cadete Martín Miguel de Güemes en los distintos lugares de batalla librada por la reconquista y defensa de Buenos Aires extraídos de documentos del Archivo de Indias, Sevilla, España.
De acuerdo a lo que menciona el Güemes Documentado en el tomo I página 126 y 127, citando el Archivo de Indias, escribe: Audiencia de Buenos Aires, 556, Nº 399 “Regimiento de Infantería de Buenos Aires”. Relación que manifiesta el destino y acciones de guerra en que se han hallado los señores oficiales, sargentos primeros y cadetes del expresado regimiento según pormenor se manifiesta.
AL OTRO LADO DEL PUENTE, ATAQUE DE LOS CORRALES DE MISERERE.
El Capitán y comandante don José Piris, el ayudante mayor don Pedro Antonio Durán, el teniente don Pedro Aldecoa, el subteniente don Juan Celada y el teniente de milicias agregado don Manuel Bustamante, los Sargentos primeros Fernando Romero, Manuel Maldonado, Josef de los Ríos, y don Clemente Ortega, los cadetes don Julián Medrano, don Martín Güemes, don Benito Azcuenaga, don Mariano Rolón, don Agustín Herrera, don Pedro Regalado de la Plaza, don Bartolomé de la Torre, don Antonio Grimao, don Juan Carlos Pro, don Venancio Ortega, don Alejandro de los Reyes, don Ángel de los Reyes, don Luís Méndez, don Josef García y Cárdenas y don Juan Josef Salvadores.
Combate de Miserere
Segunda invasión inglesa al Río de la Plata
Balvanera2-Buenos Aires map.png
Balvanera (Once (Buenos Aires))

Fecha2 de julio de 1807
LugarCorrales de MiserereOnce (Buenos Aires)Virreinato del Río de la Plata (Argentina)
Coordenadas34°36′34″S 58°24′25″OCoordenadas34°36′34″S 58°24′25″O (mapa)
ResultadoVictoria británica
Beligerantes
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg EspañaFlag of the United Kingdom.svg Gran Bretaña
Comandantes
Santiago de LiniersJohn Lewison Gower
Fuerzas en combate
1300 (1000 milicianos)900
Bajas
14 muertos, 30 heridos60 (entre muertos y heridos) y 80 prisioneros
EL ATAQUE DE LA RESIDENCIA.
El Capitán don Josef Piris, el ayudante mayor don Pedro Antonio Durá el subteniente don Juan Celada y el teniente de milicias agregado don Manuel Bustamante, el sargento 1ª Fernando Romero, y los cadetes don Martín Güemes, don Benito Azcuenaga, don Juan Carlos Pro, don Ángel de los Reyes, don Venancio Ortega, don Bartolomé de la Torre, don Mariano Rolón, don Juan Josef Salvadores don Pedro Durán y Pagola.
Gauchos del General Martín Miguel de Guemes
EN LAS AZOTEAS Y DEFENSA DE ESTA CIUDAD HASTA EL FIN. 
El Capitán don Josef Piris. El ayudante mayor don Pedro Antonio Durán, el teniente don Pedro Aldecoa, el subteniente don Juan Celada y el teniente de milicias agregado don Manuel Bustamante, los sargento primeros Fernando Romero, Manuel Maldonado,Josef de los Ríos, y don Clemente Ortega; los cadetes don Julián Medrano, don Martín Güemes, don Benito Azcuenaga, don Pedro Durán y Pagola, don Mariano Rolón, don Agustín Herrera, don Pedro Regalado de la Plaza, don Bartolomé de la Torre, don Antonio Grimao, don Carlos Pro, don Venancio Ortega, don Alejandro de los Reyes, don Ángel de los Reyes, don luís Méndez, don Josef García y Cárdenas y don Juan Josef Salvadores.
NOTAS: Todos los individuos contenidos en la antecedente relación se han portado en todos los lances con el mayor valor, en defensa de las armas de nuestro católico Monarca. Buenos Aires y Julio de 1807. Firmado: Pedro Antonio Durán.
Combate de Miserere
MITRE RECONOCE A GÜEMES, ARROGANTE OFICIAL DEL REGIMIENTO FIJO DE BUENOS AIRES.
