AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE EQUIPO MILITAR, ARMAS BLANCAS Y ARMAS DE FUEGO, VIDEOS DOCUMENTALES DE LAS GUERRAS MUNDIALES, BATALLAS, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, DERECHOS HUMANOS, VIDEOS MUSICALES CLÁSICOS, DE TODAS LAS ÉPOCAS Y BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO, SEGURIDAD INDUSTRIAL.

"Soy un hombre de armas, un guerrero, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba"

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

From the Trench of the Good Fight in Argentina. An Enbrance in God and the Homeland.

20 de septiembre de 2016

DÍA NACIONAL DEL CABALLO 20 De Septiembre. CABALLOS CRIOLLOS ARGENTINOS QUE MARCHARON DESDE BUENOS AIRES, ARGENTINA A NUEVA YORK, GUIADOS POR EL SUIZO AIMÉ FÉLIX TSCHIFFELY.

Durante la Segunda Guerra Mundial Aimé Félix Tschiffely visita Argentina. Esta fotografía muestra la última vez que estuvo con sus viejos amigos, Gato y Mancha
 "Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
EN CONMEMORACIÓN DE LA FECHA EN QUE LOS CABALLOS MANCHA Y GATO ENTRARON EN LA CIUDAD DE NUEVA YORK, EL HONORABLE SENADO DE LA NACIÓN ARGENTINA Y LA CÁMARA DE DIPUTADOS, HAN DESIGNADO EL DÍA 20 DE SEPTIEMBRE DE CADA AÑO COMO EL "DÍA NACIONAL DEL CABALLO"
Alto Río Senguer Gato y Mancha
TCHIFFELLY GATO Y MANCHA
http://www.youtube.com/watch?v=vIjm1Y2SClQ
Fotografía: Archivo General de la Nación Argentina. Cabalgata de Buenos Aires a Nueva York en los caballos criollos Gato y Mancha. Aimé Félix Tschiffely junto a Mancha, 1927. Documento Fotográfico. C.2258
GATO Y MANCHA
Caballos Criollos argentinos que marcharon desde Buenos Aires, Argentina a Nueva York, guiados por el suizo Aimé Félix Tschiffely.
Pintura de Mancha y Gato por Luis Adolfo Cordiviola (1892-1967)
Al inicio de la travesía, Mancha (pelaje: overo) y Gato (pelaje: gateado) tenían 15 y 16 años respectivamente. Su carácter era poco amigable.
Durante la travesía en 1927
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Región geográfica de la Patagonia.
Habían crecido en la Patagonia, donde se habían acostumbrado a las condiciones más hostiles. Su propietario, Emilio Solanet, se los había comprado al en Chubut.
En 1944, Emilio Solanet junto a Aimé Tschifelly, Gato y Mancha. Foto: gentileza Kel Ediciones
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Chubut
Provincia de Argentina
Chubut Province Montage.png
Desde arriba, de izquierda a derecha: El curso superior delrío Chubut, la ciudad de Comodoro Rivadavia, el puerto de la ciudad de Rawson y la Península Valdés desde una vista aérea
Bandera de la Provincia del Chubut.svg
Bandera
Chubut COA.jpg
Escudo
LemaNi muerte ni esclavitud. Solo patria y libertad
Chubut in Argentina (+Falkland).svg
Ubicación de Chubut

Coordenadas43°18′S 65°06′O (mapa)
CapitalRawson
 • Población33.601 (2013)
Ciudad más pobladaComodoro Rivadavia
Idioma oficialEspañol
 • Otros idiomasGalés
EntidadProvincia
 • PaísBandera de Argentina Argentina
Domarlos puso a prueba las facultades de varios de los mejores domadores. Cuenta el profesor suizo:
  • "Desde los primeros días advertí una real diferencia entre sus personalidades. Mancha era un excelente perro guardián: estaba siempre alerta, desconfiaba de los extraños y no permitía que hombre alguno, aparte de mí mismo, lo montase... Si los extraños se le acercaban, hacía una buena advertencia levantando la pata, echando hacia atrás las orejas y demostrando que estaba listo para morder... Gato era un caballo de carácter muy distinto. Fue domado con mayor rapidez que su compañero. Cuando descubrió que los corcovos y todo su repertorio de aviesos recursos para arrojarme al suelo fracasaban, se resignó a su destino y tomó las cosas filosóficamente... Mancha dominaba completamente a Gato, que nunca tomaba represalias".
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
El amor a su jinete está reflejado en sus cariñosas palabras: 
  • "Mis dos caballos me querían tanto que nunca debí atarlos, y hasta cuando dormía en alguna choza solitaria, sencillamente los dejaba sueltos, seguro de que nunca se alejarían más de algunos metros y de que me aguardarían en la puerta a la mañana siguiente, cuando me saludaban con un cordial relincho."
Grupo de tehuelches, dibujo francés de 1832.
El baqueano y rastreador que se encargó de la compra, selección y arreo de los mismos fue el gaucho Don Reynaldo Rodríguez, quien en sus últimos años vivió en la zona de América, Prov. de Bs. As.
"El Baqueano", Juan Manuel Blanes (óleo, 1875).
La Travesía

Partiendo del local de la Sociedad Rural Argentina en Buenos Aires, el 24 de abril de 1925 se inició una de las travesías más famosas del siglo. Mancha y Gato, guiados por el profesor suizo Aimé F. Tschiffely recorrieron los 21.500 km desde la ciudad de Buenos Aires hasta Nueva York, conquistando el récord mundial de distancia y también el de altura, al alcanzar 5.900 msnm en el paso El Cóndor, entre Potosí y Chaliapata (Bolivia). El viaje se desarrolló en 504 etapas con un promedio de 46,2 km por día.
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Tschiffely estaba convencido de la fortaleza de los rústicos caballos criollos. Tomó contacto con Emilio Solanet, criador y propulsor del reconocimiento de la raza, y uno de los fundadores de la Asociación de Criadores de Caballos Criollos de Argentina. Este le regaló los dos caballos.
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Algunas semanas fueron necesarias para que jinete y montados se prepararan para semejante travesía, y se fijó el 23 de abril de 1925 como fecha de partida.
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Por entonces no había caminos en varios tramos del recorrido, y cuando existían, no se caracterizaban por su buen estado. Tschiffely tuvo que resignarse a no llevar carpa, ya que las que se podían conseguir por aquellos tiempos eran muy pesadas.
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Durante el viaje cruzaron varias veces la Cordillera de los Andes y fue en esos cruces donde mayores dificultades encontraron. 
El escabroso terreno se eleva a más de 5500 m y la temperatura llega a -18 °C.
El diario La Nación, junto a otros medios, siguió desde sus páginas al valiente aventurero y sus caballos. Algunas de las líneas decían así 
  • "En Huarmey, el guía no pudo más, ni sus bestias. Los dos criollos Mancha y Gato se revolcaron, tomaron agua y después se volcaron al pasto con apetitos de leones. De Huarmey a Casma, 30 leguas, calores colosales ¡52 grados a la sombra! sin agua, ni forraje, arena, arena, arena. Los cascos se hundían permanentemente de 6 a 15 pulgadas en la arena candente".
Aimé Félix Tschiffely y el caballo Mancha
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Más de tres años después de haber salido de Buenos Aires, Tschiffely arribó a Nueva York el 20 de septiembre de 1928 (3 años, 4 meses y 6 días).
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
En la editorial del día siguiuente quedó patentado el logro: "después de más de tres años y cinco meses, Aimé montado en Mancha, su fiel compañero (Gato tuvo que quedarse en la Ciudad de México al ser lastimado por la coz de una mula), logró la hazaña: al llegar a la Quinta Avenida de Nueva York llevaba en los cascos de su caballo criollo el polvo de veinte naciones atravesadas de punta a punta, en un trayecto más largo y rudo que el de ningún conquistador, y sobre su pecho, en moño blanco y celeste, bien ganados como una condecoración, los colores argentinos".
Llegada a Nueva York - 22 de septiembre 1928
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Tras la finalización de su famoso viaje, Jimmy Walker, el alcalde de Nueva York, saludó a Mancha y presenta al suizo Aimé Félix Tschiffely con la medalla de la ciudad de Nueva York. 
DE REGRESO Y MUERTE
Mancha y Gato llegaron de regreso a Buenos Aires el 20 de diciembre de 1928.
Años después de culminada la travesía y de regreso en Argentina, Aimé concurre a la Estancia "El Cardal"
En Estación Solanet, partido de Ayacucho, se encuentra la estancia “El Cardal”, propiedad de la familia que fue pionera en dicho lugar.
Va a visitar a sus amigos, a quienes hace mucho que no ve, y con quienes compartió tantos momentos de alegría y sinsabores. Se baja en la entrada de la estancia, lanza un silbido y al momento se le acercan al trote Gato y Mancha. Iban al encuentro de su preciado compañero. Aquellos heroicos caballazos criollos no lo habían olvidado.
Aimé Tschiffel estaba convencido de la fortaleza de los rústicos y nada estilizados caballos criollos, y quería demostrarlo.
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Aimé Tschiffely, en tanto, siguió viajando, por la Patagonia, España e Inglaterra, pero siempre volvió a la Argentina. Falleció en 1954. Su último viaje lo realizó el 22 de febrero de 1998, cuando sus cenizas abandonaron el cementerio de Recoleta y fueron sepultadas en el campo que su amigo Solanet tenía en Ayacucho (Buenos Aires).
DÍA DEL CABALLO
Roberto Cunninghame Graham y Aimé Félix Tschiffely en Londres
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
En conmemoración de la fecha en que Mancha y Gato entraron en la Ciudad de Nueva York, el Honorable Senado de la Nación Argentina y la Cámara de Diputados, han designado el día 20 de septiembre de cada año como el "Día Nacional del Caballo".
Robert Cunninghame Graham fue un escritor y político británico de origen escocés. (Londres, 1852 – Buenos Aires, 1936)
A los diecisiete años viajó por primera vez a la argentina, dispuesto a incursionar en el negocio ganadero, en el que no tuvo el éxito esperado. Sus andanzas por las pampas argentinas y su convivencia con el gaucho lo convirtieron en un apasionado conocedor de todo lo relativo al campo. Era un gaucho más entre los gauchos. Vestía como ellos, domaba potros, manejaba el lazo y las boleadoras como el mejor. Muchos años después seguía usando una rastra como cinturón, aún vistiendo traje. De esos tiempos proviene su amistad entrañable con Guillermo E. Hudson y con Tschiffely. De esa época también le vino el Don Roberto con que quería que lo llamasen sus innumerables amigos rioplatenses.
Robert Cunninghame Graham
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Los Caballos Gato y mancha en el funeral de Don Roberto (Robert Cunninghame Graham)
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
El propietario de los caballos el Sr. Emilio Solanet el profesor Gato y Mancha
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Caballos criollos argentinos. mancha y gato que marcharon de buenos aires a nueva york. al inicio de la travesía, tenían 17 y 18 años respectivamente (gato nació en 1908 y mancha en 1907), provenían de la patagonia argentina, donde fueron criados por la tribu “liempichún”, fueron comprados al cacique tehuelche (liempichún) en chabut, por emilio solanet. 
El 24 de abril de 1925 se inicio la más famosa travesía ecuestre del siglo xx, partieron de la sociedad rural argentina en buenos aires. el profesor suizo aimé félix tschiiffely y sus dos caballos recorrieron 21.500km (4.300 leguas), que separan la ciudad de buenos aires de nueva york, y conquistaron el récord mundial de distancia y altura, al alcanzar los 5.900 mts en el paso del cóndor (entre potosi y chaliapata), en bolivia.
El viaje se completo en 504 etapas con un promedio de 46,2 km por día, (tres años y cinco meses). probaron que la raza criolla tiene ejemplares insuperables para los trabajos de campos y para la guerra
Gato murió primero, a la edad de 32 en 1944 y esta imagen muestra a Mancha en la tumba de Gato. Mancha tenía 37 años cuando murió en 1947. Ambos caballos son enterrados en el rancho de Emilio Solanet, El Cardal.
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
Mancha y Gato murieron en 1947 y 1944, a los 40 y 36 años de edad. Fueron cuidados hasta su muerte por el paisano Juan Dindart, en la Estancia "El Cardal". Hoy se encuentran embalsamados, en exposición en el Museo de Transportes del Complejo Museográfico Provincial "Enrique Udaondo" de la Ciudad de Luján.
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)
RESUMEN
En 1925, Aimé Tschiffely parte junto a sus caballos Gato y Mancha desde Buenos Aires rumbo a Nueva York, llegando a destino tras poco más de tres años de viaje. Aimé Félix Tschiffely, a veces abreviado A. F. Tschiffely, nació en Berna, Suiza, el 7 de mayo de 1895 y murió en Londres, Reino Unido, el 5 de enero de 1954, fue un profesor, escritor y aventurero suizo naturalizado argentino.
Caballos Criollos - Argentina
Es famoso por haber realizado el tramo Buenos Aires-Nueva York a caballo, viaje que completó en poco más de tres años y tras el cual adquirió gran popularidad en Argentina y en Estados Unidos, habiendo aparecido en la portada de la revista National Geographic y sostenido una reunión con Calvin Coolidge, entonces presidente de Estados Unidos, mientras que en Argentina era aclamado como héroe nacional. Abandonó Suiza a los 20 años para ejercer como docente en el Reino Unido. Más tarde se trasladaría a Buenos Aires para enseñar en el St. George's College de Quilmes y en el Buenos Aires English High School, institución de la que llegaría a ser director de estudios.
Caballo Criollo
Mientras residía en Argentina, le era habitual realizar cabalgatas a las Pampas, que le permitieron conocer a los gauchos y sus costumbres. En 1925, a la edad de treinta años, decidió emprender un viaje a caballo desde Buenos Aires hasta Nueva York. Dadas las dificultades que a simple vista presentaría un viaje como éste, varios sectores de la prensa se burlaron de su empresa con titulares como: ¡Imposible!, ¡Absurdo! o ¡El hombre debe estar loco!. Tras realizar exitosamente su cometido, escribió el libro Paseo de Tschiffely, The Ride (1933) en el que cuenta todo lo que aconteció desde su partida hasta su llegada en 1928 junto a los dos caballos criollos que lo acompañaron, llamados «Gato y Mancha», descendientes directos de los caballos traídos a la Argentina en 1535 por Pedro de Mendoza.
Caballos Criollos - Argentina
El plan de Tschiffely consistía en recorrer el tramo Buenos Aires-Nueva York con sólo dos caballos. El 24 de abril de 1925 partió de Buenos Aires junto a «Gato y Mancha». Los caballos eran descendientes directos de los caballos traídos por Pedro de Mendoza en 1535, los mejores caballos de Europa de aquella época, y éstos habían terminado viviendo en estado salvaje hasta su captura y re-domesticación por parte de los tehuelches. En un principio, Gato y Mancha pertenecían al cacique Liempichum y luego fueron adquiridos y proporcionados a Tschiffely por el veterinario Emilio Solanet. Los caballos criollos eran legendarios por su fuerza, su inteligencia y su resistencia.
Caballo Criollo
Tras partir de la capital argentina, el trío cruzó las Pampas, ascendió hacia los Andes de Argentina y Bolivia, atravesó los desiertos de Perú y se abrió paso por las selvas de Colombia y Panamá. Luego cruzó América Central, pasando por Costa Rica, El Salvador y finalmente Guatemala, países asolados por años de guerras civiles. Luego llegó a México, y puesto que el país estaba pasando por un clima tenso, el gobierno le concedió una guardia escolta para garantizar que cruzara el país en una sola pieza. En México D.F., fue recibido con los honores dignos de un jefe de Estado por el entonces presidente Plutarco Elías Calles.
Caballos Criollos - Argentina
El 20 de septiembre de 1928, llegó a Nueva York con una entrada triunfal con ambos caballos en perfecto estado. El entonces alcalde de Nueva York Jimmy Walker lo recibió en el ayuntamiento y le otorgó la Medalla de la Ciudad. En Washington DC, fue recibido en la Casa Blanca por el presidente Calvin Coolidge. Luego publicó un artículo en la revista National Geographic y apareció en la portada de la entrega de ese mes. De regreso a Nueva York, marchó montado en su caballo Mancha en Broadway desde la Quinta Avenida hasta el Central Park escoltado por la policía de la ciudad que también iba a caballo. Más tarde los dos caballos se expusieron durante diez días en el Salón Internacional del Caballo del Madison Square Garden.
Caballos Criollos - Argentina. Granaderos a Caballo General San Martín
EL CUIDADO DEL CABALLO 
(Por Juan Manuel de Rosas)
Debe haber el más delicado y puntual esmero en que el que trabaje en un caballo no lo maltrate, y que lo mude antes de que se ponga pesado. No hay cosa más mala que rematar o cansar un caballo. De ello resultan las muertes y consiguiente menoscabo. El caballo cansado, si no muere queda ya lisiado, y a poco trabajo que haga, se enferma y se cansa, Esto mismo debe tenerse presente cuando se mande algún chasque, para hacerle mil encargos con el fin de que camine de modo que no se canse el caballo al trote y al galope, más trote que galope.
Caballos Criollos - Argentina
Caballos delgados
Es muy necesario tener caballos delgados para andar, es decir, que ni para recoger ni para nada debe ensillarse un caballo potente de gordo; porque el trabajar en un caballo no es más que para mañerearlo y acobardarlo. Cuando la caballada está muy gorda se acorrala a fin de que se adelgace, y cuando uno quiere tener algunos caballos delgados se tienen a soga.
Caballos Criollos - Argentina
Caballos del patrón
Debe atenderse que el que los cuide de cuenta por la mañana y a la noche de estar todos, o no. Debe decir : están todos los caballos, veinticinco en la tropilla y dos yeguas, veintisiete; dos atados a la soga, veintinueve, y dos yegüitas de cría, treinta y uno. El método es pararles rodeo por la mañana y sacar con el freno un caballo. Al entrar a tomarlo, no irá como ánima despacito, sino de golpe y lijero; y al tomarlo agarrará por donde lo encuentre primero, ya sea de la cola, y del lado de montar, ya del enlazar, ya de una mano o ya de una pata. 
Caballos Criollos - Argentina
Para que pare no les gritará, sólo les hará lli…lli…llito. Lo sacará fuera del rodeo, enfrenado y le dará la" mano", si a las tres voces de decirle, no la entrega, le jugará en ella con el cuchillo. Entregada la mano, le cortará el vaso, si es que tiene algo que recortar; esto mismo hará en elas patas de atrás. Enseguida verá si tiene el vaso malo, y si lo tiene, lo compondrá. Los hormigueros no lo agujereará con cuchillo, sino con la punta de un asador.
Caballos Criollos - Argentina
Caballos punteros
Y que se cortan solos en las manadas. Deben los capataces cuidar de observarlos al recorrer dichas manadas, y lo que se hace es acollarar a los porfiados con las yeguas más seguras, a fin de que de este modo anden las manadas juntas y no una por un lado y otras por el otro.
Caballos Criollos - Argentina
Caballos patrios
Si algunos de éstos cayesen a las estancias, y se ve que indudablemente son patrios, en este caso se echarán a la cría, y en ella estarán sin tocarse, hasta que se presente algún soldado o algún oficial pidiendo auxilio; en cuyo caso se le dará de los patrios, pero sin decirle que es patrio el caballo que se le da.
(Extraído de J.M. de Rosas - Instrucciones a los mayordomos de estancias)
EL CABALLO CRIOLLO
Entre las novedades que trajeron los conquistadores a nuestro continente estaba el caballo. Andaluces de pura cepa, descendientes de la brava raza berberisca, los primeros especímenes llegaron a América el 24 de noviembre de 1493 y desembarcaron en la Isla la Española (hoy Haití) en el segundo viaje de Cristóbal Colón.
Caballos Criollos Argentinos, Pinturas Equinas de Argentina Por Raul Bossie
En febrero de 1516, dieciséis de estos animales demostraron que su presencia sería esencial para la conquista. Hernán Cortés y sus hombres cruzaron de La Habana a México y, a pesar de ser inferiores en número, vencieron a las huestes del Imperio Azteca que huyeron aterradas al vislumbrar hombres unidos a sus cabalgaduras como un solo y desconocido ser. 
Pero no todos los caballos vivieron para ser homenajeados: algunos murieron en las batallas, y los indios, luego de descuartizarlos, ofrecieron las herraduras a los dioses.
Caballos Criollos - Argentina
En el Río de la Plata también hubo bajas. De los 76 caballos que llegaron en 1536 con la expedición de Pedro de Mendoza para la primera fundación de Buenos Aires, algunos tuvieron que ser devorados por los propios españoles que morían de hambre y el resto librados a su suerte cuando la expedición abandonaba el asentamiento. Y fue este último grupo el que conquistó los amplios horizontes pampeanos.
Tiempo más tarde, a estos animales y su descendencia, se les sumaron los venidos con las corrientes colonizadoras desde Asunción, Perú y Chile. En pocos años, miles de caballos salvajes coparon las llanuras Argentinas. Manadas que superaban los 2000 ejemplares cruzaban como un estampido la Pampa y el temblor del suelo que provocaban sus cascos se sentía kilómetros a la redonda. Muchas veces tropillas mansas que estaban siendo arreadas por criollos se les unían y desaparecían para siempre en la inmensidad a pesar del esfuerzo de sus dueños por retenerlas.
Caballos Criollos - Argentina
En la colina, los extranjeros acostumbrados al hecho de que en sus pagos tener un caballo era todo un lujo veían azorados como hasta los mendigos de la Gran Aldea andaban montados.
El Caballo Criollo fue el acompañante incondicional de nuestros soldados, en las batallas por la Independencia de nuestra patria, la que no hubiera sido posible sin la indispensable participación de estos valientes animales.
Caballos Criollos - Argentina
En 1902, Juan Zorrilla de San Martín hace esta emocionada declaración al referirse al heroico cruce de los Treinta y Tres Orientales: “Al encontrarse los Treinta y Tres en las playas de la agraciada con sus caballos, se abrazaron al pescuezo de los animales besándolos como si fueran sus queridas. ¡Oh! y lo eran, señores; eran mucho más que eso, los generosos animales tenían que ser una parte integrante de aquellos hombres porque ellos eran los centauros de la patria, que debían dominar como señores la extensión de nuestras sagradas colinas; porque ellos eran la libertad americana, la libertad a caballo”.
Fuente: Emilio Solanet. Héroes - Los Caballos de la Conquista de América
CABALLO QUE NO GALOPA - Jorge Cafrune
Fuente: 
http://www.aimetschiffely.org/mancha-gato.htm
http://www.aimetschiffely.org/welcome.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Gato_y_Mancha
www.lagazeta.com.ar/caballo.htm
"Fotografías cortesía de Basha O´Reilly, Tschiffely Literary Estate", y un link al sitio Web oficial de Tschiffely (www.aimetschiffely.org)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario