San Martín era un hombre que cumplía con sus obligaciones, entre ellas la de ser retratado, según las convenciones de la época en que vivió. El Museo Histórico Nacional (Defensa 1600) ofrece en exhibición permanente un conjunto imperdible de varios de los retratos que le hicieron al padre de la patria, los cuales permiten acercarse al gran patriota también a través de la mirada de la historia del arte.
Se trata de un recorrido fascinante que posibilita advertir dos conjuntos de imágenes: las que lo muestran con rasgos de hombre latinoamericano y aquellas que le atribuyen rasgos fisonómicos europeos.
"El primer núcleo fuerte de la iconografía sanmartiniana es la obra del pintor peruano José Gil de Castro, que realizó en Chile alrededor de ocho obras vinculadas a San Martín. Los primeros retratos fueron hechos entre Chacabuco y Maipú", explicó a LA NACION el historiador del arte Roberto Amigo, quien hizo notar el predominio de los rasgos americanos con los que este pintor mulato representó a San Martín.
La miniatura sobre marfil que se puede ver en el museo, atribuida a Gil de Castro, es uno de estos primeros retratos realizados en Santiago de Chile, alrededor de 1817, en los que ya aparecen algunos elementos del retrato oficial de San Martín. El pintor era un mulato miliciano que, al pasar a las filas patrióticas, comenzó a retratar a toda la oficialidad.
Los retratos de gobierno de Gil de Castro, de 1818, de mediano tamaño, que están en el museo fueron hechos para entregar a las gobernaciones de Mendoza y de San Juan. "Es un tipo de retrato que se vincula con la escuela limeña de pintura, con detallismo, cierto naturalismo, remarcación de los relieves y gran capacidad fisonómica", explicó Amigo.
En uno de ellos se lee el lema "Nada prefirió más que la libertad de su patria". Allí se ve retratado a San Martín con uniforme de coronel. En las charreteras de la chaqueta aparecen el gorro frigio, el sol y la estrella, todos símbolos que se habían establecido en la Asamblea del Año XIII. "Es un retrato que ha tenido una fortuna enorme, al ser muy reproducido. Representa al San Martín triunfador y a la vez gobernante después del paso de los Andes", dijo Amigo.
La retratística americana de San Martín es básicamente la de Gil de Castro. Y luego está la que pertenece a la época del exilio, durante su estada en Europa. De este último grupo se exhibe en el museo, por ejemplo, el cuadro que pintó el belga Francois Navez en Bruselas, en 1824, en la línea del romanticismo europeo.
También está el retrato anónimo de Bruselas, un óleo de 1829, del cual se dice que podría haberlo hecho la maestra belga de pintura de la hija de San Martín, Mercedes, el cual se basa en la retratística napoleónica. Es un retrato alegórico en el que aparece como padre de la patria y militar, envuelto en la bandera argentina.
También en el museo se exponen los retratos que envió a hacer Miller, general inglés que formó parte del ejército sanmartiniano como edecán, para el libro sobre sus propias memorias. Se trata de dos grabados, de 1828, que realizó Gean Baptiste Madou. En uno de ellos se representa a San Martín de civil, con una capa española, y en el otro, que tuvo gran fortuna histórica, se lo ve con un uniforme de general y desprovisto de condecoraciones.
Otro de los tesoros que tiene el museo es el pequeño daguerrotipo de San Martín, ya anciano, de 1848. Se cree que fue su propia hija la que insistió para que se tomara ese retrato. "Prevalecieron las imágenes del San Martín general, de Madou, y la del daguerrotipo al entrar en la escolaridad", dijo Amigo. Incluso la imagen que se encuentra en el actual billete de $ 5 sería la de Madou.
Estos retratos que se conservan en el museo se consideran fuentes iconográficas porque en ellos se basaron otros retratos. "San Martín no hizo un uso político de la imagen, sino que era parte de su función de gobierno ser retratado", indicó Amigo.
En este nuevo aniversario de su muerte, el 17 de agosto de 1850, Antonio Pérez Gollán, director del Museo Histórico, recordó que San Martín representa, sobre todo, "un proyecto político en torno de la independencia del continente". Y allí están la historia y sus retratos para recordarlo.
CRONOLOGIA
25 DE FEBRERO DE 1778
En Yapeyú
Nació José Francisco de San Martín, en esa ciudad de Corrientes. Viajó a España en 1784.
9 DE MARZO DE 1812
Regresa al Río de la Plata
Para sumarse al movimiento independentista americano, deja el ejército español.
3 DE FEBRERO DE1813
Batalla de San Lorenzo
Con los granaderos a caballo vence a los españoles. Comienza su carrera militar a favor del gobierno criollo.
ENERO DE 1817
Cruce de los Andes
San Martín y su ejército contribuyen a liberar a Chile y a Perú.
10 DE FEBRERO DE 1824
Regreso a Europa
Junto con su hija, Mercedes, viaja a Francia.
17 DE AGOSTO DE 1850
En Boulogne-sur-Mer
Murió a los 72 años, en esa ciudad francesa, acompañado por su hija.
por Laura Casanovas


A 160 años de su muerte, el legado de San Martín sigue vigente

Su determinación, disciplina y singular comprensión de la política son las claves de su ejemplo. 17/8/2010
Disciplina. Determinación. Una singular comprensión del poder y de la política. Hoy, a 160 años de la muerte del general José de San Martín, esas virtudes son parte de un legado que su figura sigue irradiando a los argentinos.
Consultado por Clarín , el historiador Daniel Balmaceda señala la disciplina como uno de los valores que el prócer dejó a las generaciones que le sucedieron. La impuso a sus hombres, instando a las buenas acciones, a castigar los delitos y las faltas, a respetar a sus superiores y sobre todo a los civiles. “Pero además, este gran forjador de disciplina siempre fue magnánimo. Supo castigar sin vacilación, pero también supo perdonar”, afirma Balmaceda. quien también destaca –tanto en San Martín como en Belgrano– su valoración de la educación: “Entendía que un pueblo instruido generaba los anticuerpos para enfrentar todo tipo de tiranía”.
En San Martín, sigue Balmaceda, vemos también la determinación . Ideó un plan, trazó sus objetivos y trabajó para cumplirlos. Se propuso la descabellada idea de cruzar los Andes con un ejército soberano para libertar Chile y Perú del dominio español. “Lo admirable es que lo soñó cuando estaba lejos de contar con los medios, no disponía de semejante ejército, ni teníamos soberanía porque no habíamos declarado la Independencia”, explica el historiador. La tarea le demandó ocho años, en los que nunca vaciló en seguir adelante con su plan.
Por su parte, para Beatriz Bragoni, historiadora del Conicet y de la Universidad Nacional de Cuyo, “resulta adecuado reinterpretar el legado sanmartiniano –ese que lo señala como estratega y político virtuoso– en las coordenadas del canon historiográfico contemporáneo, e interpelar su figura como actor político protagónico sujeto a una serie de situaciones enraizadas en la incertidumbre abierta con la Revolución y la indeterminación de las comunidades políticas nacidas del colapso imperial español”.
En opinión de la experta, la opción de historizar al personaje que todavía no había sido erigido como héroe nacional “permite comprender entre otras facetas igualmente atractivas, una singular comprensión del poder y de la política que exigía de incesantes negociaciones y frustraciones a la hora de materializar la promesa libertaria de la América española”.
Otra enseñanza de San Martín está en su negativa a participar en enfrentamientos internos . Aunque se había formado desde los 13 años para ser soldado, despreció la idea de combatir a sus hermanos cuando fue instado por Rivadavia, o cuando Lavalle quiso convencerlo. “Prefirió renunciar antes que alzar la espada contra sus compatriotas”, resume Balmaceda.
Bragoni también hace foco en cómo se construyó la figura de San Martín. Aún antes de la caída de Rosas (1852), los románticos argentinos habían depositado en el momento revolucionario y en sus promotores el interés por enlazar aquel pasado heroico con un tiempo presente urgido por suturar las heridas abiertas con las guerras que siguieron a la crisis de la Independencia , y afianzar la unión definitiva de las provincias argentinas que el pacto constitucional de 1853 no había consolidado.
“Ninguno de los principales exponentes de la generación romántica podía dejar de sentirse atraído por los trayectos vitales y políticos que ameritaban integrar el selecto elenco de los padres fundadores de la Patria, y menos aún podían desconocer que el estelar periplo sanmartiniano se erigía como candidato apropiado para liderar el panteón heroico de la nueva nación”, concluye Bragoni.


Proponen trasladar los restos de San Martín

Iniciativa socialista; actos en su memoria - 17/8/2010
Un proyecto de ley, del diputado nacional socialista Roy Cortina, promueve el traslado de los restos de San Martín, actualmente depositados al costado de la catedral metropolitana, al cementerio de la Recoleta.
"El sentido de trasladar los restos se basa, en primer lugar, en respetar el deseo del propio general San Martín, que, tal como lo expresó en su testamento, quería que su corazón descansara en el cementerio de Buenos Aires", aseguró Cortina.
El proyecto estipula en uno de sus artículos el llamado a "concurso público y abierto a artistas nacionales para el diseño y la construcción del mausoleo", que se emplazaría frente a la entrada principal del cementerio, cercano a la tumba de su esposa, Remedios de Escalada. Y en otro artículo consigna que el traslado se haría el 17 de agosto de 2012.
Hoy se realizarán distintos homenajes en conmemoración del 160° aniversario del fallecimiento del Libertador de América. El gobierno nacional realizará un acto, en su pueblo natal, Yapeyú. Lo encabezarán el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y los ministros Nilda Garré (Defensa) y Alberto Sileoni (Educación), y el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli.
Los recibirá, a las 14, el gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, y el intendente de Yapeyú, Gustavo Adán Gaya. Media hora después, la comitiva visitará las ruinas de la casa natal de San Martín, entre otras actividades. A las 16, comenzará el desfile que se cerrará a las 18 con un recital de la folklorista Teresa Parodi.
Por otra parte, el gobierno porteño, por medio del programa Puertas del Bicentenario, realizará un acto, a las 19, en Bolívar 1, durante el cual serán emplazados la antorcha del Bicentenario y el escudo de la ciudad, ambas obras diseñadas por el maestro orfebre Juan Carlos Pallarols.
La antorcha quedará instalada en la entrada principal del Palacio de gobierno de la ciudad, y el escudo, en la antesala del Salón Blanco.
Fuente: 
Diario La Nación 16/8/2010
Informacion Adicional: 

General José de San Martín. Daguerrotipo tomado en 1848, dos años antes de su muerte, en París. De esa sesión de pose, se conocían dos retratos; uno se considera perdido y el otro es éste, que se conserva en el Museo Histórico Nacional. 

San Martín se muesgtra en una pose napoleónica y con su vista afectada por cataratas.

Fuente: Las grandes fotografías del periodismo argentino - Daguerrotipos - Diario Clarín, 2010.
http://www.diasdehistoria.com.ar/content/los-rostros-del-libertador-de-am%C3%A9rica