  • “Se había batido con honor contra los ingleses en las jornadas de la Reconquista y la defensa de Buenos Aires en los años 1806 1807”. Güemes ascendió a Alférez graduado, y luego a Teniente de Milicias de Granaderos del Virrey Liniers (Estudios Históricos sobre la Revolución Argentina, Belgrano y Güemes, Edic. 1864, pág. 85).

“Salta — Monumento Al Gral. Martín Miguel de Güemes” 
LA RELACIÓN DE MARTÍN GUEMES CON PUEYRREDÓN
Se piensa que uno de los amigos concurrentes a la casa de Pueyrredón fue Güemes. El trato singularmente cariñoso y aún familiar que el primero, ya Director Supremo da en sus cartas al segundo, Gobernador de Salta, evidencia que existía entre ambos una amistad nada común y bien arraigada, la que es de suponer, se afianzó en medio de la euforia existente en Buenos Aires a raíz del triunfo obtenido sobre los ingleses el 12 de agosto de 1806. 
He aquí algunas muestras de ese trato: 
  • Mi amado Martín... adiós
  • Mi amado amigo... mande a su intimo amigo (04/12/1806) 
  • Honor a mi amigo que sabe distinguirse... adiós mi amigo
  • Cuente Ud. con todo su Juan Martín (19/05/1817). 
  • Amigo de mi particular aprecio... mande en el verdadero cariño de su amigo tan ingenuo como invariable (09/01/1818).
MARTÍN MIGUEL DE GUEMES
SE TRANSCRIBE EN EL GÜEMES DOCUMENTADO, TOMO I PÁGINA 170
Que el 21 de noviembre de 1972 la señorita Isabel González del Solar y Hernández, Hija de Isabel Hernández y nieta del celebre Autor, nos favoreció con una carta en la que nos dice:
  • “No he olvidado su interés por el origen del nombre Martín Fierro. Como le prometí, busqué entre anotaciones de mi madre y encontré esa nota que adjunto. Está de acuerdo con lo que siempre hemos conocido, con un agregado también aceptable”. La aludida “nota adjunta”, en lo pertinente, reza así: Dijo mi padre: Llamé Martín Fierro al héroe de mi historia, pues de fierro es el temple del hijo del desierto y no podría encontrar mejor nombre para colocar en el escudo de ese señor de la llanura. Martín es un nombre que dejó en la Historia su huella de valor y de hidalguía. Juan Martín de Pueyrredón Patriota y ecuánime defensor de los derechos de sus conciudadanos y el ínclito general Martín Güemes que con sus valientes gauchos, hermano de este que nació en la pampa, defendió las fronteras argentinas del avance español”. “Y este escritor, queriendo que su libro fuera genuinamente nacional, compuso ese nombre que es un emblema de valor y un símbolo de energía”.


Martín Miguel de Güemes / Abordaje del Justine
GUILLERMO SOLÁ EN SU LIBRO “EL GRAN BASTIÓN DE LA PATRIA”, DICE: 
La figura de Güemes será para los Pueyrredón y sus descendientes, el arquetipo del héroe, a quién continuaran evocando con veneración. Un sobrino nieto de Pueyrredón y autor del Martín Fierro, José Hernández, llamó Martín a su Gaucho Fierro porque Martín es un nombre que dejó en la historia su huella de valor e hidalguía. 
Juan Martín de Pueyrredón
Juan Martín de Pueyrredón patriota y ecuánime defensor de los derechos de sus conciudadanos y el ínclito general Martín Güemes que con sus valientes Gauchos, hermano de este que nació en la pampa, defendió las fronteras argentinas del avance español (Carta de Isabel Hernández de González del Solar, hija del escritor, facilitada en noviembre de 1972 al Dr. Luis Güemes por una hija de aquella, la señorita Isabel González del Solar, quién a su vez aclara mas abajo, quizás corrigiendo en algo a su madre. 
En el ambiente familiar ha vivido también esta versión en la que el nombre de Güemes es exclusivo. Esta es la que hemos repetido siempre, confirmada con variado testimonio oral. Martín Fierro se formó honrando la memoria de Martín Güemes, el mas gaucho de nuestros guerreros, y considerando de fierro el temple del hijo de la pampa”.
Toma de la Justina. FOTO FACEBOOK NANO ESCUDERO
HOMENAJE AL "RECONQUISTADOR" Y DEFENSOR DE BUENOS AIRES. - Año de su Bicentenario 1806-1807
  • Su accionar en su bautismo de fuego, tomando la fragata “Justina” el 12 de agosto de 1806.
  • Participación con soldados a cargo, siendo cadete, en el control del punible contrabando entre Buenos Aires y Montevideo en el Río de la Plata, en abril de 1807.
  • Intervención al otro lado del Puente en Los Corrales de Miserere, el Ataque de la Residencia en las azoteas y defensa de esta Ciudad hasta el fin, en el año 1807.


Martín Miguel de Güemes
Es prudente transcribir unos párrafos de “La Güemesiada” de Don Joaquín Vedoya Beristayn, en donde habla de los decididos, de la obediencia del “Justina”, de gauchos inauditos y las invasiones que dio fama al potente:

El vaivén patrio le lleva a alistarse
en las filas duras de la resistencia
donde se maduran principios humanos
que dan su figura a las impaciencias
de criollos altivos y nobles vecinos
conjugando en la hora las nuevas valencias
que son ¡descubrirse, como decididos,
ofreciendo duelos a los enemigos!
Y el Alférez llega, con bríos sobrados,
a ofrecerse inquieto “para lo que manden”
junto a la orilla de un río agitado
¡ y es Liniers el jefe que ofrece combate
al ingles que llega para ser domado!
por un pueblo integro en bravos quilates
y en sabiduría ¡con sus devaneos
que le llevan siempre a negar reniegos!
Jinete en la espuma de los vendavales,
se ve galopando la orilla desnuda
que deja varada del ingles la nave;
y con bríos sumos las formas circunda
de aqueste “castillo”, donde navegantes
refugian su orgullo ante tanta chusma
¡rabiosa de gloria “al vencer banderas
Que nunca en la Historia el honor rindieran
¡Gauchos inauditos, que el Alférez manda
contra “La Justina” en atroz demanda
¡Y fueron los menos, aquellos Prudentes
que un día juraron por la Patria nueva!
Y que junto al modo, sufrieron lo duro
de un saciar que implica lucha tesonera,
amor por lo suyo y fervor incruento
en medio de bandos que adoran su tierra
¡la suprema dicha de algo reverente
que en las invasiones dio fama al potente!
Toma de la Justina. FOTO FACEBOOK NANO ESCUDERO
NO SORPRENDE QUE EN LA COLECCIÓN DE MEMORIAS PÓSTUMAS DEL GENERAL JOSÉ MARÍA PAZ, EDICIÓN ESPECIAL DE LA “BIBLIOTECA DEL OFICIAL” EDITADA EN 1924, Y ANOTADA POR EL TENIENTE CORONEL JUAN BEVERINA, INDIQUE APRECIACIONES SOBRE EL GENERAL MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES.
  • “El mismo Güemes desechó Patrióticamente, como creo haberlo indicado en otra parte, las mas seductoras propuestas de los Españoles; lo que apenas llamaba la atención, porque hasta el último de los gauchos pensaba del mismo modo y hubiera hecho otro tanto. Sensible es que la valerosa provincia de Salta no haya tenido un historiador digno de sus hechos y de sus glorias; quizá haya influido el recuerdo de los antiguos odios, porque no podría hablarse sin hacer el encomio de personas, cuya conducta en otro sentido se reprueba y anatematiza. Es de esperar que en la calma de las pasiones, levante alguno la voz, para que no queden en el olvido hechos ilustres de nuestra historia y haga justicia a quién la merezca”.
Gauchos de Güemes
EN ESTA PROVINCIA DE SALTA, EXISTIERON Y EXISTEN HISTORIADORES DE GRAN TALENTO QUE ESCRIBIERON Y ESCRIBEN SOBRE LA VIDA DEL GENERAL MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES.
Sobre su gesta y su participación como héroe continental. Como también instituciones de la historia que fortalecen la difusión de la Gesta Güemesiana. Si bien es cierto que el Gral. Martín Miguel de Güemes ha sido y será uno de los Héroes de la Nación Argentina, a pesar de no haber tenido hasta la fecha un merecido reconocimiento a nivel Nacional, consideramos que es más que justa, la reivindicación que se hizo aprobando la Ley Nacional Nº 26.125, del 2 de agosto de 2006 en donde es declarado Héroe Nacional; y que todos los 17 de junio de cada año se deberá dar a conocer en los establecimientos educativos del territorio nacional la Gesta Güemesiana, que no fue más que la guerra por la Independencia Argentina. 
8/06/2016 -19:20Congreso - El Senado convirtió en ley el feriado del 17 de junio en homenaje a Güemes
Razón por la cual, desde el Senado de la Nación se dictó una disposición proveyendo documentación histórica y reglamentación, teniendo en cuenta que el general Martín Miguel de Güemes conformó el trípode de generales que junto a don José de San Martín y a don Manuel Belgrano lucharan por la libertad e independencia de América del Sur.
· Empresario inmobiliario. Socio activo del Instituto Güemesiano de Salta. Vocal suplente 1º de la Agrupación Tradicionalista de Salta Gauchos de Güemes.
Monumento al Héroe Gaucho.
EL CAMBIO DE MANDO INESPERADO.
A veces al leer sobre las invasiones llegamos a perdernos entre los mando ingleses sin entender quien es el que poseía mayor cargo. Es de saber que en el medio de las invasiones de 1806 hay un cambio de primer ministro, de Mando General y mas sorprendente aún de jefe de expedición. Para la tercera invasión se iban agregando mas y mas oficiales que, de acuerdo a la etiqueta de la guerra, el mas viejo y reconocido era el capaz de tomar el mando


Defensa de Buenos Aires.
RECUERDAN A POPHAN?.
Él fue quien organizó todo la invasión al Río de la Plata, estaba por salir del cabo (para la invasión de 1806) y había pedido a su superior mas tropas. Baird le concede más tropas, pero impone en el mando de las mismas al Coronel William Carr Beresford. Desde hacía algunos años, Beresford era tuerto, había perdido un ojo como consecuencia de un accidente de tiro. Para esta comisión, Baird le otorga el grado de Brigadier General, ascenso que fue mantenido en reserva por Beresford, que lo da a conocer al llegar al Río de la Plata, para disgusto de Popham, quien el 24 de junio escribe su queja a Marsden, secretario del Almirantazgo. Tremendo disgusto para el pobre Pophan que quería alcanzar la gloria. No le había alcanzado con la que logró en Suez peleando para su patria.
Home Riggs Popham
ROSAS, EL HEROE QUE NO ESTUVO.
Esta historia me hace acordar un cuento de Alejandro Dolina en el cual un actor perfeccionó un arte que lo haría famoso... el arte de la ausencia. Cada vez que era representada una obra, se lo mencionaba al final como un actor mas, pero la gente no lo había visto hacerlo, por lo tanto su arte de la ausencia lo hizo famoso.
Lo mismo pasó con Juan Manuel de Rosas. La polémica se centra sobre la real participación de Rosas en este evento, ya que durante su gobierno se publicitó su actuación en las invasiones, asegurando que "había salvado a la patria antes de que naciera". 
Juan Manuel de Rosas
JuanManueldeRosas.png
Juan Manuel de Rosas hacia 1850.

Coat of arms of the Buenos Aires Province.png
17º Gobernador de Buenos Aires
Con Facultades Extraordinarias
A cargo de la suma del poder público
7 de marzo de 1835-3 de febrero de 1852
PredecesorManuel Vicente Maza
SucesorVicente López y Planes

Coat of arms of the Buenos Aires Province.png
13º Gobernador de Buenos Aires
Con Facultades Extraordinarias
8 de diciembre de 1829-17 de diciembre de1832
PredecesorJuan José Viamonte
SucesorJuan Ramón Balcarce

Información personal
Nacimiento30 de marzo de 1793
Bandera de España Buenos AiresVirreinato del Río de la Plata
Fallecimiento14 de marzo de 1877 (83 años)
Bandera del Reino Unido SouthamptonReino Unido
Lugar de sepulturaCementerio de la Recoleta
NacionalidadArgentino
Partido políticoPartido Federal
Familia
CónyugeMaría de la Encarnación Ezcurra
Hijos
Pedro Pablo Rosas y Belgrano(adoptivo)
Juan Bautista de Rosas
María de Rosas
Manuela Robustiana Ortiz de Rozas
Ángela Rosas (no reconocida)
Emilio Rosas (no reconocido)
Joaqín Rosas (no reconocido)
Nicanora Rosas (no reconocida)
Justina Rosas (no reconocida)
Adrián Rosas (no reconocido)1
Información profesional
OcupaciónEstancieromilitar y político
Rango
Participó enGuerras civiles argentinas
FirmaFirma del Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas.jpg
FUENTES RESPETABLES COMO ADOLFO SALDÍAS MENCIONAN LA ACTUACIÓN DE ROSAS DURANTE LA RECONQUISTA, ENTONCES UN NIÑO DE TRECE AÑOS.
Fue nombrado "agregado de artillería", y prestó servicio auxiliar en uno de los cañones. Pero todo se complica al hablar de la tercera invasión: 
Rosas se incorporó al cuerpo de Caballería de los Migueletes antes de cumplir los catorce años (esto es, no cumplía la edad mínima de quince que establecía el Reglamento de Milicias para los cuerpos de voluntarios). Según José María Rosa fue aceptado de todos modos, como premio a su labor durante la Reconquista, pero otras fuentes señalan que fue dado de baja quince días antes de la contienda.

Soldado del Regimiento de Patricios en la actualidad
EL "BELLO SEXO" - CUENTA GILLESPIE:
  • "El bello sexo es interesante, no tanto por su educación como por un modo de hablar agradable, una conversación chistosa y las disposiciones más amables. Era invierno cuando nos apoderamos de Buenos Aires; en esa estación se daban tertulias, o bailes, todas las noches, en una u otra casa. Allí acudían todas las niñas del barrio, sin ceremonia, envueltas en sus largos mantos, y cuando no estaban comprometidas, se apretaban juntas, para calentarse, en un sofá largo, pues no había chimeneas y se utilizaba el fuego sólo con frío extremo. (...) Los jefes de familia demostraban su gran bondad hacia nosotros, por sus ofrecimientos de dinero y todas las comodidades, pero siempre había una reserva visible en ellos".
GILLESPIE ERA UN PILLO OBSERVADOR DE LAS MUJERES.
El cuenta como las bellas damas reciben a los soldados ingleses desde los balcones, como se muestran sin ninguna preocupación por la entrada de estos.
Sin embargo no todas las damas estaban contentas con la ocupación. Sigue Gillespie: "Después de asegurar nuestras armas, instalar guardias y examinar varias partes de la ciudad, los más de nosotros fuimos compelidos a ir en busca de algún refrigerio. Había muchos guías prontos a nuestro servicio para conducirnos, entre una cantidad de changadores haraganes que importunan por las calles. Nos guiaron a la fonda de los Tres Reyes, en la calle del mismo nombre. 
UNA COMIDA DE TOCINO Y HUEVOS.
Fue todo lo que nos pudieron dar, pues cada familia consume sus compras de la mañana en la misma tarde, y los mercados se cierran muy temprano. A la misma mesa se sentaban muchos oficiales españoles con quienes pocas horas antes habíamos combatido, convertidos ahora en prisioneros con la toma de la ciudad, y que se regalaban con la misma comida que nosotros. Una hermosa joven servía a los dos grupos, pero en su rostro se acusaba un hondo ceño. La cautela impidió que por mucho tiempo ella echase una mirada, esa chismosa de los pensamientos femeninos, sobre su objeto, y lo consideramos causado por nosotros. 
Los ingleses embarcan en carretas los caudales que habían sido depositados 
en el Cabildo de Luján (Cuadro de Francisco Fortuny, Museo de Luján).
"Ansiosos de disipar todo prejuicio desfavorable le expliqué, valiéndome del señor Barreda, criollo civil que había residido algunos años en Inglaterra y que estaba presente, los usos liberales de los ingleses en tales casos, y le rogué que hiciera confesión franca del motivo de su disgusto. 
Un 13 de Septiembre del año 1806: A instancias de Liniers se creaba el Regimiento de Patricios
Después de agradecernos por esta declaración honrada, inmediatamente se volvió a sus compatriotas, que estaban en el otro extremo de una larga mesa, dirigiéndose a ellos en el tono más alto e impresionante: "Desearía, caballeros, que nos hubiesen informado más pronto de sus cobardes intenciones de rendir Buenos Aires pues apostaría mi vida, que de haberlo sabido, las mujeres nos hubiéramos levantado unánimemente y rechazado a los ingleses a pedradas". Este heroico discurso aturdió a aquellos guerreros y agradó no poco a nuestro amigo criollo." 
Los indios dispuestos.
Martín A. Cagliani agrega, desde su página de Historia Argentina en Internet, otro dato curioso sobre la historia de las invasiones: los insistentes y desoídos intentos de los tehuelches por colaborar en la pelea contra los británicos. Estos indios habitaban la Pampa y la Patagonia y eran enemigos eternos de los araucanos, provenientes de Chile. 
  • "Cinco días después de la rendición de los ingleses –escribe Cagliani– el 17 de agosto de 1806, se apersonó en la Sala del Cabildo –según dice el acta correspondiente– el indio pampa Felipe con Don Manuel Martín de la Calleja y expuso aquel por intérprete que venía a nombre de dieciséis caciques de los pampas y tehuelches a hacer presente que estaban prontos a franquear gente, caballos y cuantos auxilios dependiesen de su arbitrio para que este Cabildo echase mano de ellos contra los colorados, cuyo nombre dio a los ingleses; que hacían aquella ingenua oferta en obsequio a los cristianos, y porque veían los apuros en los que estarían, que también franquearían gente para conducir a los ingleses tierra adentro si se necesitaba, y que tendrían mucho gusto en que se los ocupase contra unos hombres tan malos como los colorados". 
Ataque de los ingleses a Buenos Aires (grabado coloreado de José Cardona, que se conserva en el Museo Naval de Madrid).
Los cabildantes agradecieron el ofrecimiento, y le dieron al cacique Felipe tres barriles de aguardiente y un tercio de yerba. Al mes los indios volvieron al Cabildo. Esta vez Felipe acompañaba al cacique pampa Catemilla, ratificaron la oferta anterior y expuso que "sólo con el objeto de proteger a los cristianos contra los colorados habían hecho las paces con los ranqueles, con quienes están en dura guerra". Estos ofrecimientos se repitieron en tres oportunidades más, y nunca fueron atendidos por el Cabildo.
El regimiento fue creado en 1806, luego de la primera Invasión Inglesa al Río de la Plata. En su mayoría, estaba compuesto por hombres oriundos de las provincias de Córdoba, Catamarca, La Rioja, Tucumán y residentes en Buenos Aires. Inicialmente, fue designado como Batallón de Voluntarios Urbanos o más conocido por el nombre de Batallón de Arribeños, por ser sus integrantes originarios de las provincias de “arriba”, es decir, ubicadas en el norte.
DONDE ESTÁN LOS SOLDADOS?.
¿Podríamos pedir recompensa verdad? tenemos unos soldados perdidos en la historia... No digo perdidos en el sentido literal, solo que no he podido hallar mas información sobre ellos. El que sepa algo por favor me avisa.
Me refiero a lo que aconteció en el primer contacto español con la fuerza británica que se produce el 13 de mayo de 1806. Desde la fortaleza de Santa Teresa, en la costa atlántica uruguaya, divisan un buque de guerra, el que resulta ser la fragata Leda. 
El 18 se acerca y el día 20 desembarca un oficial con cinco hombres, los que son capturados. Después de un intercambio de fuego de cañones con el fuerte, el buque manda un nuevo oficial con bandera de parlamento para exigir la devolución de los anteriores. Este oficial también es capturado, en clara violación a las leyes de la guerra. No habiendo conseguido su objetivo de recuperar a sus hombres, el buque inglés se alejó el día 25, sin duda a esperar al resto de la expedición en la boca del río. ¿Es muy tarde ya para buscar el paradero de estos soldados?
Santiago de Liniers
COMO MATAR A UN HÉROE.
Uno de los caudillos defensores mas admirado debería ser Santiago de Liniers, quien pocos años después, en plena revolución de 1810, es fusilado por los revolucionarios. Bonita forma de agradecer una defensa tan heroica de los intereses de su ciudad. Santiago de Liniers ha tenido en esos años evaluaciones públicas contrapuestas: por un lado, fue rescatado por su acción militar durante los acontecimientos bélicos; por otro lado, fue cuestionada su gestión gubernamental.

Dichas evaluaciones son siempre ideologizadas y el historiador necesita tener presente los contextos en las que se pronuncian. Muchos comerciantes españoles no estaban de acuerdo con la utilidad del Cabildo Abierto y abjuraban del apoyo que Liniers recibía de las milicias. Esa mutua necesidad entre unos y otros no serviría a la hora de definir posiciones políticas durante la revolución. Las milicias serían revolucionarias y rupturistas y Liniers contrarrevolucionario y españolista. La necesidad de fusilamiento era válida en el contexto revolucionario “jacobino” que dominó las acciones primeras de la Junta de Gobierno.
El muere con el título de conde de Buenos Aires, título este ofrecido por el Rey por tanta valentía.
Un 13 de Septiembre del año 1806: A instancias de Liniers se creaba el Regimiento de Patricios
VIRREY SOBRE MONTE.
Podríamos ir asimilando de a poco la perdida de un ilustre como Liniers, pero no podríamos asimilar el trato que recibió el Virrey Sobre Monte al llegar a España. Por favor... mente abierta.

Virrey Sobremonte
El Virrey Sobremonte ha quedado en la historia como el villano que huyó con los caudales. Nada modificará sustancialmente esta visión tan arraigada; sin embargo, el Virrey actuó conforme a las leyes vigentes y trató de poner a resguardo los bienes públicos retirándose a Córdoba, que era la “plaza de armas”. Pero así no lo comprendió la población ni la historia. 
Invasiones inglesas
La actuación de los acaudalados comerciantes de Buenos Aires, que entregaron este tesoro que fue paseado en Londres, a fin de salvar los propios que corrían peligro ante las represalias esgrimidas por el invasor, no fue nunca motivo de análisis. Como bien señala Felipe Pigna y en tono de humor, la amenaza de Beresford de cobrarse el botín con fortunas personales sentó “un lamentable y exitoso precedente, (…) que el Estado se hiciera cargo de los gastos”.

Desembarco de Liniers en el río de Las Conchas, el 4 de agosto de 1806. Acuarela de E. Biggeri, 1973. 1806-2006 Bicentenario de la Reconquista de Buenos Aires
Evidentemente la población de la pequeña aldea esperaba una actitud más heroica de su virrey. Cuando este fue juzgado en España, fue absuelto de culpa y cargo; incluso más tarde recibió un ascenso en su carrera. Los ingleses actuaron en forma distinta con el responsable de la segunda invasión: Whitelocke fue juzgado rápidamente (a principios de 1808) degradado y expulsado del ejército inglés.
Un 13 de Septiembre del año 1806: A instancias de Liniers se creaba el Regimiento de Patricios
LA BALA DE CAÑON EN EL HOSPITAL MACIEL.
El Hospital Maciel, en plena ciudad vieja de Montevideo fue testigo de las invasiones. La capilla del viejo edificio todavia conserva en la columna izquierda de la entrada una bala de cañon que nos muestra lo recio del combate. 
La incrustación es perfecta (mejor dicho así la dejaron) y es evidencia de que en los primeros años del siglo XIX, unos cientos de soldados rompieron la monotonía de la vida colonial.
El pueblo destituye al virrey Sobremonte y nombra a Liniers
Bibliografía
Elissalde, Roberto L., Historias ignoradas de las Invasiones Inglesas, Argentina, Agilar, 2006
López, Vicente Fidel, Historia de la República Argentina, Buenos Aires,Sopena,1944,Tomo I
Referencias
  1.  Marley, 1998: 369; Scheina, 2003: 25, las tropas defensoras incluían a 1.000 porteños y 1.300 refuerzos de Montevideo más cientos de soldados y marinos. Al momento de la rendición de los británicos el virrey Rafael de Sobremonte marchaba desde Córdoba con 3.000 hombres reclutados en Salta y Córdoba para apoyar a sus tropas.
  2.  Jaime Edmundo Rodríguez Ordoñez (2008) [1996]. La Independencia de la América Española. México: Fondo de Cultura Económica, pp. 144. ISBN 978-9-68167-556-1. Estima en 8.000 los hombres movilizados, todos americanos, para la defensa de Buenos Aires al mando de Liniers.
  3. ↑ a b c David Marley (1998). Wars of the Americas: A Chronology of Armed Conflict in the New World, 1492 to the Present. Santa Bárbara: ABC-CLIO, pp. 372. ISBN 978-0-87436-837-6; Scheina, 2003: 25, Las fuerzas defensoras en Buenos Aires serían entre seis a siete mil tropas. Para octubre de 1806 Buenos Aires contaba con una milicia de 8.151 hombres de los que sólo 3.000 eran peninsulares.
  4.  Antonio Zinny (1883). Historia de la prensa periódica de la República Oriental del Uruguay 1807-1852. Buenos Aires: C. Casavalle, pp. 144. Según los reportes de la Gaceta de Buenos Aires de aquellas fechas el ejército defensor se componía de 8.000 hombres y otro millar en la Banda Oriental.
  5.  Marley, 1998: 370. Unos 3.500 en el interior de la urbe y 2.500 milicianos operando en los alrededores.
  6.  Robert L. Scheina (2003). Latin America’s Wars: The Age of the "Caudillo", 1791-1899. Washington DC: Potomac Books Inc., pp. 25. ISBN 978-1-59797-477-6.
  7.  Marley, 1998: 372. Más 350 caballos y 16 cañones.
  8.  Marley, 1998: 370. Los ingleses tenían 5.500 soldados y 800 marinos.
  9.  Las operaciones en el Río de la Plata fueron parte de un ataque mayor a las colonias españolas en América del Sur. Se esperaba enviar una expedición a cargo de Robert Craufurd para tomarValparaíso en la Capitanía General de Chile (Scheina, 2003: 25-26) y a Francisco de Miranda se le había prometido el apoyo de tropas británicas en Venezuela.
  10. ↑ a b Marley, 1998: 369-370
  11.  Carlos Roberts,Las Invasiones Inglesas del Río de La Plata y la influencia en la independencia y organización de las Provincias del Río de la Plata- Capítulo II - Antecedentes lejanos de las invasiones inglesas - 13. Proyectos ingleses sobre Sudamérica anteriores a Pitt, pág. 44 edición original de 1938, pág. 39 edición Emecé de 2006.
  12.  Jorge L. R. Fortin, Invasiones Inglesas - Colección Dr.Pablo Fortin (1967) I. Comienzos del Año 1806 Documento Nº1 "2 de 1806: Oficio de Liniers a Sobremonte con la copia de la declaración tomada al Capitán del bergantín Espíritu Santo." p.17
  13.  Klaus Gallo, p. 18
  14.  Azopardo, Mercedes G.(bisnieta)(1961) Coronel de Marina Juan Bautista Azopardo Serie C Biografías Navales Argentinas Nº3. Capítulo I. Su actuación en las marinas europeas, pág.19. Secretaria de Estado de Marina, Subsecretaria, Departamento de Estudios Históricos Navales.
  15.  Carlos Roberts, Las Invasiones Inglesas del Río de La Plata y la influencia en la independencia y organización de las Provincias del Río de la Plata - Capítulo VI - Primera expedición a Buenos Aires, 1806 (Segunda Parte) - 43. Preparativos para resistir a los ingleses en 1806, pág. 129, edición Emecé de 2006.
Un 13 de Septiembre del año 1806: A instancias de Liniers se creaba el Regimiento de Patricios
Fuentes: 
http://www.elhistoriador.com.ar/documentos/virreinato/la_invasion_inglesa_de_1806_y_la_reconquista_de_buenos_aires.php
http://www.lanacion.com.ar/1504808-liniers-y-el-panuelo-volad
http://www.encontrarse.com/notas/pvernota.php3?nnota=32108
http://www.diasdehistoria.com.ar/content/las-banderas-inglesas-dos-siglos-en-el-mismo-lugar
http://anabasispersonal.blogspot.com.ar/2011/02/segunda-invasion-inglesa-1806-ahijuna.html
http://anabasispersonal.blogspot.com.ar/2011/02/primera-y-verdadera-invasion-inglesa.html
http://anabasispersonal.blogspot.com.ar/2011/02/segunda-invasion-inglesa-1806-ahijuna.html
http://www.acciontv.com.ar/soca/alzaga/martin/ingles.htm#
http://chegenetic.blogspot.com.ar/2011/07/lugares-de-la-segunda-invasion-inglesa.html
http://www.elgrancapitan.org/portal/index.php/articulos/historia-militar/1375-invasiones-inglesas-ii-parte
http://www.portaldesalta.gov.ar/justina11.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario